ANTROPOLOGIA DEL GENERO

Aurelia Martin Casares Antropologia del genero Culturas, mitos y estereotipos sexuales SEGUNDA EDICI6N EDICIONES CATEDRA UNIVERSITAT DE VALENCIA INSTITUTO DE LA MUJER Feminismos Consejo asesor: Paloma Alcala: Profesora de enseiianza media Montserrat Cabn\: Universidad de Cantabria Cecilia Castaiio: Universidad Complutense de Madrid Giulia Colaizzi: Universitat de Valencia Maria Teresa Gallego: Universidad Aut6noma de Madrid M”. Angeles Duran: CSIC Isabel Martinez Benlloch: Universitat de Valencia Mary Nash: Universidad Central de Barcelona Verena Stolcke: Universidad Aut6noma de Barcelona Amelia Valcarcel: Universidad de Oviedo lnstituto de Ia Mujer Direcci6n y coordinaci6n: Isabel Morant Deusa: Universitat de Valencia t.• edici6n, 2006 2.• edici6n, 2008 Fotografia de cubierta: Die Hidschra, de David Klammer, ©,David Klammer (davidklammer.com) Diseiio de cubierta: aderal Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra esta protegido por Ia Ley, que establece penas de prisi6n y/o multas, ademas de las correspondientes indemnizaciones por daiios y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren publicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artistica o cientifica, o su transformaci6n, interpretacion o ejecuci6n artistica fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a traves de cualquier medio, sin Ia preceptiva autorizaci6n. N.I.P.O.: 207-06-024-4 © Aurelia Martin Casares © Ediciones Catedra (Grupo Anaya, S. A.), 2008 Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid Composici6n: Grupo Anaya Dep6sito legal: M. 6.445-2008 I.S.B.N.: 978-84-376-2318-4 Tirada de Ia 2.• edici6n: 1.000 ejemplares Printed in Spain Impreso en Lavel, Humanes de Madrid (Madrid) A Stella Introduce ion Muy recientemente, en una obra divulgativa titulada La cultura. Todo lo que hay que saber, su autor, Dietrich Schwanitz, sentencia: «Para una persona minimamente culta la distincion entre sex ( sexo) y gender (genero) es algo obvio» (Schwanitz [ 1 999], 2002: 38 1 ). No estoy, precisamente, de acuerdo con la vision que Schwanitz tiene de «la cultura» (que, en realidad, se reduce a una seleccion personal de algunos aspectos de la cultura europea); pero me parece muy significativo que, incluso en estas revisiones de >, lo que, en cierto modo, indica Ia importancia que ha cobrado esta perspectiva en las investigaciones antropol6gicas en el ambito anglosaj6n. Sin embargo, el Dictionnaire de l ‘Ethnologie et de l ‘Anthropologie (Bonte-Izard [1991], 2000), realizado principalmente por antrop6logos y antrop6logas del mundo franc6fono, ni siquiera tiene una entrada para esta palabra, aunque si incluye «Etudes feministes en Anthropologie» y «Differenciation des sexes», ambas entradas realizadas por Ia antrop6loga feminista Nicole Claude-Mathieu. En cuanto al ambito espaftol, el Diccionario tematico de Antropologia (Aguirre Baztan [1988], 1 993) no incluye Ia entrada «genero», quiza porque Ia perspectiva de genero no estaba aun muy desarrollada en Ia antropologia espanola cuando se concibi6 el indice tematico de este dicciOnano. Asimismo, he explorado Ia presencia o ausencia de algun capitulo consagrado al genero en los manuales de Antropologia Social y Cultural mas representativos. Todos los procedentes del ambito anglosaj6n (Ember, 1 997; Kottak, 2000 [ed. Intemacional]; Nanda-Warms, 1 998; Peoples-Bailey, 1 994; Ferraro, 1 998; Harris, 1 999; Bohanan, 1 996) contienen alglin apartado o capitulo sobre genero y antropologia. Por el contrario, ninguna de las introducciones francesas a Ia antropologia que he manejado (Riviere, 1 999; LabourtheTolra y Wamier, 1 998; Colleyn, 1 988; Auge, 1 974) mencionan Ia perspectiva de genero, ni siquiera en las secciones consagradas a Ia «Antropologia y Ia Etnologia actual». Quiza las introducciones a Ia antropologia de Marc Auge y Jean Paul Colleyn encuentran Ia justificaci6n de esta ausencia en el espacio temporal en que se publicaron. 13 Por lo que respecta al ambito espaftol, ni el manual de Angel Espina Barrio ( 1 997) ni la introducci6n generalista de Azcona ( 1 992) contemplan la perspectiva de genero. Sin embargo, la version del Kottak ( 1 997) que trata temas de la cultura hispana, incluye un capitulo de la antrop6loga Dolores Juliano sobre mujeres latinoamericanas. Asimismo, el volumen dedicado a Esteva-Fabregat, Ensayos de Antropologia Cultural, que recoge articulos sobre diversas dimensiones antropol6gicas en el ambito espaftol, contiene un interesante ensayo sobre Antropologia del Genero (Stolcke, 1 996). En definitiva, existe una cierta ocultaci6n del enfoque de genero en Antropologia Social en el ambito franco-espaftol, a pesar del tremendo auge que esta alcanzando en los ultimos tiempos en el mundo anglosaj6n. Por otra parte, el proceso de desmembramiento de la Antropologia del Genero para convertirse en un ambito de conacimiento relativamente aut6nomo, y en una asignatura especifica en los planes de estudio universitarios a nivel internacional, se halla intimamente ligado a la evoluci6n de los llamados Women s Studies (Mathieu, 1 997a). Este campo de investigaci6n interdisciplinar, com1lnmente conocido en Espana como Estudios de/sobre las Mujeres, enlaza con una estrategia educacional, que surgi6 con un brio inusitado en las Ciencias Humanas a partir de los aftos 70. Maggie Humm describe los Women s Studies como «el estudio de las relaciones de poder y de genero que aplican tecnicas de cooperaci6n y concienciaci6n para posibilitar que las mujeres aprendan juntas como mujeres» (Humm, 1 989: 308). El boom de los estudios de las mujeres se produjo en los aftos 70 y 80 con el florecimiento de los Centros de Investigaciones Feministas e Institutos de Estudios de las Mujeres, que respondian, de manera estrategica, a la demanda de espacios academicos independientes y aut6nomos. En Espana se desarrollaron muy rapidamente, de manera que, en poco tiempo, practicamente todas las universidades contaban con un Centro, lnstituto o Seminario de Estudios de las Mujeres, a menudo con programas de doctorado especificos (Borderias, 2002). Sin embargo, Francia estuvo durante aftos infrarrepresentada en relaci6n al conjunto 14 europeo (Mathieu [ 1 99 1 ], 2000: 275). No hay que olvidar que estos focos germinaron gracias al esfuerzo de grupos de profesoras procedentes de diversas disciplinas con un objetivo comun: desarrollar investigaciones que tuviesen como objeto de estudio a las mujeres y las relaciones de genero. La consolidaci6n de los Women s Studies abon6 el terreno para que brotaran campos de estudio diferenciados con perspectiva de genero, entre los que se incluye la actual Antropologia del Genero, originariamente denominada Antropologia de las Mujeres. Esta lozana subdisciplina se introdujo pronto en los curricula universitarios con entidad propia. Pero, como seiiala Verena Stolcke, «la relaci6n entre Ia investigaci6n y Ia enseiianza desde una perspectiva feminista continua siendo inc6moda y llena de reticencias y disonancias» (Stolcke, 1 996: 342). Precisamente, la experiencia docente e investigadora en el ambito de los estudios de las mujeres, en los que se enmarca la Antropologia del Genero, ha conducido al actual debate en tomo a Ia pertinencia de Ia autonomia de los estudios de genero: hay quienes piensan que el enfoque de genero deberia integrarse en el corpus cientifico cardinal de cada una de las disciplinas tradicionales y quienes consideran que, por el momento, su autonomia continUa siendo estrategicamente beneficiosa. Numerosas especialistas estiman que el enfoque de genero, debido a su caracter holista, afecta medularmente a Ia disciplina madre, por lo que se deberia proceder a su incorporaci6n en el conocimiento antropol6gico de manera transversal. Por ello, Susana Narotzky subraya: «La Antropologia del Genero tiene una dimension epistemol6gica y metodol6- gica fundamental. Plantea nuevas problematicas y al tiempo obliga a replanteamientos conceptuales que afectan a toda Ia disciplina» (Narotzky, 1 995 : 11 ). No obstante, los logros relativos a Ia integraci6n del genero, en tanto que categoria de analisis cientifico, en los diferentes campos del saber antropol6gico, son aun extremadamente modestos. De hecho, su incorporaci6n en el conjunto de subdivisiones desgajadas de Ia Ciencia madre constituye, hoy por hoy, una expectativa plausible unicamente a muy largo plazo. En consecuencia, 15 mantener la relativa autonomia actual de la Antropologia del Genero me parece pertinente siempre que no se convierta en un gueto aislado incapaz de permeabilizar y establecer dialogos fecundos con las demas subdivisiones antropol6gicas. De hecho, cualquier antrop6logo o antrop6loga, clasico o contemporaneo, y cualquier corriente de pensamiento, tradicional o coetanea, puede ser revisada, releida y reinterpretada a la luz de los presupuestos actuales de las teorias de genero. En general, toda relectura suele contribuir a desvelar el androcentrismo de la Ciencia, pero tambien permite recuperar antecedentes y reelaborar nuevas propuestas te6ricas. Esta versatilidad, intrinseca al genero, puede producir cierta sensaci6n de abismo; pero, al mismo tiempo, su polivalencia entronca con el holismo que caracteriza a la Antropologia. Porque, como sefiala Enrique Luque (1996: 9), la unidad de la Antropologia se debe mas a sus enfoques y perspectivas que a sus temas. De ahi la complejidad de concebir y elaborar un libro coherente que abarque los multiples y variados aspectos de una disciplina ne6fita, y a la vez veterana, como es la Antropologia del Genero. Ne6fita porque unicamente aparece claramente diferenciada en los aiios 70, por lo que sus cortos 25 o 30 afios de existencia la situarian si no en la puericia, si en la pubertad. Y veterana porque podemos rastrear impresiones sobre el sistema sexo/genero desde los albores de la Ciencia; ademas, una vez acufiada la noci6n de genero, sus implicaciones te6ricas y metodol6gicas se extienden considerablemente. En cuanto a la cientificidad del metodo en Antropologia Social y Cultural, si los antrop6logos hemos adolecido tradicionalmente de cierto complejo de inferioridad respecto al estatuto cientifico de nuestra especialidad, (,que puedo decir de las expertas en una rama tan reciente y, a menudo, ignorada como la Antropologia del Genero? Ahora bien, este complejo puede transformarse en el motor y el animo que aliente el avance de la perspectiva de genero en Ia investigaci6n social, porque para abrirse camino en la Academia sera necesario construir unos cimientos s6lidos. Mi afan en este 16 libro es demostrar la validez del conocimiento antropol6gico desde el enfoque de genero. Las ventajas de trabajar en un campo de investigaci6n novel y en auge como los estudios de las mujeres y de genero son multiples, ya que su vitalidad es contagiosa y, en ocasiones, tenemos la sana impresi6n de contribuir a su consolidaci6n. Ademas, el creciente interes que despierta en ambitos intelectuales, asi como socioculturales e incluso mediaticos, resulta sumamente reconfortante. Pero toda moneda tiene dos caras y a veces nos enfrentamos a herramientas conceptuales y categorias de analisis ann titubeantes e imprecisas; somos catalogadas de «ideol6gicas» y, en consecuencia, de «poco cientificas» (Llobera [ 1 990], 1 999: 143-1 54); 0 peor ann, simplemente ignoradas y silenciadas, porque asimilar las insistentes denuncias de androcentrismo resulta, cuando menos, inc6modo para todos. Por otra parte, el caracter multidisciplinar de la categoria analitica genero constituye en si mismo una riqueza y una fuente de conflictos; porque, al ser aplicable a cualquier rama de la Ciencia, produce cierto vertigo intelectual. En consecuencia, aunque generalmente se estima que la Antropologia del Genero se reduce a un campo de investigaci6n muy especifico y particular, sus tentaculos alcanzan vastos territorios te6ricos. Con esto quiero decir que, para comprender las aportaciones de Mead, de Strathem, de Ortner, de Rosaldo, de Leacock, de Sacks, de Stolcke, y de tantas otras antrop6logas al desarrollo de la perspectiva de genero, es imprescindible, o al menos enormemente deseable, enmarcar sus hip6tesis y proposiciones en paradigmas de investigaci6n antropol6gica mucho mas amplios, lo que requiere un conocimiento vasto e intenso de la Ciencia madre, una meta francamente elevada, justamente porque cuanto mas creemos saber, mas conscientes somos de nuestras deficiencias. 17 1 Transformar el conocimiento: Ia perspectiva de genero en Antropologia La especialidad que hoy denominamos Antropologia del Genera comenz6 desigmindose Antropologia de Ia Mujer ( o de las Mujeres) y posteriormente se llam6 Antropologia Feminista o Antropologia del Genera, reflejando asi Ia evoluci6n epistemol6gica del objeto de estudio, las herramientas metodol6gicas y los enfoques empleados. Pero Ia evoluci6n de Ia nomenclatura de Ia disciplina no siempre ha transitado (ni transita) paralela a Ia incorporaci6n de los nuevos instrumentos de amilisis cientifico, de ahi, parte de Ia confusion generada. Por todo ello, considero fundamental comenzar este libro presentando un panorama actualizado del universo conceptual desarrollado en tomo al genero. GENESIS Y PRIMEROS AVANCES / A lo largo de este apartado abordare las dos urgencias fundamentales de Ia Antropologia del Genero durante sus primeros aiios de vida: a) evidenciar Ia ideologia androcentrica de las investigaciones antropol6gicas y b) remediar Ia 19 escasez de datos etnognificos sobre Ia realidad de las mujeres. La incorporacion de etnografas al mundo, basta entonces masculino, de Ia Antropologia, favorecio Ia recogida de informacion relativa a Ia mitad femenina de Ia poblacion y marco un nuevo rumbo en Ia disciplina. Del mismo modo, los presupuestos ideologicos desarrollados en el seno del movimiento feminista influyeron, de manera contundente, en Ia evolucion de las investigaciones. El etno-androcentrismo en Antropologia El reconocimiento del abuso de pnicticas discriminatorias en Ia construccion de Ia teoria antropologica desemboco en Ia denuncia del enfoque etnocentrico, propio de los albores de Ia antropologia en el marco de Ia epoca colonial. A menudo tenemos Ia impresion de que Ia principal preocupacion de los «padres» de Ia antropologia era comprender por que todas las culturas no eran como las suyas, partiendo, por tanto, de panimetros claramente etnocentricos. Desenmascarar Ia pretendida superioridad cultural euroamericana ha constituido, desde entonces, uno de los ambitos de preocupacion de numerosos antropologos (Colleyn, 1 988: 31-34) cuyo afan es perfilar y depurar Ia cientificidad de Ia disciplina. El etnocentrismo se define como Ia actitud que consiste en juzgar las formas morales, religiosas y sociales de otras comunidades segun nuestras propias normas, juzgando las diferencias como anomalias (Riviere, 1 999: 1 3), y el androcentrismo viene a ser un segmento integrante del etnocentrismo, es decir, Ia actitud que consiste en identificar el punto de vista de los varones con el de Ia sociedad en su conjunto. En consecuencia, el reconocimiento del etnocentrismo, explicito o implicito en las primeras teorias antropologicas, favorecio enormemente el debate en torno ai impacto de los principios androcentricos en Ia construccion cientifica. Precisamente, Ia nocion de androcentrismo nacio del cuestionamiento de Ia cientificidad y se utiliza basicamente para expresar que las ciencias, u otras realidades, a menudo toman como punto de 20 referencia al varon (andros), centnindose exclusivamente en los hombres e invisibilizando a las mujeres. La critica feminista al androcentrismo, como sefiala Virginia Maqueira (200 1: 1 28), se convirtio en una cuestion fundamental de Ia critica epistemologica al interior de Ia Antropologia vinculada a Ia dimension politica del conocimiento y su papel en Ia transformacion de Ia realidad. Por todo ello, uno de los objetivos principales de las antropologas de los afios 70 y 80 fue identificar los efectos distorsionadores del enfoque androcentrico en Ia construccion cientifica. De este modo, se diferenciaron tres niveles fundamentales de androcentrismo: a) el androcentrismo del antropologo o Ia antropologa, relacionado con Ia vision personal del investigador/a, que incorpora suposiciones y expectativas acerca de las relaciones entre hombres y mujeres; b) el androcentrismo de los/as informantes, que depende, en gran medida, de Ia sociedad objeto de estudio, y que podria transmitir al antropologo una vision «viciada» de las relaciones de genero, especialmente en aquellas sociedades donde se considera que las mujeres estan subordinadas a los hombres; c) el androcentrismo intrinseco a Ia antropologia, que tiene que ver con Ia parcialidad ideologica propia de Ia cultura occidental: los antropologos/as, guiados por su propia experiencia, equiparan Ia relacion asimetrica entre hombres y mujeres de otras culturas con Ia desigualdad imperante en las sociedades occidentales (Moore, 1 999: 14; Thuren, 1 992: 46). Estos tres niveles de androcentrismo pueden actuar en conjunto o de manera relativamente diferenciada. En definitiva, Ia meta es Ia cientificidad y el reconocimiento del androcentrismo intrinseco a Ia antropologia social es el camino. Como he indicado, Ia primera etapa de los estudios de genero se caracterizo por Ia critica epistemologica del etnoandrocentrismo en las Ciencias Humanas, y muy especialmente en antropologia, disciplina particularmente bien situada para analizar el impacto del enfoque androcentrico en Ia construecion del conocimiento de los comportamientos humanos. Como sefiala Ia antropologa francesa Nicole-Claude Mathieu: «La puesta en evidencia del androcentrismo en el pen- 21 samiento cientifico era especialmente crucial en antropologia porque el discurso producido por un cierto tipo de sociedad es tambien un discurso sobre “otras” sociedades, generalmente tambien androcentricas (lo que produce un reforzamiento de ambas ideologias)» (Mathieu [1991], 2000: 276). El hecho de que Ia produccion «cientifica», que se reclama asexuada, universal y desprendida de cualquier subjetividad, haya estado dominada por los varones basta hace unos afios, afectaba (y afecta) tanto a Ia recogida de datos como a las hipotesis planteadas y a los resultados obtenidos. La mirada androcentrica ha constituido un Iugar comim en Ia construccion del pensamiento cientifico, y Ia antropologia, como las demas Ciencias Sociales, se acomodo a Ia corriente androcentrica mayoritaria. Pero el androcentrismo anticientifico no era mas que un espejo reflector de Ia realidad social, un mundo y un pensamiento fundamentalmente dominado por los varones. Por todo ello, es comprensible, aunque no siempre justificable, que los pensadores e intelectuales de epocas anteriores cayeran en el androcentrismo anticientifico, puesto que no existian corrientes alternativas de pensamiento y Ia mayoria de los teoricos eran varones; pero no es conveniente llegar al extremo de calificar el eurocentrismo y el androcentrismo de «descuido» (Llobera [ 1 990], 1 999: 1 47); precisamente porque se trata de analizar como afectan Ia supremacia euroamericana y Ia dominacion masculina a Ia construccion del conocimiento cientifico. De hecho, si Ia dominacion en Ia historia de Ia antropologia sociocultural hubiese sido femenina y se hubiese tornado el punto de vista de las mujeres por el de Ia sociedad, l,Cual hubiese sido Ia reaccion? Los antropologos no sabian ver ni describir muchas de las actividades que realizaban las mujeres, no solo porque Ia mayoria eran hombres y les era dificil introducirse en el mundo femenino, sino tambien porque consideraban que las actividades masculinas eran mas importantes que las femeninas para entender el sistema social y cultural (Comas, 1 995 : 1 9). Es mas, Dolors Comas sostiene que Ia perspectiva androcentrica ni siquiera les permitia intuir o reconocer situaciones en las que existia un cierto gra- 22 do de igualdad entre hombres y mujeres, porque quedaba fuera del marco conceptual con que se realizaban las investigaciones (Comas, 1 995 : 1 9). De hecho, los primeros informes antropologicos se caracterizaron por una mirada marcadamente androcentrica que ignoraba las actividades, experiencias y competencias de las mujeres. Ademas, el enfoque etno-androcentrico afecta directamente al metodo cientifico, ya que deforma los resultados del trabajo de campo porque, en numerosas culturas, los hombres responden con mas diligencia que las mujeres a las preguntas de extraiios, lo que puede conducir a considerar unidireccionalmente su perspectiva. No obstante, como puntualiza Raynna Reiter, el error crucial seria pensar que Ia informacion ofrecida por los varones tiene un valor superior: «Mas grave y trascendental es que creamos que esos varones controlan Ia informacion valiosa de otras culturas, como nos inducen a creer que ocurre en Ia nuestra. Les buscamos a ellos y tendemos a prestar poca atencion a las mujeres» (Reiter, 1 975 : 1 4). Es mas, numerosas lenguas, en su afan de agrupar la diversidad humana en sustantivos masculinos -el hombre-, que englobarian a las mujeres, producen errores de expresion y entendimiento que influyen en Ia percepcion de la realidad y en Ia construccion del conocimiento cientifico. En este sentido, el androcentrismo en antropologia se haya intimamente ligado al sexismo lingiiistico, otra forma de representacion simbolica que oculta, deforma y muestra parcialmente Ia realidad. En cualquier caso, Ia perspectiva androcentrica en antropologia no implica forzosamente Ia negacion de las mujeres ni su silenciamiento; de hecho, para los antropologos era inevitable incorporar a las mujeres en ciertos campos de investigacion, como el parentesco o Ia sexualidad. Como seiiala Verena Stolcke: «En las teorias de parentesco y de matrimonio resultaba, por supuesto, imposible incluso para “los” antropologos dejar de lado a las mujeres, pero elias aparecian en sus etnografias invariablemente como hijas, hermanas o esposas de uno o incluso varios hombres, como meros objetos de intercambio de sus capacidades reproduc- 23 tivas entre hombres» (Stolcke, 1 996: 335). Las mujeres, sin duda, estaban presentes en estos primeros momentos de gestacion de Ia teoria antropologica, pero Ia vision androcentrica las relacionaba casi exclusivamente con sus capacidades reproductivas. En conclusion, Ia Antropologia del Genero ha contribuido desde sus origenes a revelar que el etno-androcentrismo forma parte del corpus de las actitudes que afectan fatalmente al metodo cientifico si consideramos que Ia busqueda de Ia verdad y Ia objetividad son valores centrales de Ia antropologia sociocultural. Hombres y mujeres en Ia construccion teorica Resulta evidente que no todas las antropologas pioneras mostraron interes por denunciar el sesgo androcentrico y construir una teoria cientifica que tuviese en cuenta el pensamiento, las pnicticas y las experiencias de las mujeres. Y, al mismo tiempo, es cierto que, desde los origenes, hubo intelectuales varones preocupados por comprender el funcionamiento de las relaciones entre hombres y mujeres y Ia dominacion masculina como Stuart Mill (1861 ). Es mas, John Millar ( 1 771) planteo que el estatus de las mujeres podria considerarse un indicador del progreso sociocultural en Ia evolucion de las formas de organizacion social. Por consiguiente, el sexo • de los investigadores no es, ni puede considerarse en ningtin momento, determinante en Ia construecion teorica y, en consecuencia, ningtin grupo particular ostenta un acceso privilegiado al conocimiento cientifico. Coincido con Strathem en que el sesgo androcentrico en antropologia es inherente a Ia disciplina y no debe relacionarse con el sexo del individuo que realiza el trabajo de * Por sexo entiendo aqui el sexo bio/Ogico en su sentido mas clasico, es decir, referido a las diferencias anat6micas y cromos6micas que nos llevan a percibir a las personas como hombres o como mujeres, seg1ln las representaciones colectivas propias del mundo occidental. 24 campo (Strathem, 1 979: 1 39). Sally Linton va aun mas alla en este sentido: «A pesar de que durante aiios han existido mujeres antrop6logas, es muy extraiio ser capaz de descubrir cualquier diferencia entre su trabajo y el del antrop6logo var6n. Aprender a ser antrop6logo implica tambien aprender a pensar desde la perspectiva masculina» (Linton [ 1 977], 1 979: 46). Precisamente el androcentrismo anticientifico es una cuesti6n cultural, de genero y no de sexo, determinada por intereses particulares, evoluciones te6ricas colectivas, sentimientos de grupo, identificaciones y proyecciones personates, etc. Con ello quiero subrayar que cualquier persona formada en el metodo cientifico y la perspectiva de genero puede contribuir al desarrollo y la evoluci6n de la Antropologia del Genero. Partiendo de este axioma, cabe aiiadir que la pertenencia de los cientificos varones al grupo dominador, que ostenta un mayor valor social y una posicion privilegiada, contribuye a dificultar la percepci6n del sesgo androcentrico. Por ello, algunos antrop6logos tienden a presentar un modelo cerrado de sociedad que «aparentemente» incluye a hombres y mujeres, pero que, en la practica, elimina al colectivo femenino. De hecho, como el androcentrismo constituye la forma de pensamiento propia del grupo dominante, suele pasar desapercibido. A su vez, es cierto que la Antropologia del Genero ha tenido y continua teniendo una cara femenina. Aunque algunos hombres, ocasionalmente, han estudiado y estudian aspectos del genero, las investigadoras mas relevantes y su audiencia suelen ser mujeres, justamente en raz6n de su pertenencia a un grupo social subordinado en virtud de la jerarquia de genero. Probablemente este predominio femenino ha contribuido, sin quererlo, a que las investigaciones sobre la masculinidad, un ambito de estudio propio de la Antropologia del Genero, hayan estado algo abandonadas, aunque actualmente constituyen un importante polo de atenci6n. En cualquier caso, no cabe duda de que el desarrollo, Ia profundizaci6n y la evoluci6n te6rica de la Antropologia del Genero se debe fundamentalmente al trabajo y las investigaciones de etn6grafas y antrop6logas. Pero no en virtud de su 25 sexo biologico, sino como victimas conscientes de la dominacion masculina. Su posicion subordinada y el desarrollo de estrategias de resistencia, asi como la identificacion sociosexual, contribuyen a situarlas en un Iugar privilegiado para la observacion y el conocimiento de las experiencias de otras mujeres. Simone de Beauvoir, por ejemplo, sostenia que «para clarificar la situacion de la mujer, algunas mujeres siguen ocupando la mejor posicion» (Beauvoir [ 1949], 2000: 64 ). Por su parte, Sherry Ortner explica que se siente emocionalmente implicada en su objeto de investigacion y que su conciencia de pertenencia al grupo dominado la empuja a cuestionarse el porque de las relaciones de dominacion entre hombres y mujeres;1 En su conocido articulo sobre las conexi ones entre las construcciones de genero y el binomio naturaleza/cultura, escribe: «Mi proposito fundamental en este articulo ha sido explicar el estatus secundario que universalmente tiene la mujer. Intelectual y personalmente, me siento muy afectada por este problema; me siento obligada a tratarlo antes de emprender un amilisis de la situacion de la mujer en cualquier sociedad concreta» (Ortner [1974], 1979 : 126). Igualmente, Margaret Mead era plenamente consciente de que su condicion de mujer le facilitaria el acceso a informantes femeninas, lo que vendria a cubrir una laguna en el conocimiento antropologico. Asi, escribe: «Resolvi dedicarme al estudio de la adolescente en Samoa porque, siendo yo mujer, podia lograr una mayor intimidad para trabajar con muchachas que con varones, y porque debido a la escasez de etnologas, nuestro conocimiento de las jovenes primitivas es mucho mas superficial que el de los muchachos» (Mead [1929], 1995: 43). Mead tiene en cuenta el hecho de ser/sentirse mujer y etnografa unido a la necesidad de recoger datos aportados por mujeres informantes. En trabajos posteriores, como Mascu/ino y fomenino ( 1949), Mead engloba su identidad de genero en un conjunto de factores entre los que se encuentra el grupo de edad al que pertenece, Ia nacionalidad y la profesion: /«Esta obra ha sido escrita desde el punto de vista de una mujer, de mediana edad, de una americana y de una antropologa>� (Mead [1949], 1994: 35). · 26 El hecho de «ser/sentirse mujer» probablemente favorece que numerosas antrop6logas tengan en cuenta cuestiones vinculadas con Ia construcci6n cultural de las relaciones de genero en las sociedades que estudian: que utilicen ejemplos en los que las mujeres son protagonistas, que se identifiquen o no con algunos modelos de feminidad, que citen situaciones en que las mujeres participan, que compartan mas momentos con elias, etc. En este sentido, resulta sugestiva Ia distinci6n que hace Doren Slade, cuando seiiala que esta muy agradecida a las cientificas del New York Women s Anthropology Caucus por haberla ayudado en su transici6n de «licenciada asexuada» a «mujer antrop6loga» (Slade, 1 979: 181 ). Cabe destacar que aqui, el concepto «mujer» esta claramente marcado por Ia noci6n de genero. Nos encontramos, en definitiva, ante el clasico debate sobre como influye Ia religiosidad, Ia adscripci6n politica, el grupo etnico, Ia clase y Ia identidad de genero del antrop6logo o Ia antrop6loga en Ia selecci6n del objeto de estudio, el metodo empleado y Ia construcci6n te6rica. En este sentido, las antrop6logas Ruby Rohrlich-Leavitt, Barbara Sykes y Elisabeth Weatherford, en un articulo titulado «La mujer aborigen: el hombre y la mujer, perspectivas antropol6gicas» ( 1 974), cuestionan los puntos divergentes en las reflexiones, planteamientos y formas de interpretar Ia realidad social seglin el sexo biol6gico del antrop6logo, utilizando como estudio de caso diversas etnografias sobre los aborigenes australianos. El objetivo de este articulo es analizar Ia variable sexo como marcador en Ia investigaci6n antropol6- gica. En sus conclusiones sostienen que los estudios realizados por mujeres (Kaberry, 1 939; Goodale, 1 971) tienen una perspectiva autenticamente emic-etic al tiempo que plantean el efecto distorsionador del androcentrismo de antrop6logos varones como Malinowski (1913), Ashley-Montagu (1937) o Hart y Pilling ( 1960), entre otros, al interpretar Ia sociedad australiana. Segun las autoras mencionadas, estos antrop6logos no reconocen Ia contribuci6n econ6mica de las mujeres ni creen que los nativos Ia reconozcan; del mismo modo, ignoran completamente Ia vida ritual de las mujeres y su importancia social, exagerando Ia preponderancia del po- 27 der politico y de Ia tecnologia. En definitiva, afirman que Ia perspectiva etic los ciega, conduciendolos a defender ideas falsas o manipuladas, como Ia asociacion de menstruacion e impureza, el estatus subordinado de Ia esposa y madre, o Ia identificacion de las mujeres con el mal y el peligro. Por su parte, Phyllis Kaberry ( 1939) y Jane Goodale ( 197 1) ofrecen una vision muy diferente: consideran que hombres y mujeres aborigenes australianos vivian en cierta igualdad, que Ia institucion politica no estaba muy desarrollada, que el papel de las mujeres en Ia supervivencia economica era esencial, que las mujeres controlaban en gran medida su cuerpo y las capacidades reproductivas (a traves, por ejemplo, de pnicticas abortivas), que el clitoris se consideraba un organo de placer fundamental, que no existia una creencia desarrollada en el instinto maternal, que las mujeres no eran vistas como contaminantes, impuras ni peligrosas, que los rituales proporcionaban a las aborigenes australianas una mayor seguridad emocional y diversion, y tambien, que los padres eran muy solicitos. En cualquier caso, ser mujer no es imprescindible ni determinante para incorporar Ia perspectiva de genero a una investigacion. Ademas, el supuesto privilegio de las etnografas en el estudio de las relaciones de genero puede llevar a Ia formacion de un gueto que seria negativo y daiiino para Ia disciplina como han seiialado diversas antropologas (Milton, 1979; Shapiro, 198 1; Mendez, 2005). En este sentido, coincido con Henrietta Moore ( 1999) en que Ia fuerza y el alcance de Ia Antropologia del Genero se perderan si establecemos una segregacion sexual y definimos una «antropologia femenina» como empresa «no masculina». En conclusion, tanto hombres como mujeres pueden y deben aplicar el enfoque de genero a Ia investigacion antropologica en Ia busqueda de Ia cientificidad; interpretar el sexo biologico como un factor determinante para Ia investigacion en el ambito del genero supondria, justamente, caer en el mismo determinismo biologico que denuncian los estudios de genero. 28 Cuando los movimientos sociales influyen en el saber: Feminismo y Antropologia A pesar de que ser/sentirse mujer no es determinante en la eleccion del enfoque o el objeto de investigacion antropologico, la conciencia de pertenencia a un grupo subordinado puede marcar las preferencias. Del mismo modo, el grado de interiorizacion de la ideologia patriarcal dominante, por parte de antropologos y antropologas, permitini el desarrollo de unas u otras estrategias de resistencia al androcentrismo anticienti:fico. El grupo social mejor emplazado para denunciar la explotacion femenina seria aquel que hubiese adquirido una mayor conciencia de las relaciones de dominacion por genero, que coincide mayoritariamente con el grupo de mujeres que luchan por la igualdad de derechos y que se autodenominan feministas. Esta es la razon por la que la Antropologia del Genero se encuentra intimamente ligada al movimiento feminista desde sus origenes. Es importante subrayar, una vez mas, que el «feminismo» en Antropologia no es lo contrario del «androcentrismo» anticientifico, ni siquiera es una oposicion plaitteada en terminos equiparables, ya que mientras la teoria feminista profundiza en el conocimiento de las relaciones de dominacion por genero, el androcentrismo fomenta, disculpa y protege la supremacia masculina como un hecho «normal», sin reflexionar ni justificar esta perspectiva, lo que supone una posicion claramente politica e ideologica. A:firmar, como hace Sir Edward Evans-Pritchard ( 1955), que «las mujeres civilizadas» deben aceptar afablemente que los varones dominen y ser, ante todo, esposas, tomando ejemplo de sus «hermanas primitivas», constituye un claro ejemplo de proyecto politico revestido de halo de cientificidad. Para Britt-Marie Thuren, la antropologia y el movimiento feminista se necesitan mutuamente porque si el feminismo quiere ser eficaz en su lucha politica precisa informaciones que solo la antropologia puede proporcionarle y, al mismo 29 tiempo, si Ia antropologia quiere ser completa tiene que reconocer todas las relaciones de poder, sin cerrar los ojos ante una de las asimetrias mas frecuentes, el desequilibrio de recursos entre mujeres y hombres (Thuren, 1 993 : 7). Asimismo, Teresa del Valle considera que los estrechos vinculos entre el movimiento feminista y Ia Antropologia del Genero constituyen una gran virtud de Ia disciplina: «Una caracteristica que confiere credibilidad social a Ia antropologia feminista es que su emergencia no es fruto de una mera elaboraci6n te6rica, sino que debe situarse en relaci6n a uno de los movimientos sociales mas importantes: el movimiento feminista y a una propuesta multidisciplinar que pasa por las definiciones de Estudios de Ia mujer, Estudios de genero» (Valle, 2000: 1 0). Del mismo modo, Olivia Harris y Kate Young ( 1 977) comienzan el pr6logo del volumen titulado Antropologia y feminismo, con Ia siguiente aclaraci6n: «Este libro presenta una serie de articulos que deben su origen al desarrollo del movimiento feminista en Ia ultima decada. ( … ) Las feministas no son las unicas personas que se han sentido defraudadas al recurrir a ella (se refiere a Ia antropologia) en busca de una explicaci6n a temas fundamentales, pero, afortunadamente, el movimiento feminista actual comienza a tener cierta influencia en Ia orientaci6n de los trabajos antropol6gicos» (Harris y Young, 1 979: 9). Este volumen recoge una serie de importantes trabajos escritos en los aiios 70, momento de auge del movimiento feminista en Europa y Estados Unidos. Si existe una perspectiva de investigaci6n y producci6n de saber respaldada, e incluso mimada, por un movimiento social «subversivo», son los estudios de genero. No obstante, es importante acentuar que no existe un solo feminismo sino diversos feminismos (Maqueira y Beltran, 2001) que corresponden a las diferentes lineas de pensamiento desarrolladas en el seno del movimiento feminista, y que contrastan con Ia extendida representaci6n homogeneizante del grupo de personas feministas. En este sentido, Claude Meillassoux ha desarrollado ultimamente una teoria sobre los corps sociaux que persigue establecer una distinci6n entre los componentes organicos de 30 un sistema social y ordenarlos segtin una coherencia que los liga de manera constitutiva y reciproca a las clases sociales de las que emanan. Entre los diferentes «cuerpos sociales» asociados a Ia clase capitalista-burguesa se encuentran los profesionales intelectuales y entre ellos esta el corps universitaire. Asi dice: «La burguesia demanda a los profesionales intelectuales que se siruen en los margenes entre Ia critica y Ia subversion, pero sin caer en ella» (Meillassoux, 1 998: 29). Probablemente, si dibujaramos una linea en cuyos extremos se situaran el acatamiento y Ia subversion, el punto que marcaria Ia situacion de los estudios de genero, y muy especialmente de Ia Antropologia del Genero, en el espectro de disciplinas universitarias, estaria cercano a Ia insubordinacion. Pero, como sefiala Marilyn Strathern: «La revolucion no consiste en conquistar el privilegio de los varones sino en eliminar Ia distincion» (Strathem, 1 979: 1 48). No cabe duda de que el impacto del movimiento feminista y de las teorias de genero ha sido crucial en Antropologia Social en las ultimas decadas. La etnografia feminista ha aportado un contingente importante de datos sobre Ia realidad de las mujeres y sus relaciones con los hombres. Se ha experimentado un avance fundamental en el debate sobre las razones y el origen de Ia supremacia masculina o de Ia division sexual del trabajo (Amoros, 1 995b ) . Pero, al mismo tiempo, se ha intentado demonizar a las feministas en los medios de comunicacion, presentandolas a menudo como activistas anti-hombres o mujeres masculinas, incidiendo negativamente en Ia percepcion de los analisis cientificos en el campo de las relaciones de genero, en ocasiones identificados tambien con estas imagenes topicas. Igualmente, los sectores mas reaccionarios de Ia Academia han desvirtuado analisis sociales realizados desde Ia perspectiva de genero, tachandolos de «moda» o de «poco cientificos», revelando asi su propia ignorancia. Todo ello esta intimamente ligado al miedo al cambio y a Ia transformacion de las relaciones sociales de genero establecidas, especialmente cuando el grupo dominador considera que el cambio supone una perdida de los privilegios de los que han gozado 31 tradicionalmente. Por ejemplo, las «acciones positivas» (Osborne, 1 995) bacia las mujeres, a menudo provocadas por las demandas de Ia comunidad feminista han sido interpretadas por los grupos mas conservadores como una actividad nefasta. Lo mismo ocurre con las politicas de «discriminaci6n positiva» a favor de emigrantes o discapacitados. En consecuencia, aunque Ia objetividad es Ia meta de todo proyecto cientifico, y por tanto el objetivo de Ia Antropologia del Genero, es ilusorio pensar que abstenerse de una acci6n o una toma de postura asegura una mayor cientificidad porque Ia pasividad es, en si misma, una forma de acci6n. Con esto quiero decir que no reconocer ni denunciar el androcentrismo que caracteriza a Ia disciplina forma parte tambien de un proyecto ideol6gico y politico. En cualquier caso, Ia identificaci6n de las dinamicas de dominaci6n por genero no constituye unicamente una linea de investigaci6n, sino que, en Ia mayoria de los casos, supone una implicaci6n personal y una actitud critica ante Ia desigualdad. Se trata de investigaciones que tienen tambien un fin social: establecer lineas de acci6n para acabar con las diferentes formas de opresi6n, discriminaci6n y violencia contra las mujeres (Harding, 1 993). Esta es probablemente Ia raz6n fundamental del ocultamiento, el falseamiento y el desconocimiento de los presupuestos fundamentales de los estudios de genero: Ia sensaci6n de amenaza y Ia resistencia al cambio. Antropologia de Ia Mujer, Antropologia Feminista y Antropologia del Genero La Antropologia de Ia Mujer de los aiios 70 naci6 para denunciar el androcentrismo y explicar como se representaba a Ia mujer en Ia literatura antropol6gica. Durante esta primera etapa se utilizaba el concepto «mujer», en singular, denotando un claro esencialismo: todas las mujeres estaban representadas bajo un denominador comun, el hecho de «ser mujer». Esta primacia de Ia esencia sobre Ia existencia ocultaba implicitamente Ia heterogeneidad del colectivo fe- 32 menino, cuyas integrantes aparecian desprovistas de individualidad. Era necesario sacar a Ia luz la presencia de Ia «mujer» en el mundo, basta entonces silenciada y, aunque se utilizo erroneamente un enfoque esencialista, se consiguio abrir el debate sobre Ia cuestion femenina. Otro paso adelante fue superar Ia victimizacion de Ia mujer oprimida por su esencia maternal, que tanto influyo en los primeros trabajos. Stolcke da en Ia diana cuando plantea: «La primera epoca de los “estudios de Ia mujer”, universalistas y categoricos, de los setenta, segtin los cuales “Ia mujer”, entendida como categoria socioculttiral indiferenciada, supuestamente habia estado desde siempre oprimida a causa de su funcion por esencia materna, al parecer esta superada» (Stolcke, 1 996: 340). Muy pronto se objeto el reduccionismo y Ia perspectiva victimista de Ia Antropologia de Ia Mujer y se introdujo el termino «mujeres», en plural, reconociendo de este modo Ia diversidad de las existencias femeninas. Asi, Ia Antropologia de Ia Mujer paso a denominarse Antropologia de las Mujeres. Justamente, el volumen editado por Reiter ( 1 975) se denomino: Toward an Anthropology of Women (Hacia una Antropologia de las Mujeres). El objeto de estudio de Ia flamante disciplina lo constituian, precisamente, «las mujeres», en tanto que existencias individuates pertenecientes a un conjunto definido por su sexo. Pero centrarse exclusivamente en elias, conferia una vision sesgada que pronto fue recriminada. Ademas, algunas antropologas expresaron sus miedos legitimos a ser marginadas como «mujeres que solo estudian a las mujeres» (Moore, 1 999: 1 8). En realidad, lo que definia a Ia Antropologia de las Mujeres era Ia tematica de investigacion y no tanto el enfoque. Estas primeras investigaciones sentaron las bases del debate en torno al rumbo que debia tomar Ia nueva disciplina, que, de manera mas global, aspiraba a estudiar los roles socioculturales de mujeres y hombres. Las teorias emergentes apuntaban bacia una diferenciacion de las caracteristicas biologicas ( sexo) y las caracteristicas sociales de hombres y mujeres, estas ultimas a(m no definidas bajo Ia categoria 33 «genero», pero si por terminos como «sexo social», «cualidades sociales de sexo» o «relaciones sociales de sexm>, vocablos utilizados, entre otras antrop6logas, por Margaret Mead (1929, 1 939, 1 950). AI mismo tiempo, Ia obra de algunas antrop6logas pioneras en Ia incorporaci6n del punto de vista de las mujeres en sus estudios, como Phyllis Kaberry ( 1 939), adquiri6 cierta popularidad, de manera que resultaba delicado obviar esta nueva producci6n cientifica. Pero Ia incorporaci6n definitiva del concepto «genero» como categoria de amilisis antropol6gico se inaugura en Ia decada de los 80. De este modo, se pasa de un campo de investigaci6n relativamente limitado -las mujeres- a un enfoque global de Ia sociedad, es decir, a Ia aplicaci6n del genero como categoria de amilisis social. No obstante, como ocurre en todas las areas de conocimiento en proceso de construecion, esta reflexi6n acerca de Ia pertinencia de una u otra terminologia (mujer, mujeres, genero) y sus significados tacitos y manifiestos no siempre se ha reflejado en las producciones antropol6gicas. De hecho, el concepto genero comenz6 utilizandose en numerosas publicaciones como sin6nimo de mujeres, simplemente porque sonaba mas neutral y academico, y algunas investigadoras preferian desmarcarse del movimiento feminista (Scott [ 1 986], 1 990: 27). Es mas, hay quienes continuan hablando de «Ia mujem sin concretar el porque de esta elecci6n, a Ia par que otras mantienen el enfoque victimista. Y parte de las investigaciones antropol6gicas aoo analizan a las mujeres como un todo, sumidas en una categoria homogeneizante y tienden a pensar que todas tienen los mismos problemas y sufren experiencias similares. Generalmente, se trata de casos aislados, fruto de arriesgadas incursiones en el ambito de Ia Antropologia del Genero por parte de antrop6logos y antrop6- logas sin una formaci6n s6lida en teoria de genero. En los afios 80, una etapa floreciente, se utilizan dos denominaciones fundamentales para definir las investigaciones antropol6gicas que analizaban las relaciones de genero en las diversas culturas: Antropologia Feminista y Antropologia del Genera. Para Henrietta Moore, existen ciertas diferencias en 34 Ia perspectiva utilizada por Ia Antropologia Feminista y Ia Antropologia del Genero. Segim esta antropologa, Ia Antropologia del Genero, como area de estudio, no podria haber existido sin Ia primera; asi define Ia Antropologia Feminista como el estudio del genero en tanto que principio de Ia vida social humana, y describe Ia Antropologia del Genero como el estudio de Ia identidad de genero y su interpretacion cultural (Moore, 1 999: 219). No obstante, desde mi punto de vista, la distincion entre ambas denominaciones de la disciplina es mas bien de tipo ideologico, aunque Moore no lo explicita en estos terminos. Precisamente, algunas especialistas en Antropologia del Genero realizan sus investigaciones desde posiciones y puntos de vista «no feministas» y, es aqui, donde radicaria, en realidad, la diferencia;La manifestacion explicita, por parte de algunas antropologas, de sus posicionamientos ideologicos feministas constituye el verdadero factor diferenciador. Lo cierto es que la mayoria de las personas que realizan investigaciones en el ambito de la Antropologia del Genero se reclaman feministas. Es mas, tampoco existe una vision «feminista» univoca o unidireccional, puesto que el propio movimiento esta representado por diversas corrientes de pensamiento (Miguel, 1 995): el feminismo de la igualdad, feminismo de la diferencia (Posada, 2000), feminismo marxista, feminismo espiritualista, etc. En este sentido, Britt-Marie Thuren ( 1 992) considera que es «feminista» toda Antropologia que acepta que las relaciones de opresion entre hombres y �­ jeres son alterables y entiende que es necesario analizarlas para mejorarlas. En mi opinion hablar de Antropologia Feminista denota un mayor compromiso politico y expone mas claramente la postura ideologica del/la investigador/a, pero no entra en contradiccion con la realizacion de investigaciones feministas en el marco de una denominacion mas global y actual, como seria Antropologia del Genero. En conclusion, aunque la Antropologia de Ia Mujer, de las Mujeres, Feminista y del Genero tienen intereses compartidos y estcin intimamente relacionadas, cada una responde a un momento en Ia evolucion 35 epistemologica de los objetivos y el metodo empleado. La Antropologia de Ia Mujer de los primeros afios asumio un enfoque predominantemente esencialista, la Antropologia de las Mujeres se centro de manera sesgada y parcial en Ia mitad femenina de Ia poblacion, Ia Antropologia Feminista estuvo marcada por un proyecto ideologico y Ia actual Antropologia del Genero tiene un caracter mas academico gracias al desarrollo del genero como categoria de anatisis cientifico, pero, no por ello, deja de ser feminista. CLAVES CONCEPTUALES: EL UNI VERSO DEL GENERO La nocion de «genero» surgio de Ia necesidad de romper con el determinismo biologico implicito en el concepto sexo, que marcaba simbolica y efectivamente el destino de hombres y mujeres. Esta nueva categoria de analisis cientifico revelo el caracter cultural de las construcciones identitarias de las personas. Su pertinencia y operatividad, en tanto que categoria analitica, asi como su caracter cientifico, determinaron su rapida incorporacion a las Ciencias Sociales y el desarrollo de diversos conceptos asociados: relaciones de genero, estratificacion de genero, estereotipos de genero, etc. No obstante, al igual que otras nociones y paradigmas cardinales en Ia investigacion socio-cultural, no existe una definicion univoca del genero, ya que su significado esta sujeto a constantes prectstones. De hecho, durante afios (Scott, 1 986; Beneria, 1 987; Humm, 1 989) e incluso recientemente (Coho Bedia, 1 995; Comas, 1 995), numerosas teoricas han ofrecido definiciones del concepto genero, cuyo objetivo era enfatizar su caracter cultural por oposicion al sexo biologico, este ultimo concebido como universalmente dual. Yo misma he participado de esta vision, que hoy considero determinantemente perfilada. Me refiero fundamentalmente al impacto que tradicionalmente ha ejercido el pensamiento dualista (hombre/mujer, masculino/femenino) en Ia construccion de la teoria feminista y, en general, en la construccion cientifica. Sin ir mas lejos, la dicotomia 36 sexo/genero se desprende de la mas amplia oposicion binaria naturalezalcultura de corte estructuralista. Los ultimos estudios sobre sexualidad y algunos mas antiguos que han sido recuperados, asi como las teorias postestructuralistas y la teoria queer han contribuido de manera determinante a la redefinicion del concepto genero, perfilando nuevas posibilidades analiticas. Estas aportaciones enfatizan el caracter analitico y abstracto de la categoria genero con el objetivo de romper con el pensamiento identitario dualista. Asi, este apartado introductorio condensa una exposicion de la evolucion de la nocion de genero desde su genesis basta Ia actualidad, al tiempo que plantea las posibilidades que ofrece su aplicacion en Ia construccion del conocimiento antropologico. Sexo y genero: una relacion conflictiva Como ocurre con Ia mayoria de las nociones centrales en las Ciencias Sociales, no existe una definicion normativa y univoca del genero, ya que se trata de un concepto en plena ebullicion teorica que se va perfilando y reelaborando con el avance de las investigaciones. En este primer apartado, ofrecere una vision de las aportaciones fundamentales relativas a Ia definicion del concepto genero en la decada de los 80, cuyo objetivo fundamental era romper con la identificacion sexo-genero. Las raices historicas del concepto «genero» podrian rastrearse en la obra de Poulain de la Barre, un autor del siglo xvn que publico en 1 673 una obra bajo el titulo De l ‘egalite des deux sexes en la que subrayaba que la desigualdad social entre hombres y mujeres no era consecuencia de la naturaleza sino que estaba directamente ligada a factores culturales. Personalidades· como Olympe de Gouges retomaron esta idea en la ilustracion, luchando contra la creencia en la inferioridad «natural» de las mujeres. Asimismo, la britanica Mary Wollstonecraft en su conocidisima obra Vindicacion de los derechos de Ia mujer critico duramente a Jean-Jacques Rousseau por considerar «naturales» los roles 37 asignados culturalmente a las mujeres, etiquetados de «femeninos». El siglo XIX estaria marcado por un pensamiento romantico con tintes mis6ginos, en el que destaca Ia lucha del movimiento sufragista por el voto de las mujeres. Pero, aunque es cierto que hubo pensadores, hombres o mujeres, que impulsaron Ia ruptura con un pensamiento biologicista respecto a Ia naturaleza inferior de las mujeres y que, efectivamente, podriamos remontamos a Ia Edad Modema o incluso antes para hallarlos, Ia gestaci6n del concepto de genero como instrumento operativo de analisis cientifico es una consecuci6n del siglo XX. Simone de Beauvoir y Margaret Mead fueron figuras clave en el surgimiento de Ia categoria analitica genero, pero su desarrollo te6rico se debe a las investigadoras feministas de las tres ultimas decadas. Las investigaciones en Ia decada de los 80 se enfocaron a denunciar Ia identificaci6n del sexo biol6gico con el genero social, insistiendo en Ia necesidad de separar las cualidades humanas biol6gicas (sexo) y las cualidades humanas sociales (genero ). Por sexo se entendian «las caracteristicas anat6micas de los cuerpos, incluida Ia genitalidad, asi como las caracteristicas morfol6gicas del aparato reproductor y aspectos tales como las diferencias hormonales y cromos6micas» (Maqueira, 200 1 : 161) y se reconocian unicamente dos sexos: hombres y mujeres, que se consideraban universales. Por genero se entendia una creaci6n exclusivamente social: lo que las representaciones colectivas interpretaban como ser socialmente un hombre o una mujer, es decir, el conjunto de atributos que se asociarian a cada categoria biol6gica en una determinada cultura; en definitiva, Ia construcci6n cultural de lo masculino y lo femenino. En consecuencia, el genero se referia al simbolismo sexual de las diferentes sociedades y periodos hist6ricos y al imaginario colectivo, marcado por el dualismo hombre/mujer y masculino/femenino. La nueva acepci6n del termino anglosaj6n gender fue pronto adoptada en Ia decada de los 80 por las Ciencias Sociales a nivel intemacional para referirse a Ia construcci6n social de Ia masculinidad y Ia feminidad en las diferentes culturas. La idea fundamental era subrayar que Ia posicion de inferioridad de las mujeres se 38 debia a razones sociales y no a la naturaleza humana, de manera que la igualdad era una meta plausible si se establecian las pautas socio-culturales adecuadas. A modo de inciso, cabe seiialar que mientras que en Espana e Italia se aceptaron nipidamente los terminos genera y genere respectivamente para traducir su homologo gender, en Francia no se ha llegado a un acuerdo definitivo y hay quienes hablan de genre y quienes prefieren utilizar el concepto de rapports sociaux de sexe (relaciones sociales de sexo). El desconcierto es tal en el ambito francofono que Fran�oise Heritier se refiere a la Antropologia del Genero como «l’anthropologie appelle des sexes» ([ 1 996], 2002: 1 9) y Nicole-Claude Mathieu como «Anthropologie des sexes» (Mathieu, 1 998). Una de las razones de la resistencia a adoptar el termino genero/genre/genere era su vinculacion a la gramatica (genero masculino, femenino y neutro ), que podia suscitar confusiones o incluso bromas descalificadoras en las lenguas latinas (Maqueira, 200 1 : 1 64 ). Por otra parte, en aleman coexiste el termino gender en ingles con su version germanica geschlecht. Una de las teoricas que mas contribuyo al desarrollo del concepto de genero en su acepcion socio-cientifica fue Joan Scott ( 1 986). En su ya celebre articulo «El genero: una categoria util para el analisis cientifico», Scott seiialo que el genero se empleaba a principios de los ochenta con varios sentidos: a) como sinonimo de mujeres, b) para sugerir que la informacion sobre mujeres es necesariamente informacion sobre los hombres, c) para designar las relaciones sociales entre los sexos, d) en tanto que categoria social impuesta a un cuerpo sexuado y e) para designar la practica sexual de los roles sociales asignados a hombres y mujeres» (Scott [ 1 986], 1 990: 24-28). Esta confusion inicial nos da una idea del contexto historico-social en que surge el nuevo concepto. Joan Scott, en su intento de establecer las bases teoricas del genero, redefinio la joven nocion como un todo integrado por dos partes: a) «un e1emento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos» y b) «una forma primaria de relaciones significantes de poder entre los sexos» (Scott [ 1 986], 1 990: 24-28). Al mismo 39 tiempo su definicion de genero contemplaba cuatro elementos interrelacionados: a) los simbolos culturalmente disponibles, b) los conceptos normativos que dan significados a los simbolos, c) las nociones politicas, institucionales y las organizaciones sociales y d) Ia identidad subjetiva (Scott [ 1 986], 1 990: 45-46). Su definicion significo un importante paso adelante que daba cuenta de los avances y la complejidad analitica. El genero fue perfilandose con el avance de las investigaciones. Lourdes Beneria ( 1 987) lo define asi: «El concepto genero puede definirse como el conjunto de creencias, rasgos personates, actitudes, sentimientos, valores, conductas y actividades que diferencian a hombres y mujeres a traves de un proceso de construccion social que tiene varias caracteristicas. En primer Iugar, es un proceso historico que se desarrolla a diferentes niveles tales como el estado, el mercado de trabajo, las escuelas, los medios de comunicacion, la ley, la familia y a traves de las relaciones interpersonales. En segundo Iugar, este proceso supone la jerarquizacion de estos rasgos y actividades, de tal modo que a los que se definen como masculinos se les atribuye mayor valor (1987: 46). Por su parte, Dolors Comas ofrece una definicion que apunta la ruptura de la concepcion binaria del genero, aunque mantiene el dualismo sexual de corte universalista: «La nocion de genero se refiere al conjunto de contenidos, o de significados, que cada sociedad atribuye a las diferencias sexuales. Se trata, por tanto, de una construccion social que expresa la conceptualizacion que hace cada sociedad de lo masculino y lo femenino ( o de otros generos posibles) en relacion a las categorias de hombre y de mujer como seres sexuados y, por tanto, biologicamente diferenciados» (Comas, 1 995 : 39). Esta nueva categoria de analisis no solo se revelo util para la investigacion cientifica, sino que resulto fundamental para transformar comportamientos sociales y comprender nuestros propios estereotipos y actitudes, respecto a las categorias biologicas definidas en cada sociedad, respecto al hecho de ser hombres o mujeres. De ahi la mu1tidimensionalidad del concepto «genero» que afecta a Ia ciencia, la sociedad y la construccion de la identidad personal. Preci- 40 samente, Ia adscripcion de caracteres de genero comienza antes del nacimiento del hebe, es decir, cuando aun no se han conformado siquiera las caracteristicas sexuales primarias y el feto no presenta diferenciacion alguna. En este sentido, una investigacion realizada con Ia ginecologa Enriqueta Barranco, en Ia que grabamos a las mujeres embarazadas y sus acompafiantes en Ia consulta ginecologica en el momento en que se procedia al diagnostico del sexo del hebe a traves de Ia ecografia, pudimos comprobar Ia fuerza de los estereotipos de genero que las madres y sus acompafiantes vertian sobre el feto en formacion, hecho que nos informaba sobre su sistema ideologico referencial en cuanto a lo que significa ser hombre o mujer y sobre como educarian a Ia persona que estaba por nacer. Desde lo «machote» que seria el hebe porque daba patadas y como lo apuntarian en un determinado club de ftitbol, basta Ia decepcion al saber que era un nifio, porque segtin decia una informante, «las nifias acompafian mas, son mas tranquilas, ayudan mas en Ia casa». De hecho, comprobamos que los adjetivos con que se calificaba a los bebes variaban enormemente al descubrir el sexo del mismo, algo que ocurre igualmente despues del nacimiento, ya que es imposible saber si un hebe es nifia o nifio si no vemos sus genitales. De hecho, esta realidad, que desestabiliza Ia rigida construccion de las identidades de genero, es el origen de uno de los marcadores sociales de sexo mas frecuentes: me refiero a los pendientes, elementos simbolicos que se imponen a las nifias en Ia cabeza, Ia zona del cuerpo mas visible, independientemente del vestido pertinente_para cada estacion del afio. Asimismo, en nuestra cultura, los colores rosa o celeste informan simbolicamente sobre el sexo del hebe, y aunque evidentemente se trata de un codigo artificial y socialmente construido, el orden simbolico ejerce una presion tan fuerte en el inconsciente colectivo que algunas madres se niegan a vestir a sus hijos de rosa por miedo a que desarrollen actitudes femeninas o formas de sexualidad homoerotica, algo fuera de toda logica. En definitiva, siguiendo Ia tradicion mediterranea, en Espana queremos saber inmediatamente si un hebe es nifio o nifia 41 para poder clasificarlo segun nuestro sistema de genero y no movernos en un terreno abstracto que produce miedo.» En el ambito cientifico, creo que he destacado suficientemente las aplicaciones novedosas del concepto de genero que afectan al nucleo conceptual y teorico de todas las disciplinas humanas, constituyendo una nocion central en Ia Antropologia. En este sentido, comparto plenamente las ideas de Henrietta ·Moore: «El genero, al igual que el concepto de “accion humana” o de “sociedad”, no puede quedar al margen del estudio de las sociedades humanas. Seria imposible dedicarse al estudio de una ciencia social prescindiendo del concepto de generm> (Moore, 1 999: 1 9). Por lo que respecta a Ia utilidad politico-social del concepto genero, Candida Martinez pone de relieve Ia proyeccion de esta nueva perspectiva de analisis: «La introduccion y aceptacion del genero como categoria analitica y politica fundamental supone la apertura de un nuevo camino de enormes consecuencias en los comportamientos sociales y politicos» (Martinez Lopez, 1 995 : 9). Precisamente, una de las primeras conclusiones derivadas de la aparicion del concepto de genero consiste en reconocer que la desigualdad entre hombres y mujeres no es un hecho inmutable, de orden natural, sino que surge de una relacion social e historicamente construida. No obstante, estoy de acuerdo con Lourdes Mendez (2005) en que emplear el genero tinicamente para constatar la persistencia de las desigualdades entre hombres y mujeres resulta claramente reduccionista. Pero, en mi opinion, el alcance de Ia teoria de genero es definitivamente mucho mas amplio tanto cientificamente como en el ambito politico. El aspecto social del enfoque de genero contribuye, por ejemplo, a plantearse la pertinencia de la transmision patrilineal del primer apellido en nuestra sociedad, a cuestionar la sucesion masculina de la monarquia, a denunciar condiciones de desigualdad como la doble jornada laboral de las mujeres o a plantear estrategias de resistencia a Ia aplicacion tradicional de roles y espacios. Tambien nos permite comprender que los movimientos corporales no son fortuitos sino que se aprenden lo mismo que una lengua; de hecho, los ges- 42 tos y sus significados varian enormemente de un pais a otro. Asi, Ray Birdwhistell, el padre de la cinesis, estableci6 que los movimientos corporales masculinos y femeninos no estan programados por la biologia sino por la cultura, y se aprenden en Ia infancia. Y en esta linea, Flora Davis seiialo que incluso Ia forma de parpadear esta encasillada culturalmente como una marcadora de genero. Precisamente por eso, escribe: «Puesto que no existen movimientos femeninos innatos, resulta obvio que los homosexuales no estan obligados a· moverse de manera femenina» (Davis, [1971], 1 998: 29). Pero el problema no se reduce a que existan unos marcadores culturales de genero construidos culturalmente, sino a que las caracteristicas asociadas al estereotipo de genero masculino sean valoradas como superiores. De ahi que socialmente se acepte con mayor facilidad que las mujeres se adapten a los roles masculinos y no al contrario; per ejemplo, que elias vistan pantalon en Iugar de que los varones usen faldas. El genero pone de manifiesto que las diferencias sociales entre hombres y mujeres no son inmutables ni universales ni objetivas; por lo tanto, las relaciones de genero pueden cambiar y evolucionar positivamente bacia una mayor estabilidad e igualdad. Los patrones antiguos no tienen por que persistir y los derechos de las mujeres se iran imponiendo poco a poco en la mayoria de las sociedades. La deconstruccion de la biologizacion de la feminidad, gracias a la introduccion de la categoria genero, condujo a rechazar frontalmente la justificacion de la exclusion y la discriminacion de las mujeres argumentando razones naturales (y no culturales) que frenaban transformaciones sociales. Esta ceguera tradicional habia permitido a los hombres asegurarse el poder politico-publico en el marco de un intencionado interes por mantener el orden social imperante, el que produce la ideologia patriarcal dominante. t:n el ambito de la construccion de la identidad personal, el genero nos permite observar como afecta esta categoria sociocultural a nuestra propia identidad y la vision que tenemos o queremos proyectar de nosotros/as mismos/as. Esto significa que las personas somos educadas desde nuestra infancia 43 segun los paradigmas sociales de lo que se interpreta como ser un hombre o ser una mujer y, generalmente, lo aceptamos sin cuestionarlo, porque lo encontramos «normal» a pesar de ser «artifical». Es decir, nos vestimos, nos maquillamos, realizamos determinados movimientos corporales o expresamos las emociones seg(In lo que se espera de nosotros por el hecho de considerarnos hombres o mujeres.\Pero es evidente que los varones podrian hacer uso del maquillaje, vestir con mayor profusion de colores o llorar con mas frecuencia, al mismo tiempo que ningun elemento natural obliga a las mujeres a eliminar el vello corporal, ser buenas oradoras, actuar con frialdad o sentarse con las piemas abiertas ( algo que nos recriminan desde Ia infancia). Todas estas formas de construir Ia identidad personal derivan de las normas sociales que nos dictan que rasgos y comportamientos debemos potenciar y cuales debemos eliminar. El mero hecho de ser conscientes de que Ia identidad se construye conforme a criterios sociales, incluso aunque Ia persona opte por seguir los canones mayoritarios, supone un avance en el crecimiento personal e implica un menor grado de discriminaci6n hacia otras personas que decidan revelarse contra el sistema de genero imperante. La meta es que Ia idea de persona este por encima de Ia de hombre o mujer y que podamos relacionamos en tanto que semejantes en Iugar de como opuestos; todo ello independientemente de Ia orientaci6n sexual que, ademas, no tiene por que ser estable a lo largo de una vida humana. Verena Stolcke, ademas, profundiza en Ia reciprocidad de Ia construcci6n de las identidades genericas: «La teoria de genero hace hincapie, ademas, en que las identidades de genero se constituyen reciprocamente y que, por tanto, para comprender Ia experiencia de ser mujer en un contexto hist6rico concreto es imprescindible tener en cuenta los atributos del ser hombre. Asi, del mismo modo que no se puede pensar al amo sin el esclavo, tampoco puede pensarse, no por una raz6n existencial, sino epistemol6gico-politica, a las mujeres sin los hombres» (Stolcke, 1 996: 34 1 ). No obstante, e_l pensamiento dualista, en forma de oposiciones binarias (hombre/mujer, dios/demonio, positivo/negativo, homosexual/heterosexual), es una de las mayores trabas para Ia 44 construcci6n de identidades y roles de genero altemativos que den cuenta de Ia escala de grises existente entre los modelos estereotipicos. De hecho, Ia sexualizaci6n del entomo marca nuestras vidas hasta el punto de que no vemos a las personas como tales sino como hombres o mujeres. Esto significa que prima Ia identidad de genero sobre el concepto de «humanidad» en Ia percepci6n de las personas. Mientras que en el pensamiento oriental los limites entre los principios vitales duales (yin y yang) son fluidos, de manera que todo lo masculino contiene algo de femenino y viceversa, en Occidente Ia ruptura es mas drastica. Ademas, en el caso espaiiol, Ia lengua obstaculiza Ia posibilidad de pensar en terminos mas abstractos y menos binarios, ya que el castellano sexualiza tanto a los animales (algo que no ocurre, por ejemplo, en ingles, donde son neutros) como a las cosas, por lo que algo tan arbitrario como una mesa es de genero gramatical femenino mientras en Ia mayoria de las lenguas del mundo es neutro. Por todo ello, el genero nos permite comprender nuestros propios estereotipos, posicionamientos y actitudes respecto al hecho de ser hombres o mujeres. En este sentido, Virginia Maqueira subraya que «al establecer estas distinciones conceptuales y analiticas se pone de manifiesto que el genero es una categoria multidimensional que permite analizar procesos subjetivos y relaciones interpersonales dado que Ia construcci6n y mantenimiento de las diferencias construidas se manifiestan tanto en las identidades personales como en Ia interacci6n social» (200 1: 171 ). De hecho, existen notables variaciones en cuanto a Ia construcci6n de Ia identidad de genero que tienen que ver con los marcadores sociales que cada cultura selecciona. Por ejemplo, mientras en Occidente el pelo largo ha sido prototipico de feminidad, en numerosas etnias amerindias los varones han portado largas trenzas. Actualmente, Ia construcci6n de Ia feminidad en las sociedades europeas supone un mayor emp1eo de elementos artificiales como el maquillaje facial, los zapatos de tac6n o Ia depilaci6n. Por lo que respecta al maquillaje (que, en italiano se denomina trucco ), cabe seiialar que ademas de transformar los rasgos personales segun el modelo de rostro femenino 45 imperante en cada periodo, alimenta el importantisimo entramado econ6mico de Ia industria de Ia cosmetica; por su parte, los tacones pueden producir malformaciones en los pies y en Ia columna vertebral, ademas de las dificultades que entraiian para caminar y mas at’m para correr, limitando Ia libertad de movimientos. Sin embargo, tener conocimiento de esta realidad e incluso experimentarla no esta reiiido con su empleo, tal es Ia fuerza de los modelos de identidad de genero en las mentalidades colectivas y el deseo de sentirse integrada en una comunidad. Por otra parte, Ia depilaci6n a Ia cera o con maquinas electricas diseiiadas para este fin, ademas de ser dolorosa, produce una cierta infantilizaci6n de Ia mujeres al presentarlas desprovistas del vello caracteristico de Ia edad adulta en las ingles, las axilas y las piernas, y al mismo tiempo crea Ia falsa imagen de que Ia distribuci6n del vello corporal es muy diferente en hombres y mujeres cuando unas piernas femeninas no depiladas y, en consecuencia, naturales, no difieren tanto de las de los varones. Menci6n aparte mereceria Ia progresiva normalizaci6n de Ia cirugia estetica que alarmantemente se esta produciendo en Espana para adecuar a las mujeres a los modelos de belleza femenina imperantes, con el consiguiente beneficio para Ia medicina privada. De hecho, mientras que el velo islamico pasa por ser un elemento simb6- lico que evidencia Ia sumisi6n de las mujeres (de ahi su prohibici6n en Francia o su uso obligatorio en Iran), es indiscutible que este no produce lesiones fisicas como si pueden producirlas los zapatos de tac6n o Ia cirugia estetica. Precisamente, el hecho de que «ser mujem sea mas artificial que «ser hombre» en Europa esta igualmente relacionado con que las transexuales de hombre a mujer sufran mas que los transexuales de mujer a hombre para ser socialmente aceptadas una vez que han sido quinlrgicamente intervenidas. Por otra parte, en Iran, donde Ia homosexualidad esta prohibida, Ia transexualidad ha sido parad6jicamente autorizada, quiza como un resultado de Ia homofobia imperante en el sentido de naturalizar las orientaciones sexuales. Pero, el velo obligatorio y Ia vestimenta poco ceiiida probablemente permiten a los transexuales de hombre a mujer pasar mas desapercibidos que en Europa. 46 En definitiva, Ia categoria genero permite romper con el determinismo biologico y Ia identificacion entre sexo y genero como algo natural. De este modo, es importante subrayar que el concepto genero traspasa las fronteras entre las disciplinas, y es extremadamente util para aplicarlo a diversos ambitos de investigacion socio-cultural debido, entre otras razones, a su dimension socio-cientifica. De hecho, no estoy de acuerdo con Silvia Tubert (2003 : 1 7) cuando plantea que es imposible seguir aplicando Ia categoria genero sin distorsionar o empobrecer el pensamiento en las distintas disciplinas y sin vaciar el feminismo de contenido politico. Muy al contrario, en relacion a Ia falta de dimension politica del genero puedo decir que, a lo largo de mi pnictica docente, he podido constatar que el empleo del termino genero para denominar Ia asignatura que imparto (Antropologia del Genero) me ha permitido llegar a personas que rechazaban Ia palabra feminista y que dificilmente se hubiesen matriculado en «Antropologia Feminista». ;,Dos o mas generos ? El genero como meta-abstraccion La necesidad de romper con las concepciones binarias constituye una importante labor deconstructiva de Ia Antropologia contemponinea. No cabe duda de que las matrices duales han dominado las Ciencias Sociales obstaculizando Ia concrecion de paradigmas de investigacion mas amplios y complejos (Luque, 1 990). La filosofa existencialista Simone de Beauvoir escribio un parrafo que describe con bastante fidelidad el pensamiento binario respecto al genero en las – sociedades occidentales: «En realidad basta pasearse con los ojos abiertos para comprobar que Ia humanidad se divide en dos categorias de individuos en los que Ia vestimenta, el rostro, el cuerpo, Ia sonrisa, Ia actitud, los intereses, las ocupaciones son claramente diferentes; quiza estas diferencias sean superficiales, quiza esten destinadas a desaparecer. Lo que esta claro es que de momento existen con una evidencia deslumbradora» (Beauvoir [1949], 2000: 49). 47 El genero, al igual que otros paradigmas socio-cientificos, se interpret6 en los aftos 80 como una noci6n dual, reflejando Ia dualidad biol6gica implicita en el concepto sexo. La confusion es tan frecuente que Stolcke escribe lo siguiente: «La noci6n de genero se ha convertido en una especie de termino academico sintetico.que, aunque enfatice Ia construcci6n social de las identidades de mujeres y hombres, con frecuencia es simplemente mal utilizada como sinimimo culturalista de sexo, a tal punto que no es infrecuente oir hablar de dos “generos “, el genero masculino y el femenino» (Stolcke, 1 996: 34 1 ). No obstante, es cierto que con frecuencia se sustituye genero por sexo en textos cientificos y periodisticos, y lo que ello implica en tanto que reduce Ia potencialidad de Ia categoria genero a un mero eufemismo politicamente correcto (Tubert, 2003 : 7). Por todo ello, Ia noci6n de «genero» tiende a concebirse por encima de las dos categorias basicas y reduccionistas contempladas en las representaciones colectivas occidentales contemporaneas: masculino y femenino. De este modo, actualmente se tiende a definir el genero como una categoria analitica util para superar las concepciones dualistas; es decir, como un «concepto-resumen» y una «meta-abstracci6n» (Thuren, 1 993 : 98) aplicable a diferentes formas de socializaci6n; que nos impide caer en Ia trampa de intentar tratarlo como una entidad concreta o incluso cuantificarlo. Por tanto, el genero es una categoria de analisis cientifico que se refiere a las cualidades culturales y sociales que se asocian simb6- licamente a las personas seglin las formas de concebir las identidades genericas (de genero) en cada sociedad y que resulta especialmente operativa en Antropologia, en tanto que ciencia consagrada al conocimiento de los comportamientos humanos. El genero es, ademas, extremadamente operativo para comprender otras dinamicas de dominaci6n sobre Ia base de Ia razaletnia o de Ia clase, aspectos fundamentales en Ia investigaci6n social contemporanea. Es cierto que Ia dualidad del genero puede parecer inevitable a primera vista, ya que generalmente se interpreta que el sexo y el rol de genero atribuido en e1 nacimiento permanece a lo largo 48 de toda la vida de cualquier persona. Por esta razon, puede resultar dificil pensar en una vision altemativa. Pero, como sefiala Serena Nanda: < (Nanda, 1 998: 204). Ademas, no tiene por que haber continuidad en la experiencia subjetiva de la identidad de genero, ya que esta es din3.mica. Esto significa que la identidad de genero puede ser mas o menos masculina, mas o menos femenina, o mas o menos androgina, dependiendo de diversos factores sociales y culturales: experiencias, referencias, contextos, etc., y que, ademas, la construccion social de la identidad de genero es independiente de la orientacion sexual. En cierto modo, podriamos decir que la nocion de genero desafia niveles personales y emocionales de la percepcion de la propia identidad construida segl1n los modelos de nuestra cultura: {.que es natural, que es moral, que es normal, que es cultural? Resulta complejo superar estas cuestiones y pensar en otras percepciones identitarias que no son propias de nuestra experiencia cultural, mayoritariamente dominada por las oposiciones binarias. De hecho, la dualidad es tan normativa en la forma de pensar occidental contemponinea que se traslada a la orientacion sexual, estableciendo la oposicion homo/hetero, e incluso en el grupo homosexual masculino, el inconsciente colectivo introduce la idea de pasivo/activo. Sin embargo, apenas se tienen en cuenta a las personas asexuales, es decir, a los denominados celibes, como los sacerdotes y las monjas cat6licos. En definitiva, en los afios 90 se llego a la conclusion de que el genero, para ser operativo, debia alejarse de la base dual con que se conceptualizo en la decada de los 80, de manera que pudiera aplicarse a otras formas de socializacion y dar cuenta de otras construcciones socio-identitarias, como la androginia o las personas transgenero, que no se adaptan a los estereotipos tradicionales y traspasan las fronteras sociales de genero consciente o inconsciente. Precisamente, las ultimas investigaciones demuestran que, en Occidente, las personas androginas (que reunirian cualidades de los estereotipos de genero masculino y femenino) son las que tienen un mayor exito social. Es decir, hombres «fe- 49 meninos», con ciertas cualidades que corresponden al estereotipo tradicionalmente femenino: sensibilidad, dulzura, capacidad de comunicacion, etc., y mujeres «masculinas», con atributos ligados al estereotipo de genero masculino: determinacion, valor, inteligencia, etc. Esta nueva dimension del genero como categoria analitica abstracta que permite analizar realidades identitarias multiples y variadas segun los contextos sociales y que, por tanto, no es cuantificable, cuenta con un amplio consenso entre las especialistas en la actualidad. Derivados y componentes conceptuales del genera La evolucion de las teorias relativas al genero ha derivado en un colorido abanico conceptual que condensa una amplia gama de componentes. A continuacion definire algunos conceptos asociados al campo de conocimiento del genero; en tanto que nucleo conceptual sobre el que giran las demas nociones. – Relaciones de genera. Son las relaciones de dominacion, conflicto o igualdad que se establecen entre los generos en una sociedad determinada. No hay relaciones de genero per se, hay relaciones de genero socialmente construidas. Se trata de conocer el grado de poder, dominacion o equidad que presentan las relaciones entre los generos, un concepto que atraviesa las sociedades (Thuren, 1 993 : 98). En consecuencia, analizar las relaciones de genero en una sociedad determinada no consiste en apuntar reiteradamente las desigualdades entre hombres y mujeres, lo que podria llevamos a un punto muerto en el discurso, sino en estudiar como se originan, se legitiman socialmente y se construyen simbolicamente las relaciones entre las personas a partir de las ideologias de genero. – Roles de genera. Son las actividades, comportamientos y tareas o trabajos que cada cultura asigna a cada sexo. Los roles varian segitn las diferentes sociedades y a lo largo de Ia historia, influidos por diversos factores como Ia economia, Ia religion o la etnicidad. Las antropologas norteamericanas 50 Mascia-Lees y Johnson definen los roles de genero como sigue: «Son las habilidades sociales y formas de actuar que se piensan apropiados para los miembros de una sociedad dependiendo de si son hombres o mujeres. Los antropologos y antropologas tienen un interes particular en descubrir las razones de las diferencias entre los roles asignados a hombres y mujeres, asi como en Ia relacion de los roles con el acceso diferenciado al poder y Ia autoridad en cada sociedad» (Mascia-Lees y Johnson, 2000: 1 2). Los roles de genero suelen aparecer entre los 2 y los 4 aiios en los seres humanos en Ia mayoria de las sociedades, aunque existe cierta variabilidad (Davis, 1 989). Es Ia edad en que los niiios y niiias comienzan a calificar las diversas actividades como femeninas, masculinas, neutras o ambivalentes. Estas ideas infantiles estan in:ftuidas por la informacion que reciben los menores por parte de la familia, ya que desde el nacimiento los padres y madres tratan a niiios y niiias de forma diferenciada seg1ln los roles de genero propios de su cultura. Del mismo modo, la socializacion en la escuela o los medios de comunicacion in:ftuyen de manera contundente en la percepcion y asignacion de los roles de genero. – Estratificacion de genero. Se refiere a las desigualdades entre hombres y mujeres, re:ftejando la jerarquizacion social y la dominacion masculina existente en Ia mayoria de las sociedades. Aunque las pnicticas discriminatorias contra las mujeres son muy frecuentes en diversas culturas, el grado de dominacion y su intensidad varia dependiendo de la sociedad y de los tiempos. En numerosas culturas, el espacio publico, la capacidad de decision, los medios de produccion y el poder economico y politico estan en manos de los hombres. La Antropologia del Genero investiga los distintos modelos de estratificacion y jerarquia comparativamente para comprender los mecanismos que subyacen y comprometen el equilibria del sistema sexogenero. Mascia-Lees se refiere a Ia estratificacion de genero como: «el sistema de acceso desigual de hombres y mujeres a lo,s recursos sociales, los privilegios y oportunidades, y al control diferenciado sobre dichos recursos y privilegios en razon de sexo» (Mascia-Lees y Jonnson, 1 995 : 1 2). 51 – Estereotipos de genero. Son construcciones sociales que forman parte del mundo de lo simbolico y constituyen una de las armas mas eficaces contra Ia equiparacion de las personas. Rosa Coho los describe como sigue: «El primer mecanismo ideologico� burdo pero muy eficaz, que apunta a Ia reproduccion y reforzamiento de Ia desigualdad por genero es el estereotipo. Este puede definirse como un conjunto de ideas simples, pero fuertemente arraigadas en Ia conciencia que escapan al control de Ia razon» (Coho Bedia, enAmoros, 1 995a: 66). Henrietta Moore pone el acento en Ia corporeizacion de los estereotipos de genero en Ia cultura occidental: «La fuerza de los estereotipos de genero no es sencillamente psicologica, sino que estan dotados de una realidad material perfecta, que contribuye a consolidar las condiciones sociales y economicas dentro de las cuales se generan» (Moore, 1 999: 53). Por su parte, Strathem intenta explicar desde Ia Antropologia simbolica como funcionan los procesos de pensamiento en Ia construecion de los estereotipos genero al proporcionar un molde vacio, una estructura de contraste y relacion en Ia que se pueden verter nociones y valores. Seiiala que esos moldes estereotipados se crean precisamente con el proposito de que las diferencias de genero puedan ser manipuladas y utilizadas con fines especificos: «El objetivo de los esterotipos de genero es que · parezca perfectamente “natural” que los hombres esten mejor dotados para determinados roles y las mujeres para otros. Es casi seguro que una vez puestos en marcha encontraran un proceso de retroalimentacion» (Strathem [ 1 977], 1 979: 1 37). Strathem defiende que, una vez construidos los estereotipos de genero, pueden ser utilizados para simbolizar cosas que estan completamente al margen de Ia relacion varon/mujer, y pone como ejemplo el hecho de Hamar «mujer», a modo de insulto, a un enemigo varon para simbolizar que es inferior. Los estereotipos de genero no son estables sino que cambian de una sociedad a otra, ya que las caracteristicas sociales de genero se crean y varian a lo largo del espacio y del tiempo. Por ejemplo, ser socialmente masculino en Escocia no esta reiiido con llevar falda. No obstante, las personas que no se adap\an a los estereotipos de genero de una de- 52 terminada sociedad son considerados generalmente como personas an6malas porque la desviaci6n del estereotipo de genero suele estar socialmente condenada con la intenci6n de mantener el orden sexual-generizado imperante. Lo cierto es que la adecuaci6n personal a los estereotipos responde, en gran medida, a la necesidad de las personas de sentirse socialmente integradas. En conclusion, la estabilidad de los estereotipos de genero se apoya enormemente en los mecanismos de retroalimentaci6n existentes entre las imagenes mentales y las condiciones reales de hombres y mujeres. – Transgenero: Es un termino de reciente aplicaci6n en los estudios de genero que se refiere a individuos, comportamientos y grupos que presentan divergencias con los roles de genero duales mas tradicionales, ya que traspasan las fronteras de identidad generica comUmnente asignadas. En este sentido, incluye a un variado grupo de personas andr6ginas o transexuales, teniendo en cuenta que no es determinante el deseo de reasignaci6n quinlrgica de genitales ya que estos no tienen por que considerarse la esencia de la construcci6n de la identidad de genero. En cuanto a la expresi6n tercer o cuarto genero, se utiliza generalmente como sin6nimo de transgenero, por ejemplo para �nglobar los hijras de la India y Paquistan (Nanda, 1 998) o los eunucos de los harenes orientales (Herter, 2005). En realidad, tercer o cuarto genero se utilizan con el significado de «otro» en el sentido de que se rompe con la clasica dualidad generica. Cabe seftalar que se encuentran referencias a personas transgenero en la tradici6n hinduista (Wilhelm, 2004), jainista (Zwiling, 1 996) o budista (Gyatso, 2003). – Generizar. Muy recientemente se ha introducido en castellano, aunque de manera aful extremadamente minoritaria, la forma verbal generizar (engender) y el adjetivo «generizado» que, a mi modo de ver, resultan sumamente eficaces y operativos en determinados contextos cientificos. Por ejemplo, El poder generizado, titulo del libro de Britt-Marie Thuren ( 1 993 ). Esta forma verbal permite enfatizar el caracter cultural de lo «sexual»; por ello, empleare el concepto division 53 generizada del trabajo en Iugar de division sexual del trabajo, noci6n tradicionalmente utilizada en los estudios de genero para definir las diferentes tareas, actividades y ocupacione.s asignadas socialmente a hombres y/o mujeres en los diversos grupos culturales. Mi intenci6n es alejarme del determinismo biol6gico implicito en el termino «sexual». – ldentidad generica o generizada. Virginia Maqueira define Ia identidad generica como «el complejo proceso elaborado a partir de las definiciones sociales recibidas y las autodefiniciones de los sujetos. Entran en juego sentimientos, actitudes, modelos de identificaci6n o de rechazo que se incorporan a traves de todo el ciclo vital y que supone un proceso de afirmaci6n .frente a o de distincion en relaci6n a los demas» (Maqueira, 200 1 : 1 68). En consecuencia, Ia identidad generica o «generizada» no es estable y esta relacionada con las practicas sexuales de las pet:sonas y con Ia evoluci6n en Ia forma de percibirse a si mismas. De este modo, Ia identidad generizada tiene que ver con Ia imagen que las personas, de manera mas o menos consciente, proyectan en el ambito social en relaci6n con Ia ideologia de genero dominante; asi como Ia adecuaci6n, transgresi6n o interiorizaci6n de los valores hegem6nicos en cada momento de sus vidas. La tendencia europea a pensar en forma de oposiciones binarias, y por tanto, conceptuar el mundo en masculino y femenino excluyendo otras posibilidades de identidad de genero condiciona enormemente Ia percepci6n de Ia esencia humana. Precisamente, los transexuales persiguen una reasignaci6n anat6mica del sexo, privilegiando lo biol6gico por encima de lo social; es decir, el sexo por encima del genero, como si Ia reasignaci6n de genitales por si misma comportara Ia adquisici6n de buena parte de los elementos socio-culturales necesarios para ser socialmente integrados sin sufrir exclusion. Del mismo modo, Ia orientaci6n sexual dualmente construida (homo o hetero) crea una imagen de continuidad y estabilidad, mientras que Ia bisexualidad se asocia con promiscuidad y vicio. De ahi el neologismo pansexual u omnisexual, que pretende romper con Ia dualidad implicita en los terminos homo-hetero y bisexual. con objeto de 54 presentar una orientaci6n sexual no determinista. No obstante, hasta que no se produzca un cambio profundo en las mentalidades colectivas que permita Ia aceptaci6n de otras formas de construcci6n de Ia identidad y de las relaciones de genero, es importante apoyar a los colectivos de personas que se definen como transexuales, gays, lesbianas y bisexuales, asi como esta terminologia. Justamente el miedo a los cambios y a Ia desestabilizaci6n del sistema de representaciones de genero esta en el origen de Ia discriminaci6n y de las dificultades para crear neologismos que den cuenta de las nuevas realidades. En este sentido, cabria precisar que el neologismo transgenero abarca las diversas formas de construcci6n de Ia identidad de genero no normativas, y por tanto, engloba tambien a los transexuales, concepto que se refiere a las personas que han experimentado una reasignaci6n quirurgica de sexo o estan en proceso de ello. Y, aunque los grados de exclusion social varian entre los diversos tipos de personas transgenero y transexuales dependiendo de multiples factores, los comportamientos humanos que no se ajustan a las normas binarias sociales son percibidos como desestabilizadores. En una entrevista a una andaluza transexual de hombre a mujer realizada el aiio pasado, esta sefialaba: «Y .. . y entonces no hace falta dejarse llevar por una imagen establecida de lo que debe ser hombre y lo que debe ser mujer, y sentirse un poco … cuando estas mas o menos lejos de esas dos imagenes, sentirte culpable o con vergiienza de estar lejos de eso, sino al contrario, de explorar y vivir las posibilidades que permite eso, con fidelidad a los sentimientos propios y un poco de independencia de las formas culturales con las que te encuentras, es decir, creando tu propia vida a medida que Ia vives, �no? Entonces, a mi eso me esta resolviendo muchas dudas y muchos problemas.» Roles de genero multiples y alternativos La Antropologia ha demostrado que no existe una correcta y universal correspondencia entre sexo y genero. Etnografias recientes han documentado Ia existencia de roles de ge- 55 Cheyenne hataneman, 1 988. Berdache femenina en el campo de batalla vistiendo ropas de hombre. National Anthropological Archives, Smithsonian Institution. nero multiples y genuinos en mas de 1 50 grupos amerindios. Precisamente, Will Roscoe, que recibi6 el premio Margaret Mead de Ia American Antropological Association por sus investigaciones sobre los nativos americanos, ha dedicado los ultimos aiios al estudio de Ia diversidad de roles de genero entre los amerindios. En su recien publicado volumen consagrado al estudio de las identidades de genero, escribe: «La evidencia de Ia multiplicidad generica (en el original, multiple genders) en Norteamerica refuerza Ia teoria del constructivismo social, que sostiene que los roles de genero, las sexualidades y las identidades no son naturales, esenciales ni universales, sino que se construyen a traves de discursos y procesos sociales (Roscoe, 2000: 5). Los terminos amerindios para designar a personas no clasificables segun nuestras categorias occidentales hombre/mu- 56 jer y masculino/femenino son multiples y variados: tibasa que significa «mitad mujeo> en hopi-navajo; mixu ‘ga, literalmente «instruido por Ia luna» en lengua omaha; panaro que se traduce como «dos sexos», etc. Los conquistadores espaiioles, incapaces de comprender los valores positivos asociados a estos roles de genero altemativos, emplearon el apelativo berdache (del persa, bardai: compaiiero homosexual, pasivo y hermoso) para designar a estas personas. Berdache era un termino insultante y asociado al pecado en Ia mentalidad de los espaiioles de Ia epoca, pero se ha mantenido basta nuestros dias, a pesar de que, en general, las culturas amerindias prefieren que se utilice el termino generico two spirits (con dos espiritus) para referirse a estas personas (ya sean hombres o mujeres segll.n los esquemas occidentales). Del mismo modo, en Occidente cada vez son mas frecuentes y socialmente aceptadas las personas que presentan roles de genero altemativos, como es el caso de Ia primera parroca transexual de Ia iglesia anglicana, Ia vicaria Carol Stone, un caso impensable en el ambito del catolicismo, una religion marcadamente conservadora en lo relativo a los roles de genero, al menos en su faceta publica. La etnografia contemporanea (indigena o no) ve los roles de genero multiples como algo normativo en los sistemas amerindios de genero. La existencia de roles de genero altemativos entre los indigenas amerindios ha sido registrada por diversos antrop6logos y antrop6logas a lo largo del siglo XX, pero estos trabajos .han pasado inadvertidos. Este es el caso del articulo de Oscar Lewis sobre las «mujeres con coraz6n de hombre» publicado en Ia revista American Anthropologist ( 1 941 ). Lewis seiial6 que, entre los piegan de Canada, existia un tipo de mujeres que mostraba caracteristicas propias del estereotipo de genero masculino, mujeres agresivas y arrogantes que, incluso, orinaban en publico. Condici6n indispensable para ser considerada «mujer con coraz6n de hombre» era ser rica y estar casada, y en muchos casos, se trataba de las hijas preferidas del padre o habian mostrado algll.n sintoma transgenerizante en Ia infancia. En Ia muestra de Lewis, de 1 09 mujeres casadas, 14 eran del tipo «coraz6n de hombre», una cifra nada despre- 57 Two spirits, etnia zufii, Nuevo Mexico. Carol Stone, primera parroca transexual de Ia iglesia anglicana. ciable. De hecho, los matrimonies entre mujeres se han documentado en mas de 30 grupos etnicos subsaharianos (Carrier y Murray, 200 1: 253), en los cuales, ademas, las lideres politicas femeninas son :frecuentes. Es mas, Evans-Pritchard describi6 la existencia de este tipo de matrimonies entre los nuer, y Gluckman entre los lozi y los zulu (Gluckman, 1950). En general, se trata de alianzas en que una mujer paga el precio de la dote por otra y se casa siguiendo los mismos procedimientos ceremoniales que en el matrimonio heterosexual. De hecho, cuando los rituales del casamiento han terminado, el marido-mujer toma un pariente o vecino var6n para inseminar a su esposa y que esta tenga hijos. La tradici6n religiosa hinduista tam bien reconoce roles. de genero alternatives asociadas a la espiritualidad, como los denominados hijras, varones que tienen roles rituales femeninos 58 especificos. No obstante, en el caso de los hijras de la India y Pakistan, se trata de transgeneros de hombre a mujer, ya que el sistema de genero es mas rigido y dualista que en las sociedades amerindias, donde ni siquiera se reconocen los mismos marcadores anatomicos de sexo que en Europa, como sefi.ala Roscoe (Roscoe, 1 998: 1 26), y apenas existia discriminacion hasta la llegada de los colonizadores espafi.oles y posteriormente britanicos, que eran incapaces de entender estos roles de genero. De manera que, para convertirse en hijra (tambien llamados khusra, khoti o chakka en Punjab y aruvani en Tamil) y asumir gradualmente la feminidad, es necesario pasar de chela (alumno) a gum (maestro). Cada maestro puede vivir con cinco o seis alumnos en una familia hijra y se consideran parte de su linaje. La culminacion de la feminidad es una ceremonia Hamada nirvan (renacimiento), que en numerosos casos va unida a la castracion, y que fue prohibida por los colonizadores britanicos, que tambien borraron de los templos las imagenes de los hijras. Parte de estas personas se dedica actualmente a la prostitucion y sufren discriminacion social aunque no como en Europa, ya que se trata de un rol de genero tradicional. Un ejemplo de ello lo constituye el hijra que aparece en la pelicula Agua de la cineasta de origen hindu Deepa Menta. Ademas, tambien hay hijras con cargos politicos importantes como Asha Davi, que fue elegida alcaldesa de Gorakhpur en el afi.o 2000. Actualmente existe un movimiento de reivindicacion de sus derechos y se re\lnen anualmente durante el mes de mayo en el templo de Koovagan donde se venera a Bauchara Mata, divinidad mitadfemenina y mitad masculina de la religion hinduista. Los hijras, asi como los two spirits y otros grupos de personas transgenero, han tenido y tienen roles espirituales destacados debido en gran medida a la importancia del pensamiento religioso en las culturas de las que forman parte, ya que la espiritualidad impregna la vida cotidiana en numerosas sociedades. De hecho, en la religion catolica, los sacerdotes tambien tienen un rol transgenerico ya que van vestidos con faldas, llevan joyas y pueden vestir col ores que no siempre se corresponden con los propios del estereotipo de genero mascu- 59 lino. Igualmente, las monjas llevan el pelo corto, no utilizan maquillaje y visten en tonos apagados que tampoco corresponden al estereotipo de genero femenino. Ademas, hacen voto de castidad por lo que se podrian incluir en el grupo de asexuales (o celibes), a excepci6n de los grecos-cat6licos que pueden casarse y tener hijos. Del mismo modo, Ia identidad generizada de los inuit no esta en funci6n de su sexo anat6mico sino de su «alma-nombre», es decir, de Ia reencamaci6n (Heritier, 1 996). De pequeiios y pequeiias se crian seg1ln el genero de su «alma-nombre» reencamada, que puede no corresponder con su sexo biol6gico; no obstante, cuando llegan a Ia edad de contraer matrimonio deben realizar las actividades y trabajos de su sexo aparente (Saladin d’ Anglure, 1 978). Tambien los sambia de Nueva Guinea rompen con Ia identificaci6n sexo/genero en los varones, porque tener genitales masculinos significa simplemente ser macho, pero no «ser hombre», ya que Ia masculinidad se construye a traves de Ia producci6n y Ia recepci6n de semen (Herdt, 1 981 ); de manera que Ia homosexualidad masculina esta institucionalizada mientras que Ia feminidad se considera, sin embargo, innata. Por lo que se refiere al Africa subsahariana, Murray y Roscoe subrayan que uno de los mitos que los europeos han construido es Ia ausencia de homosexualidad en las sociedades al sur del Sahara. Pero las ultimas investigaciones antropol6gicas sobre los boy-wives ( chicos-esposa) y las female-husbands (mujeres-maridos) en el Africa subsahariana coinciden en subrayar Ia multiplicidad de los roles de genero. En este sentido, los antrop6logos citados puntualizan: «Para los europeos, los africanos han sido definidos como los mas “primitivos” de todos los nativos del mundo. Como el hombre primitivo se consideraba cercano a Ia naturaleza, gobemado por su instinto y no sofisticado culturalmente, tenia que ser heterosexual, sus energias sexuales debian dirigirse exclusivamente a un prop6sito natural: Ia “reproducci6n biol6gica”» (Roscoe y Murray, [ 1 998], 2001: 11 ). En el caso espaiiol cabe destacar que la discriminaci6n por orientaci6n sexual ha evolucionado positivamente gracias a la conciencia de grupo y las reivindicaciones de gays y lesbianas, 60 que han culminado con Ia aprobacion en el parlamento de Ia ley que permite a las parejas del mismo sexo contraer matrimonio y adoptar nifi.os o nifi.as, ya que numerosas personas han hecho publica su realidad, ofreciendo modelos altemativos y favoreciendo la integracion social. No obstante, resulta llamativa la oposicion frontal de las cabezas mas visibles de Ia Iglesia Catolica espanola y tambien de la mayoria de los miembros del Partido Popular que se han manifestado reiteradamente contra las nuevas familias. De manera que en la actualidad, uno de los colectivos que presenta mayor grado de exclusion social por razones de genero es el de los transexuales. Precisamente, la rigida sexualizacion dual, la percepcion biologizada de los roles de genero y las posibilidades reales de reasignacion de sexo debido a los avances medicos, podrian estar relacionadas con el rechazo que los transexuales presentan en relacion a sus cuerpos. En definitiva, creo que el problema no solo es que exista un orden simbolico que regule el sistema de referencias de genero, y en consecuencia la percepcion y la realidad de las personas que viven en comunidad, ya que los seres humanos somos esencialmente sociales, sino que se castigue, se discrimine y se excluya a personas que demuestren Ia suficiente creatividad para proponer otros roles y formas alternativas de vivir la identidad de genero y Ia sexualidad. En’ definitiva, los ultimos estudios sobre las identidades genericas realizados desde Ia perspectiva de Ia Antropologia del Genero permiten ampliar las opciones humanas de expresion social generizada. Esto significa que pueden existir roles de genero multiples segun las culturas y que no existe una correspondencia univoca entre sexo y genero, ya que se trata de una creacion social. Asi, Thuren subraya, desde una vision constructivista, Ia participacion del concepto genero en Ia organizacion social: «El genero es algo que se construye en la practica, es una idea y funciona como un principio organizador, participa en Ia organizacion social. El numero de generos en una sociedad dada y los criterios para distinguirlos, y que aspectos de Ia vida social organizan a partir del genero y cuales son neutrales en cuanto al genero, y para que ideas culturales se recurre al genero para 61 inspiracion y metaforas … todo eso varia, todo eso es cuestion empirica, a describir en cada caso concreto, y a describir como procesos y practicas, no como entidades estaticas» (Thuren, 1 993 : I 0 I ). Por otra parte, resuita reiativamente frecuente que para denominar otros roles de genero altemativos se utilice el termino tercer genero o transgenero (Blakwood y Wieringa, I 999). Pero no es que exista un tercer genero, que pareceria una mediacion simbolica, como el amarillo entre el rojo y el verde del semaforo, sino que Ia categoria genero esta por encima del pensamiento binario. Es un concepto abstracto, mucho mas dificil de comprender para formas de pensamiento acostumbradas a las oposiciones, pero, precisamente por ello, mucho mas fiel a Ia realidad y mas tendente a Ia objetividad que persigue Ia ciencia. Sexualidad y genero: Ia complejizacion del discurso En los aiios 80, Ia sexualidad comenzo a contemplarse tambien como una construccion social, abandonandose Ia perspectiva bio-esencialista tradicional que, por supuesto, afectaba a todas las corrientes clasicas en Antropologia que presentaban el sexo «como un mandato biologico basico que presionaba contra Ia matriz cultural y debia ser restringido por ella» (Weeks [ 1 986], 1 998: 29). Diversos intelectuales, calificados de postestructuralistas o postmodemistas (Foucault, 1 969, 1 97 6; Derrida, I 967a, 1 967b), plantearon Ia necesidad de transformar las concepciones relativas a Ia sexualidad en el mundo occidental. Foucault ( 1 976) argumento que Ia sexualidad, generalmente concebida como una cuestion privada y natural, es, en realidad, un asunto culturalmente construido seglli1 los intereses politicos de Ia clase dominante. Siguiendo esta linea, Jeffrey Weeks critico Ia concepcion del sexo como una fuerza instintiva reprimida por Ia civilizacion y establecio que «Ia sexualidad solo existe a traves de sus formas sociales y su organizacion social» ([ 1 986], 1 998: 29). 62 Para Ia Antropologia del Genero, resultan muy interesantes las ideas de Foucault sobre el papel del lenguaje en Ia construccion del cuerpo y de las identidades sexuales en relacion con Ia distribucion de poder entre hombres y mujeres (Devaux, 1 994 ). Para Foucault ( 1 969), existen discursos que se consideran socialmente normativos, es decir, que transmiten Ia «verdad», lo que implica que ciertas formas de conocimiento son consideradas veraces mientras que otras no gozan de este estatus superior. A traves de estos discursos ideologicos aparentemente portadores de Ia verdad y Ia norma se puede controlar el pensamiento del grupo. Dichos discursos crearian categorias de identidad intimamente ligadas a lo que se considera «normal» o «anormal» en las sociedades, manteniendo las relaciones de dominacion y poder. Estas imagenes influyen decisivamente en Ia idea que las personas tienen de su propia identidad. Foucault, al igual que las antropologas feministas, se interesa por deconstruir esos discursos de poder que se encontrarian en Ia base de las relaciones de dominacion. En general, el pensamiento de Foucault alerta sobre los peligros de lo que se considera «natural» y lo que es «verdadero» en el imaginario y el discurso colectivo, en relacion con el sexo y Ia sexualidad. Aunque algunas de las ideas de Foucault resultan inspiradoras para el movimiento feminista y para el amilisis de las relaciones de poder entre hombres y mujeres, una de las mayores criticas es que no se ha interesado por Ia construccion social de Ia masculinidad y Ia feminidad como discurso dominante (Butler, 1 990, 1 997; Devaux, 1 994). En realidad, Foucault cae en algunos topicos androcentricos, ya que cuando habla del cuerpo sexuado esta hablando del cuerpo masculino como normativo. Ademas, no analiza las actitudes y comportamientos de las mujeres respecto a las expectativas sociales de como deben sus cuerpos. No obstante, el impacto de las nuevas teorias sobre los cuerpos sexuados socialmente construidos y el caracter social del sexo desestabilizo en gran medida Ia rigida division tradicionalmente asumida en el ambito de Ia Antropologia del Genero, segun Ia cual el sexo se oponia al genero y vi- 63 Sindrome de Klinefelter. ceversa. Este nuevo desafio enfatizo Ia idea de que Ia dicotomia sexo/genero partia de Ia mas amplia oposicion binaria naturaleza!cultura, una matriz en absoluta descomposicion cientifica. En definitiva, se II ego a Ia conclusion de que . el genero tambien construye al sexo, ya que si el genero es una concepcion socio-simbolica construida a partir de las categorias biologicas percibidas en cada sociedad, se desprende que «no hay ninguna construccion sociocultural de cualidade� comportamientos y caracteristicas en ausencia de realidades biologicas percibidas» (Maqueira, 200 1: 1 77). Pero l,hasta que punto existen realidades biologicas puras? Los estados intersexua/es en Ia especie humana constituyen una evidencia cientifica (Fausto-Sterling, 1 998). Es mas, se trata de una realidad tradicionalmente reconocida por Ia medicina y Ia genetica (Maraiion, 1 934; Valentine, 1 971; Gisbert Calabuig, 1 977). Precisamente, en este contexto de deconstruccion del sexo biologico se detecta que el concepto 64 gender surge precisamente del campo de Ia biomedicina, mas concretamente, del ambito de Ia investigaci6n de Ia intersexualidad. Aunque numerosas investigadoras (Scott, 1 986; Ortner, 1 974; Moore, 1 991, etc.) estiman que Ia aparici6n del concepto gender se debe a las primeras feministas americanas, parad6jicamente fue un investigador de Ia sexualidad humana, el doctor John Money, quien utiliz6 por primera vez el termino gender en su acepci6n cultural (Money, 1 955, citado en Fausto-Sterling, 1 997). El citado medico se especializ6 en Ia investigaci6n del hermafroditismo humano y los estados intersexuales (pacientes con genitales ambiguos), fundamentalmente en el estudio del sindrome de Klinefelter (insensibilidad a los andr6genos y feminizaci6n testicular) y el sindrome de Turner (hembras geneticas con sindrome androgenital). Los bebes nacidos con estas alteraciones cromos6micas eran criados conforme al sexo genital al que aparentemente pertenecian, pero segUil iban creciendo y, muy especialmente en Ia adolescencia, se revelaba un programa hormonal que no correspondia a Ia genitalidad. El principal problema que surgi6 era: l,C6mo educar a estos niiios y niiias cuyos genitales no correspondian a su dotaci6n sexual cromos6mica? Esta paradoja puso de relieve el impacto de los valores socioculturales en Ia construcci6n de Ia identidad personal-sexual. De esta forma, surgi6 el concepto de gender para desmitificar Ia categoria sexo y contribuir a Ia comprensi6n de Ia naturaleza social de Ia identidad sexual construida culturalmente. El profesor Money acuii6 asi el termino gender role, que defini6 como: «todo cuanto una persona dice o hace para indicar a los demas o a si misma el grado en que es niiio o var6n, o niiia o mujer, respectivamente» (Money, 1 97 5: 254 ). Los estudios de Money y de otros medicos especialistas en genetica y sexualidad llegaron a Ia conclusion de que: «El sexo cromos6mico no constituye el indicador definitivo del sexo que debe asignarse al paciente. Son factores mucho mas determinantes el fenotipo y el tipo de educaci6n recibida» (Thompson y Thompson [1968], 1 975: 1 82). Precisamente, muchos hombres y mujeres transexuales hablan de «cambio de genitales» y no de «cam- 65 bio de sexo» porque consideran que han pertenecido al mismo sexo (social) desde que nacieron, diferenciando de esta manera el sexo biol6gico (los genitales) del sexo social ( el genero) con el que siempre se han identificado. La antrop6loga Gayle Rubin ( 1 975) ya habia planteado que «hombres y mujeres estaban mas cerca unos de otros que cualquiera de ellos/as respecto a otras cosas», por lo que Ia idea de que son categorias excluyentes debia haber surgido de algo que estaba al margen de Ia oposici6n «natural» entre ambos (Rubin, 1 975 : 1 79). Rubin acufi6 asi el concepto sistema sexo/genero dando cuenta de Ia interrelaci6n entre ambos conceptos y enfatizando que el parentesco y el matrimonio eran factores determinantes en Ia interpretacion del genero. Posteriormente (Rubin, 1 984) critic6 su propia definicion al considerar que el sexo no es una realidad estable y universal, una idea que, en cierto modo, estaba implicita en su anterior trabajo y que ha sido retomada y ampliamente desarrollada – I en los anos 90. Pero si los planteamientos postestructuralistas han cuestionado las visiones univocas de Ia sexualidad y los cuerpos sexuados contribuyendo a Ia complejizaci6n del discurso sobre el genero al romper con las dicotomias naturalezalcultura y biol6gico/social; Ia teoria queer (Kosofky, 1 993 ; Butler, 1 990; Preciado, 2002), que analizare mas adelante, ha contribuido definitivamente a desestabilizar los conceptos sexo, genero_y sexualidad. Butler (1990) entiende que Ia categoria genero es fruto del discurso heteronormativo que no da cuenta de otras practicas sexuales y considera necesaria Ia construcci6n de nuevas identidades que rompan con los c6digos heteronormativos. Este proceso deconstructivo del genero ha permitido, como sefiala Teresa del Valle, «rescatar categorias de identidades sexuales como el lesbianismo y Ia homosexualidad, que estaban ocultas en Ia marginalidad ( . . . ) y estas aportaciones han hecho posible hablar de sexualidades sin fijar para ello ejes, limites, binomios que marginen a sectores importantes de Ia poblaci6n» (Valle, 2000: 1 9). En este sentido, ·Ia Antropologia Social se ha revelado una ciencia fundamental para comprender los matices del 66 «genero». En primer Iugar, las investigaciones antropol6gicas han demostrado que existen sociedades que reconocen mas de dos sexos y, por tanto, mas.. de dos generos; es decir, que las culturas construyen los sistemas sexo/genero de diferentes formas y que no siempre dividen a la humanidad en hombres y mujeres (Nanda, 2000; Murray y Roscoe, 2001). Asimismo, se concluy6 que no todas las sociedades definen la homosexualidad o la heterosexualidad del mismo modo que las sociedades euroamericanas contemporaneas (Roscoe, 2000). Por ejemplo, el hecho de que la orientaci6n sexual se represente en el imaginario colectivo occidental como algo estable que afecta a Ia totalidad de Ia personalidad y Ia identidad ha llevado a graves errores conceptuales respecto a la utilizaci6n de Ia categoria «genero» en relaci6n a Ia construecion social de la masculinidad y Ia feminidad. Como sefiala Teresa de Laurentis, otra te6rica queer: «parad6jicamente, la construcci6n del genero se realiza tambien mediante su propia deconstrucci6n, y tambien a traves de cualquier discurso, feminista o no, que intente rechazarlo o minimizarlo como falsa representaci6n ideol6gica» (Lauretis, 2000: 36). Pero, aunque considero que el proceso actual de redefinici6n y reelaboraci6n del genero, en tanto que categoria abstracta de analisis socio-cientifico, es muy fructifero, creo que aun falta mucho camino por recorrer, ya que las teorias postestructuralistas y queer han abierto una nueva via de investigaci6n aun por consolidar. La terminologia empleada en ambos campos de investigaci6n es aun confusa y problematica. De hecho, Rosi Braidotti (2004) critica duramente el concepto genero por su naturaleza politicamente imprecisa. Por todo ello, siendo consciente de las limitaciones e incluso la falta de base bio-cientifica del concepto sexo bio- 16gico tal y como se ha venido utilizando en Antropologia del Genero hasta el momento, y siendo tambien consciente de la necesidad de construir nuevas identidades genericas y componentes del genero que den cuenta de las practicas sexuales no normativas, creo que continua siendo pertinente definir el genero como la construcci6n social de los atributos correspondientes a las categorias biofisiol6gicas percibidas 67 en cada sociedad relativas a las identidades genericas y los comportamientos psicosociales que marcan las relaciones de poder establecidas. Esta es la raz6n por la que utilizare a lo largo de este libro una definicion de genero multidimensional y relacional, ampliamente aceptada en la antropologia especializada; es decir, empleare el genero como una categoria analitica abstracta aplicable a la construcci6n de la masculinidad, la feminidad, la androginia u otras categorias socio-biol6gicas definidas en cada sociedad que permite estudiar los roles, estereotipos, relaciones de poder y estratificaci6n establecidas. En cualquier caso, creo que la fluidez de los debates actuales en tomo al genero pone de manifiesto la vitalidad de la Antropologia del Genero y el futuro prometedor que nos augura el siglo XXI. Una sintetica recapitulaci6n de la evoluci6n cronol6gica del concepto genero en los ultimos 20 aiios reflejaria cuatro rupturas conceptuales fundamentales: 68 a) Ruptura con Ia identificacion sexo/genero. En un primer momento se argumenta que el sexo biol6gico no es destino y la etnografia demuestra que no existen cualidades innatas y universales aplicables a hombres y mujeres en todas las culturas. De esta manera, el genero, en tanto que construcci6n social, viene a cubrir esta laguna, revehindose un concepto interdisciplinarmente operativo. b) Ruptura con Ia dualidad generic a. El concepto genero, que naci6 por reacci6n al sexo, se habia construido igualmente de forma binaria; pero esta dualidad (masculino/femenino) no resultaba operativa, ya que no daba cuenta de otras pnicticas y construcciones identitarias multiples, por ello se redefine como una categoria analitica abstracta, multidimensional y relacional. c) Ruptura con Ia dualidad sexual. Los estudios sobre sexualidad plantean que el sexo tambien se construye socialmente y la etnografia argumenta que existen otras nociones al margen de hombre y mujer en di- ferentes culturas, ello conduce a una redefinicion del genero cuya base senin las diversas «percepciones socio-sexuales propias de cada sociedad» en Iugar del sexo biologico. d) Ruptura con Ia heteronormatividad. El surgimiento de discursos que denuncian que el genero invisibiliza las pnicticas y orientaciones sexuales al margen de Ia heteronormatividad obliga a un replanteamiento de las teorias cuya meta es tener en cuenta como afectan las sexualidades no normativas a Ia construecion del genero. 69 2 Recuperar la memoria: antrop6logas pioneras Las principales corrientes de pensamiento en la construcci6n del conocimiento antropol6gico (me refiero al evolucionismo, el funcionalismo, el difusionismo, el particularismo hist6rico y el estructuralismo) hacian gala de un marcado androcentrismo, propio del contexto sociocultural y del proyecto politico-ideol6- gico dominante en la epoca (Amoros, 1 985). Dnicamente personalidades individuates, como Margaret Mead, enmarcada en la corriente de «Cultura y Personalidad», y otras antrop6logas pioneras como Phyllis Kaberry, Elsie Parsons, Audrey Richards o Mary Smith, dificilmente clasificables, se preocuparon por presentar a las mujeres como verdaderos sujetos del discurso, relatando sus contribuciones al ambito simb6lico, destacando sus aportaciones a la economia grupal, descubriendo el canicter productivo de sus actividades o simplemente haciendonos ver que existian y que no solo eran madres, hermanas o abuelas, es decir, eslabones en las cadenas del parentesco. La incorporaci6n de etn6grafas y antrop6logas, preocupadas por conocer Ia situaci6n de las mujeres en otras sociedades, cambi6 el rumbo androcentrico que habia marcado Ia disciplina. 71 En este capitulo tratare las aportaciones de tres antrop6logas precursoras: Parsons, Fletcher y Kaberry, que podriamos situar cronol6gica e intelectualmente en Ia primera corriente denominada Antropologia de las Mujeres. A continuaci6n analizare con mayor detenimiento las contribuciones fundamentales de Ia fil6sofa Simone de Beauvoir y de Ia antrop6loga Margaret Mead a Ia germinaci6n del concepto de genero. Ambas cientificas sociales contribuyeron enormemente a Ia deconstrucci6n del determinismo biol6gico en las relaciones entre hombres y mujeres, una de las bases de Ia actual Antropologia del Genero. ANTROP6LOGAS Y FEMINISTAS Recuperar Ia memoria de las primeras antrop6logas y etn6grafas que contribuyeron al posterior desarrollo de Ia Antropologia del Genero es fundamental para comprender los origenes de Ia disciplina. AI tiempo que aprendemos, les rendimos un homenaje por su coraje al desarrollar su trabajo intelectual en un mundo a menudo hostil hacia las mujeres. En este sentido, estoy plenamente de acuerdo con Stolcke: «Prefiero rescatar a algunas ancestras “prehist6ricas” de lo que hoy se conoce por Ia Antropologia del Genero por ser tan poco conocidas, no solo en este pais. En estos tiempos de producci6n tan acelerada de saberes instrumentales fugaces y descartables, hace mucha falta hacer una pausa para recobrar memorias» (Stolcke, 1 996: 336). En cierto modo, prepare este tema inspirada por el articulo de Stolcke en el que plantea las dificultades que compartieron las primeras antrop6logas en «hacer oir las voces de las mujeres» (Stolcke, 1 996: 337). Voces de mujeres El auge del movimiento sufragista y, en general, el avance del movimiento feminista en Euroamerica impuls6 Ia realizaci6n de investigaciones sobre las mujeres. La antropologia 72 tambien se vio afectada por el nuevo rumbo social y algunas etn6grafas, personalidades individuates, se acercaron al conocimiento de las experiencias de vida de las mujeres de otras sociedades. La mayoria de estas antrop6logas pioneras estaban relacionadas, de un modo u otro, con el incipiente movimiento feminista. Uno de los meritos de estas primeras antrop6logas fue introducir noticias etnognificas sobre mujeres de otras culturas, al tener muy en cuenta los testimonios de las informantes femeninas. Hasta entonces, Ia generalidad de los datos etnognificos recogidos tendian a utilizar un material etnognifico fundamentalmente producido por informantes varones, tomando el punto de vista de los hombres por el de Ia sociedad en su conjunto. Si los antrop6logos habian subestimado el aporte de las mujeres a Ia economia del grupo, excluyendolas de las manifestaciones simb61icas, ciertas antrop6logas subrayaron el papel crucial desempeftado por las mujeres en los trabajos de subsistencia, Ia importancia de los rituales femeninos y el respeto que los varones, en muchas ocasiones, mostraban hacia elias (Moore, 1 999). Sin embargo, a pesar de que estas antrop6logas realizaron minuciosas investigaciones de campo, enfocando las mUltiples identidades, poderes y estatus de las mujeres en distintas culturas (Mukhopadhyay y Higgins, 1 988; Quinn, 1 977), quedaron relegadas a un segundo plano, casi olvidadas, apenas citadas y, a lo sumo, integradas en el contexto academico como «asuntos de mujeres» (Stolcke, 1 996: 337). Si anteriormente analice Ia frecuencia de Ia entrada «genero» en los diccionarios de Antropologia mas utilizados, en este caso he constatado Ia ausencia de las antrop6logas precusoras de Ia Antropologia del Genero en las «entradas por autom de los mismos diccionarios (Bonte-Izard [1991], 2000; Barfield [1997], 2000). Las primeras antrop6logas que contribuyeron al estudio de las mujeres en las diferentes culturas y, en consecuencia, a recuperar las voces de las mujeres e indirectamente al desarrollo de Ia perspectiva de genero en Antropologia, constituyen un grupo valioso y significativo: Audrey Richards, Phyllis Kaberry, Mary Smith, Elsie Clews Parsons, Alice 73 Fletcher, Laura Bohanan, Cora du Bois, etc. Cabe seiialar que las pioneras anglosajonas se formaron principalmente: a) en Estados Unidos, en tomo a Ia escuela de Franz Boas en Ia Universidad de Columbia, y b) en Gran Bretaiia, en torno a Ia figura de Bronislaw Malinowski. Con frecuencia tenemos Ia impresi6n de que los unicos datos cientificos producidos a partir de un intenso trabajo de campo entre grupos amerindios a finales del siglo XIX fueron los recopilados por Lewis Morgan. Pero Alice Fletcher y Elsie Parsons formaron parte de Ia primera ola de investigaciones etnognificas sistematicas sobre los grupos nativos americanos. Por su parte, Phyllis Kaberry es un elemento clave en el conocimiento de los grupos aborigenes australianos, igualmente eclipsada del elenco de antrop6logos eminentes. Alice Fletcher y los omaha Una de las mas notables cientificas feministas fue Alice Cunningham Fletcher (1838-1923), que pertenece a Ia primera generaci6n de antrop6logas profesionales. De hecho, se trata de la primera mujer con un puesto de profesora remunerado en la Universidad de Harvard. Fletcher se implic6 en el movimiento sufragista y cooper6 activamente en Ia fundaci6n de Ia Association for the Advancement of Women (Asociaci6n para el Avance de las Mujeres), fundada con el objetivo de promocionar a las mujeres. Alice Fletcher naci6 el 15 de marzo de 1 838 en La l-Iabana (Cuba), ciudad a Ia que su familia se desplaz6 debido a problemas de sahid del padre. Una vez muerto este, se trasladaron a Brooklyn y Alice se educ6 en diferentes escuelas elitistas de Nueva York. – . El interes de Fletcher por Ia antropologia no se debe a una vocaci6n temprana, ya que comenz6 su carrera antropol6gica en Ia madurez. En 1 881 viaj6 a Dakota para vivir con las mujeres sioux y transcribir sus vidas, acompaiiada por Sussete La Flesche, una india omaha. Posteriormente adopt6 a un nino 74 Alice Fletcher realizando trabajo de campo. omaha, Francis La Flesche, que para sorpresa de todos, se convirtio igualmente en etnografo. A partir de entonces trabajo en Nebraska con los indios omaha, sioux, pawnee y nez perce. La siguiente frase, extraida de su diario de campo (National Anthropological Archives, Smithsonian Institution) y escrita en octubre de 1 881, dibuja su personalidad y refleja sus intereses y preocupaciones por hacer audible Ia voz de los nativos americanos: «Viviendo con mis amigos indios … me di cuenta de que era una extranjera en mi propia tierra. Queria haec audible Ia voz de los primeros pueblos de America.» Se trata de un trabajo de campo sin precedentes, ya que Fletcher, ademas de ser soltera, con lo que ello significaba en Ia epoca, no tenia conocimientos de lenguas nativas y muy poca formacion antropologica cuando comenzo a investigar, pero tenia una gran determinacion, opiniones muy solidas y una gran capacidad de observacion. Fue una activista reconocida y sus intereses fundamentales se centraron en las poblaciones amerindias. Fletcher publico un total de 29 articulos en prestigiosas revistas de 1a epoca, que podemos dividir en tres grandes grupos: a) revistas de antropo1ogia y arqueologia: American Anthropologist, donde tiene diferentes textos pub1icados entre 1 889 y 1913; American Journal of Archeology (entre 1 903 75 y 191 1 ), Art andArqueology (entre 1 893 y 1 920); b) revistas literarias sobre folclore popular o con una clara perspectiva «amistosa» con los pueblos nativos norteamericanos como Indian s friend ( 1 890), Journal of American Folklore (entre 1 888 y 1 892); y c) revistas especificas de musica, como Music (entre 1 888-1 893), donde publica sus investigaciones sobre canciones, ritmos y etnomusicologia. Los temas tratados por esta antrop6loga son muy variados, por ejemplo: el culto de las estrellas entre los pawnee, Ia vida en el hogar de los nativos norteamericanos, los juegos, Ia celebraci6n del 4 de julio entre los indios, Ia preparaci6n de los indios para Ia ciudadania, el significado del vestido, los rituales de cambio de nombre entre los pawnee, las costumbres domesticas entre los omaha, etc. Toda su bibliografia esta publicada en ingles y, a juzgar por las revisiones sistematicas de bibliografia que he realizado, desgraciadamente no existe ningun texto suyo traducido al espaiiol. En los Archivos Nacionales de Antropologia (National Anthropological Archives) del Smithsonian National Museum of American History se encuentra su diario de campo de los meses de septiembre y octubre de 1 881. He traducido uno de los parrafos recogidos en esta narraci6n con Ia intenci6n de mostrar su percepci6n de las relaciones entre «blancos» y «amerindios». El texto seleccionado dice asi: «Cuando nos sentamos para cenar, Wajapa dijo: “Creo que todos los hombres blancos mien ten” … Mire hacia arriba mientras hablaba y le encontre minindome de manera seria y concentrada, algo que nunca olvidare. Era su memoria basada en hechos. No habia aparentemente replica posible, dos razas confrontadas y Ia mia fundamentalmente culpable.» Por otra parte, es cierto que algunos presupuestos de Ia obra de Alice Fletcher pueden parecemos anticuados a los ojos de Ia antropologia actual, como ocurre con Ia mayoria de las personalidades cientificas revisadas desde una perspectiva contemporanea. Por ejemplo, Fletcher estaba en gran medida convencida de que era necesaria Ia aculturaci6n de los amerindios para su supervivencia, ya que pensaba que, de otro modo, los pueblos nativos desaparecerian. 76 Alice Fletcher estaba muy interesada en las costumbres de los amerindios y estuvo politicamente implicada en el reconocimiento de sus derechos. No obstante, no cabe duda de que su agudeza en Ia percepci6n de Ia vida cotidiana de los amerindios, asi como sus contribuciones etnognificas, son pi lares fundamentales para Ia comprensi6n de Ia historia y Ia realidad estadounidense contemponinea. 77 Elsie Clews Parsons entre los indios pueblo Otra de las etnografas pioneras que presento en este libro es Elsie Clews Parsons, Ia cual se doctoro en Sociologia por Ia Universidad de Columbia en 1 899, consagnindose posteriormente a Ia investigacion antropologica bajo Ia direccion de Franz Boas, con quien trabajo durante aiios. Con el tiempo y gracias a su dedicacion, Parsons llego a convertirse en Ia presidenta de Ia Asociacion Americana de Antropologia (Hare, 1 985). En parte, su prestigio se debe a Ia publicacion de diversos articulos centrados en Ia realidad de las mujeres de su epoca, cuyo contenido planteaba cuestiones como Ia actualidad del feminismo y el rechazo de los convencionalismos respecto al rol de las mujeres, Ia importancia de Ia educacion superior para las feminas, el feminismo y Ia etica sexual, las mujeres en Ia familia americana, Ia religiosidad femenina, las relaciones entre feminismo y familia, etc. (Hare, 1 985). En 1 906 publico un libro titulado The family: an ethnographical and historical outline, en el que analizaba Ia construccion de Ia familia desde Ia perspectiva de Ia antropologia historica. Posteriormente se dedico durante algunos aiios a acompaiiar a su marido, un conocido parlamentario republicano, en sus viajes a traves del mundo. Y mas adelante, publico otro libro: The old fashion woman: primitive fancies about sex (1913). Podemos decir que Elsie Clews fue una escritora prolifica, ya que entre sus publicaciones se cuentan al menos 1 34 articulos. Un numero importante de sus trabajos corresponde a Ia reproduccion de historias, cuentos o leyendas sobre mitos indios, un magnifico material para el estudio de Ia simbologia y Ia tradicion amerindia. Ademas, escribio numerosos articulos de antropologia y folclore popular en las mas prestigiosas revistas de Ia epoca, entre las que citare American Anthropologist (entre 1915 y 1 942 tiene publicados, al menos, 18 articulos ), American Journal of Sociology (entre 1 906 y 1914 ), Anthropos (entre 1916 y 1 921 ), Journal 78 of American Folklore (entre 1 920 y 1 941, con un total de 11 articulos publicados ), Folcklore ( 1918-1919), etc. Igualmente publico algunos trabajos en revistas de literatura, etica y humanidades como Dial ( 191 8), International Journal of Ethics (entre 1915 y 1917) o Annales (1914). Las cuestiones tratadas por Elsie Clews Parsons son muy variadas y muestran el canicter creativo y emprendedor de esta antrop6loga. Gran parte de sus publicaciones sobre los indios pueblo proceden de un importante trabajo de campo, realizado a lo largo de 25 aiios (a partir de 1915), periodo en que convivi6 muy de cerca con los pueblo y con otros grupos amerindios. Esta ingente etnografia le permiti6 tratar temas como las creencias sobre Ia muerte, las ceremonias hopi, Ia magia entre los zuni, Ia amistad como categoria social entre los zuni, los rituales y paralelismos entre los pawnee y los pueblo, las relaciones de parentesco, diversos aspectos de Ia nomenclatura, el papel de los clowns sagrados de los pueblo, el mito del origen de los zuni, los cuentos navajos y las historias de origen espaiiol conservadas y transmitidas a traves de los siglos por los indios de Nuevo Mexico, etc. Asimismo, cabe subrayar su importante trabajo de reconstrucci6n de Ia historia de los diferentes pueblos amerindios, como los hopi, entre otros, y tambien sus escritos sobre arqueologia. Sus investigaciones sobre lo que determina las normas sociales y culturales de comportamiento continuan formando parte de debates actuates. Phyllis Kaberry y las aborigenes australianas Sin duda, Ia mas conocida de las antrop6logas pioneras sea Ia australiana Phyllis Kaberry ( 1 920-1 977), otro importante polo del movimiento feminista. Se trata de una de las primeras intelectuales que reconocieron Ia necesidad de investigar a las mujeres en sus contextos sociales. Kaberry estudi6 en Ia Universidad de Sidney (Australia), Ia unica universidad que ofrecia un curso completo de antropologia en Ia epoca (Stolcke, 1 996: 338). Posteriormente parti6 a Gran 79 Bretaiia, donde realiz6 su tesis bajo la direcci6n de Malinowski en la London School of Economics. En Londres conoci6 tambien a la antrop6loga Audrey Richards, con quien trabaj6 como asistente de investigaci6n. El hecho de via jar a la metr6poli para continuar sus estudios pone de manifiesto que creci6 en el seno de una familia burguesa cuyos ingresos le otorgaron ciertas facilidades para desarrollar su vocaci6n antropol6gica. Pero, antes de partir bacia Londres, Kaberry ya habia consumado varios aiios de trabajo de campo entre los aborigenes australianos en la region de Kimberley, en el norte de Australia. PreciSamente, sus notas de campo se conservan en la Bristish Library of Political and Economical Sciences (London School of Economics). El primer trabajo de campo de Kaberry” (entre los aborigenes del norte de Australia) comenz6 en los aiios 30, y se implic6 de lleno en su investigaci6n basta el punto de salir a cazar con los nativos y trabajar en la recolecta con las mujeres (Stolcke, 1 99�: 338). El primer libro publicado por Phyllis Kaberry fue Aboriginal woman, sacred and profane ( 1 939), que versa sobre diversos aspectos significativos de la realidad cotidiana de los aborigenes australianos. A pesar de que el titulo hace menci6n explicita de las mujeres, este trabajo examin6 tanto a hombres como a mujeres, otorgando especial interes a las relaciones entre ambos, especialmente en el ambito de la religiosidad. A traves de su etnografia, Kaberry puso de manifiesto el elevado grado de autonomia de las aborigenes – australianas y la relativa igualdad entre hombres y mujeres. Ademas, atribuy6 la independencia de las mujeres a su doble rol material y simb6lico; es decir, a su importante contribuci6n a la economia del grupo y a la trascendencia de los rituales femeninos (1939: 1 42-277). Antes de que se publicara el libro de Kaberry, las sociedades australianas de cazadores y recolectores habian sido esencialmente estudiadas en funci6n de las teorias evolucionistas, reclamando supervivencias del pasado. No en vano, Australia era el 1lnico continente poblado exclusivamente 80 por cazadores-recolectores antes de Ia llegada de los europeos. Precisamente, Lewis Morgan ( 1 877) utiliz6 los datos etnognificos sobre los aborigenes para argumentar Ia hip6tesis de Ia promiscuidad primitiva, Durkheim para estudiar las formas elementales de Ia vida reljgiosa (1912), el funcionalista Malinowski ( 1913) para analizar Ia universalidad de Ia familia y, posteriormente, Levi-Strauss (1949) para investigar los sistemas de parentesco. La importancia del trabajo de Kaberry radica en que rompe con Ia hip6tesis de Ia universalidad de Ia subordinaci6n femenina, al demostrar etnognificamente Ia existencia de sociedades de cazadores-recolectores en que las mujeres no estaban sometidas. El enfasis puesto en la relevancia del rol de las mujeres en Ia sociedad aborigen revelo que era err6neo considerarlas como meramente «subyugadas». Por esta raz6n, sus tesis tuvieron gran repercusi6n en Ia antropologia de los afios 70. Asi, antrop6logas como Leacock, entre otras, recuperan sus trabajos para apoyar sus teorias respecto a Ia autonomia de las mujeres en las sociedades sin clases (Leacock, 1 978: 250-25 1 ). Posteriormente, Kaberry emprendi6 un prolongado trabajo de campo en Bamenda (provincia nordeste de Ia Republica de Cameron), que culmin6 con la publicaci6n de su libro Women of the Grassfields. A study of the economic position ofwomen in Bamenda, British Cameroons ( 1 952). Este volumen esta centrado en el trabajo rural de las mujeres y el desarrollo local, una investigaci6n original e innovadora en una epoca en que los modelos econ6micos de desarrollo ignoraban por completo a las mujeres y sus contribuciones al mundo laboral. Como explica Darryl Forde en el prefacio del libro, esta investigaci6n responde a la demanda de l.as autoridades coloniales que convocaron una beca para el estudio de estas poblaciones con especial atenci6n al rol de las mujeres, debido, entre otras razones, a la preocupaci6n del gobiemo colonial por la alta mortalidad infantil. No cabe duda de que Ia experiencia de Kaberry con las mujeres aborigenes en Australia y Ia solidez de su trabajo de campo fueron su trampolin para Ia obtenci6n de esta beca. 81 Anfitrionas en las fiestas del pueblo de Aghem. Fotografia extraida del libro de Phyllis Kaberry Women of the Grassfie/ds. En este importante volumen, Kaberry muestra que, aunque Ia tierra pertenece a los hombres de un linaje bajo Ia autoridad de un jefe, en el contexto domestico, las mujeres, como esposas de esos hombres, ejercen control real respecto al uso de Ia tierra en virtud de sus derechos como productoras en las cosechas que elias cultivan. AI prestar atencion al ambito domestico femenino hizo visible el control real que las mujeres ejercian, como esposas, sobre el uso de Ia tierra (Stolcke, 1 996: 339). Phyllis Kaberry fue una de las primeras antropologas que planteo que las mujeres tambien eran duefias de Ia tierra en funcion de Ia sucesion y Ia residencia. Por otra parte, su trabajo establecio que cualquier politica de desarrollo economico debia tener en cuenta a las mujeres. Ademas de los voltunenes citados, Kaberry publico al menos 26 articulos en acreditadas revistas que podriamos dividir en tres grandes grupos: 1) revistas especializadas en investigaciones africanistas como Africa ( 1 959), African Affairs ( 1 950), Cahier d ‘etudes africaines ( 1 962), donde publico textos sobre mitos y rituales, las mujeres o Ia tierra en el Cameron Britanico; 2) revistas clasicas de antropologia como Man (entre 1 939 y 1 968) o Folck/ ore ( 1 93 8), en las que publico cuestiones relacionadas con su trabajo de campo tanto en Cameron como en Australia; y 3) revistas especializadas como Oceania (entre 1 934 y 1 942) don de escribio sobre Ia organizacion politica y las leyes entre los abelam de Nueva Guinea, las 82 costumbres en Ia zona del rio Sepik ( donde tam bien realiz6 trabajo de campo Margaret Mead), los llamados «espiritus de los nifi.os» en el noroeste australiano, las ceremonias de muerte en Australia, etc. Su dedicaci6n al trabajo antropol6gico y su prolifica obra contribuyeron a que en 1 957 recibiera la Rivers Memorial Medal en reconocimiento a sus investigaciones. Phyllis Kaberry goz6 de gran prestigio en el campo antropol6gico. Antrop6logas como Sykes y Rohrlich-Leavitt la consideran una etn6grafa de las que «consiguen una perspectiva autenticamente emic-etic» (Rohrlich-Leavitt y Sykes [1977], 1 979: 59). Otra antrop6loga australiana, Sandy Toussaint, ha dedicado recientemente un libro titulado Phyllis Kaberry and me. Anthropology, History and Aboriginal Australia ( 1 999) a su compatriota Phyllis Kaberry, en el que compara las investigaciones que esta realiz6 en los afi.os 30 con su experiencia de campo como antrop6loga en la misma zona durante los afi.os 80 y 90, es decir, 60 afi.os despues. La intenci6n de Toussaint no es desautorizar a Kaberry ni mostrar sus errores, y aunque no este de acuerdo en algunas de sus conclusiones, subraya que nadie tiene Ia verdad en las interpretaciones que hacemos de las culturas, sino que depende de nuestra mirada, de Ia forll_la de escuchar y vivir en momentos hist6ricos –colectivos e individuates- concretos. LA CONSTRUCCI6N SOCIAL DE LA MUJER COMO ALTERIDAD La feminidad no es una esencia ni una naturaleza: es una situaci6n creada por las civilizaciones a partir de ciertos datos fisiol6gicos SIMONE DE BEAUVOIR, 1 945 La influencia de las teorias de Ia fil6sofa Simone de Beauvoir en los estudios de genero es primordial y no siempre ha sido suficientemente reconocida. Entre sus aportaciones fundamentales, podria destacar sus reflexiones en tomo a diferentes cuestiones como: a) las causas de Ia subordinaci6n 83 Simone de Beauvoir con Jean-Paul Sartre en 1 954. femenina, b) el canicter social de Ia construcci6n de Ia feminidad, c) el impacto de Ia matemidad en Ia vida de las mujeres y sus posibles consecuencias sociales, d) Ia infravaloraci6n de Ia productividad de las mujeres, o e) el androcentrismo de las teorias psicoanaliticas respecto a Ia libido femenina. Desde mi punto de vista, es incuestionable que las teorias de Beauvoir en tomo a Ia construcci6n social de Ia feminidad, y por extension de Ia masculinidad, han sido determinantes para el desarrollo y Ia evoluci6n del concepto genero como categoria de analisis cientifico. Simone de Beauvoir y el «sexo social» La extensa obra de Ia fil6sofa francesa Simone de Beauvoir, y muy especialmente su conocidisimo tratado El segundo sexo, constituyen el germen del desarrollo de Ia noci6n de genero en Europa, por lo que considero fundamental introducir sus teorias en un libro sobre Antropologia del Genero. El segundo sexo es un texto valiente y revolucionario, que fue publicado por primera vez en 1 949, apenas cuatro aiios despues de Ia consecuci6n del voto para las mujeres en Francia. Beauvoir argumenta a lo largo de dicho volumen que 84 las rnujeres han sido definidas por los varones en Ia historia de Occidente y que, por tanto, cualquier intento de romper con Ia tradicion constituia un riesgo para elias. En esta linea, Beauvoir defendio que no existian caracterlsticas innatas (o biologicas) que correspondieran exclusivamente al sexo femenino, un postulado que provoco una enorme controversia en una sociedad marcada por el pensamiento biologicista y que, sin duda, marco los origenes de Ia construccion teorica en tomo al universo conceptual del genero. La influencia de Ia obra de Beauvoir ha sido tal, que incluso Thomas Laqueur subrayo en su reciente libro sobre La construcci6n del sexo. Cuerpo y genero desde los griegos hasta Freud: «En cierto sentido mi trabajo es una elaboracion de Ia reivindicacion de Simone de Beauvoir de que las mujeres son el segundo sexo» (Laqueur, 1 994: 11 ). Pero las teorias de Beau voir no solo han incitado a los cientificos sociales a profundizar en Ia investigacion sobre Ia construccion social del sexo y Ia sexualidad, sino que tambien han dejado una impronta indeleble en Ia historia y Ia evolucion de las Ciencias Humanas. Por ejemplo, para comprender el impacto de sus teorias en Antropologia Social podemos citar precisamente al acreditado antropologo britanico Evans-Pritchard [1955], 1 975),�uien no puede evitar referirse a las provocadoras ideas de Beauvoir censurandolas: «Es indudable que en toda sociedad las nifias y adolescentes se ajustan o son ajustadas por sus mayores para representar lo que ha de ser una mujer en tal sociedad; pero entender como hacen autoras tales como Margaret Mead y Simone de Beauvoir –esta ultima en su notable libro Le deuxieme sexe ( 1 949)-que las diferencias temperamentales y sociales entre los sexos son simplemente un producto del condicionamiento cultural es una reificacion que nada explica»I{Evans-Pritchard [1955], 1 975: 53). Es evidente que el pensamiento de Beauvoir produce en Evans-Pritchard una mezcla de admiracion y rechazo, una reaccion que probablemente constituyo un Iugar com1ln entre numerosos intelectuales de Ia epoca. De hecho, abundaban los detractores de Simone de Beauvoir, que ademas, procedian de todos los campos politicos; Ia 85 derecha condenaba su obra por Ia «perversidad» de sus razonamientos y Ia izquierda planteaba que la fil6sofa erraba al concluir que el opresor era el hombre cuando Ia liberaci6n de las mujeres dependia, a su parecer, exclusivamente de Ia lucha de clases. Cabe destacar que El segundo sexo ( 1 949) estuvo incluido en el indice de libros prohibidos por el Vaticano y que, al mismo tiempo, era uno de los libros de cabecera de numerosas integrantes del movimiento feminista. No cabe duda de que Ia compaiiera sentimental de JeanPaul Sartre sigue siendo hoy objeto de amilisis y polemica. Ademas, Beauvoir pone de manifiesto sus conocimientos antropo- 16gicos a lo largo de los diferentes capitulos de El segundo sexo; me refiero fundamentalmente a las diversas citas y alusiones a los trabajos estructuralistas de Levi-Strauss, quien, ademas, le habia enviado las pruebas de su tesis sobre las Estructuras elementales del parentesco para solicitar su opinion antes de publicarla. Pero Beauvoir tambien hace referencia a las investigaciones de Malinowski, Frazer y Levy-Bhrul, entre otros, a los que menciona en diversas ocasiones. Sin embargo, y parad6jicamente, no tengo constancia de que Beauvoir conociera las investigaciones que estaba llevando a cabo la antrop6loga Margaret Mead en Estados Unidos, a pesar de la popularidad de esta. Quiza las conexiones entre los y las intelectuales europeos eran mas habituales que las comunicaciones transatlanticas y ambas investigadoras nunca llegaron a conocerse. En cualquier caso, no deja de sorprender que dos mujeres excepcionales como Beauvoir y Mead, que investigaban en ambitos cientificos tan cercanos como la filosofia y la antropologia, y que ademas consagraron gran parte de su producci6n intelectual a constatar el caracter cultural de Ia construcci6n de Ia feminidad y la masculinidad, nunca llegaran a citarse mutuamente. «El segundo sexo»: una /ectura antropo/Ogica Uno de los grandes aciertos de Beauvoir fue plantear la pertinencia de Ia aplicaci6n de las categorias otro y a/teridad a las mujeres. Como ella misma seiial6: «La mujer se 86 determina y se diferencia con respecto al hombre, y no a la inversa; ella es lo inesencial frente a lo esencial. El es el Sujeto, es el Absoluto: ella es la Alteridad. La categoria Otro es tan originaria como Ia conciencia misma. En las sociedades mas primitivas, en las mitologias mas antiguas, encontramos siempre Ia dualidad que es la de lo Mismo y lo Otro. Ningun colectivo se define nunca como Uno sin enunciar inmediatamente al Otro frente a si» (Beauvoir [1949], 2000: 64). Esta imagen de la construccion de las mujeres como alteridad florece constantemente a lo largo de El segundo sexo, ya que su obj etivo principal es «mostrar como se ha construido Ia realidad femenina, por que Ia muj er ha sido definida como Alteridad y cuales han sido las consecuencias» (Beauvoir [1949], 2000: 47). En este sentido, Beauvoir se plantea el porque de Ia alteridad de las mujeres basandose en tres ambitos fundamentales: a) las relaciones entre mujer y biologia, b) la posicion de las mujeres en el enfoque psicoanalitico y c) las mujeres desde Ia perspectiva del materialismo historico. Tanto el psicoanalisis como el materialismo historico constituian campos de pensamiento ampliamente reconocidos por sus coetaneos, en tomo a los cuales el debate era incesante. Muy probablemente esta fuese Ia razon que llevo a la filosofa a adentrarse en ellos. Siguiendo el mismo orden que Beauvoir en su texto, comenzare por reflexionar en tomo a la biologizacion de las mujeres en Ia historia de la ciencia y en el inconsciente colectivo. En este campo, Beauvoir destaca diversos aspectos cardinales entre los que se encuentran: Ia interpretacion simbolica de Ia fecundidad en la filosofia occidental, el impacto de la matemidad en el cuerpo de las mujeres y las implicaciones del dimorfismo sexual. Simone de Beauvoir planteo que los filosofos griegos dejaron una profunda huella al considerar a la mujer como un sujeto pasivo en la reproduccion, y que este axioma ha marcado contundentemente la evolucion del pensamiento occidental respecto a la construccion social de la feminidad. Aristoteles, por ejemplo, imaginaba que el hombre aportaba 87 la fuerza, la actividad, el movimiento y la vida, cualidades que se trasladaron posteriormente al esperma, mientras que el ovulo se representaba por medio de cualidades pasivas, como un mero receptaculo, indolente e inanimado. Al mismo tiempo, Beauvoir expresa que todo el organismo femenino esta marcado por su facultad para engendrar vastagos, una capacidad que lejos de liberar a las mujeres, las convierte en esclavas de la familia y de la sociedad. En este sentido, subraya: «La hembra durante todo el proceso de gestacion es a un tiempo ella misma y algo ajeno a ella misma; tras el parto, alimenta al recien nacido con la leche de sus mamas» (Beauvoir [1949], 2000: 85). Esta adaptacion del cuerpo femenino a la matemidad determina invariablemente la morfologia del cuerpo, la sexualidad y la identidad social de las mujeres, forjando lo que Beauvoir denomina «servidumbre de la matemidad», es decir, una relacion de dominacion que subyuga a las mujeres concluyentemente. Siguiendo este razonamiento subraya que el parto es, en si mismo, un acto doloroso y peligroso, y que la gestacion es una labor agotadora que no presenta para la mujer ningful beneficio individual y exige, por el contrario, duros sacrificios. Por todo ello, Beauvoir se pregunta como es posible que las mujeres no hayan conseguido ubicar la matemidad en un pedestal, por que la capacidad de engendrar no convierte a las mujeres en diosas dignas de recibir los servicios de la comunidad. Del mismo modo, se pregunta a que se debe la enorme dependencia de las mujeres de su prole cuando existen hembras de otras especies animates que tienen una autonomia completa. Y tambien se cuestiona por que ostenta la superioridad el sexo que mata y no el que engendra (Beauvoir [1949], 2000: 1 27- 1 28). En este sentido, no podemos olvidar que las crias humanas estan absolutamente supeditadas a los adultos durante un periodo ampliamente dilatado en el tiempo, mientras que en la mayoria de las especies alcanzan un grado de autonomia elevado relativamente pronto, en algunos casos, incluso se mantienen erguidamente al instante de nacer. En definitiva, la filosofa sostiene que la biologia ha marcado esencialmente la vida de las mujeres convirtiendolas 88 en fecundos receptaculos atados a su progenie. De hecho, las implicaciones de la intensa relacion corporal de las mujeres con su descendencia es una realidad completamente ajena al mundo masculino. Y aunque es cierto que Beauvoir no cita con claridad las fuentes antropologicas que utiliza e incluso que su argumentacion puede ser, en ocasiones, erronea, estoy de acuerdo con Fran�oise Heritier en que aunque los caminos que elige no siempre son los mas apropiados, los resultados si lo son. (Heritier, 2004: 1 1 7). Por otra parte, Beau voir es consciente de que algunas «sociedades primitivas» no conocian la participacion del padre en la concepcion. Y es cierto que las investigaciones sobre parentesco demuestran que sociedades como los trobriands, estudiados por Malinowski, o los aborigenes australianos, no establecian una relacion directa entre la introduccion del esperma y el parto, entre otras razones, debido a los nueve meses de distancia que separan ambos eventos. Estas y otras sociedades no creian, por tanto, que los hombres participaran en la gestacion, por lo que podriamos hablar de una «irrelevancia cultural de la patemidad». Pero, a lo largo de la Historia, los hombres han ido paulatinamente apropiandose de la reproduccion reivindicando su indemostrable papel de «padres» a traves de la consolidacion de la patrilinealidad y todo lo que ello conlleva ideologicamente. No cabe duda de que la cuestion de las implicaciones sociales de la matemidad, esbozadas en la obra de Beauvoir, han constituido la preocupacion de numerosas antropologas contemporaneas. Britt-Marie Thuren ( 1 993), por ejemplo, seiiala que la relacion madre-hijo/a conlleva, en efecto, una clara limitacion para las mujeres en las sociedades mediterraneas, mientras que, en otras sociedades, donde existe mayor enfasis cultural en la relacion madre-hijo/a, la valoracion de la matemidad no supone una exclusion social. En este sentido, Thuren entiende que en las sociedades mediterraneas el rol de la madre ha sido negativo para las mujeres, aunque en otros contextos no tiene por que serlo. Resulta evidente que la limitacion de poder que supone la «servidumbre de la matemidad» depende, en gran medida, 89 de como se organice la division generizada del trabajo. Por todo ello, estoy de acuerdo con Thuren en que resulta fundamental analizar las relaciones entre la valoracion cultural de la matemidad y Ia posicion de poder de las mujeres en cada sociedad, describiendo cada caso y sin dar por hecho que una interpretacion positiva de Ia matemidad sea igual a una interpretacion positiva de las mujeres, pero tampoco lo contrario (Thuren, 1 993 : 52). Sin embargo, por lo que respecta al dimorfismo sexual, Beauvoir no lo cuestiona e incluso considera que las mujeres son fisiologicamente mas debiles que los hombres. Es decir, considera un «hecho» universal la menor estatura de las mujeres, su menor fuerza muscular, su menor capacidad respiratoria, su esqueleto mas fino, sus caderas mas anchas o su menor peso especifico de la sangre, etc. No obstante, desde los presupuestos actuates de Ia Antropologia del Genero, estas diferencias entre hombres y mujeres de la especie humana son definitivamente cuestionables, ya que no son aplicables al conjunto de la poblacion ni a todos los grupos etnicos. Esto significa, sin ir mas lejos, que no <dodos» los=”” hombres=”” son=”” mas=”” altos=”” que=”” «todas»=”” las=”” mujeres,=”” pero=”” existen=”” imperativos=”” culturales=”” crean=”” esta=”” impresion.=”” me=”” refiero,=”” entre=”” otras=”” cuestiones,=”” al=”” hecho=”” de=”” parejas=”” heterosexuales,=”” en=”” numerosas=”” sociedades,=”” se=”” establezcan=”” escala=”” talla;=”” es=”” decir,=”” varones=”” seleccionen=”” a=”” mujeres=”” bajas=”” ellos=”” (aunque=”” existan=”” superen=”” estatura)=”” para=”” desposarse=”” y=”” viceversa.=”” mismo=”” tiempo,=”” no=”” cumplen=”” sutil=”” eficaz=”” norma=”” cultural=”” sufren=”” alguna=”” forma=”” marginacion=”” o=”” exclusion=”” social.=”” definitiva,=”” este=”” condicionamiento=”” sociocultural=”” la=”” hora=”” elegir=”” pareja=”” distorsiona=”” ia=”” percepcion=”” realidad=”” fisiologica=”” cuerpos,=”” creando=”” una=”” imagen=”” visual=”” erronea,=”” saber,=”” <dodos»=”” determinada=”” sociedad.=”” mas,=”” imperativo=”” nos=”” podria=”” incluso=”” llevar=”” cuestionamos=”” extendida=”” creencia=”” libertad=”” del=”” amor=”” preguntamos:=”” {.por=”” enamoran=”” altas=”” ellos?=”” 90=”” otra=”” cuestiones=”” beavoir=”” aborda=”” el=”” segundo=”” sexo=”” relacion=”” con=”” diferencias=”” genero=”” (que=”” ella=”” denomina=”” «diferencias=”” sexuales»)=”” estas=”” tendrian=”” valor=”” si=”” uso=”” pleno=”” fuerza=”” corporal=”” fuese=”” necesario,=”” costumbres=”” prohibieran=”” violencia=”” energia=”” muscular=”” fomentara=”” dominio.=”” entiende=”” posicion=”” inferioridad=”” social=”” puede=”” explicarse=”” exclusivamente=”” traves=”” dimorfismo=”” sexual,=”” sino=”” que,=”” como=”” sefiala,=”” necesarias=”” referencias=”” existenciales,=”” economicas=”” morales=”” definir=”” concretamente=”” nocion=”” «debilidad».=”” por=”” lo=”” tanto,=”” defiende=”” subordinacion=”” funcion=”” biologia=”” diferenciada=”” preciso=”” estudiar=”” circunstancias=”” biologicas=”” luz=”” un=”” contexto=”” ontologico,=”” economico,=”” psicologico.=”” concluye=”” capitulo=”” sobre=”” impacto=”” siguiente=”” reflexion:=”” «el=”” sometimiento=”” mujer=”” especie=”” limites=”” sus=”” capacidades=”” individuates=”” hechos=”” enorme=”” importancia,=”” porque=”” cuerpo=”” uno=”” elementos=”” esenciales=”” situacion=”” ocupa=”” mundo.=”” sin=”” embargo,=”” basta=”” definirlo;=”” solo=”” tiene=”” vital=”” medida=”” asume=”” conciencia=”” acciones=”” seno=”” sociedad;=”” suficiente=”” ofrecer=”” respuesta=”” pregunta=”” l,por=”” alteridad?»=”” (beauvoir=”” [=”” 1=”” 949],=”” 2000:=”” 99).=”” cuanto=”” estudio=”” punto=”” vista=”” psicoanalitico=”” beauvoir=”” desarrolla=”” critica=”” feroz=”” teorias=”” freudianas=”” algo=”” suave=”” respecta=”” jung.=”” ning\ln=”” momento=”” cita=”” kardiner=”” u=”” otros=”” psicoanalistas=”” influyeron=”” enormemente=”” escuela=”” norteamericana=”” «cultura=”” personalidad»=”” antropologia=”” estadounidense.=”” asimismo=”” subraya=”” empresa=”” facil=”” cuestionar=”” psicoanalisis=”” estableciendo=”” paralelismo=”” pensamiento=”” religioso=”” seguidores=”” capaz=”” explicar=”” alteridad.=”” criticas=”” feroces=”” teo-=”” 91=”” rias=”” psicoanaliticas,=”” cabria=”” destacar=”” su=”” rechazo=”” frontal=”” division=”” freudiana=”” dos=”” sistemas=”” eroticos=”” femeninos:=”” a)=”” clitoridiano,=”” categorizado=”” psicoanalista=”” «infantil»,=”” b)=”” vaginal,=”” etapa=”” madurez=”” mujer.=”” justamente,=”” plantea=”” trata=”” falaz=”” mal=”” conceptuada.=”” sentido,=”” pregunto=”” ha=”” concedido=”” mayor=”” importancia=”” literatura=”” presencia,=”” organo=”” consagrado=”” placer=”” clitoris.=”” igualmente,=”” pobreza=”” descripciones=”” relativas=”” libido=”” femenina,=”” considera=”” sido=”” estudiada=”” partir=”” masculina=”” misma.=”” posteriormente,=”” reprocha=”” freud=”” haber=”” calcado=”” denominado=”” «complejo=”” electra»,=”” vagamente=”” desarrollado,=”” complejo=”” estudiado=”” edipo».=”” sostiene=”” definio=”” primero=”” reflejo=”” espectral=”” segundo,=”” tener=”” cuenta=”” especificidades=”” femeninas.=”” respecto=”” envidia=”” pene=”” niii.as,=”” rotundamente=”” cuestion=”” material,=”” miembro=”” mismo,=”” simbolismo=”” falo=”” instrumento=”” poder.=”” escribe:=”” «este=”” provoca=”” ausencia=”” pene,=”” todo=”” conjunto=”” situacion;=”” niii.a=”” simbolo=”” privilegios=”” conceden=”” niii.os,=”” iugar=”” padre=”” familia,=”” predominio=”” universal=”” varones,=”” educacion,=”” refuerza=”” idea=”” superioridad=”” masculina»=”” [1949],=”” 06).=”” entiende,=”” asi,=”” tanto=”” inconsciente=”” colectivo=”” simboliza=”” soberania=”” manifiesta=”” ambitos=”” presenta=”” «fuente=”” orgullo»=”” hombre.=”” ello,=”” longitud=”” potencia=”” chorro=”” urinario,=”” ereccion,=”” eyaculacion,=”” convierten=”” propio=”” siguiendo=”” linea=”” critico,=”” simone=”” realiza=”” reflexion=”” sumamente=”” acertada=”” cuando=”” lograra=”” afirmar=”” sujeto,=”” in-=”” 92=”” ventaria=”” equivalentes=”” falo.=”” desarrollando=”” au.n=”” filosofa=”” ianza=”” simbolica=”” afirmacion=”” poder=”” viril=”” y,=”” emblema=”” dominacion=”” masculina,=”” he=”” podido=”” constatar=”” largo=”” mi=”” experiencia=”” docente=”” mientras=”” mayoria=”” mis=”” alumnos=”” alumnas=”” licenciatura=”” dibujaban=”” relativa=”” facilidad=”” representar=”” vagina=”” generaba=”” mayores=”” dificultades.=”” suele=”” ser=”” representado=”” manera=”” menos=”” homogenea,=”” trazos=”” relativamente=”” similares,=”” vulvas=”” esbozadas=”” presentan=”” generalmente=”” acusadas=”” plasmarlas=”” papel.=”” dejando=”” lado=”” reflexiones=”” tomo=”” capacidad=”” humana=”” simbolizar=”” implicaciones=”” sociales,=”” otro=”” puntos=”” interes=”” consiste=”” vision=”” historica=”” mujeres.=”” modo,=”” analiza=”” sistematica=”” minuciosamente=”” historia=”” desde=”” prehistoria=”” siglo=”” xx,=”” profusion=”” citas.=”” constante=”” establecimiento=”” paralelismos=”” relaciones=”” amo-esclavo=”” hombres.=”” detendre=”” especialmente=”” analisis=”” prehistoria,=”” epoca=”” unida=”” etnografia=”” contemporanea=”” entonces=”” llamados=”” «pueblos=”” primitivos»,=”” preguntandose=”” constantemente=”” privilegio=”” permitio=”” dominar=”” (=”” confusamente=”” levi-strauss,=”” malinowski=”” frazer),=”” informacion=”” «sociedades=”” primitivas»=”” estudiadas=”” revela=”” realidades=”” terriblemente=”” contradictorias.=”” aqui,=”” pone=”” grado=”” sexual=”” prehistoria:=”” «ni=”” siquiera=”” sabemos=”” condiciones=”” vida=”” diferentes=”” hoy=”” musculatura=”” mujer,=”” aparato=”” respiratorio=”” estaban=”” tan=”” desarrollados=”” hombre=”” …=”” )=”” parece,=”” obstante,=”” muchos=”” casos=”” eran=”” bastante=”” robustas=”” resistentes=”” participar=”” expediciones=”” guerreras»=”” 25).=”” sentia=”” atraida=”” visitaba=”” frecuencia=”” musee=”” vhomme=”” paris=”” (mathieu,=”” 2004:=”” 90).=”” 93=”” ademas,=”” matrimonio=”” papel=”” relevante,=”” ya=”” les=”” permite=”” acceder=”” dignidad=”” adulto.=”” retoma=”” ideas=”” levistrauss=”” matrimonio,=”” vinculo=”” establece=”” medio=”” lncluso=”” expone=”” «matrimonio=”” primitivo»=”” basa=”” veces=”” «rapto=”” simbolico»=”” aii.ade:=”” «la=”” le=”” hace=”” evidente=”” alteridad»=”” 138).=”” seii.ala,=”” citando=”” frazer,=”” razon=”” indios=”” orinoco=”” dejaban=”” trabajo=”” sembrar=”” plantar=”” elias=”” sabian=”” concebir=”” traer=”” mundo=”” hijos.=”” imaginario=”” primitivas»,=”” tierra.=”” pero,=”” afirma=”” bachofen,=”” recogidas=”” engels,=”” matriarcado=”” primitivo=”” mito.=”” apunta=”” tesis=”” segun=”” cual=”” autoridad=”” publica,=”” simplemente=”” social,=”” siempre=”” pertenece=”” hombres,=”” tambien=”” expresada=”” hacen=”” dioses,=”” adoran.=”” asimismo,=”” reflexiona=”” sociedades=”” tenga=”” plenos=”” poderes=”” adolescentes,=”” transmita=”” esposo;=”” casos,=”” hallan=”” sometidas=”” «castidad=”” rigurosa».=”” idea,=”” extiende=”” judios=”” arabes=”” biblica.=”” griega,=”” reducidas=”” semiesclavitud,=”” autores=”” aristofanes=”” jenofonte.=”” continua=”” analizando=”” romana,=”” germanos,=”” edad=”” media=”” moderna.=”” revolucion=”” francesa,=”” supuso=”” avance=”” mujeres:=”” «hubiera=”” esperar=”” cambiara=”” suerte=”” fue=”” asi.=”” burguesa=”” respetuosa=”” instituciones=”” valores=”” burgueses;=”” hicieron=”” practicamente=”” exclusiva»=”” (i;leauvoir=”” 85).=”” 94=”” refiere=”” xviii,=”” necesidad=”” reconocer=”” aportaciones=”” importantes=”” personalidades=”” olympe=”” gouges,=”” escribio=”” famosa=”” declaracion=”” derechos=”” 789).=”” tam=”” bien=”” recuerda=”” figuras=”” mary=”” wollstonecraft,=”” autora=”” conocida=”” obra=”” vindicacion=”” a1=”” feminista=”” stuart=”” mill,=”” ianzo=”” primer=”” alegato=”” parlamento=”” britanico=”” favor=”” voto=”” femenino=”” 867).=”” concesion=”” paises=”” nueva=”” zelanda=”” 893)=”” australia=”” (1908).=”” hilo=”” discurso,=”” resulta=”” fundamental=”” recordar=”” espana=”” obtuvo=”” 931,=”” francia=”” 945=”” cuatro=”” afi.os=”” antes=”” publicacion=”” libro=”” beauvoir),=”” india=”” 951=”” suiza=”” 971.=”” ·=”” ultimo,=”” muj=”” eres=”” sistema=”” sovietico=”” fascismo=”” italiano=”” marxismo=”” tampoco=”” produjo=”” esperada.=”” referencia=”” capital,=”” expresa=”” sigue=”” :=”” «animal=”” lujo=”” carga:=”” cosas.=”” mantenida=”” trabaja,=”” mata=”” trabajar»=”” 93).=”” investigaciones=”” ambito=”” sexo,=”” han=”” muy=”” fertiles.=”” cabe=”” sefi.alar=”” continuan=”” vigentes.=”” ejemplo,=”” reinas=”” privilegiadas,=”” \lnicamente=”” accesible=”” grupo=”” pequefi.o=”” transforma,=”” sustancia,=”” general=”” precursoras=”” enlazar=”” perspectiva=”” raza=”” religion:=”” «vemos=”” esbozarse=”” varias=”” conclusiones.=”” primera:=”” toda=”” realizada=”” estados=”” unidos=”” existe=”” problema=”” negro=”” blanco,=”” misma=”” antisemitismo=”” judio,=”” nuestro=”” problema,=”” asi=”” er=”” 95=”” hombres»=”” 2=”” ).=”” mitos=”” feminidad=”” virginidad=”” femenina=”” sangre=”” menstrual.=”” desarrollar=”” desempeiia=”” distintas=”” citando,=”” malinowski:=”” «muchos=”” primitivos=”” ignoran=”” participacion=”” procreacion=”” hijos=”” hay=”” desfloracion=”” ni=”” plantea;=”” indigenas=”” descritos=”” malinowski,=”” pues=”” juegos=”” sexuales=”” estan=”” permitidos=”” infancia,=”” niiias=”” nunca=”” virgenes»=”” (beau=”” voir=”” 24=”” razones=”” «virginidad»=”” intimamente=”” relacionadas=”” castidad=”” novia=”” corra=”” riesgo=”” legar=”” bienes=”” heredero=”” ilegitimo.=”” mismas=”” alegan=”” antropologas=”” contemporaneas=”” (delaney,=”” 986),=”” reclusion=”” asegurar=”” linaje=”” paterna,=”” pueden=”” estar=”” seguros=”” patemidad=”” fidelidad=”” esposa.=”” aiiade=”” atraccion=”” erotica=”” va=”” juventud=”” caso=”” contrario,=”” vuelve=”” inquietante.=”” conclusion,=”” sento=”” bases=”” posteriores=”” construccion=”” sociedad=”” patriarcal.=”” halla=”” atravesada=”” concepto=”” «sexo=”” social»,=”” beauvoir,=”” sujecion=”” debian=”” buscarse=”” factores=”” biologia.=”” preclaro=”” razonamiento=”” abordaje=”” sistematico=”” riguroso=”” planteadas=”” gran=”” desarrollo=”” posterior=”” «genero»=”” ciencias=”” humanas=”” sociales.=”” 96=”” impronta=”” margaret=”” mead=”” yo=”” compartia=”” nuestra=”” habia=”” temperamento=”” natural=”” correspondiente=”” cada=”” podia,=”” extremos,=”” deformarse=”” alejarse=”” expresi6n=”” normal=”” .=”” sospechaba=”” temperamentos=”” consideramos=”” innatos=”” podrian=”” ser,=”” cambio,=”” meras=”” variaciones=”” temperamenlo=”” humano,=”” cuales=”” aproximarse=”” educaci6n,=”” 0=”” exito=”” individuo,=”” miembros=”” sexos.=”” mead,=”” 939=”” naci6=”” filadelfia=”” 902=”” west=”” park=”” hospital,=”” donde=”” bebe=”” estren6=”” paritorio.=”” todos=”” compafieros=”” clase=”” habian=”” nacido=”” casas,=”” diferente=”” venido=”” hospital.=”” era=”” profesor=”” economia=”” universidad=”” pennsylvania=”” madre=”” ensefiaba=”” sociologia=”” apenas=”” tenian=”” acceso=”” educaci6n=”” universitaria.=”” podriamos=”” decir=”” vivi6=”” infancia=”” ambiente=”” familiarizado=”” padres=”” fuesen=”” agn6sticos=”” e=”” intelectuales=”” probablemente=”” marco=”” vida.=”” precisamente=”” estaba=”” convencida=”” socializaci6n=”” nifios=”” nifias=”” influia=”” decisiva=”” temperamento.=”” library=”” of=”” congress=”” conservan=”” paginas=”” manuscritas=”” diario=”” empez6=”” escribir=”” tenia=”” nueve=”” afios=”” reflejan=”” siendo=”” aun=”” nifia.=”” primera=”” hoja=”” comienza=”” asi:=”” «he=”” decidido=”” diario,=”” estoy=”” segura=”” saltarme=”” algunos=”” dias=”” soy=”” regular.=”” nombre=”” vivo=”” ),=”” vamos=”” cambiar=”” casa=”” pronto.=”” esperabamos=”” trasladamos=”” hoy.=”” lleva-=”” 97=”” samoa,=”” 929.=”” ran=”” nuestras=”” nosotros=”” pensamos=”” instalarnos=”” principios=”” junio.=”” ahora=”” vivimos=”” amueblada=”” cosas=”” empaquetadas.=”” voy=”” hablar=”” eso.»=”” cu=”” tura,=”” personalidad=”” debe=”” fundamentalmente=”” pioneras=”” establecer=”” caracteristicas=”” sociales=”” sexos=”” (rosaldo=”” 977],=”” 979:=”” 54).=”” estudios=”” psicologia=”” departamento=”” dirigia=”” franz=”” boas=”” 98=”” columbia,=”” luego=”” seria=”” profesora.=”” ruth=”” benedict=”” era,=”” entonces,=”” asistente=”” ambas=”” trabaron=”” amistad.=”” hecho,=”” investigacion=”” personalidad»,=”” desarrollada,=”” otros,=”” sapir,=”” benedict,=”” influye=”” reconoce=”” diversas=”” investigaciones.=”” olvidar=”” propia=”” procede=”” formacion=”” psicologica.=”” consideraba=”” deudora=”” quien=”” agradece=”” criti�a=”” consejos=”” preparacion=”” manuscrito=”” adolescencia=”” situandola=”” nivel=”” director=”” «debo=”” expresar=”” agradecimiento=”” adiestramiento=”” inicial=”” orientacion=”” profesora=”” benedict.»=”” muerte=”” encargaria=”” editar=”” trabajos=”” ineditos=”” biografia.=”” llama=”” atencion=”” cambio=”” apellido=”” marido=”” vez=”” contraia=”” (como=”” norteamerica),=”” conservo=”” suyo=”” soltera.=”” querido=”” ver=”” guiiio=”” compromiso=”” personal=”” aproximacion=”” antropologico,=”” aunque=”” marido.=”” incluir=”” soltera=”” publicaciones=”” colega,=”” articulo=”” titulado=”” «ruth=”” fulton=”” 887-1948».=”” 925,=”” beca=”” animo=”” viajar=”” etnologa=”” samoa.=”” estancia=”” estudiando=”” adolescentes=”” durante=”” 9=”” meses,=”” tuvo=”” resultado=”” conocidisimo=”” libro:=”” coming=”” age=”” in=”” psychologial=”” study=”” primitive=”” youth=”” western=”” civilization=”” (1928).=”” brindo=”” prologarlo,=”” prodigandose=”” elogios=”” etnografico=”” alumna:=”” «sentimos=”” gratitud=”” bacia=”” miss=”” intentado=”” identificacion=”” completa=”” samoana,=”” dandonos=”” cuadro=”” lucido=”” claro=”” alegrias=”” dificultades=”” tropiezan=”” jovenes=”” cultura=”” distinta=”” nuestra.=”” resultados=”” empeiiosa=”” confirman=”” 99=”” sospecha=”” largamente=”” alimentada=”” antropologos,=”” acerca=”” mucho=”” atribuimos=”” naturaleza=”” reaccion=”” frente=”” restricciones=”” �os=”” impone=”” civilizaciom=””> (Mead [ 1 929], 1 995 : 33). Mead creyo descubrir que las jovenes samoanas no tenian las tensiones psico1ogicas que sufrian las adolescentes norteamericanas y que 1a transicion a Ia vida adulta se realizaba sin grandes crisis. Como ella misma seiiala, pretendia acabar con ideas estereotipadas extendidas y desarrolladas por psicologos de su epoca que establecian que Ia adolescencia se caracterizaba por el florecimiento del idealismo y Ia rebelion contra las autoridades, «un periodo en que las dificultades y antagonismos eran absolutamente inevitables» (Mead [ 1 929], 1 995 : 38). Por tanto, el acierto de este primer libro de Margaret Mead fue su hipotesis de partida: las perturbaciones que afl.igian a los adolescentes norteamericanos, ;,se debian a Ia naturaleza de Ia adolescencia misma o a los efectos de Ia cultura? Pero las investigaciones de Mead en Samoa no solo aportaron nuevos datos a Ia corriente centrada en el estudio de las relaciones entre cultura y personalidad, sino que introdujeron de manera mas o menos consciente una nueva variable: el sexo. El merito de Mead fue considerar a las mujeres sujetos relevantes del discurso antropologico y, al mismo tiempo, integrar las relaciones de «sexo social» en sus investigaciones. Despues de su trabajo de campo en Samoa, Margaret continuo con las investigaciones sobre personalidad ( o «temperamento») apoyandose en el analisis de los comportamientos y utilizando dos variables fundamentales: los grupos de edad y el sexo. En 1 930 publico Growing up in Guinea. A comparative study of primitive education (Educacion y cultura en Nueva Guinea), que se centra en Ia socializacion de Ia infancia y en las relaciones entre las generaciones. Cinco aiios despues, en 1 935, publico su conocido libro Sex and temperament in three primitive societies (Sexo y temperamenlo en tres sociedades primitivas), fruto de su estancia en Nueva Guinea entre 1 931 y 1 933. Esta obra constituye uno de los textos clave en el desarrollo de las teorias antropolo- 1 00 gicas basadas en el genero y muy especialmente en la propia gestacion del concepto de genero. Mead fue una de las primeras mujeres que llevaron a cabo un intenso trabajo de campo antropologico. Entre los aiios 20 y 40 realizo una importante etnografia en diferentes poblaciones del Pacifico que le permitieron publicar un numero destacable de monografias debido a la gran cantidad de informacion recogida en sus minuciosas notas de campo. Estuvo trabajando en Bali entre 1 936 y 1 938 con su tercer marido, George Bateson, a quien conocio cuando realizaba trabajo de campo en Nueva Guinea en 1 933. Mas adelante, en 1 949, publico Male and female: a study of the sexes in a changing world (Masculino y femenino), un trabajo que representa la evolucion de sus ideas respecto a los roles sociales asociadas al sexo desde que publico Sexo y temperamento, y que, al mismo tiempo, es un sumario de sus trabajos anteriores. Las mujeres, sujetos relevantes para Ia etnografia En Adolescencia y cultura en Samoa, Mead tuvo en cuenta la necesidad de recoger datos aportados por mujeres informantes, por ello sus conclusiones se basaron fundamentalmente en las entrevistas realizadas a 50 adolescentes samoanas. En realidad, aunque Mead considera que el aiio que vivio en la isla le permitio un conocimiento bastante amplio de los diferentes grupos de edad y de la realidad de hombres y mujeres, linicamente utiliza testimonios de informantes femeninas para establecer sus conclusiones: «Me dedique a las jovenes de la comunidad. Pase la mayor parte de mi tiempo con elias. ( … ) Hablando su idioma, comiendo sus alimentos sentada, descalza, con las piemas cruzadas sobre el suelo guijoso, hice todo lo posible por reducir al minimo las diferencias existentes entre nosotras y aprender a conocer y comprender a todas las jovenes de tres aldeas situadas sobre la costa de la pequeiia isla de Tau, en el Archipielago de Manu» (Mead [1929], 1 995 : 45). Este enfoque sesgado corresponde a la perspectiva propia de la Antropologia de las 101 Mujeres, desarrollada como una rama diferenciada a partir de los afios 70. El acierto de Mead no consiste tanto en estable((er que Ia adolescencia samoana transcurre de manera diversa. que Ia de sus compatriotas norteamericanos, sino en realizar una de las primeras etnografias con informantes femeninas donde las mujeres aparecen como sujetos centrales de investigacion. Por otra parte, su forma de plantear Ia investigacion y las conclusiones obtenidas ponen de manifiesto que no comparte el conocido postulado ideologico de Levy-Bhrul sobre Ia existencia de una mentalidad «prelogica», una teoria que desarrollo en su libro La mentalidad primitiva, publicado solo 7 afios antes (1922) de Adolescencia y cultura en Samoa (1929). AI mismo tiempo, queda claro que no acepta las relaciones establecidas poi Sigmund Freud entre Ia mentalidad primitiva y Ia mentalidad infantil. Aunque Mead no cita a ninguno de estos autores, ni siquiera para criticarlos, sus planteamientos evidencian Ia distancia entre su interpretacion de las «sociedades primitivas» y los postulados mas clasicos sobre el «pensamiento salvaje». Otro acierto de Mead fue plantear la educacion desigual de nifi.os y nifi.as, y sus posibles consecuencias. En este sentido, sefi.ala: «La educacion de las nifias (se refiere a las samoanas) es menos amplia. Poseen un alto nivel de responsabilidad individual, pero Ia comunidad no les brinda lecciones de cooperacion mutua ( … ). Y como Ia mujer que va a pescar solo puede partir dejando los pequefi.os al cuidado de las nifi.as de Ia casa, estas no pueden acompafiar a sus tias y madres» (Mead [ 1 929], 1 995 : 60). Por otra parte, sin una clara conciencia, al describir aqui y alia las actividades diferenciadas de hombres y mujeres, Mead ofrece frecuentemente pinceladas relativas a lo que hoy denominamos analisis de Ia «division generizada del trabajm>. Por ejemplo, en Ia sociedad samoana de finales de los afi.os 20 podemos resumir Ia division de actividades laborales que recoge Mead como sigue: 1) los varones se encargan de Ia pesca en alta mar, de Ia recogida de cocos, construyen las casas, tallan Ia madera y ejercen los cargos de poder -matai o jefe y jefe hablante 1 02 (orador)-; 2) las mujeres llevan lios de ropa para lavar al mar o al manantial del extremo alejado de Ia aldea, tejen cestas, persianas, esterillas y otros utensilios, hacen guirnaldas de flores, transportan cargas pesadas, pescan mariscos, pulpos, erizos de mar o anguilas en el arrecife, cuidan las himparas de keroseno y barren y limpian las casas; las nifias mas mayores cuidan de los mas pequefios; algunas ancianas se dedi can a Ia obstetricia y ejercen como sanadoras; 3) ambos cocinan y danzan, aunque por separado. Pero aunque Mead describe las actividades que configuran Ia division generizada del trabajo en Samoa, no discute Ia relacion entre el tipo de trabajo que realizan las mujeres y Ia posicion social que estas ocupan. Seiiala unicamente que Ia reputacion de Ia mujer ante el matrimonio depende, en gran medida, de Ia calidad de su trabajo: «Las oportunidades de matrimonio de una muchacha se ven disminuidas si por Ia aldea circula el rumor de que es perezosa e inepta para las tareas domesticas» (Mead [ 1 929], 1 995 : 65). Sin embargo, en trabajos posteriores, Mead defiende Ia artificialidad de Ia division generizada del trabajo, sus consecuencias negativas y Ia necesidad de introducir cambios en los comportamientos sociales: «Desde el punto en que a todos los miembros de un sexo se les excluye automaticamente de Ia posibilidad de usar sus talentos en algun campo para el cual una investigacion somera y objetiva mostraria que estan perfectamente capacitados, es obvio que conviene a Ia sociedad acabar con tales mitos» (Mead [ 1 949], 1 994: 27-28). Por lo que respecta al concepto de familia en Samoa, annque determinado por Ia consanguinidad, depende en gran medida de Ia residencia, ya que el concepto de «unidad local» tiene gran importancia. Y, aunque Mead no estudia directamente Ia condicion de Ia mujer en Ia familia, seiiala que las nifias estan a merced de los varones mayores: «Asi una niiiita, al escaparse sola hasta Ia playa para baiiarse, puede tropezar con un primo mayor que Ia pone a lavar o atender a un chico o Ia manda a buscar cocos para fregar Ia ropa» (Mead [ 1 929], 1 995 : 73). Ademas, subraya que los nifios -varones- no tienen otra actividad que el juego, que Mead considera en directa 1 03 antitesis con la vida del hogar, donde la ooica funci6n de las ni:iias es trabajar: «cuidar de los mas pequefios, ejecutar diversas tareas y realizar los recados» (Mead [ 1 929], 1 995 : 91). Igua1mente refiere la estricta segregaci6n entre parientes del mismo sexo que se han criado juntos o entre quien�s existe una relaci6n de consanguinidad a partir de que las nifias cumplen nueve o diez afios. Esta segregaci6n implica que no pueden tocarse, ni comer o caminar juntos, tampoco pueden bailar en la misma pista (Mead [ 1 929], 1 995 : 75). Este tabu, incluso respecto al hermano y la hermana se mantenia, seglin Mead, practicamente basta la vejez. Aunque Mead no explica las razones de esta segregaci6n sexual, deducimos por el contenido del libro, que se deriva de dos cuestiones principales: el miedo al incesto, considerado un gravisimo delito, y las violaciones sistematicas de mujeres j6venes que resultan una constante en la vida samoana. Por otra parte, Mead analiza las relaciones entre las chicas, expresando que las relaciones entre hermanas suplen ampliamente la relaci6n entre camaradas. Incluso explica que no existe Ia amistad, tal y como nosotros Ia entendemos, puesto que las relaciones afectivas suelen ser entre parientes. Mientras las nifias deben ocuparse del trabajo domestico, asi como del cuidado de los mas pequefios, los muchachos se relacionan con mayor libertad y establecen relaciones de solidaridad mas estrechas entre ellos debido a Ia cooperaci6n en actividades como Ia pesca. Aunque los nifios son circuncidados, Mead no detalla este ritual y no parece que exista ninguna practica paralela en el caso de las j6venes. Mientras las chicas estan mas vigiladas, los j6venes varones podian dormir en casa de sus compaiieros. Sexualidad, virilidad y dominacion masculina El capitulo mas controvertido de Adolescencia y cultura en Samoa es, desde mi punto de vista, el denominado «Relaciones sexuales formales», puesto que en este apartado Mead muestra una posicion bastante ambigua respecto a los en- 1 04 cuentros sexuales, ya que por un lado, los describe como claras violaciones de las jovenes, mientras que, por otro, ofrece una imagen confusa sabre una especie de «libertad sexual» que no se corresponde con los ejemplos que relata. Si las nifias adoptan ante los muchachos una actitud esquiva basta llegar a considerarlos enemigos, unida a la segregacion antes sefialada, {.como es posible que las relaciones sexuales sean siempre voluntarias?, mas aful cuando la propia antropologa habla de·violaciones, utilizando incluso este termino, en diversas ocasiones. Es mas, ella misma seiiala que la esterilidad se interpreta en la sociedad samoana como el castigo a la promiscuidad, mientras que la monogamia persistente es compensada con la concepcion (Mead [ 1 929], 1 995 : 1 1 7). Ademas, Mead seiiala que las jovenes tienen panico a salir en Ia noche -momenta privilegiado para las relaciones sexuales clandestinas-, infestada de demonios y fantasmas que estrangulan. A nuestro modo de ver, las razones que Hevan a Margaret Mead a encubrir la actitud agresiva de los varones tienen que ver con que, en ningful momenta, explicita Ia existencia de una «dominacion masculina» que, por otro lado, resulta evidente a traves de Ia lectura de sus paginas. Para desarrollar esta idea, conviene comprender las tres posibilidades de establecer contacto sexual que Mead seiiala: 1) la avaga o fuga clandestina que puede consistir en un encuentro clandestino «bajo las palmeras»; 2) el ceremonioso noviazgo; 3) el moetotolo o «r�pto durante el suefio». Analizando el contenido del libro en su con junto, podemos llegar a Ia conclusion de que el primer caso puede ocurrir mas o menos voluntariamente, que el segundo constituye el noviazgo socialmente aceptado y establecido previa al matrimonio, y que el tercero constituye, en Ia mayoria de los casas, la violacion de las muchachas en la noche, mientras estaban durmiendo cuando un muchacho se introducia a escondidas en su lecho forzandola. Cabe destacar que, incluso en el segundo caso, la propia Mead subraya que se presta poca atencion a la opinion de la muchacha (Mead [1929], 1 995 : 1 24) respecto a la e1eccion del marido, concertada por los familiares, puesto que el matrimonio es considerado un arreglo social y economico. 1 05 Esta claro, aunque Mead no lo expresa en estos terminos, que la concepcion social de la «virilidad» samoana esta muy ligada a la promiscuidad y que un varon adquiere prestigio a medida que aumenta el numero de relaciones sexuales mantenidas. La proxima frase -y muchas otras- constituye un ejemplo de lo que decimos: «La agudeza de los nativo’S distingue entre el amante experto, cuyas aventuras son muchas y de corta duracion, y el hombre menos astuto que no puede encontrar mejor prueba de su virilidad que un largo amor cuyo desenlace es la concepcion» (Mead [ 1929], 1995: 117). Esta viri- 1idad, que se expresa a traves de una vida sexual desenfrenada, se demuestra fundamentalmente a traves del moetotolo, que Mead califica de «desagradable actividad» -llegando incluso a catalogar al chico de «secuestrador»–, pero que, al mismo tiempo, justifica como fruto de la ira masculina o su fracaso en los intentos de conquistar de manera socialmente aceptada a una joven. Mead califica estas violaciones de «desquite», ocultando de este modo las relaciones de dominacion de genero. Precisamente, considera que los moetotolos notorios son los muchachos mas encantadores y apuestos de la aldea, es decir, los que socialmente representan para los demas varones las imagenes colectivas de la virilidad, aunque esta se exprese a traves de la violencia. Las chicas, sin embargo, no quieren trato con ellos, una vez que han sido atrapados y marcados. El parrafo siguiente resulta bastante ilustrativo sobre la actitud de las mujeres respecto al rapto en el suefio: «Si la chica sospecha y se ofende, profiere un fuerte grito y toda la casa se Ianza a la persecucion del intruso. Cazar un moetotolo es considerado un gran deporte, y las mujeres, que sienten su seguridad amenazada, son en la persecucion atin mas activas que los hombres» (Mead [1929], 1995: 119). Parece evidente que Ia subordinacion -psicologica y fisica- de las mujeres les impedia a menudo delatar al violador y se sentian tan intimidadas que el moetotolo en algunos casos podia llegar a consumar el acto sexual. No obstante, en otros casos, estas eran capaces de denunciar al agresor. Esto queda muy claro a traves de Ia imagen que Margaret Mead nos ofrece de la taupo —<> princesa ceremonial- cuyo titulo era otorgado 106 por los jefes. La taupo era una joven de quince o dieciseis aiios, rodeada de una aureola de prestigio y aislada de su grupo de edad. Entre sus cualidades esenciales se encontraba la belleza. En el caso de estas j6venes, la virginidad se consideraba un atributo esencial, casi un requisito legal. Por eso estaba constantemente acompaiiada de otras mujeres mayores que la protegian de los varones incluso durmiendo con ella. Mead seiiala que la taupo estaba exceptuada de lo que llama «la experimentaci6n facil y libre». Precisamente aqui muestra la confusion entre lo que quiere pensar que son «relaciones sexuales libres» y lo que ella misma describe como violaciones. Si en la virginidad de la taupo se encuentra depositado socialmente el honor del nombre familiar y el prestigio de la aldea, i,C6moes posible que el resto de las familias se muestren complacientes ante las relaciones sexuales «libres» de sus hijas, como Mead, al mismo tiempo, pretende? La antrop6loga llega incluso a relatar el caso de una muchacha violada -de familia modesta- cuya hermana logr6 arrancar con los dientes un pedazo de su vestimenta antes de que el huyera para denunciarlo publicamente. En definitiva, Margaret Mead, cuyo objetivo es hacer una investigaci6n mostrando que la adolescencia esta marcada culturalmente, lo cual no deja de ser cierto, se encuentra con la disyuntiva de que, al realizar su estudio teniendo en cuenta el factor «sexo», la subordinaci6n femenina aparece claramente ace�tuada, especialmente cuando analiza las relaciones sexuales y que, sin embargo, no esta en condiciones de hablar de «dominaci6n masculina» -un concepto no utilizado en la epoca- y ella misma se pone una trampa al intentar mostrar la cara amable de la sociedad samoana, obligandose a confiar en que las violaciones constituyen relaciones libres, al tiempo que su propia etnografia demuestra lo contrario. Temperamentos sexuales socialmente determinados Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas (1935) es un texto crucial en el desarrollo de las teorias antropol6gicas basadas en las relaciones de sexo social y muy especialmente en 107 la gestacion del concepto de genero. Precisamente, Flora Davis hace una interesante valoracion del libro: «Si no produjo cambios duraderos en nuestra manera de pensar acerca de lo que es femenino y masculino, ha sido porque resulto demasiado alarmante para aquellas personas que creen -y la mayoria continUa haciendolo- que los aspectos sexuales de la personalidad son todo cuestion de hormonas» (Davis [ 197 1], 1998: 25). LaS; investigaciones de Mead comparando diversas culturas permitieron romper prejuicios basados en lo que es «natural» respecto a los roles de hombres y mujeres. Margaret parte a Nueva Guinea con la determinacion de analizar las relaciones sociales entre los sexos y su reflejo en los comportamientos y actitudes comparando tres sociedades (arapesh, mundugumor y tchambuli) con patrones de comportamiento muy diferenciados. El objetivo de este trabajo etnogratico era analizar la «personalidad social» estudiando las diferencias entre los temperamentos de ambos sexos, para demostrar que la cultura -y no la biologia- estaba en la base de los comportamientos sociales. Como ella misma seiiala: «El proposito fundamental de mis estudios directos en Nueva Guinea consistia en descubrir en que medida las diferencias temperamentales entre los sexos eran innatas o hasta que punto estaban determinadas culturalmente, y ademas investigar en detalle los mecanismos educacionales en sus conexi ones con estas diferencias» (Mead [ 1935], 1999: 14 1). Mead subraya la importancia del analisis del sexo social en su libro sobre Nueva Guinea, pero explica que no se siente parte del movimiento feminista ni quiere presentarse como tal. Asimismo, sostiene que no le interesa discutir la universalidad de las diferencias entre los sexos y que ooicamente pretende analizar la construccion del sexo social en tres sociedades concretas: «Este estudio no tiene por objeto descubrir si hay o no diferencias reales y universales entre los sexos, ya sean cuantitativas o cualitativas. No es un tratado de los derechos de la mujer ni de las bases del feminismo. Es, simplemente, el relato de como tres sociedades primitivas han agrupado sus actitudes sociales hacia el temperamento en relacion con las diferencias entre sexos» (Mead [ 1935], 1999: 14). 108 l, Tenia Mead miedo de que la consecuencia de. calificar su obra de «feminista» supusiera una perdida de credibilidad en el mundo academico? De hecho, insiste en que no se trata de un estudio sobre mujeres, sino sobre temperamento, aunque tomando como base las diferencias entre los sexos. Del mismo modo, huye de cualquier intento de enmarcar su obra en el movimiento por la emancipacion de las mujeres. Mead lln.icamente anhela demostrar que la cultura y la educacion marcan diferencias en el desarrollo de la personalidad de hombres y mujeres, pero no quiere valorar quienes detentan una posicion subordinada y quienes dominan: «Toda discusion.sobre la posicion de las mujeres, sobre su caracter y temperamento, sobre su virtud o emancipacion, oscurece el problema basico: el reconocimiento de que la trama cultural, que se oculta detras de las relaciones humanas, da el modo de concebir los roles de los sexos y que se moldea al niiio en el crecimiento segUn un modelo local y especial, de manera tan inexorable como ocurre con la nifia» (Mead [1935], 1999: 14). ‘ Es cierto que Margaret Mead no se detiene a analizar las consecuencias de la dominacion masculina en las sociedades que estudia en los terminos en que lo hariamos actualmente y que, al mismo tiempo, casi nunca trata a las mujeres como victimas; su trabajo se limita a analizar como el proceso de socializacion marca el temperamento de hombres y mujeres. Pero era inevitable que tratando el sexo como una variable cultural, sentara las bases de la construccion social de la masculinidad y la feminidad. En este sentido, Margaret Mead contribuyo enormemente a la gestacion de la categoria «genero» en Antropologia, debido a su empefio por separar las cualidades humanas biol6gicas de aquellas que son culturales en los hombres y las mujeres. Ella misma reconoce haber creido que los temperamentos de hombres y mujeres eran diferentes por naturaleza, pero a traves de las investigaciones realizadas se da cuenta de Ia falacia de esta afirmacion (Mead [ 1935], 1999: 15). El alcance de sus conclusiones respecto a la construccion social de los temperamentos masculino y femenino, asi como la negacion absoluta del determinismo biologico y el enfasis puesto en la idea de roles sexuales socialmente elaborados, significaron un avance 109 indiscutible en las teorias antropologicas, ya que sentaron las bases del concepto de genero en Antropologia. Ademas, el estudio de otras culturas permitio a Mead establecer que Ia division generizada del trabajo no era estable, ya que las actividades que en unas sociedades se juzgaban femeninas, en otras se consideraban masculinas: «En algunos pueblos se considera a las mujeres demasiado debiles para trabajar fuera de casa y sin embargo en otros se las ve preparadas para llevar cargas pesadas “porque sus cabezas son mas fuertes que las de los hombres”» (Mead [ 1949], 1994: 19). Mead defiende Ia existencia de roles sexuales socialmente determinados que cambian de una sociedad a otra y que incluso se elaboran de diferentes formas segful el periodo historico: «Nuestra propia sociedad hace amplio uso de tal elaboracion. Asigna diferente papel a los dos sexos, los rodea desde el nacimiento de una expectativa de diferente conducta, agota el drama del noviazgo, matrimonio y patemidad en terminos de tipos de conducta que se creen innatos y, por lo tanto, apropiados para uno u otro sexo. Sabemos oscuramente que estos roles han �mbiado, aun dentro de nuestra historia» (Mead [ 1935], 1999: 1 5). Por ello, Comas sefi.ala que Mead tuvo Ia capacidad de mostrar Ia relatividad de los estereotipos de genero: «Tambien mostro que los hombres podian comportarse de acuerdo con cualidades que en nuestra sociedad consideramos femeninas, mientras que las mujeres podian ser calculadoras, agresivas y vigorosas» (Comas, 1995: 1 8). Sus teorias respecto a la construccion social de la masculinidad y Ia feminidad, el cuestionamiento de la rigida division generizada del trabajo y el enfasis puesto en la educacion como transmisora de los val ores culturales en tomo a los roles de sexo en las distintas sociedades significaron un adelanto incuestionable en Ia evolucion de la investigacion antropologica. El debate en torno a Ia etnografia de Mead Cuando Margaret Mead llevaba afios muerta y no podia establecerse ningun debate, al menos en primera persona, 1 10 el antropologo australiano Derek Freeman publico Samoa: the making of an anthropological myth ( 1983 ). En este libro, Freeman criticaba la ligereza de las conclusiones etnognificas de Margaret Mead con respecto al relativismo cultural y, en cierto modo, le reprochaba sus reflexiones sobre la educacion de los jovenes norteamericanos. Freeman llego incluso a filmar a informantes de Margaret Mead que decian haber mentido y dijo que Mead estaba determinada a encontrar evidencias que apoyaran la tesis de Franz Boas. , La Samoa de Freeman estaba marcada por la violencia y la competicion, y la sexualidad no era ni libre ni abierta. Pero el texto de Margaret Mead tampoco pretende explicitamente ocultar la violencia ya que, ademas de calificar al moetotolo de violador -como he subrayado anteriormente-. , describe numerosos casos de disputas. Por ejemplo: una joven que delato a un amante infiel, acusandolo de incesto, un tio que violo a su sobrina, una joven que arranco de un mordisco parte de la oreja de una rival, una mujer que hirio gravemente a su sucesora, etc. (Mead [1929], 1995: 178). A mi modo de ver, el trabajo de Freeman pretendia, en cierto modo, desvirtuar las investigaciones y la personalidad de Mead, en Iugar de establecer una critica constructiva a traves de una comparacionentre su trabajo de campo a principios de los aiios 80 y la etnografia realizada por la antropologa a finales de los aiios 20. Existen diversos ejemplos de etnografias recientes que establecen paralelismos y divergencias con otros trabajos anteriores realizados en la misma zona geografica (Toussaint-Kaberry, Weiner-Malinowski), sin embargo, suelen estar escritos en un tono de respeto. No deja de sorprender la repercusion que han adquirido las criticas de Freeman a Mead, eclipsando en gran medida no solo su primera investigacion sobre Samoa, sino la obra de Mead en general. Cabe seiialar que incluso algunos diccionarios de antropologia dedican parte de la entrada «Mead, Margaret» a Freeman (Barfield, 2000: 315). Desde mi punto de vista, los reproches sobre el rigor cientifico realizados por Freeman a Mead podrian trasladarse a un buen nfunero de antropologos de la epoca, considerados los padres de la Antropologia. Estas Ill recriminaciones podrian estar relacionadas con el hecho de que Mead era, primero, una mujer; segundo, goz6 de gran reconocimiento academico, y tercero, era, a su vez, muy popular. Una critica sensacionalista contra su obra tenia el exito casi asegurado y darla fama inmediata a su autor. Con esto no quiero decir que compacta absolutamente las conclusiones o los metodos empleados por Mead, pero si considero que ella, como tantos otros antrop6logos, fue un producto de su epoca y sus circunstancias y que, como dice Toussaint: «nadie tiene Ia verdad absoluta en las interpretaciones que hacemos de las culturas» ( 1999: 7). Quiza lo mas positive de esta polemica haya sido Ia serie de publicaciones (L. Holmes, Quest for the real Samoa. The Mead-Freeman controversy and beyond, 1 986) y debates sobre Ia pertinencia y Ia validez del trabajo de campo que, basados en Ia controversia Mead-Freeman, han contribuido a establecer y desarrollar lineas de investigaci6n sobre los metodos etnograficos. Parad6jicamente, una de sus pocas investigaciones en que las relaciones sociales de sexo no son centrales, Balinese Character. A photograpic Analysis ( 1942), es uno de sus trabajos mas admirados por parte de los antrop6logos. En esta etnbgrafia, Mead fue pionera en utilizar Ia fotografia documental como medio de investigaci6n antropol6gica. Hizo mas de 3.000 fotografias, asi como peliculas de los balineses, donde intent6 captar Ia expresi6n corporal y las dinamicas espaciales. Por ultimo, quisiera subrayar que se suele acusar a Mead de comparar, de manera oportunista, las sociedades que estudia con Ia suya de origen; pero esto era una constante en Ia obra de numerosos autores de la epoca (vease, por ejemplo, el articulo de Evans-Pritchard sobre las mujeres en las sociedades primitivas y civilizadas ). lgualmente llama Ia atenci6n el hecho de que se aluda a su personalidad, calificandola a menudo de una mujer «con mucho caracter» («Maggie era una pequeiia mujer con gran coraje que escribi6 enormemente sobre su experiencia de campo. Podia ser impresionantemente amable durante un memento y ponerte en tu sitio despues», Andrew Whiteford, 1999), algo que quiza hubiese 1 1 2 pasado desapercibido si hubiese sido un var6n. Por otra parte, cabe destacar que Levi-Strauss utiliz6 una cita de su libro Sexo y temperamento para comenzar el primer capitulo de su libro La estructuras elementales del parentesco ( 1949), ademas de mencionar las investigaciones de la antrop6loga en diversas ocasiones a lo largo del libro. Y para terminar, manifestar que los trabajos de Margaret Mead son, en realidad, conocidos en la superficie y desconocidos en profundidad, precisamente debido a ese halo de populismo que la rodea, lo cual no deja de ser contradictorio. Mas allti del ambito academico Sus investigaciones llegaron mas alla del ambito aca-­ demico, ya que se trata de una de «los antrop6logos» mas populares. Mead, ademas de ser especialista en las culturas del Pacifico, se convirti6 en un personaje publico. La diversidad, la importancia y sobre todo la influencia de sus investigaciones, hacen que este considerada como una de las antrop6logas (y antrop6logos) mas importantes de la escuela amencana. Sin embargo, a pesar de haber sentado las bases de las nuevas nociones en tomo a la construcci6n de las relaciones sociales de genero, un merito intelectual de gran calado en el desarrollo de las teorias elaboradas por mujeres del movimiento feminista, jamas quiso identificarse con las reivindicaciones feministas ni etiquetarse como tal. Esto conllev6 un cierto rechazo de su obra por parte de algunas feministas de los afios 70-80, que la consideraban excesivamente condescendiente con la ideologia patriarcal dominante, afgo que, por otra parte, su obra contradecia sobremanera. Es autora o coautora de al menos 44 libros y casi 300 articulos (de los cuales una buena parte son reseiias bibliograficas). Entre sus libros mas citados, cabe destacar tambien: Social organization of Manu ‘a, Honolulu (1910), The changing culture of an Indian tribe (1932), Cooperation 1 1 3 and competition among primitive peoples ( 1 93 7), Cultural pattern and technological change ( 1 953) y Anthropology, a human science ( 1 964). Respecto a sus publicaciones en revistas, podria decir que pnicticamente todas las revistas prestigiosas en Ciencias Humanas incluyeron entre sus paginas algun texto redactado por Ia antrop6loga. No es cuesti6n de citar todas elias, pero podriamos apuntar algunas revistas importantes en el campo de las investigaciones antropol6gicas, sociol6gicas y de orientaci6n psicoanalitica: Africa (1943-1944), American Anthropologist (entre 1 933 y 1 964 ), American Journal of Psychoanalysis ( 1 977), American Journal of Sociology (1936-1947), American Q uarterly (1951 ), Anthropological Q uarterly (1978), Annual Review of Anthropology (1973), etc. En estos articulos trata temas muy variados: metodos de trabajo de campo, habitos alimenticios, Ia Antropologia como Ciencia, diferencias de temperamento y dimorfismo sexual, investigaciones sobre Ia adolescencia en distintas sociedades, los estilos cambiantes de Ia investigaci6n antropol6gica, el rio Sepik como area cultural, etc. Las numerosas resefias de libros que publio6 muestran su constante puesta al dia en Ia ultima bibliografia publicada, destacare una a Phyllis Kaberry sobre su libro Aboriginal woman: sacred and profane. Por lo que respecta a las compensaciones academicas, Margaret Mead recibi6 numerosos premios de investigaci6n y ocup6 cargos importantes en diversas instituciones. Fue presidenta de Ia Society for Applied Anthropology y Ia American Anthropological Association. Ademas, a lo largo de su vida estuvo asociada como conservadora o directora al Museum of National History de Nueva York. Su carrera es indiscutible y como profesional tuvo el acierto de· tender un puesto entre Ia Academia y Ia esfera publica, convirtiendose en uno de los intelectuales lideres entre el publico mas amplio. Asimismo, estuvo muy comprometida con Ia lucha contra el hambre en el mundo, contra el racismo y el dogmatismo, y contribuy6 de forma definitiva a una concepcion humanista de Ia Antropologia. Sus ultimos trabajos los consagr6 a reflexionar sobre Ia condici6n humana contemporanea. 114 Su obra continua siendo de gran actualidad; de hecho, durante el aiio 2001, centenario de su nacimiento, se realizaron una serie de seminarios sobre el legado de Margaret Mead (por ejemplo: Margaret Mead’s Legacy: continuing controversies, Nueva York, Barnard College, Columbia University) para reunir a personalidades de Ia Antropologia actual en torno a su figura y su obra. Igualmente, existe un «Festival de cine Margaret Mead». La realidad es que al final de su vida se habia convertido en un icono de la Antropologia, dando conferencias a grandes grupos. Publico su autobiografia en 1 972, Blackberry winter, amalgamando su vida profesional y personal. Muri6 en Nueva York en 1 978. 1 15 3 Pensar a las mujeres: relaciones de genero en las corrientes chisicas del pensamiento antropol6gico Las inquietudes actuates de la Antropologia del Genero tienen una larga tradici6n que entronca con las principales corrientes de pensamiento en la historia de la disciplina. Esta es la raz6n de ser de este tercer bloque consagrado al amilisis del discurso relativo a las mujeres y al genero en cuatro corrientes antropol6gicas clasicas: el evolucionismo, el funcionalismo, el estructuralismo y el materialismo. Las ideas planteadas por algunos autores representativos de las citadas corrientes (Morgan, Bachofen, Malinowski, EvansPritchard, Levi-Strauss o Engels) produjeron intensos debates en el seno de lab\ntropologia de las Mujeres{de los aiios 70 y, posteriormente, en la denominada Antropologia del Genero, desarrollada principalmente a partir de la decada de los 80 y los 90. Por todo ello, considero fundamental establecer el dialogo entre las actuates teorias de genero y los planteamientos antropol6gicos clasicos. Por ultimo, para cerrar este capitulo, expondre las tesis naturalistas, socio-bi6logas o biol6gico-culturales contemporaneas sobre los comportamientos de hombres y mujeres, que 1 1 7 constituyen un campo de investigacion en auge; y que, en cierta medida, podrian considerarse deudoras de las primeras teorias evolucionistas. EVOLUCIONISMO, MATRIARCADO Y MUJERES Aunque una investigacion exhaustiva sobre Ia posicion de las mujeres y las relaciones de genero en las teorias evolucionistas esta aun por realizar, el debate en torno a Ia existencia de una fase matriarcal universal en las primeras etapas de Ia historia de Ia humanidad argumentada por algunos evolucionistas (Morgan, 1 871, 1 877; Bachofen, 1 861; McLennan, 1 865; Engels, 1 884) marco ciertas lineas de investigacion antropologicas en Ia segunda mitad del siglo xx. Las teorias sobre el matriarcado primitivo y el rol de las mujeres en las relaciones. de parentesco sellaron los albores de Ia disciplina; posteriormente, las criticas al entramado clasificatorio unilineal provenientes del particularismo historico y del funcionalismo (Boas, 191 1; Malinowski, 1 929), y el acento puesto en el intercambio de mujeres por los estructuralistas (Levi-Strauss, 1 949), pusieron en cuarentena aquellos primeros debates, rescatados mas adelante por algunas antropologas feministas de los a:iios 70 y 80. Bachofen fue uno de los teoricos que mas influencia ejercio; por ello, analizare algunas de las ideas expuestas en su obra y los debates que suscitaron en Ia Antropologia Feminista de Ia epoca. En general se pensaba que Ia matrilinealidad, combinada con otros factores, era mas beneficiosa para las mujeres que Ia patrilinealidad, y que el matriarcado no pasaba de ser un mito socialmente construido. Filiacion y matrimonio en las etapas evolucionistas La corriente de pensamiento evolucionista en Antropologia se enmarca en las teorias socio-naturalistas desarrolladas durante Ia segunda mitad siglo XIX. El termino evolucionis- 1 1 8 mo se refiere a la perspectiva antropol6gica que presupone la existencia de un orden inherente en la historia de la humanidad y que pretende establecer las particularidades de cada una de las etapas evolutivas. El afan de los evolucionistas era marcar etapas y, aunque estas no son siempre las mismas, todos persiguen justificar su�grandes hip6tesis universalistas. En general, todos los evolucionistas del siglo XIX, inspirados en las teorias del XVIII, sostienen que las sociedades habian evolucionado de simples a complejas, de ca6ticas a organizadas (Spencer, 1 862; Tylor, 1 871; Frazer, 1 890; McLennan, 1 865; Morgan, 1 877). De hecho, las sociedades contemporaneas que consideraban «primitivas» constituian ejemplos vivientes del pasado europeo, ya que una de las premisas fundamentales del evolucionismo era la interpretacion de la cultura como algo que evoluciona de manera uniforme y en progresi6n positiva. Para el britanico Herbert Spencer, los movimientos sociales se desplazaban de lo simple a lo complejo: nada permanece en su estado primitivo, el cambio es el principio del universo. Por lo que se refiere a las relaciones de parentesco, Spencer (The study of sociobiology, 1 884) contribuy6 a difundir la imagen de promiscuidad asociada a las sociedades primitivas, en las que no existia ningt’ln tipo de instituci6n que regulase las relaciones sexuales y el conocimiento de Ia patemidad biol6gica resultaba complejo. En cuanto a Ia filiaci6n y la autoridad en Ia concreci6n de las etapas en el esquema evolutivo, bubo dos tendencias fundamentales: Maine ( 1 861) consideraba que el patriarcado y la patrilinealidad eran rasgos consolidados en los origenes de Ia humanidad; mientras que Morgan, Bachofen y McLennan sostenian la existencia de un matriarcado primitivo. lgualmente, Engels, paradigma del evolucionismo marxista, defendi6 Ia existencia de un matriarcado primitivo. El abogado e historiador Henry Maine analiz6 en su libro Ancient Law ( 1 861) la evoluci6n de la propiedad y Ia transmisi6n del patrimonio a traves de Ia herencia, concluyendo que Ia familia, bajo el control y Ia autoridad del padre, constituia el principio organizativo fundamental de las socie- 1 19 dades. De este modo, Maine establecio Ia universalidad del patriarcado desde los origenes y, aunque publico su libro el mismo aii.o que Bachofen, defendio justamente lo contrario, es decir, que el patriarcado existia ya en las etapas primitivas de Ia humanidad. En definitiva, las teorias de Maine sobre la existencia de una patriarcado primitivo fueron pronto refutadas por otros intelectuales de la epoca (Bachofen, Morgan, McLennan), que consideraban que Maine habia obviado el con junto de sociedades con modos de descendencia y herencia matrilineal. Jacob Bachofen, Lewis Morgan y John Ferguson McLennan ( e incluso Maine) tenian una formaci on juridica, por lo que la historia del derecho marco explicitamente la gestacion de las teorias sobre el matriarcado primitivo. La tradicionjuridica de las primeras sociedades con escritura se contrasto con la etnografia realizada en sociedades matrilineales contemponineas como los iroqueses (Morgan, 1 870), consideradas vestigios del pasado matriarcal, llevandolos a la conclusion de que los origenes de la humanidad se caracterizaban por la existencia de un sistema ginecocnitico. Morgan establecio en su libro La sociedad primitiva ([ 1 877], 1 987) (titulado en ingles Ancient society or researches in the lines of human progress from savagery through barbarism to civilization) uno de los esquemas mas influyentes en Antropologia; me refiero a las tres etapas fundamentales que todas las sociedades debian atravesar: salvajismo, barbarie y civilizacion, un esquema temario basado en las propuestas del baron de Montesquieu ( 1 689- 1 775). Morgan determino que en la fase del «salvajismo inferior» la subsistencia se basaba en la recoleccion, las relaciones sexuales estaban marcadas por la promiscuidad y la unidad social basica era la horda nomada. Durante el «salvajismo superior» se establecio el tabu del matrimonio entre hermano y hermana, se invento el arco y la flecha, la filiacion era matrilineal y la propiedad era comunal. El «barbarismo inferior» se caracterizaba por la invencion de la alfareria y el comienzo de la agricultura. El tabu del incesto se extendio a todos los descendientes por linea femenina y el clan era la unidad basica. 120 Por su parte, el «barbarismo superioo> se caracterizaria por Ia introduccion de Ia metalurgia, el paso de Ia matrilinealidad a Ia patrilinealidad, Ia instauracion de relaciones poliginicas y Ia aparicion de Ia propiedad privada. En cuanto a Ia «civilizaciom>, sus sefias de identidad eran el descubrimiento de Ia escritura, Ia aparicion de Ia familia monogama y del gobiemo civil. Por su parte, Tylor elaboro la teoria de las «supervivencias» para demostrar sus hipotesis evolutivas. En su libro Researches into the origin of mankind ( 1 865) busca «supervivencias» del matriarcado primitivo en las sociedades contemponineas, intentando reconstruir asi el paso del matriarcado al patriarcado. Tylor analizo las normas de residencia segfut el esquema evolutivo: matrilocalidad, «mudanza» (dual) y patrilocalidad; y consideraba que Ia costumbre de Ia «covada» (Ia ficcion de representar simbolicamente al padre como una segunda madre) era una supervivencia de Ia etapa matriarcal que aparece en Ia fase de transicion matemo-patema posterior. El evolucionismo de Tylor (Los origenes de Ia cultura ([ 1 871], 1976) se centro en el analisis de los aspectos simbolicos, particularmente en el estudio de Ia religiosidad, y propuso tres niveles de evolucion en las formas religiosas: animismo-salvajismo, politeismo-barbarie y monoteismo-civilizacion. McLennan, que era abogado, al igual que Bachofen y Maine, desarrollo sus teorias evolucionistas respecto al matrimonio en Primitive Marriage ( 1 865) y posteriormente en Patriarca/ Theory ( 1 885) para refutar las teorias de Maine. McLennan pensaba que el infanticidio femenino era un hecho comun en las sociedades primitivas debido a las dificiles condiciones de subsistencia; su consecuencia era el rapto de mujeres, otra costumbre que consideraba casi universal. McLennan creia que Ia promiscuidad inicial comenzo a regularse a traves del establecimiento del parentesco a traves solo de las muJeres. Un estudio en profundidad del papel de las mujeres en las distintas etapas evolutivas establecidas por los antropologos del siglo XIX, haciendo especial hincapie en las teorias sobre la filiacion y Ia consanguinidad, esta atin por hacer. A pesar 121 de ello, me he pennitido resumir grosso modo, quiza pecando de excesivo reduccionismo, las etapas mas generales del pensamiento evolucionista de los intelectuales no marxistas que defendieron Ia existencia de un matriarcado primitivo en el esquema que presento a continuaci6n. SALVAJISMO BARBARISMO CIVILIZACI6N Animismo Politeismo Monoteismo Desconocimiento Matrilinealidad- Patrilinealidad de Ia paternidad- Patrilinealidad Matrilinealidad Matriarcado Mudanza Patriarcado Recolecci6n-caza Agricultura Comercio/industria Promiscuidad Poligamia Monogamia INFERIOR INTERMEDIO SUPERIOR Este cuadro muestra una imagen de progreso positivo, es decir, entendiendo que los valores situados en Ia tercera columna corresponden a aquellas sociedades mas evolucionadas. Las sociedades matrilineales establecerian cierto orden en el caos inicial, trazando linajes femeninos. Posterionnente, las sociedades patriarcales, como las europeas, constituirian Ia cima de Ia civilizaci6n; por consiguiente, Ia patrilinealidad y Ia monogamia serian las formas de organizaci6n social superiores. Cabe seiialar, no obstante, que el evolucionismo marxista no comparte esta vision de progreso unilineal positivo. El esfuerzo de los evolucionistas por establecer una secuencia evolutiva que diese cuenta de las complejas formas de organizaci6n social en los distintos periodos hist6ricos es verdaderamente loable, pero, al mismo tiempo, resulta una tarea sumamente compleja, entre otras razones, debido a Ia variedad 1 22 de factores que intervienen en la construcci6n de un sistema clasificatorio panculturalmente valido. En este sentido, estoy de acuerdo con la profesora Aurora Gonzalez cuando seiiala que: «Establecer etapas evolutivas no es pues tarea facil. Pueden tipificarse las variantes de las principales instituciones, costumbres, practicas y creencias que constituyen la estructura de la vida social y se las puede ordenar desde el principio en adelante desde el punto de vista de la complejidad morfol6gica, pero esta tipologia morfol6gica no tiene por que corresponder con etapas hist6ricas» (Gonzalez Echeverria, 1 990: 24). Para concluir, podriamos decir que las teorias evolucionistas mas extendidas afirmaban que si las sociedades evolucionaban desde el salvajismo a la civilizaci6n, tambien las relaciones entre hombres y mujeres evolucionaban bacia formas superiores que culminaban en la dominaci6n masculina y el patriarcado. No obstante, el evolucionismo marxista, que ponia el acento en los modos de producci6n propios de cada etapa hist6rica ( comunismo primitivo, esclavismo, feudalismo y capitalismo ), no compartia la idea de una evoluci6n po- ‘ sitiva, de manera que las primeras etapas evolutivas gozaban de un mayor prestigio .. Supervivencias, pero no evidencias Ejemplos de poblaciones que vivian en el «caos sexual» comenzaron a brotar a partir de las tesis evolucionistas, pero frecuentemente se debian mas a la obcecaci6n por encontrar «supervivencias» que ratificaran las hip6tesis clasificatorias establecidas que al conocimiento cientifico. Asimismo, la matrilinealidad en sociedades vivas se interpret6 como un claro vestigio del pasado matriarcal. Por su parte, Spencer ( 1 875) consideraba que las sociedades mon6gamas y patrilineales tenian mas oportunidades de supervivencia, ya que al liberar a las mujeres del trabajo productivo, estas consagrarian todo su tiempo a la maternidad. Spencer argument6 que la exclusion de las mujeres era una consecuencia natural del largo progreso evolutivo, ya que el proceso de selecci6n protegi6 1 23 a aquellas mujeres consagradas a sus «deberes» en Ia esfera domestica. Por consiguiente, Ia imposibilidad de las mujeres de clase obrera para «liberarse» del trabajo en las sociedades civilizadas constituiria Ia evidencia de su inferioridad. De esta forma, las capacidades reproductivas de las mujeres se convertian en Ia explicaci6n de Ia posicion social inferior de las mismas, ya que las diferencias biol6gicas marcaban su estatus sociocultural y de poder. Otro de los t6picos ligados a las teorias de indole naturalista-evolucionista era Ia tesis de Ia inferioridad «mental» de las mujeres, cuya «evidencia» se legitimaba por Ia relaci6n directa entre el peso del encefalo (menor en las mujeres) y el desarrollo de Ia inteligencia humana. Simone de Beauvoir fue una de las intelectuales que plante6 una ruptura definitiva con este tipo de posiciones evolucionistas: «Rechazamos asimismo cualquier sistema de referencias en el que subyazca Ia existencia de una jerarquia natural de val ores, por ejemplo, una jerarquia evolutiva; es ocioso preguntarse si el cuerpo femenino es o no mas infantil que el del hombre, si se acerca mas o menos al de los primates superiores, etc.» (Beauvoir [ 1 949], 2000: 98). . Diversos representantes del funcionalismo llegaron a calificar a los evolucionistas de «sensacionalistas», «aficionados a las supervivencias» y «buscadores de origenes» (Malinowski [ 1 929], 1 975 : 1 02), pero ellos mismos no siempre conseguian escapar a las interpretaciones de corte androcentrico y etnocentrico. Bronislaw Malinowski reprobara Ia hip6tesis evolucionista del caos sexual originario en terminos ir6nicos: «i,Podeis imaginaros a Morgan, el respetable puritano de Nueva Inglaterra, detallando su propia hip6tesis del matrimonio en grupo y explicando como se efectuaba en realidad? La verdad es que Morgan no defini6 ni analiza nunca sus categorias fundamentales de Ia organizaci6n primitiva: promiscuidad, matrimonio en grupo, familia consanguinea, etc. Quiza fuera esto excusable e indudablemente comprensible en un hombre de su moralidad y carente de instrucci6n sociol6gica» (Malinowski [1929], 1 975 : 34). Vale Ia pena recordar las sinteticas consideraciones sobre el evolucionis- 124 mo y el difusionismo que Malinowski defendia: «El evolucionista se interesa principalmente ante los hechos que se le antojan supervivencias de una epoca pasada, en tanto que el difusionista ve ante todo una transferencia mecanica importada de otra region geografica. El uno traslada los hechos a un tiempo pasado, el otro a un espacio distante. Pero ambos trasladan los hechos lejos del contomo real en que viven. De esta suerte, todos los elementos de cultura, Ia idea, Ia costumbre, Ia forma de organizacion, Ia palabra, tienen que salir de su contexto y fijarse en cualquier esquema imaginario» (Malinowski [1929], 1 975 : 34). En definitiva, durante Ia primera mitad del siglo xx el evolucionismo primero unilineal quedo arrinconado, casi abandonado, debido a sus posiciones teoricas sobre Ia superioridad europeo-occidental -es decir, a su marcado etnocentrismo— y en razon de su tesis que proclamaba que las sociedades eran como las especies que evolucionaban en una lucha por Ia supervivencia. Sin embargo, el marcado androcentrismo de los pensadores evolucionistas no constituia un blanco de criticas, ya que entraba dentro de Ia normalidad en Ia construccion de las teorias antropologicas. Las teorias de Jacob Bachofen sobre el matriarcado primitivo Me detendre en Ia obra de Bachofen, que ha tenido una importante repercusion en las Ciencias Sociales y en el pensamiento feminista, ya que, efectivamente, a traves de sus teorias, numerosas feministas encontraron una formula para recuperar Ia memoria de las mujeres al tiempo que alentar sus reivindicaciones. Sus teorias tambien sirvieron de apoyo a diversos antropologos y antropologas que han tratado de estudiar vestigios del matriarcado en sociedades vivas. Bachofen planteo en su libro El matriarcado ([ 1 861 ], 1 992) que las primeras sociedades eran ginecocrnticas, seiialando que las mujeres eran notoriamente mas poderosas en el pasado. Para el, Ia lucha de sexos era uno de los motores del cambio evolu- 1 25 tivo en Ia especie humana. Asi, interpreta el patriarcado como una rebeli6n de los hombres contra su subordinaci6n en un sistema caracterizado por Ia dominaci6n femenina. En cuanto a las fuentes que utiliza Bachofen para fundamentar sus teorias sobre el matriarcado primitivo, el corpus principal lo constituyen los datos legislativos, pero, ademas, utiliza Ia mitologia como si se tratara de una evidencia de Ia realidad social. De este modo, Bachofen considera que el mito corresponde a Ia realidad hist6rica, cuando, generalmente, ocurre lo contrario, es decir, que Ia ficci6n se suele utilizar para justificar las relaciones sociales imperantes en cada sociedad. Como el mismo seiiala, pretende «observar Ia historia de Ia ideologia humana desde sus origenes, de los que arranca Ia evoluci6n posterior» ([ 1 861 ], 1 992: 27) y reconoce Ia ambiciosa meta de su trabajo —estudiar todos los aspectos de Ia civilizaci6n ginecocratica- y las dificultades de su argumentaci6n, asi como el hecho de que se trate de un terreno, como el mismo dice, sin roturar. La formaci6n de Bachofen en historia del derecho le llev6 a encontrar elementos matriarcales en Ia primitiva cultura romana. En realidad, el termino aleman que utiliza para definir lo que luego se ha traducido como «matriarcado» es Mutterrecht, que literalmente significa «derecho materno». Su libro El matriarcado. Una investigacion sabre Ia ginecocracia en el mundo antiguo segim su naturaleza religiosa y juridica ( 1 861 ), constituye una elaboraci6n te6rica en torno a Ia defensa de su tesis sobre Ia existencia de un matriarcado primitivo. Aunque, como ya he seiialado, utiliza numerosas fuentes legales, el principal instrumento para desarrollar su teoria lo constituyen los mitos del mundo europeo, en los que encuentra un enfrentamiento entre los principios masculino y femenino. Por ejemplo, Ia feminidad se asociaba al lado izquierdo y Ia masculinidad al derecho, Ia mujer se relacionaba con Ia noche y el hombre con Ia luz y el sol, etc. Asimismo, considera que Ia unidad madre-hijo/a esta en los origenes de Ia cultura y constituye el elemento social mas importante directamente relacionado con Ia naturaleza. Bachofen estudia fundamentalmente lo que el llama «aquellos pueblos que se contraponen a los griegos como razas mas 1 26 antiguas» ( especialmente los licios, que seguian una filiacion matrilineal) a partir de los escritos de Herodoto y Estrabon en contraposicion con el mundo chisico grecolatino, donde sirua los origenes del patriarcado. Trata tambien, aunque con menos detenimiento, algunos aspectos de Ia mitologia hinduista, Ia matemidad entre los persas, Ia existencia de un estado femenino en el Tibet y el matriarcado del pueblo cantabro. A partir de Ia informacion recopilada, disefia sus teorias sobre el matriarcado primitivo y Ia superioridad de Ia cultural occidental unida a Ia evolucion bacia el patriarcado. Para Bachofen, el matriarcado no podia identificarse ni restringirse a un determinado pueblo, sino que constituia una etapa arcaica de evolucion cultural: «El matriarcado no pertenece a ninglin pueblo determinado, sino a un estadio cultural que, por tanto, y como consecuencia de Ia semejanza y el canicter normativo de Ia naturaleza humana, no puede depender de ser restringido por una identificacion con alglin pueblo concreto, y que, finalmente, Ia semejanza de las manifestaciones aisladas debe ser menos tenida en cuenta que Ia armonia de Ia concepcion basica» (Bachofen [1861], 1 992: 28-29). Bachofen no conocio Ia fama a lo largo de su vida y su obra paso practicamente desapercibida basta que Friedrich Engels Ia rescato del olvido en su libro El origen de Ia familia, Ia propiedad privada y el estado ( 1 884 ). No obstante, no habla de los trabajos de Bachofen en el prologo que escribio para Ia primera edicion de su libro; pero en el prologo a Ia cuarta edicion ( 1 891 ), Engels dedica varias paginas a Ia obra de Bachofen, reconociendo de algun modo Ia deuda contraida, especialmente en Ia parte historica de su propio libro: «Hasta 1 860 no hay que pensar en una historia de Ia familia. ( . . . ) La historia de Ia familia comienza en 1 861 con Ia aparicion de El matriarcado de Bachofen» (Engels [1884], 1 970: 1 6). Segun Engels, las aportaciones mas importantes de Bachofen a Ia reconstruccion de Ia historia de Ia familia son las siguientes: a) que Ia promiscuidad domino en los origenes; b) que Ia descendencia solo podia contarse por linea materna (con forme al «derecho materno» ), puesto que se desconocia Ia certidumbre de Ia paternidad; c) que las mu- 127 jeres, como madres y unicos parientes ciertos de sus descendientes, gozaban de tal respeto y poder, que imperaba Ia ginecocracia; y d) que Ia preponderancia femenina desapareci6 con Ia llegada de Ia monogamia, ya que las mujeres pasaron a pertenecer exclusivamente a un solo hombre. En definitiva, Bachofen elabor6 sus teorias sobre el matriarcado primitivo defendiendo el paso de la promiscuidad a Ia matrilinealidad y de esta a Ia patrilinealidad hasta llegar a Ia familia mon6gama o nuclear, subrayando Ia importancia del papel desempeii.ado por las mujeres en el desarrollo del matrimonio. Asimismo, pensaba que Ia fase matrilineal fue una etapa universal y que Ia paternidad del var6n fue conocida posteriormente, y fue entonces cuando los hombres utilizaron Ia instituci6n del matrimonio para sus propios fines (Martin yVoorhies [1975], 1 978: 1 35- 141). Esta claro que Bachofen concedia gran importancia al papel de las mujeres en Ia prehistoria y Ia antigiiedad, y aceptaba que estas habian ido pasando progresivamente a una posicion de subordinaci6n institucionalizada. Pero este reconocimiento no impedia que, en general, estuviese de acuerdo en Ia superioridad masculina, incluso en terminos biol6gicos. De hecho, Ia afirmaci6n del dominio masculino plasmada en el patriarcado (mundo clasico grecorromano) no hacia mas que confirmar la supremacia de los varones. Lo provocativo de sus teorias es que plante6 Ia existencia de un poder alternativo y femenino en el pasado, lo que acentuaba Ia imagen de que el patriarcado era una instituci6n cultural. El impacto de las teorias sobre el matriarcado en el movimiento feminista El matriarcado, definido por Morgan, Engels y Bachofen como una de las primeras etapas de Ia evoluci6n humana, anterior al patriarcado, ofreci6 las herramientas suficientes para imaginar una sociedad diferente, una sociedad en Ia que las mujeres no estuviesen subordinadas al poder masculino. Numerosas feministas de los aii.os 70 y 80, alen- 1 28 tadas por las teorias evolucionistas, retomaron esta linea de investigaci6n. En el siglo•xx se descart6 la idea de una primera fase matriarcal universal, debido principalmente a que el auge de la etnografia y el contacto con las sociedades no occidentales no revelaban trazas ( o supervivencias) de sociedades donde el poder estuviese exclusivamente en manos de las mujeres. Algunos antrop6logos, como el americano Robert Lowie ( 1 920), pupilo de Boas, proclamaron que la filiaci6n patrilineal era un fen6meno universal, mientras que la matrilinealidad no era mas que una forma efimera de organizaci6n social. Este tipo de afirmaciones llevaron a pensar que nunca existieron sociedades en estado puro de matriarcado y que la matrilinealidad no siempre implicaba una supremacia de las mujeres en otros ambitos. Hoy en dia la mayoria de los antrop6logos creen que no hay evidencia s6lida para constatar la existencia de un estado puro de matriarcado, aunque es evidente que han existido y existen diferentes grados de autoridad y poder de las mujeres en las distintas sociedades. La matrilinealidad, por tanto, no debe ser considerada una evidencia de la existencia de un matriarcado primitivo; es mas, la mayoria de las investigaciones actuales afirman que no tenemos pruebas suficientes para creer en la existencia de sociedades con una dominaci6n absoluta de las mujeres sobre los varones. No obstante, el impacto de las teorias sobre el matriarcado primitivo en el movimiento feminista marco un momento hist6rico, situado en tomo a la decada de los 70, con el resurgimiento de las teorias de Bachofen, eso si, reinterpretadas. Entre las antrop6logas feministas bubo quienes defendian la posibilidad de que existiera una epoca en que las mujeres gobemaran (Gould, 1 971 ), quienes consideraban que no debia destruirse esta esperanza (Webster y Newton [ 1 977], 1 979) y quienes defendieron contundentemente la universalidad del patriarcado (Ortner, 1 974; Bamberger, 1 977). No obstante, quiza lo mas interesante sea el fructifero debate que se produjo en tomo a la construcci6n del poder de las mujeres representado simb6licamente por la viabilidad del matriarcado. 1 29 Bamberger planteo que la finalidad de mantener vivo el mito del matriarcado en ciertas sociedades sudamericanas era asegurar la inferioridad de las mujeres. En su articulo «El mito del matriarcado: wor que gobieman los hombres en las socie­ -dades primitivas?» ([ 1 977], 1 979: 35-46), Bamberger estudio los mitos sudamericanos sobre el matriarcado, que ella considera increiblemente similares de Tierra de Fuego a Brasil. El poder de las mujeres se representaba a traves de la posesion de elementos simbolicos como flautas, mascaras, etc., cuya propiedad significaba, por una parte, la afirmacion de la autoridad femenina y, por otra, la posibilidad de tener momentos de ocio comunes. De este modo, Bamberger plantea que, curiosamente, en la mitologia sudamericana sobre el matriarcado no se destaca la capacidad reproductiva de las mujeres. Finalmente, concluye con un pensamiento categorico: hay que destruir el mito del matriarcado porque solo sirve para dominar a las mujeres: «El mito del matriarcado es solo un instrumento utilizado para mantener a las mujeres en su lugar. Para liberarlas es preciso destruir el mito» (Bamberger [ 1 974], 1 979: 81). Para esta antropologa, las teorias que defendian que los hombres arrebataron el poder a las mujeres para salir del caos imperante constituian una legitimacion de la existencia y permanencia del patriarcado en las sociedades actuales, por eso era necesario liberarlas del mito. Pero no todas las antropologas feministas interpretaron del mismo modo las teorias y mitos sobre el matriarcado; Webster y Newton ([ 1 977], 1 979) consideraban que el simple hecho de evocar el poder de las mujeres en otros tiempos desmitificaba el caracter universal de la dominacion masculina. Precisamente, Webster y Newton se planteaban si el abandono de la busqueda de pruebas de la existencia de sociedades gobemadas por mujeres poderosas no suponia, al mismo tiempo, aplastar una esperanza feminista: «Aquellas de entre nosotras que rechazan la existencia de un matriarcado, hariamos bien en aseguramos de que no estamos tirando por la borda, a un mismo tiempo, la busqueda de una historia de la mujer o el ideal del poder de la mujer» (Webster y Newton [ 1 977], 1 979: 1 04). Ambas antropologas, en un interesante 1 30 articulo titulado «Matriarcado: enigma y paradigma», exponen y examinan hrs ideas sobre el matriarcado en ocho autoras feministas, entre elias Beauvoir y Leacock. Y llegan a la conclusion de que el desprestigio del matriarcado primitivo en el ambito academico contrastaba con su enaltecimiento por parte de las mujeres comprometidas con el movimiento feminista. Esta contradicci6n, cuyas razones no analizan en profundidad, las lleva a animar a las academicas y alumnas universitarias a revisar el debate en torno al matriarcado, concluyendo que es un debate valioso en si mismo. Sin duda la feminista mas arriesgada fue Gould Davis, quien proclamaba sin tapujos que las mujeres son superiores en un libro titulado El primer sexo (1971). Gould Davis, basandose en Bachofen, recupera el matriarcado primitivo para subrayar provocadoramente la supremacia de las mujeres sobre los hombres. Y, como Bachofen, utiliza indiferentemente los terminos matriarcado y ginecocracia. Para ella, las mujeres estaban indiscutiblemente asociadas a la cultura porque traian la paz, la fuerza espiritual y el orden; mientras que los hombres eran naturaleza debido a su sexualidad desenfrenada y a su fuerza fisica. Gould Davis defendia la existencia de un matriarcado primitivo porque, para ella, las asociaciones primigenias de seres humanos debieron ser las de las madres con sus hijos e hijas, ya que los hombres, seguramente, desconocian su paternidad. Asi, las mujeres concibieron el tabu del incesto para librarse de la sexualidad desenfrenada de sus hijos varones y la exogamia para expulsarlos. Para Gould Davis, el matriarcado era el paraiso donde reinaba Ia justicia, Ia paz, Ia recolecci6n y los derechos humanos, mientras que el patriarcado era el caos, la edad oscura donde desaparece Ia justicia, los seres humanos se convierten en carnivoros y surge Ia lacra de Ia propiedad privada. Considera, ademas, que Ia superioridad de las mujeres es innata (al igual que otros antrop6logos han defendido lo contrario) y que Ia forma de ejercer el poder de las mujeres es mejor que Ia de los hombres. Evidentemente, la metodologia de Gould Davis es muy cuestionable; a menudo toma los mitos por realidad o establece aseveraciones 131 inciertas … pero l,no hacen lo mismo otros afamados investigadores? En definitiva, el valor de su obra fue cuestionar el conocimiento androcentrico y alentar al movimiento feminista valorando las posibilidades de acci6n de las mujeres. Y para terminar, subrayar que, en general, todas estas antrop6logas feministas, independientemente de que se plantearan la existencia de un estadio primigenio matriarcal, pensaban que la matrilinealidad era mas positiva para las mujeres que la patrilinealidad. Las tesis naturalistas persisten Volviendo a los planteamientos evolucionistas, cabe destacar que esta orientaci6n continUa. gozando de popularidad en ciertos sectores que pretenden reconstruir las etapas de la historia de la humanidad desde los origenes, pero procurando depurar las posiciones etnocentricas y las valoraciones de indole moral. De hecho, algunos antrop6logos y antrop6logas contemporaneos utilizan modelos evolucionistas para comprender y explicar la evoluci6n de los roles de genero buscando explicaciones sociobiol6gicas basadas en la selecci6n natural (Dawkins, 1 976). Para ello, investigan el impacto de la dotaci6n genetica en el comportamiento social (Wilson, 1 975) o las similitudes con los primates interpretando las divergencias como genuinamente humanas (Washburn y Lancaster, 1 968; Slocum, 1 975). Las caracteristicas consideradas especificamente humanas se deberian a la adaptaci6n de la especie a las condiciones naturales que les permiten la supervivencia. En general, se asume, por ejemplo, que un importante rasgo diferenciador seria el bipedalismo, es decir, el hecho de tener las manos libres para realizar actividades propias de los humanos. Ademas, se suele enfatizar que el bipedalismo favoreci6 las posibilidades de movimiento para cazar; pero la caza se asocia casi unilinealmente a los varones (Washburn y Lancaster, 1 968). La mayor parte de los te6ricos contemporaneos que plantean proposiciones evolucionistas asumen que los roles de genero tienen una base natural, por lo que buscan explica- 1 32 ciones en el ambito de la seleccion natural. De este modo, argumentan que las funciones del cuerpo de las mujeres y los hombres los predisponen hacia unos comportamientos y unos roles de genero que al mismo tiempo conducen a la division generizada del trabajo y marcan la posicion de ambos en la sociedad. El modelo sociobiologico (Dawkins, 1 976) defiende la existencia de mecanismos intemos reguladores de la fecundidad, seglin los cuales los varones estarian geneticamente programados para una hipersexualidad que optimizara la ingente produccion de espermatozoides y las mujeres para una cierta pasividad debido a la mayor cantidad de energia que precisa la produccion de un solo ovulo. Sin embargo, MasciaLees y Tierson ( 1 989) argumentan que la experiencia directa del embarazo en las mujeres podria conducirlas a sancionar socialmente las relaciones sexuales frecuentes. Algunas antropologas feministas interesadas en la evolucion de los comportamientos humanos ofrecen modelos altemativos. Tanner y Zihlman ( 1 976) en un articulo titulado «Women in evolution» enfatizaron el papel fundamental de las hembras primates y hominidas en el desarrollo de los comportamientos humanos. Mascia-Lees y otros ( 1 986) refutaron la idea de que el crecimiento progresivo de los pechos en las mujeres dependiera de su caracter erotico para atraer a los varones. Otras se han centrado en la importancia de la amistad frente a la atraccion sexual como catalizadora de uniones en algunos grupos de primates como los Baboons (Smuts, 1 985). No obstante, en mi opinion, la busqueda de explicaciones universalistas de caracter biologico y natural para justificar las relaciones de genero comporta un riesgo importante; me refiero a la relativa facilidad con que podemos caer en el inmovilismo e incluso defender una base «natural» de la dominacion masculina. MUJERES PRIMITIVAS «VERSUS» MUJERES CIVILIZADAS Partiendo de las reacciones al evolucionismo unilineal del siglo XIX y centrandome en las teorias funcionalistas, 1 33 estudiare el papel de las mujeres en los postulados teoricos del polaco Bronislaw Malinowski, especialmente en La vida sexual de los salvajes ( 1 929). De este modo, desarrollare, por ejemplo, el tratamiento que Malinowski hace de Ia division generizada del trabajo en Ia sociedad trobriand. Asimismo, abordare la etnografia de Anette Weiner ( 1 988), quien, contrariamente a la imagen popularmente difundida, no critica abiertamente el androcentrismo de Malinowski, sino que pone de relieve las actividades propias de las mujeres trobriands y su importancia en la economia del grupo. Para terminar, tratare las ideas de Evans-Pritchard (1955) acerca de las divergencias y similitudes de estatus de las mujeres primitivas y las civilizadas. Este ultimo traza un discurso artificioso para concluir defendiendo que la igualdad que las britanicas de su epoca reclamaban no era beneficiosa para elias. Los funcionalistas: icorrectores de que defectos? Las reacciones contra el evolucionismo no tardaron en llegar. En Estados Unidos, Franz Boas abandero la corriente denominada particularismo historico, que defendia el estudio singularizado de cada cultura desde una perspectiva etnohistorica. Asimismo, critico contundentemente el evolucionismo aportando la nocion de «relativismo cultural» que rompia con Ia tradicion anterior. En 191 1, Boas escribe: «Los ensayos para reconstruir la historia de Ia cultura mediante la aplicacion del principia de que lo simple precede a lo complejo, y a traves del analisis logico 0 psicologico de los datos de la cultura, conducen a error en lo que respecta a fenomenos culturales particulares» (Boas [191 1 ], 1 990: 1 93 ). En Gran Bretafia se desarrollo Ia corriente funcionalista, segun Ia cual Ia Antropologia debia describir las funciones de las instituciones y los habitos sociales, en Iugar de concentrarse en los origenes y Ia evolucion de los paralelismos y las divergencias culturales. En definitiva, particularistas y funcionalistas se creian correctores de los de- 1 34 fectos del evolucionismo del siglo XIX. Consideraban una perdida ‘de tiempo las «especulaciones poco cientificas» sobre las primeras formas de organizacion que no habian dej ado huellas escritas. Podriamos decir que desarrollaron un enfoque antihistorico. No obstante, otros antropologos, como Murdock ( 1 949), consideraban que las perspectivas funcionales e historica eran complementarias. Sin embargo, Malinowski ( 1 922, 1 929) defiende Ia aplicacion del «metodo funcional» en el trabajo de campo, alejandose de puntos de vista evolucionistas. Pero las diferencias entre Ia corriente evolucionista y funcionalista encuentran numerosos puntos comunes en lo que respecta a Ia interpretacion de las relaciones de genero. Los funcionalistas, al igual que los evolucionistas, invocan factores biologicos para explicar el rol de las mujeres en el mundo. Asimismo, para los funcionalistas, Ia exclusion de las mujeres y Ia dominacion masculina constituian, en cierto modo, los pilares del equilibrio entre las fuerzas sociales. La Antropologia Feminista de los aiios 70 critico el androcentrismo del evolucionismo, que se perpetuo en Ia corriente funcionalista. De hecho, ambas corrientes antropologicas consideraban a las mujeres meras «esposas», «madres» o «hermanas», con un rol condicionado por Ia naturaleza. Desgraciadamente, proyectos ideologicos envueltos en el velo de Ia cientificidad, como el defendido por Evans-Pritchard (1955) respecto al <doable» prestigio=”” de=”” que=”” gozaban=”” los=”” varones=”” en=”” las=”” sociedades=”” primitivas=”” y=”” ia=”” «lamentable»=”” perdida=”” privilegios=”” mismos=”” sociedad=”” britanica=”” su=”” epoca,=”” contimian=”” perpetuandose=”” actualidad.=”” del=”” mismo=”” modo,=”” malinowski=”” (=”” 1=”” 929)=”” mostro=”” un=”” marcado=”” androcentrismo=”” el=”” desarrollo=”” sus=”” teorias=”” sobre=”” trobriands.=”” ·=”” una=”” relectura=”” desde=”” e=”” genero=”” cuando=”” publico=”” la=”” vida=”” sexual=”” salvajes=”” noroeste=”” melanesia:=”” descripcion=”” etnograjica=”” relaciones=”” eroticas=”” conyugales=”” familia=”” 135=”” entre=”” indigenas=”” trobriands=”” (nueva=”” guinea=”” britanica)=”” 929,=”” aspectos=”” despertaron=”” mayor=”” interes=”” estaban,=”” justamente,=”” relacionados=”” con=”” genero:=”” constatacion=”” ignorancia=”” patemidad,=”” tecnicas=”” acto=”” sexual,=”” sistema=”” matriarcal,=”” particularidades=”” magia=”” erotica,=”” etc.=”” precisamente,=”” estos=”” efectistas=”” obra=”” son=”” gregorio=”” maraiion=”” destaca=”” pro=”” logo=”” a=”” primera=”” edicion=”” espanola=”” mencionado=”” libro,=”” traducido=”” al=”” castellano=”” 932.=”” prologo=”” elogioso,=”” pero=”” moldeado=”” clave=”” sensacionalista=”” segun=”” topicos=”” momento:=”” identificacion=”” primitivo=”” inocencia=”” infantil,=”” valoracion=”” comportamientos=”” escala=”” superior=”” inferior,=”” confusion=”” respecto=”” contenido=”” categoria=”” «sociedades=”” primitivas»=”” «sexualidad=”” primitiva»,=”” islas=”” trobriand»=”” androcentrismo,=”” homofobia,=”” tanto=”” como=”” estaban=”” claramente=”” dominados=”” por=”” estereotipos=”” primaban=”” origen.=”” mas=”” frecuentes=”” se=”” encuentra=”” infravaloracion=”” trabajo=”” domestico.=”” este=”” valora=”” hombre=”” entrega=”” trabajos=”” «mas=”” duros»=”” mujer=”” opina=”” es=”” «normal»=”” hombres=”” descansen=”” regresan=”” aldea=”” horas=”” calidas=”” tarde=”” (malinowski=”” [1929],=”” 975=”” :=”” 66).=”” ademas,=”” seiiala=”” mujeres=”” realizan=”” domesticos=”” durante=”” crepusculo=”” mientras=”” descansan,=”” no=”” pregunta=”” descansan=”” mujeres.=”” para=”” comprender=”” division=”” generizada=”” trobriands,=”” he=”” agrupado=”” actividades=”” masculinas=”” aquellas=”” mujeres,=”” concluyendo=”” calificar=”” «duro»,=”” «penoso»,=”” «monotono»=”” «importante»=”” responde=”” cuestion=”” esencialmente=”” ideologica.=”” mas,=”” propio=”” antropologo=”” describe=”” parametros=”” utiliza=”” establecer=”” duro»=”” otro:=”” l,su=”” impacto=”” economia=”” domestica,=”” grado=”” fuerza=”” muscular=”” empleado,=”” tiempo=”” invertido=”” realizacion,=”” calidad=”” trabajo,=”” 36=”” bronislaw=”” trobriand.=”” percepci6n=”” social=”” mismo,=”” numero=”” personas=”” implicadas,=”” esfuerzo=”” intelectual?=”” si=”” analizamos=”” trobriandeses=”” seglin=”” datos=”” recogidos=”” malinowski,=”” veremos=”” hay=”” mujeres:=”” ambos=”” fabrican=”” redes=”” recipientes=”” agua,=”” trabajan=”” horticultura=”” -las=”” desyerban-,=”” practican=”” ciertos=”” tipos=”” (amorosa,=”” belleza,=”” salud,=”” huertos=”” ),=”” transportan=”” cargas=”” -elias=”” cabeza=”” ellos=”” hombros.=”” tareas=”” especificas=”” cada=”” sexo:=”” pescan=”” cazan,=”” aunque=”” esta=”” ultima=”” actividad=”” central=”” asimismo,=”” construyen=”” canoas,=”” madera,=”” edifican=”” armadura=”” casas,=”” relacionada=”” masculinas,=”” confeccionan=”” taparrabos,=”” cuidan=”” cocoteros=”” arboles=”” frutales=”” dedican=”” comercio.=”” parte,=”” techumbre=”” recolecci6n=”” conchas=”” o=”” frutos=”” silvestres,=”” vigilan=”” cerdos,=”” ac-=”” 137=”” tividades=”” femeninas,=”” petates,=”” brazaletes=”” cinturones.=”” lgualmente,=”” ejecutan=”” todas=”” relacionadas=”” domestico,=”” comprende=”” aprovisionamiento=”” agua=”” pozo=”” situado=”” milia=”” distancia,=”” preparacion=”” alimentos,=”” cuidado=”” otros=”” miembros=”” familia,=”” menores,=”” enfermos=”” ancianos,=”” tambien=”” confeccion=”” faldas=”” fibra=”” vegetal=”” ajustando=”” piezas=”” hojas=”” platanero=”” previamente=”” calientan=”” fuego=”” hacerlas=”” flexibles=”” despues=”” tiiien=”” raices=”” grandes=”” tinajas=”” ponerlas=”” finalmente=”” secar.=”” vista=”” forman=”” parte=”” trobriand,=”” podriamos=”” concluir=”” desempeiian=”” necesarios=”” supervivencia=”” grupo.=”” sin=”” embargo,=”” empeiia=”” desarrollar=”” propios=”” femenino.=”” ejemplo,=”” alimentos=”” cocinan=”” «son=”” muy=”” sencillos=”” exigen=”” gran=”” preparacion»=”” [=”” 929],=”” 71);=”” posteriormente=”” diferentes=”” formas=”” preparar=”” tuberculos=”” consumicion:=”” pueden=”” asarse,=”” cocerse,=”” complementarse=”” carne=”” pescado;=”” detalla=”” distintas=”” �aneras=”” marisco=”” fruta=”” pure=”” vegetates=”” niiios.=”” entrelaza=”” poblacion=”” investiga,=”” puesto=”” que,=”” consideran=”” cocinar=”” «vergonzoso»=”” unicamente=”” guisan=”” (viajes,=”” travesias=”” caza=”” pesca).=”” bien=”” podria=”” tratarse=”” proyeccion=”” androetnocentrismo=”” estudia.=”” general,=”” relata=”” profusion=”” detalles=”” someramente=”” omitiendo=”” aquellos=”” relativos=”” esfera=”” evidentemente,=”” considera=”” «productiva».=”” confunde=”” tamaiio=”” reducido=”” objetos=”” producidos=”” necesita=”” vez=”” desprecia=”” importan-=”” 3=”” 8=”” cia=”” simb6lica,=”” obvia=”” aportaci6n=”” cultura=”” material=”” olvida=”” contribuci6n=”” mismas=”” producci6n=”” conservar=”” transportar:=”” «respecto=”” menos=”” importantes,=”” tales=”” confecci6n=”” pequeiios,=”” cinturones,=”” incumbencia=”” femenina»=”” 71).=”” cualquier=”” caso,=”” jerarquizaci6n=”” mundo=”” occidental,=”” domestico=”” «obligaci6n»=”” casa=”” celibes=”” siguientes=”” terminos:=”” «viviendo=”” habitantes=”” temporales=”” dia=”” otras=”” guardan=”” todos=”” instrumentos=”” demas=”” accesorios,=”” interior=”” presenta=”” aspecto=”” severamente=”” desnudo.=”” le=”” fa=”” tan=”” cuidados=”” mano=”” femenina=”” impresi6n=”” produce=”” realmente=”” deshabitada»=”” ([=”” 99).=”” existen=”” razones=”” naturales,=”” ni=”” mucho=”” cientificas,=”” impidan=”” realizar=”” condiciones=”” siguiendo=”” misma=”” linea,=”” llega=”” considerar=”” desean=”” casarse=”” motivos=”” «naturales»,=”” encuentran=”” deseo=”” descansar=”” ellos:=”” «hay=”” tener=”” cuenta=”” natural=”” ha=”” transpuesto=”” juventud=”” hogar=”” exclusivamente=”” suyos.=”” servicios=”” puede=”” pres=”” tar=”” marido=”” ejercen,=”” natura=”” mente,=”” atractivo=”” edad;=”” aspiraci6n=”” descanso=”” tranquilidad=”” domestica=”” hace=”” intensa=”” medida=”” variaci6n=”” aventuras=”” amorosas=”” atenua»=”” contrario,=”” llevan=”” querer=”” contraer=”” matrimonio=”” tampoco=”” existe=”” ese=”” «variaci6n»=”” pareja=”” y,=”” luego,=”” explica=”” elias=”” iugar=”” «descanso=”” tranquilidad».=”” definitiva,=”” infravaloraci6n=”” siempre=”” presentado=”” «servicio»=”” 39=”” constante=”” malinowski.=”” sorprende=”” solicitud=”” padre=”” niiios,=”” llama=”” poderosamente=”” atencion=”” intervenga=”” «libremente»=”” conversaciones,=”” subraya=”” «esclavas=”” sirvientas»=”” (l,quiza=”” era=”” lo=”” esperaba?)=”” necesitan=”” ayuda,=”” den=”” ordenes=”” maridos.=”” conclusion,=”” aseveraciones=”” ponen=”” manifiesto=”” arraigo=”” valores=”” androetnocentricos=”” mentalidad=”” influyen=”” vision=”” realidad=”” indigena.=”” efecto,=”” perspectiva=”” varon=”” europeo=”” proyecte=”” interpretaciones=”” masculinidad=”” feminidad=”” nativos=”” nativas=”” islas.=”” resulta=”” evidente=”” deja=”” llevar=”” contexto=”” historico-social=”” vivio.=”” otro=”” ejemplo=”” expuesto=”” seria=”” interiorizacion=”” estereotipo=”” occidental=”” «cotilla»=”” cuando,=”” referirse=”” pozo,=”” uno=”” espacios=”” concentran=”” apostilla=”” «es=”” club=”” centro=”” murmuraciones»=”” (1975=”” 68).=”” numerosas=”” ocasiones=”” sexismo=”” lenguaje;=”” habla=”” children=”” (traducido=”” castellana=”” plural=”” generico=”” «niiios»=”” oculta=”” niiias)=”” diferencias=”” socializacion=”” niiios=”” niiias,=”” escribe=”” tratara=”” precisamente=”” grupo=”” asexuado,=”” aunque,=”” realidad,=”” trata=”” «masculinizado»,=”” porq�e=”” paradigma=”” empleado=”” varones.=”” peor,=”” varias=”” paginas=”” hablando=”” «los=”” niiios»,=”” menudo=”” dividen=”” dos=”” grupos=”” segregados=”” sexualmente=”” «tal=”” ven=”” frecuencia=”” separados=”” reunidos»=”” (197=”” 5:=”” 91)=”” descubrimos=”” importantes=”” razories=”” sencillamente=”” prestado=”” atencion.=”” cuanto=”” adolescencia,=”” ocurre=”” practicamente=”” l=”” ector=”” lectora=”” com-=”” 140=”” prender=”” facilmente=”” deben=”” existir=”” claras=”” chicos=”” chicas,=”” porque,=”” cosas,=”” lengua=”” trobriand=”” palabra=”” generica=”” adolescentes=”” sexos,=”” ya=”” diferencia=”” indefectiblemente=”” toulatile=”” (chicos)=”” nakubukwabuya=”” (chicas).=”” consciente=”” influencia=”” er6tico-sexuales=”” erotismo=”” estudiarse=”” «la=”” condici6n=”” legal=”” niujer,=”” domesticas=”” distribuci6n=”” funciones=”” econ6micas»=”” (1975:=”” 55),=”” tomando=”” punto=”” junto.=”” esto=”” implica=”” aparecen=”” invisibilizadas=”” protagonistas,=”” explicita=”” claridad=”” quien=”” suelen=”” partir=”” iniciativas,=”” proposiciones,=”” elecci6n=”” lugar=”” …=”” todo=”” aparece=”” vel=”” ado=”” confuso=”” genero.=”” anette=”” weiner=”” distribucion=”” riqueza=”” hecho=”” diese=”” importancia=”” formaba=”” planes=”” originates=”” investigaci6n,=”” siquiera=”” eran=”” centrales=”” estudio=”” (weiner,=”” 988:=”” 5).=”” fue=”” acercamiento=”” campo=”” comenz6=”” prestar=”” atenci6n=”” especialmente=”” riquezas=”” -manojos=”” bananero-=”” intercambiaban=”” conmemoraci6n=”” alguna=”” persona=”” recientemente=”” fallecida.=”” observaci6n=”” fen6meno=”” oblig6=”” recapacitar=”” rol=”” econ6mico=”” forz6=”” tomarlas=”” consideraci6n=”” sujetos=”” acierto=”” contemplar=”” (moore,=”” 999:=”” 54).=”” realiz6=”” nueva=”” 971=”” 981,=”” decir,=”” 40=”” afios=”” 141=”” estancia=”” pesar=”” distancia=”” tiempo,=”” encontr6=”” notables=”” parecidos=”” etnografia=”” anteriormente=”” realizada=”” descubri6=”” cuestiones=”” antrop6logo=”” pas6=”” alto=”” interpret6=”” terminos,=”” perder=”” habia=”” pasado=”” campo.=”” otra=”” utiliz6=”” metodologia=”” combinada,=”” empleando=”” metodos=”” antropologia,=”” participante,=”” apoy6=”” diversos=”” documentos=”” hist6ricos.=”” hecho,=”” investigaci6n=”” debe=”” considerarse=”” acida=”” critica=”” feroz=”” reinterpretaci6n=”” argumentos;=”” escrita=”” admiraci6n.=”” fundamental=”” roles=”” papel=”” forma=”” distinta=”” establecida=”” monografia=”” isleftos.=”” libros=”” emplean=”” manera=”” generalizada=”” etnografias=”” culturas=”” «primitivas»=”” enseftanza=”” antropologia=”” social,=”” raramente=”” analizan=”” discuten=”” aportaciones=”” weiner;=”” alude=”” existencia.=”” leer=”” malinowski;=”” basta=”” formacion=”” aplicar=”” reconstrucci6n=”” etnografica=”” realiza=”” nuevos=”” paradigmas=”” desarrollados=”” teoria=”” antropol6gica=”” problema=”” cuestiona=”” analiza=”” universitaria,=”” argumenta=”” sino=”” suele=”” centrar=”” debate=”” (como=”” orientaci6n=”” funcionalista,=”” evolucionismo)=”” sumamente=”” pertinentes,=”” tinicas.=”” estar=”” relacionado=”” enseftantes=”” -hombres=”” mujeres-,=”” fundamentalmente=”” tiene=”” ver=”” falta=”” formaci=”” on=”” fu’ndamentales=”” elaboraci6n=”” te6rica=”” segundo=”” nunca=”” consider6=”” podia=”” 42=”” propia=”” riqueza,=”” porque=”” investigo=”” productivas.=”” sentido,=”” seiiala:=”” «a=”” notas=”” mencionan=”” realizando=”” estas=”” bananero=”” aparentemente=”” inutiles=”” intercambiarlas=”” funerales,=”” publicado=”” refiere=”” hombres»=”” pone=”” funcionalistas=”” fallaban=”” percepcion=”” acusa=”” atribuir=”” relevancia=”” matrilinealidad,=”” ella=”” deterrninante=”” productoras:=”” «aunque=”” dio=”” elevado=”” estatus=”” atribuyo=”” descendencia=”” matrilineal,=”” dandole=”” genealogia»=”” 7).=”” ello=”” sociales=”” sexo=”” cruciales=”” investigaciones=”” ias=”” constituyen=”” verdadero=”” objeto=”” relacion=”” estructuras=”” parentesco=”” concretamente,=”” madres.=”” polaco=”” advierte=”” transmisoras=”” filiacion=”” sociedad:=”” madres=”” ilnicas=”” contribuyen=”” forrnacion=”” cuerpo=”” hijo=”” vinculo=”” alguno=”” padre.=”” expresan=”” rodeos:=”” madre=”” sangre».=”” conduce=”” privilegiar,=”” nuevo,=”” matemo=”” femenino=”” asocia=”” naturaleza=”” biologia,=”” obviando=”” representatividad=”” ambito=”” cultura.=”” presentaba=”” activos=”” economico=”” definitivo=”” solo=”” contribuyo=”” aumentar=”” informacion=”” ademas=”” obligo=”” revisar=”” hombres.=”” basadas=”” «derecho=”” matemo»=”” 43=”” «amor=”” patemo».=”” considerado=”” extrano=”” tenia=”” poca=”” autoridad=”” hijos,=”” tio=”” figura=”” importante=”” ejercia=”” control=”” directo=”” hermana=”” pertenecer=”” linaje.=”” investigacion=”” simple=”” intermediario=”” poder=”” sentido=”” destacado=”” donde=”” convierten=”” polos=”” intercambios.=”” simbolico,=”” funcionalismo=”” oscurecer=”” caracter=”” simbolico=”” diversas=”” acciones=”” practicas.=”” defiende=”” controlar=”” fuerzas=”” sobrenaturales=”” -el=”” viento=”” attamar-,=”” dominacion=”” autonomia,=”” influenciar=”” dominar=”” pensamientos=”” persona,=”” representando=”” incluso=”” jefes.=”” criticas=”” -en=”” referida=”” argonautas=”” pacijico–­=”” interpretacion=”” kula=”” mero=”” intercambio=”” collares=”” productos=”” realizados=”” corales=”” gusto=”” «dar=”” recibir=”” dicta=”” costumbre».=”” weiner,=”” transacciones=”” bastante=”” complejas=”” simbolica,=”” social.=”” conchas,=”” algunas=”” propiedad=”” individual,=”” simbolizaban=”” exito=”” dominacion.=”” friccion=”” names=”” familias,=”” considerados=”” indicadores=”” islenos=”” regalaban=”” cunados=”” epoca=”” cosecha,=”” varones,=”” tributo=”” esposa=”” cunados,=”” estableciendose=”” masculino,=”” que-weiner=”” defendio=”” desempenaban=”” names.=”” justifica=”” historicas=”” 144=”” estaba=”” escasa=”” nula=”” concedida=”” mitad=”” epoca.=”” segi:tn=”” ella,=”” solian=”” ser=”” interpretadas=”” sombra=”” hombres,=”” asociadas=”” privado=”” era,=”” victima=”” tiempo.=”” cierto=”” investigadores=”” investigadoras=”” tendemos=”” transmitir=”” nuestros=”” ideol6gicos=”” imperantes=”” nuestras=”” ocurrido=”” epocas,=”” meta=”” despojarse=”” esos=”” prejuicios=”” obstaculizan,=”” deforman=”” oscurecen=”” conocimiento=”” antropol6gico=”” culturas,=”” nuestra,=”” justificar=”” actuaciones.=”” antrop6logos=”” antrop6logas=”” tienden=”” disculpar=”” etnocentrismo.=”” evans-pritchard=”” resigna=”” negaci6n=”” agentes=”” pieno=”” derecho=”” asociaci6n=”” casi=”” exclusiva=”” matemidad=”” -que=”” futicamente=”” visibles=”” estudian=”” parentesco-=”” nos=”” permitido=”” mostrar=”” malinowskiana=”” jas=”” resultaban=”” imparciales,=”” comparar=”” «civilizadas»=”” francamente=”” anticientificos.=”” me=”” refiero=”” ideas=”” expuestas=”” ensayo=”” titulado=”” situaci6n=”” nuestra»,=”” recogido=”” libro=”” recopilatorio=”” ensayos.=”” conferencia=”” pronuncio=”” 25=”” octubre=”” 955=”” universidad=”” londres=”” pretende=”” paralelismos=”” divergencias=”” bretaiia=”” 45=”” nuer=”” llegan=”” alumnado=”” licenciatura=”” cllisico=”” agrafas=”” sean=”” advertidos,=”” generalmente,=”” sesgo=”” androcentrista,=”” articulo=”” constituye=”” ideologico-politica=”” dinka=”” sudan=”” estan=”” escritas=”” asexuada,=”” masculino=”” generico,=”” apenas=”” parece=”” contacto.=”” capitulos=”” dedicados=”” (por=”” capitulo=”” v=”” «el=”” linajes»,=”” 940],=”” 997:=”” 211-266),=”” ooicamente=”” elementos=”” parentesco,=”” ocupan=”” linajes=”” ligadas=”” capacidades=”” biologicas=”” procreacion,=”” economicos=”” definidos.=”” aun=”” estudia=”” linajes,=”” polo=”” fundamental.=”” juzgar=”” palabras,=”” tenemos=”” impresion=”” informantes=”” hombres:=”” «un=”” tribu=”” dok=”” describio=”” perfectamente=”” proceso=”” (se=”” pasan=”” clanes)»=”” 235).=”” referido=”” hablan=”” basicamente=”” analizare=”” continuacion=”” enmarcar=”” hamada=”” imicamente=”” ellas,=”” feminista.=”” dicho=”” etapas=”” esquema=”” evolutivo=”” organizacion=”” social:=”” primitivismo=”” civilizacion.=”” -o=”” citar-=”” bibliografia=”” disponible=”” aquel=”” momento=”” .mujeres=”” sociedades,=”” phyllis=”” kaberry=”” (1939,=”” 952)=”” margaret=”” mead=”” 935).=”” obstante,=”” califica=”” ambas=”” antropologas=”” «carentes=”” analisis=”” cientifico=”” serio»,=”” algo=”” reprocha=”” simone=”” beauvoir=”” 949).=”” 46=”” acusacion,=”” pretende,=”” contraste,=”” subrayar=”” «verdadera»=”” cientificidad,=”” metodo=”” pritchard,=”” cae=”” peso=”” constatamos=”” afan=”” pritchard=”” proyecto=”” ideologico:=”” civilizadas=”” abandonar=”” deseos=”” equipararse=”” ocuparse=”” hijos=”” maridos=”” hacen=”” hermanas=”” primitivas,=”” cuales=”” gozan=”” generalizado=”” gracias=”” ello.=”” defender=”” subjetiva=”” situacion=”” ofrece=”” imagen=”” estereotipada=”” homogenea=”” «mujeres=”” primitivas».=”” toda=”” argumentacion=”” calculada=”” demostrar=”” necesidad=”” mantener,=”” reforzar,=”” sexos=”” opinion,=”” diluyendo=”” civilizadas.=”” ello,=”” ventajas=”” primitiva=”” aqui=”” entran=”” escena=”” estudios=”” 939),=”” manipula=”” antojo.=”” asi,=”” quiere=”” satisfechas=”” posicion=”” subordinacion,=”” cita=”” 952),=”” efectivamente,=”” introduce=”” innovacion=”” valorar=”” aborigenes=”” australianas,=”” ningful=”” momento,=”” encuentren=”” privilegio=”” europeas.=”” anteriores=”” australianas=”” obviaban=”” denostaban=”” participacion=”” socio-economicas,=”” antropologa=”” tenga=”” consideracion=”” aborigenes,=”” bamenda=”” cameron,=”” encontraran=”” mejores=”” britanicas=”” principios=”” siglo=”” xx,=”” evanspritchard=”” sostiene.=”” siguiente=”” parrafo=”” claro=”” utilizacion=”” parcial=”” interesada=”” hipotesis:=”” «phyllis=”” kaberry,=”” (londres),=”” demuestra=”” dudas,=”” 47=”” contrario=”” creido=”” menudo,=”” hordas=”” interesadas=”” participaban=”” activamente=”” elias;=”” son,=”” amplio=”” compaiieros=”” reciprocos=”” deberes=”” es,=”” union=”” estable.=”” posterior=”” economica=”” bamenda,=”” cameron=”” ingles,=”” autora=”” muestra=”” alta=”” libertad=”” responsabilidad=”” cualquiera=”” oeste=”” africano»=”” 955],=”” 41).=”” activo=”” sirve=”” excusa=”” constantemente=”” desventaja=”” envidian=”” civilizadas).=”” hayan=”” «resentidas»=”” estatus,=”” engaiiosa=”” afirmaciones=”” siguiente:=”” evidente,=”” comparamos=”” suerte=”” modema,=”” progreso=”” tecnologico=”” nuestra=”” civilizacion=”” posible=”” experiencia=”” rica,=”” decir=”” tenido=”” efecto=”” diferenciacion=”” cual=”” es’necesariamente=”” ventaja=”” mujed=””> ([ 1 955], 1 975 : 43). Lo que Pritchard denomina «diferenciacion social entre los sexos» es; en realidad, lo que actualmente llamamos «dominacion masculina». Para Evans-Pritchard, el problema era Ia perdida de privilegios de sus compaiieros varones; asi que su objetivo era demostrar que mantener Ia jerarquia de genero contribuia al bienestar social. Esto le lleva a afirmar que los hombres ocupaban los roles de autoridad y poder en las sociedades primitivas debido a «factores biologicos y psicologicos profundos» ([ 1 955], 1 975 : 54), un argumento que se utiliza a menudo para defender el inmovilismo social. Segful Evans-Pritchard, Ia razon de ser de Ia division generizada del trabajo era Ia necesidad 1 48 de mantener una «armonia social» con el objetivo de equilibrar la balanza del «buen funcionamiento social». En definitiva, sus planteamientos descalificaban las manifestaciones por la igualdad del movimiento sufragista de mujeres, ya que esta lucha romperia las desigualdades, que Evans-Pritchard consideraba «naturales y necesarias» para el equilibrio social. Evans-Pritchard parece profetizar lo que posteriormente senin algunos topicos antifeministas basados en la perdida de privilegios de los varones. En este sentido, sostiene lo siguiente: «Es indudable que actualmente en Inglaterra, el hombre ha perdido mucha de la autoridad que habitualmente disfrutaba como padre y marido. Creo que puede decirse que ha perdido, en gran medida, su posicion como cabeza de familia y tiende con frecuencia a ocupar una posicion defensiva o pasiva, en su casa» ([ 1 955], 1 975: 53). Otra caracteristica del pensamiento de Pritchard en tomo a las relaciones de genero es que reitera la falaz, pero extendida idea, de que todos y todas sus contemponineos gozaban de igualdad de oportunidades en Europa y Norteamerica. Esta imagen ilusoria continua siendo una constante en numerosos trabajos antropologicos actuales, que se presentan como si las diferencias sociales entre hombres y mujeres, o mejor dicho la relacion de dominacion de genero, estuviese basicamente superada. El verdadero proposito de la supuesta consecucion de la igualdad es defender que las reivindicaciones femeninas estan fuera de lugar porque hemos llegado a la equiparacion de oportunidades. Finalmente, Evans-Pritchard concluye el ensayo exponiendo sus verdaderos objetivos, es decir, que los problemas de la relacion entre los sexos no pueden ser resueltos insistiendo en la igualdad absoluta entre hombres y mujeres, sino mas bien «reconociendo las diferencias, ejerciendo la caridad y consintiendo la autoridad» ([ 1 955], 1 975 : 55). Y llega alin mas alla en su justificacion de la dominacion masculina, cuando explica que la aceptacion de «la autoridad es la unica forma de igualdad sostenible» en las relaciones humanas ([ 1 955], 1 975 : 55). En consecuencia, el posicionamiento teorico de Evans-Pritchard esta claramente exento de «analisis 1 49 cientifico serio» -algo que el reprocha a Mead, a Kaberry y a Beauvoir-, a Ia vez que revela un profundo sexismo fundamentado en falsas interpretaciones de Ia vida de las mujeres primitivas cuyo ultimo objetivo es frenar las reivindicaciones de las mujeres britanicas de su epoca. Para conseguir su proposito utiliza engaii.osamente los trabajos de antropologas pioneras como Kaberry o Mead, que prestaron atencion a las mujeres de las sociedades en las que desarrollaban su trabajo de campo, aunque elias no hicieron mencion alguna, como Evans-Pritchard pretende, a su «envidiable» posicion social. NATURALEZA, CULTURA Y MUJERES Uno de los debates mas acalorados en Ia Antropologia Feminista de los aii.os 70 y 80 giro en tomo a Ia supuesta asociacion universal de las mujeres a Ia naturaleza (Ortner, 1 974), discusion muy ligada a Ia construccion de Ia dependencia femenina de sus capacidades reproductivas (Chodorow, 1 978) y, como consecuencia, a su adscripcion casi exclusiva al ambito domestico (Rosaldo, 1 974). Este debate, marcado por las teorias estructuralistas de Levi-Strauss ( 1 949), podria tambien enunciarse en terminos de oposiciones binarias, es decir, segnn el reverso de los temas anteriormente citados como marcadores de Ia construccion de las mujeres y de Ia feminidad, a saber: Ia supuesta asociacion universal de los hombres a Ia cultura, Ia construccion de su relacion fundamental con Ia produccion y su vinculacion al ambito publico. Analizare en primer Iugar algunos aspectos del papel de las mujeres en Las estructuras elementales del parentesco de Levi-Strauss ( 1 949) para continuar con Ia obra de Sherry Ortner, y mas concretamente su conocidisimo articulo «i,Es Ia mujer al hombre lo que Ia naturaleza a Ia cultura?» ( 1 974), que constituyo uno de los puntos de partida del debate antropologico en tomo a las relaciones entre mujeres y naturaleza. El ensayo de Ortner refleja los planteamientos estructuralistas sobre Ia percepcion del mundo en forma de categorias opuestas y duales, en este caso hombre/mujer y naturaleza/ 1 50 cultura. No cabe duda de que lo «natural» tiene una presencia sorprendente e intensamente persistente cuando se trata de refl.exionar sobre las mujeres (Tabet, 1 985 : 65). Posteriormente estudiare los planteamientos de Rosaldo ( 1 974, 1 980) respecto a Ia universalidad de Ia oposici6n publico/domestico; para terminar con las criticas al esencialismo feminista -feminismo de Ia diferencia- que considera a las mujeres mas cercanas a Ia naturaleza. Hoy en dia existen numerosos datos etnograficos que constituyen las excepciones que invalidan las hip6tesis universalistas planteadas en los setenta. Asimismo, se ha subrayado el etnocentrismo de las nociones empleadas y Ia variedad de formas de dominaci6n establecidas en raz6n del genero (Reiter, 1 975; Gevara, 2000; Comas, 1 995). Es mas, aunque Ia subordinaci6n de las mujeres subsistiera en todas las sociedades contemporaneas, ello no justificaria su evitabilidad. Encajar piezas de un puzle previamente construido: Claude Levi-Strauss El metodo estructuralista, introducido por Levi-Strauss, aporta una valiosa refl.exi6n sobre numersas cuestiones te6- ricas, fundamentalmente en el ambito del simbolismo, el parentesco y las teorias sobre el intercambio. Quiza uno de sus inconvenientes mas sefialados es que estudia Ia 16gica de las producciones simb6licas independientemente de sus efectos sociales (Collayn, 1 988: 65) El paradigma estructuralista de Levi-Strauss, enfocado a conocer como Ia mente estructura y organiza las ideas, sugiere Ia existencia de una estructura profunda del pensamiento humano que realiza el mismo tipo de procesos mentales en todas las sociedades en forma de contrastes binarios. Segun Levi-Strauss, las categorias naturaleza y cultura forman una matriz dicot6mica que Ia mente humana desarrolla para organizar el mundo: «Sostenemos, pues, que todo lo que es universal en el hombre corresponde al orden de Ia naturaleza y se caracteriza por Ia espontaneidad, mientras que todo lo que esta sujeto a una norma pertenece 151 a Ia cultura y presenta los atributos de lo relativo y de lo particular» (Levi-Strauss [ 1 949], 1 998: 41 ). Los planteamientos estructuralistas dejaron una huella indeleble en el desarrollo de las teorias sobre Ia relacion entre mujeres y naturaleza. Como los humanos somos al mismo tiempo naturaleza y cultura, se desarrolla el tabu del incesto que, de manera supuestamente universal, prohibe el matrimonio entre parientes cercanos. El tabu del incesto seria un mediador entre Ia naturaleza y Ia cultura, porque permite el aparejamiento para Ia continuidad de Ia especie, pero al mismo tiempo, establece unas bases culturales universales para su regulacion: «La prohibicion del incesto presenta, sin el menor equivoco y reunidos de modo indisoluble los dos caracteres en los que reconocimos los atributos contradictorios de dos 6rdenes excluyentes: constituye una regia, pero Ia unica regia social que posee, a Ia vez, un canicter de universalidad» (Levi-Strauss [1949], 1 998: 42). En definitiva, e1 tabu del incesto marca Ia transicion entre naturaleza y cultura y constituye Ia base de todas las formas de organizacion social, asi como el paso de Ia consanguinidad natural a Ia alianza cultural: «La prohibicion del incesto no tiene origen puramente cultural, ni puramente natural, y tampoco es un compuesto de elementos tornados en parte de Ia naturaleza y en parte de Ia cultura. Constituye el movimiento fundamental gracias al cual, por el cual, pero sobre todo en el cual, se cumple el pasaje de Ia naturaleza a Ia cultura» (Levi-Strauss [ 1 949], 1 998: 58). El problema radica en definir que elementos engloba genericamente Ia matriz naturaleza y cultura. Cuando se trata de reflexionar sobre el papel que ocupan las mujeres en e1 marco de Ia oposicion naturaleza/cultura y, en general, de «pensar a las mujeres», Levi-Strauss las trata como meros objetos de canje. Mientras los hombres suelen ser sujetos del discurso, las mujeres aparecen como «apendices», intercambiables. La cosificacion de las mujeres en Ia obra de Levi-Strauss es una constante; elias apenas son sujetos del discurso. Por ejemplo, a menudo establece paralelismos entre las mujeres y el alimento y utiliza frases como Ia siguiente: «Los metodos de reparto de Ia came vigentes en esta region del mundo (se refiere a Birma- 1 52 nia) no testimonian una ingeniosidad menor que Ia presente en el reparto de mujeres» (Levi-Strauss [ 1 949], 1 998: 71 ). El sexismo de las teorias de Levi-Strauss suele justificarse sobre Ia base de que su proyecto teorico-antropologico deriva directamente del estructuralismo lingiiistico ( especialmente, de Saussure y Jakobson); pero su filiacion intelectual no legitima que convierta a las mujeres en meros «signos» intercambiables en un «sistema de significados» dominado por los varones, creadores exclusivos de las alianzas. En general, pienso que se trata, mas bien, de aplicar un marco teorico formal ( el estructuralismo lingiiistico) a un esquema de pensamiento androetnocentrico ya existente (propio de Levi-Strauss y fruto de su epoca) que permite al antropologo helga explicar como encajan las piezas en un puzle previamente construido. Mujeres disponibles, mujeres deseables Para Levi-Strauss, los hombres constituyen el centro de Ia sociedad, y las mujeres se situan al margen del sistema de relaciones reales y simbolicas; son meros objetos de intercambio. En este sentido, ratifica las tesis de Simone de Beauvoir y contribuye cumplidamente a Ia construccion de los hombres como esencia y de las mujeres como alteridad. Pero Levi-Strauss no critica esta forma de discurso sexista-esencialista, ya que en ning1ln momento se cuestiona por que los hombres son esencia en su discurso. Cabe recordar que El segundo sexo de Simone de Beauvoir se publico en Francia en 1 949, el mismo afio en que vio Ia luz Ia tesis de Levi-Strauss sobre Las estructuras elementales del parentesco. Sin embargo, Ia centralidad de los varones en el pensamiento de Levi-Strauss es una constante, ellos son los unicos sujetos activos. Por ejemplo, nunca piensa en terminos de procurar un esposo a las mujeres, sino a Ia inversa: «Salvo en las sociedades en las que este equilibrio (se refiere al equilibrio de nacimientos masculinos y femeninos) se haya modificado por Ia intervencion de las costumbres, cada individuo macho debe tener una oportunidad, cercana a Ia pro- 1 53 babilidad muy alta, de procurarse una esposa» (Levi-Strauss [1949], 1 998: 73). Podria contemplar, al menos, otras hipotesis: «dependiendo del equilibrio entre nacimientos masculinos y femeninos, cada individuo, hombre o mujer, debe tener una oportunidad … de procurarse una esposa o un esposo». Pero no se trata exclusivamente de un problema de lenguaje, en realidad, Levi-Strauss no reconoce a las mujeres en su discurso, resultan meros bienes sin entidad, completamente anuladas como productoras de cultura, sin iniciativa ni temperamento. Ni siquiera son victimas de una relacion cultural de dominacion, sencillamente aparecen como bienes cosificados de los hombres, como si este fuera su Iugar «natural» en las sociedades humanas. El ejemplo siguiente pone de manifiesto las ideas expresadas anteriormente y habla por si mismo: «La tendencia poligamica profunda, cuya existencia puede admitirse en todos los hombres, hace que siempre aparezca como insuficiente el numero de mujeres disponibles. Agreguemos que, aunque hubiera tantas mujeres como hombres, no todas son igualmente deseables -> que, a su vez, influy6 en los primeros momentos del vanguardista movimiento socio-te6rico conocido como ecofeminismo (vease el ultimo capitulo de este libro ). La brasil efta Rosiska Darcy de Oliveira, entre otras, fue una de las defensoras de esta tendencia esencialista plasmada en su obra Elogio da diferencia: o femenino emergente ( 1 99 1 ). Rosiska defiende Ia separaci6n entre las caracteristicas masculinas y femeninas, valorando aquellas cuali- 1 68 clades que considera propias de Ia feminidad. Por ello, plantea que el feminismo de Ia diferencia es un movimiento potencialmente revolucionario. Pero una de las grandes trampas de sus razonamientos y, en general, del feminismo de Ia diferencia, es que nos obliga a preguntarnos que queremos conservar y que tendriamos que abandonar de Ia identidad femenina esencial. Una de las mayores criticas a las posiciones esencialistas procede de las te6ricas marxistas-materialistas, y mas contemponineamente del movimiento queer, pero tambien del ecofeminismo constructivista, que defienden Ia imposibilidad de separar Ia naturaleza de Ia cultura. En este sentido, Ia brasilefta Ivonne Gevara, perteneciente al movimiento ecofeminista, defiende que no existen esencias inmutables de genero, sexo, raza ni naturaleza porque son los grupos humanos los que construyen sus significados. Por ello, sostiene que el dato biol6gico puro no existe, ya que todo esta mezclado en «esa realidad constitutiva y evolutiva» que se llama cultura. En definitiva, Gevara entiende que el dato biol6gico es un dato culturizado y el dato cultural esta marcado por nuestra condici6n biol6gica (Gevara, 2000: 21). Y lo plantea en terminos muy lucidos: «Por otro lado, genero –construcci6n social de lo masculino y lo femenin(}-, naturaleza, cultura, tradici6n, son elaboraciones hist6ricas y sociales, y no podemos trabajar con elias como si fueran conceptos ahist6ricos, capaces de incluir cualidades esencialistas atribuibles al hombre o a Ia mujer» (Gevara, 2000: 21). A su vez, Carolyn Merchant ( 1 980) sostiene que el concepto de naturaleza, asociado a las mujeres, toma un valor positivo o negativo seglin el momento y el contexto hist6rico-cultural, concluyendo que no existe una acepci6n univoca, sino multiples proyecciones de las diversas percepciones del mundo exterior. En este sentido, explica que para la teoria organica result6 clave la identificaci6n de Ia naturaleza y la Tierra en primer Iugar con una madre nutriente: un ser femenino suavemente benefactor que se ocupa de las necesidades de la humanidad en un universo ordenado, planificado. Sin embargo, prevaleci6 tambien otra imagen opuesta de la naturaleza como ser femenino, capaz de provocar violencia, tempestades, sequias y un caos generalizado. Ambas se identificaron con el sexo 1 69 femenino y fueron proyecciones de Ia percepcion humana sobre el mundo exterior (Merchant, 1 980: 2). En definitiva, podemos concluir que Ia universalidad de Ia asociacion entre mujeres y naturaleza no solo constituye una falacia teorica, sino que, en nuestra propia cultura, ni siquiera responde a un modelo unidireccional. MATERIALISMO Y RELACIONES DE GENERO La corriente marxista-materialista es Ia aproximacion teorica que mas directamente aborda Ia relacion entre produccion y reproduccion ( concebida como reproduccion de mano de obra) y Ia division generizada del trabajo para explicar Ia subordinacion de las mujeres. En este sentido, Ia explotacion femenina estaria intimamente relacionada con Ia asociacion de las mujeres a Ia esfera reproductiva (familia, ambito domestico) y con Ia infravaloracion de Ia misma, precisamente por estar socialmente concebida como un ambito no productivo (no trabajo ). Sistemas clasificatorios y explotacion de las mujeres Los materialistas no se planteaban la evolucion en terminos de superior e inferior, como habian hecho otros evolucionistas, sino que analizaron los diversos sistemas de opresion centrandose en los modos de produccion fundamentales en cada etapa evolutiva ( comunismo primitivo, esclavismo, feudalismo y capitalismo) y estudiando las desigualdades socioeconomicas conformadas con el desarrollo del capitalismo en las sociedades occidentales. De este modo, analizaban las sociedades desde la perspectiva de las condiciones materiales de vida y los factores economicos que afectaban al desarrollo social. Pero, ademas, constituyen una de las primeras corrientes teoricas que tienen en cuenta Ia liberacion de las mujeres en sus proyectos ideologicos. 1 70 El impacto de Ia obra de Karl Marx y sus teorias de los modos de produccion y Ia formacion de las clases sociales ha sido y continua siendo esencial no solo en Antropologia Social sino en diversas Ciencias Sociales como Ia Sociologia o Ia Historia. Por su parte, Friedrich Engels se centro en el estudio de Ia subordinacion de genero en su chisico titulado La familia, Ia propiedad privada y el Est ado ( 1 884 ), una obra cuya influencia en Ia Antropologia del Genero continua basta Ia actualidad. Pero ambos, Marx y Engels, se apoyaron, en cierto modo, en Ia Antropologia Social; me refiero a los estudios etnognificos y las teorias antropologicas del norteamericano Morgan ( 1 877). Posteriormente, antropologas marxistas y feministas como Leacock, Sacks, Young, 0. Harris, etc., continuaron desarrollando esta linea de investigacion. Para los/as materialistas, las diferentes formas de propiedad y modos de produccion habian caracterizado las distintas etapas de Ia organizacion social. La primera fase se caracterizaria por Ia recoleccion de alimentos y Ia distribucion de los recursos entre los miembros del grupo de forma igualitaria, creando relaciones esencialmente equitativas de acceso a los recursos y a Ia propiedad comunal. Con el crecimiento demognifico, las sociedades desarrollarian formas de propiedad privada. Segt1n sus teorias, el hecho de que Ia tierra y los recursos dejaran de pertenecer de manera comunal a los miembros del grupo repartiendose entre individuos particulares constituiria Ia base de las posteriores diferenciaciones sociales. Por tanto, el paso de Ia propiedad comunal a Ia propiedad privada seria uno de los marcadores fundamentales de los cambios sociales. Las sociedades capitalistas constituirian el culmen de las formas de propiedad privada debido a Ia exclusion de un importante numero de miembros del grupo del acceso a los recursos y privilegios. Asi, en el capitalismo habrian surgido dos clases sociales antagonicas: Ia burguesia propietaria y el proletariado, que trabaja para los anteriores vendiendo su trabajo a cambio de un salario. El intercambio de trabajo por dinero se realizaria en condiciones de explotacion y Ia burguesia obtendria, de este modo, importantes beneficios. Las relaciones de produccion capita- 171 listas tendrian su punto de partida en Ia Europa del siglo XVI, donde asistiriamos al paso del feudalismo a Ia edad moderna. Siguiendo esta linea, Ia antrop6loga Kate Young analiz6 Ia relaci6n entre Ia intervenci6n del capital en los paises «subdesarrollados» y los cambios en las actividades productivas y Ia fertilidad de las mujeres derivados de Ia apropiaci6n del trabajo femenino a traves del estudio de Ia producci6n de tela de algod6n y cochinilla para Ia tintura en Oaxaca (Mexico) durante los siglos XVII y XVIII (Young, 1 979). Asimismo, antrop6logos y antrop6logas de corte materialista argumentaron que Ia base econ6mica de Ia sociedad (infraestructura) determinaba, por un lado, Ia superestructura (las instituciones legales, politicas, sociales y culturales que permiten asegurar Ia continuidad del estatus econ6mico ), y por otro, las formas de conciencia social y el modo de pensar, es decir, Ia ideologia. Un ejemplo practico, que tomo de las antrop6logas Marcia-Lees y Nancy Johnson (2000: 49), seria que el desarrollo del individualismo en Occidente podria estar conectado a Ia evoluci6n de formas de organizaci6n capitalistas y, mas concretamente, que el consumo se desarrolla mas con familias nucleares que con grandes familias que comparten los gastos. Las teorias marxistas propugnaban formas de organizaci6n de tipo comunista —comunitarias-para frenar el avance del capitalismo. Este nuevo tipo de sociedad estaria caracterizado por Ia libertad y Ia desaparici6n de Ia explotaci6n de los trabajadores. Friedrich Engels, que trabaj6 muy directamente sobre las relaciones sociales de genero, pensaba que los roles de hombres y mujeres evolucionarian hacia el igualitarismo con el avance de las relaciones de producci6n hacia Ia nueva sociedad socialista, en Ia que Ia explotaci6n de las mujeres desapareceria completamente. Seglin sus presupuestos, las razones de Ia mayor explotaci6n de las mujeres estaban directamente vinculadas al paso de Ia propiedad comunal a Ia propiedad privada. El estudio de las condiciones materiales y los factores econ6micos en relaci6n con las categorias de genero es, hoy dia, una perspectiva de investigaci6n antropol6gica en boga. Algunas feministas, adulterando las teorias marxistas, inter- 1 72 pretaron que «las mujeres son una clase social» en lucha por sus derechos. Nada mas lejos de ello, puesto que las mujeres forman un «grupo interclasial mayoritario»; es decir que, en Ia mayoria de las sociedades, las mujeres constituyen el 51% de Ia poblacion y se encuentran representadas en todas las clases sociales. Por otra parte, y en relacion a Ia lucha de clases, es cierto que uno de los errores de las teorias marxistas fue pensar que Ia subordinacion de genero estaba subsumida en Ia division de clases. Engels y el origen de Ia familia Las tesis de Engels respecto al origen de Ia familia estan ampliamente basadas en Ia obra de sus mas inmediatos antecesores: Marx, Morgan y Bachofen. Hemos visto ya las teorias de Bachofen respecto al matriarcado primitivo y su impacto en el movimiento feminista. Nos resta analizar las teorias de Engels respecto a Ia explotacion de las mujeres, ampliamente infiuidas por las aportaciones de Morgan ( 1 877) sobre los iroqueses. Cabe seiialar que, mientras Bachofen se centro en el analisis de los mitos y Ia legislacion, Morgan aporto el material etnografico recopilado durante el trabajo de campo. Lewis Morgan, en su obra Systems for consanguinity and affinity in the human family ( 1 870), estudio los sistemas de parentesco de los iroqueses, una sociedad matrilineal, y llego a Ia conclusion de que Ia patrilinealidad era mas negativa para las mujeres que Ia matrilinealidad. Creia en Ia emancipacion de las mujeres y, en cierto modo, denuncio Ia opresion del colectivo femenino a traves de su estudio de los iroqueses. Morgan llego a convertirse en una autoridad para el marxismo, debido a que Engels utilizo gran parte de sus teorias en el desarrollo de sus ideas sobre las relaciones entre Ia familia, la propiedad privada y el Estado. Esto propicio que Morgan fuese rescatado fundamentalmente por Ia Antropologia sovietica. Engels funde las teorias desarrolladas por ambos intelectuales, Bachofen y Morgan, con la intencion de apoyar la ne- 1 73 cesidad de un cambio social y justificar, asi, Ia pertinencia del modelo socialista. El impacto de las teorias evolucionistas respecto al parentesco y las formas de organizacion social en Ia obra de Engels es incontestable: «Hay tres formas principales de matrimonio, que corresponden aproximadamente a los tres estadios fundamentales de Ia evolucion humana: en el salvajismo, el matrimonio por grupos; en Ia barbarie, el matrimonio sindiasmico; en Ia civilizacion, Ia monogamia con sus complementos, adulterio y prostitucion» (Engels ( 1 884], 1 970: 94). Engels considera que Ia monogamia surgio como consecuencia de Ia concentracion de riquezas en manos de un solo hombre y en su deseo de transmitirlas por herencia a sus hijos. Pero, ademas, seiiala que para ello era necesaria Ia monogamia de Ia mujer, pero no Ia del hombre. Y aiiade: «Tanto es asi, que Ia monogamia de Ia mujer no ha sido el menor obice para Ia poligamia descarada e hipocrita del hombre» (Engels [ 1 884], 1 970: 95). Efectivamente, Engels mostro que Ia razon de ser de Ia monogamia era acabar con las dudas sobre Ia patemidad para garantizar los derechos de transmision del patrimonio a traves de Ia linea masculina (Stolcke, 1 978: 265). Para Engels, las mujeres de las sociedades «primitivas» en que Ia produccion y Ia distribucion de recursos era supuestamente igualitaria gozaban de una mejor posicion social. Las mujeres compaginaban Ia crianza y el cuidado de los niiios y niiias con otras actividades productivas que les permitian mantener un estatus social equitativo en relacion a los hombres. Consideraba Ia matrilinealidad como una expresion de Ia mejor posicion social de las mujeres en sociedades no capitalistas. En consecuencia, segful sus teorias, Ia division generizada del trabajo era una relacion reciproca que no contemplaba Ia explotacion. Por tanto, pensaba que las mujeres eran consideradas miembros iguales y productivos de Ia sociedad, que desarrollaban el trabajo domestico para el buen funcionamiento y Ia supervivencia del grupo en condiciones de igualdad. Engels, como otros autores y autoras de corte materialista que mantienen que Ia subordinacion de las mujeres no es universal, centra su analisis en lo que hacen hombres y mujeres en cada socie- 1 74 dad y cada periodo hist6rico, descartando las cuestiones relacionadas con el canicter simb6lico de las construcciones en tomo al sistema sexo/ genero (Moore, 1 999: 46). A medida que crecia Ia producci6n y se desarrollaba Ia propiedad privada, los varones aumentaban su capacidad de poder en Ia familia y Ia sociedad. De esta forma, utilizaron su posicion para desbancar las relaciones de parentesco matrilineales a favor de Ia patrilinealidad impulsando el patriarcado. Del mismo modo, Ia monogamia iria abriendose camino como forma de organizaci6n familiar basta ocupar el Iugar preponderante. Sin embargo, en contra de lo que pensaban los evolucionistas del siglo XIX, para Engels Ia monogamia no aparece en Ia historia como una reconciliaci6n entre el hombre y Ia mujer, y mucho menos como una forma mas elevada de familia. Engels opinaba que Ia monogamia constituia una suerte de esclavitud de las mujeres que origin6 Ia jerarquizaci6n de genero y propici6 Ia dominaci6n masculina: «Por el contrario: Ia monogamia entra en escena bajo Ia forma de esclavizamiento de un sexo por el otro, proclamaci6n de un conflicto entre los sexos, desconocido basta entonces en Ia historia» (Engels [ 1 884], 1 970: 83). Para los te6ricos marxistas, uno de los fines de Ia familia mon6gama era asegurar que Ia riqueza de los varones propietarios pasara exclusivamente a los miembros de su linaje, manteniendose asi el patrimonio familiar. De esta forma, las mujeres pasaban a ser meros instrumentos de procreaci6n y renovaci6n de vastagos, convirtiendose en esclavas de los hombres. El paso del matriarcado primitivo y las formas de propiedad comunal bacia el patriarcado y Ia propiedad privada constituy6 Ia derrota de las mujeres, que pasaron a depender completamente de los hombres, segnn Ia tesis de Engels. Acuerdos y desacuerdos: criticas a/ materialismo Las teorias de Engels han sido objeto de numerosas revisiones respecto a infinidad de cuestiones tematicas, pero unicamente me voy a centrar en las criticas y alabanzas proce- 1 75 dentes de algunas te6ricas y antrop6logas feministas (Millet [ 1 969], 1 995; Beauvoir, 1 949; Sacks, 1 979; Leacock, 1 978; Coward, 1 983) respecto a los roles de las mujeres. Kate Millet subray6 Ia validez de algunas aportaciones fundamentales de las teorias marxistas a Ia causa de las mujeres en su conocido y polemico libro Politica sexual ( 1 970). Fundamentalmente, destac6 Ia contribuci6n de las teorias de Engels a desvelar los origenes del matrimonio y de Ia familia patriarcal y, muy especialmente, su prop6sito de mostrar que estas no eran formas «naturales» de organizaci6n social y, por tanto, podian constituir objeto de renovaci6n y cambio social, puesto que no eran mas que instituciones hist6ricas fruto de un contexto social concreto. Es mas, Millet pensaba que, aunque Ia tesis de Engels sobre el matrimonio monogamico como base del patriarcado no era del todo valida, su declaraci6n de que el matrimonio y Ia familia se basaban en Ia subordinaci6n de Ia mujer representaba «una acusaci6n sumamente demoledora» (Millet [ 1 969], 1 995 : 225). Pero Millet tambien expres6 sus desacuerdos, especialmente en lo relativo a Ia construcci6n del cuerpo y Ia sexualidad de las mujeres en las teorias de Engels. Hay que tener en cuenta que gran parte de las ideas de Millet estaban orientadas a fundamentar que Ia frigidez y Ia castidad femenina constituyen estrategias psicol6gicas y sociales del propio patriarcado encaminadas a prohibir o limitar el placer femenino. En este sentido, emite un juicio «hastante desfavorable», como ella misma escribe, respecto a Ia actitud de los te6ricos marxistas, que, segUn. ella, dan por sentado que a las mujeres les desagrada Ia sexualidad a la vez que sostienen que la union sexual implica una entrega y representa (para la mujer) un acto politico de sometimiento. Posteriormente, Coward ( 1 983 : 1 46) acus6 igualmente a Engels de esencialista por sugerir que las mujeres detestaban, por naturaleza, la promiscuidad, en contraste con los varones. Asimismo, Millet considera que las ideas de Engels respecto a la sexualidad femenina son propias de una mentalidad solapadamente patriarcal, fruto de su formaci6n victoriana, ya que opina que el concepto de resistencia sexual, Ia defensa de la integridad mediante Ia frigidez y la conserva- 1 76 cion de Ia independencia gracias a Ia castidad figuran entre los temas favoritos de Ia literatura victoriana (Millet [ 1 969], 1 995: 217). En consecuencia, Millet no cree que Ia resistencia sexual que Ia mujer opone a sus deseos eroticos constituya un acto de autoafirmacion. Asimismo, aunque valora aspectos del «exhaustivo y preciso analisis de Engels», piensa que no proporciona una explicacion satisfactoria y convincente de Ia implantacion del patriarcado. Para ella, el patriarcado, en tanto que acontecimiento de gran repercusion para Ia humanidad, «sigue constituyendo uno de los grandes interrogantes de Ia historia, con independencia de los debates sobre el tipo de organizacion social que Ia precedio» (Millet [ 1 969], 1 995 : 21 0). Igualmente, juzga insostenible explicar Ia implantacion del patriarcado por determinadas formas de «asociacion sexual» ([1 969], 1 995 : 2 1 1 ). Tambien Beauvoir dedico un capitulo de El segundo sexo ( 1 949) al papel de las mujeres desde Ia perspectiva del materialismo historico. Aqui, Ia filosofa pretende demostrar que Ia conciencia que tiene Ia mujer de si misma refleja su posicion en Ia estructura economica en cada una de las sociedades donde se encuentra inmersa. Se refiere en numerosas ocasiones a El origen de Ia familia de Engels y a El capital de Karl Marx. Por lo que respecta a Jacob Bachofen, entiende que sus teorias (ella utiliza Ia palabra «elucubraciones») han quedado desfasadas a Ia luz de las nuevas investigaciones sociologicas y no se molesta en discutirlas directamente. Del mismo modo, Michelle Rosaldo rechaza las teorias sobre el matriarcado primitivo, porque considera poco «plausible» que en un momento dado de Ia historia de Ia humanidad los hombres arrebataran el poder a las mujeres ( 1 979: 1 5 8). Beauvoir critica duramente ciertos puntos de las teorias marxistas, pero, por encima de sus desacuerdos, considera que constituyen un avance relevante en Ia investigacion social. Para ella, uno de los puntos mas polemicos es Ia inconsistencia de las afirmaciones respecto al paso del comunismo primitivo a Ia propiedad individual: «El pilar de toda historia es el paso del regimen comunitario a Ia propiedad privada: no se nos indica como se pudo realizar» (Beau voir [ 1 949], 2000: 1 1 7). Del 1 77 mismo modo, no esta de acuerdo con que Ia propiedad privada haya provocado fatalmente Ia subordinacion de las mujeres. Y, en cuanto a Ia division generizada del trabajo, plantea que podria haber sido una «division amistosa». En definitiva, Simone de Beauvoir piensa que las teorias materialistas tratan de reducir Ia oposicion de los sexos a un conflicto de clase, lo que considera una tesis inadmisible. Respecto a Ia abolicion de Ia familia en los regimenes socialistas, entiende que depender directamente del Estado no significa necesariamente Ia liberacion de Ia mujer. Si Millet y Beauvoir presentaron serias dudas acerca de algunos puntos de las teorias marxistas respecto al origen de Ia subordinacion femenina, no cuestionan ideas como Ia propiedad comunal de los bienes en las primeras sociedades. Es cierto que para Engels solo los bienes con capacidad productiva eran considerados «propiedad» (tierra, ganado) y no los bienes personales. Y que Ia posesion de efectos personales deriva, seg1ln sus teorias, de Ia propiedad privada de objetos/animales productivos para el grupo. Pero, recordemos, por ejemplo, que entre los indigenas de las islas Trobriands, estudiados por Malinowski ([ 1 929], 1 975 : 70), que seguian las reglas de Ia matrilinealidad y basicamente eran cazadores-recolectores, incluso los objetos que componian el utillaje domestico pertenecian de manera privada al hombre o a Ia mujer (para indicar Ia propiedad individual se emplea el prefijo toli, que significa «propietario» precediendo al nombre del objeto ). Ademas, estos objetos seran heredados por los parientes a Ia muerte del propietario. Es mas, cuando se entabla una pelea entre ambos, pueden destruir los objetos pertenecientes al otro. A todo lo dicho hay que aiiadir que las teorias materialistas han potenciado enormemente el desarrollo de fructiferos planteamientos teoricos y debates intelectuales encaminados a profundizar en el conocimiento de las relaciones: a) entre matriarcado-matrilinealidad y poder de las mujeres, b) entre estratificacion sexual y modos de produccion, c) entre propiedad privada y subordinacion de las mujeres, d) entre el Estado y el papel social desempaiiado por las mujeres, e) entre capitalismo e igualdad entre hombres y mujeres, y f) entre Ia separacion 1 78 de las esferas publica y privada en relacion con Ia dominacion masculina. Karen Sacks: los lazos entre familia y sociedad La influencia de Engels en buena parte de las investigaciones en Antropologia del Genero es indudable. La antropologa Karen Sacks ( 1 979), de corte marxista, en un articulo consagrado precisamente a Ia revision de Ia organizacion de Ia produccion y Ia propiedad privada en las teorias de Engels, reconstruye el papel de las mujeres en El origen de Ia familia. Sacks destaca que con el paso de Ia propiedad comunal a Ia propiedad privada y Ia transmision de Ia propiedad a traves de Ia herencia consanguinea, los hijos dejan de ser hijos para convertirse en herederos y, asi, el trabajo reproductivo de las mujeres paso al ambito de lo social: Ia produccion de herederos, en Iugar de Ia produccion de miembros de un grupo social ( 1 979: 25 1 ). Sacks enfatiza que las mujeres pasan de ser productoras, libres e iguales a subordinadas por el crecimiento de Ia propiedad masculina privada y de Ia familia como institucion que se apropia de los bienes, pero no se cuestiona por que las mujeres, o al menos, algunas mujeres, no pasaron a ser tambien propietarias. Ademas, las imagenes sobre Ia division sexual del trabajo en las primeras sociedades como una separacion laboral diferenciada pero con identica significacion social, en tanto que produccion para uso del grupo, resultan ciertamente controvertidas. Entre las aportaciones de Sacks se encuentra Ia idea de que Ia gente no trabaja espontaneamente para producir un excedente, como parece seiialar Engels, sino que dan hospitalidad y regalos que crean obligacion de devolver el favor ( 1 979: 253). Por ello, entiende que Ia productividad se planifica incluyendo Ia hospitalidad. Asi, el retorno de un favor o un regalo puede ser un servicio que entraiia dependencia. De esta manera, Ia produccion de bienes para lograr el servicio de otros debe ser incluida en Ia produccion para el intercambio. 1 79 Por otra parte, Karen Sacks esta en desacuerdo con Engels respecto a que las mujeres esten en peores condiciones en las sociedades clasistas que en las sociedades sin clases. Y en este sentido argumenta que Ia etnografia demuestra que las mujeres no son completamente iguales a los hombres en las sociedades sin clases y sin propiedad privada (utiliza, como ejemplo, sociedades africanas como los mbuti, lovedu, pondo y ganda). Posteriormente, sostiene que «basicamente las mujeres son consideradas como adultos sociales alii donde trabajan colectivamente formando parte de un grupo separado 0 mas amplio que el de su organizaci6n domestica» (Sacks, 1 979: 26 1 ) . Sacks cree que es posible que las mujeres esten mejor en las sociedades sin clases, pero no que Ia supremacia masculina este en Ia propiedad del var6n, porque a) no todos los varones tienen Ia propiedad productiva y b) hay sociedades sin clases donde las mujeres tienen propiedad productiva y esto les otorga poder. Sin embargo, sostiene que Ia dicotomia entre familia/sociedad es especialmente fuerte en las sociedades de clases, lo que redunda en Ia infravaloraci6n del trabajo domestico, que toma un valor de consumo privado y no un valor de intercambio en el ambito publico. Por todo ello, defiende que para Ia consecuci6n de Ia igualdad entre hombres y mujeres, los ambitos familia y sociedad no pueden seguir conceptuandose como dos esferas separadas de Ia vida. Y, siguiendo esta linea, proclama: «Lo que ahora es trabajo privado de Ia familia, debe convertirse en trabajo publico, para que las mujeres lleguen a ser adultas sociales» (Sacks, 1 979: 266). En definitiva, Sacks considera, al contrario que Leacock, que no existe igualdad entre hombres y mujeres en Ia mayor parte de las sociedades sin clases a pesar de que carezcan de Ia noci6n de propiedad privada. Pero, al mismo tiempo, considera que Ia posicion de las mujeres no ha sido siempre ni en todas partes de subordinaci6n. Para esta antrop6loga, el problema se sima en funci6n del acceso a los medios de producci6n por parte de hombres y mujeres: un acceso igualitario implicaria mayor igualdad entre los sexos y viceversa. Otro acierto de Sacks es rebatir que Ia dominaci6n masculina 1 80 esta relacionada con Ia condici6n de madres de las mujeres, tesis que defiende en su libro Sisters and wives ( 1 979). Segun su hip6tesis, existen dos modos de producci6n: uno comunal y otro familiar. En el primero, existiria una comunidad de propietarios en Ia que no se establecen grandes diferencias entre los derechos de las hermanas y los de las esposas. En el segundo, sin embargo, los grupos familiares controlan los medios de producci6n y el estatus de las mujeres varia seglin sean esposas o hermanas. En este ultimo caso, Sacks considera que si las mujeres conservan su prestigio y derechos en tanto que hermanas, su estatus mejora en comparaci6n con aquellas sociedades donde prima su condici6n de esposa. Coincido con Clare Burton ( 1 985) en que Ia distinci6n entre hermana y esposa, establecida por Sacks, es excesivamente rigida y en ninglin caso excluyente, de manera que, a menudo, resulta dificil distinguir hasta d6nde llegan los privilegios y facultades de unas y otras. Justamente porque no siempre se puede diferenciar Ia esfera domestica, donde ejercerian sus derechos las esposas, de Ia esfera publica, donde ejercerian sus derechos las hermanas. Para Henrietta Moore, el problema planteado por Ia obra de Sacks reside en que esta ultima no tiene en cuenta las representaciones culturales del genero, es decir, que no aborda por que Ia valoraci6n simb6lica concedida a las mujeres y a los hombres no refieja el control que ejercen respectivamente sobre los recursos econ6micos (Moore [199 1 ], 1 999: 51). En cualquier caso, las aportaciones de Sacks en algunos ambitos de investigaci6n propios de Ia Antropologia del Genero han sido fundamentales. Eleanor B. Leacock y las mujeres en las sociedades sin clases Eleanor Burke Leacock es una antrop6loga marxista cuyas principales investigaciones aseguran que el trabajo de las mujeres en las sociedades de cazadores-recolectores no esta basado en una estricta division entre las esferas publica 181 y privada, lo que garantiza un mayor grado de autonomia a las mujeres. AI margen de Ia validez de sus hipotesis y su metodologia etnohistorica respecto al estudio de las relaciones de genero, no cabe duda de que las teorias antropologicas de Leacock portan el sello inconfundible de su experiencia vital. Desde nina crecio en un ambiente intelectual; su padre era filosofo y su madre profesora de matematicas y ambos se rodeaban de artistas, escritores y personalidades implicadas en Ia politica de izquierdas que discutian sobre tendencias «revolucionarias» en Nueva York. En Ia biografia que Constance R. Sutton ( 1 993) escribio sobre Ia antropologa, se recoge un testimonio de Leacock sumamente entrafiable, que revela su comprometida actitud vital e intelectual: «Creci desdefi.ando el consumismo materialista, valorando -incluso reverenciando- Ia naturaleza, odiando las injusticias y Ia explotacion, asi como Ia discriminacion racial… y comprometiendome con Ia importancia de hacer lo que pudiera para llevar las ideas socialistas para transformar Ia sociedad» (Sutton, 1 993 : 5). Sus experiencias personates la llevaron a aproximarse a Ia Antropologia desde las tendencias feministas y marxistas que constituyen el marco teorico de su trabajo. Leacock estuvo muy influida por Ia obra de Marx, Morgan y Engels. Estudio en Ia Universidad de Columbia y es fundamentalmente conocida por sus contribuciones a Ia Antropologia Feminista y sus estudios etnograficos sobre las relaciones de genero entre los innu (amerindios de Labrador). Analizo y critico los efectos del capitalismo y del colonialismo en las costumbres de los indios de America del Norte. Consideraba que el ambito de la etnohistoria era fundamental en antropologia; de hecho, tiene publicados varios estudios sobre los indios norteamericanos desde una perspectiva historica. Se doctoro en 1 952, pero no consiguio un trabajo rapidamente, entre otras razones por sus ideas politicas y por el hecho de ser mujer y madre de dos pequefios, pero continuo investigando en diferentes proyectos de antropologia urbana y aplicada y penso que no se apartaria de Ia disciplina unicamente por no tener una posicion academica. Uno de sus pro- 1 82 fesores de Antropologia, Alfred Tozzer, dijo a sus estudiantes mujeres que deberian abandonar Ia antropologia si querian ser independientes economicamente porque no encontrarian trabajo; pero en Iugar de desanimarse, quiso demostrar que podia hacerlo. Quiza el hecho de haber experimentado Ia discriminacion como mujer Ia llevo a centrar sus intereses en las relaciones de genero. En 1 963 , por fin, comenzo a ensefiar antropologia a tiempo completo en el Brooklyn Polytechnic Institute. Ademas de una gran investigadora, era una reconocida activista social que luchaba, al tiempo, contra las discriminaciones en razon de sexo, genero y raza. Leacock intentaba escribir en un lenguaje que fuese accesible para el mundo no academico porque pensaba que algunos colegas suyos escribian de un modo excesivamente elitista. En 1 968 publico Teaching and learning in city schools, libro para el que utilizo su experiencia como profesora, pero quiza su trabajo mas conocido es Myths of male dominance: Collected articles on women cross-culturally, publicado en 1981. Tambien publico varios trabajos como coautora, como Women s work: development and the division of labor by gender ( 1 986) o Women and colonization ( 1 980). Desgraciadamente su obra no esta traducida al castellano. En sus estudios sobre Ia obra de Morgan investigo las conexiones entre el desarrollo del Estado y Ia perdida de autoridad de las mujeres, y puso de manifiesto algunas contradicciones de Morgan respecto al estatus de las mujeres iroquesas, examinando sistematicamente cada una de sus afirmaciones ([ 1 877], 1 987: 252-253). Por ejemplo, sefiala que Morgan no comprendio el argumento de Engels, segful el cual Ia gestion de Ia casa tenia un caracter publico en las sociedades igualitarias. Por otra parte, Leacock se muestra contraria a explicar Ia subordinacion femenina en funcion de Ia distincion domestico/publico ni en razon de Ia capacidad de las mujeres de ser madres. Leacock se compromete a demostrar a traves de datos etnograficos y etnohistoricos, especialmente mediante el estudio de Ia sociedad iroquesa, que las mujeres de las sociedades sin clases gozaban de un elevado estatus, reconocido prestigio y autonomia. Igualmente, pone todo su empefio en probar que 1 83 las mujeres contribuyen de manera sustancial a Ia economia del grupo, independientemente de su papel de madres. De esta forma, Leacock rebati6 el canicter universal de Ia dominaci6n masculina. Precisamente, ella considera que Ia universalidad de Ia subordinaci6n femenina esta basada en un modelo ahist6rico, que, ademas, olvida los efectos de Ia colonizaci6n y el impacto de Ia economia capitalista mundial en las relaciones de producci6n y distribuci6n de las necesidades basicas del grupo en su apasionante articulo titulado «Women’s status in egalitarian society» (1978: 247-275). En este sentido, estipula que «el reconocimiento de Ia economia capitalista como sistema mundial tiene serias implicaciones para el estudio eros-cultural de las mujeres debido a su profundo efecto en las relaciones de producci6n y distribuci6n de las necesidades basi cas de los grupos y, por tanto, en Ia capacidad de decision» (1978: 254). Por todo ello, sostiene que Ia defensa de Ia universalidad de Ia subordinaci6n femenina expuesta en Women, culture and society, el libro coordinado por Michelle Rosaldo y Louise Lamphere ( 1 97 4 ), se debe a que las antrop6logas que escriben en dicho volumen «comparten una orientaci6n no hist6rica y asumen a partir de evidencias recientes y contemporaneas Ia universalidad de Ia dominaci6n masculina y Ia devaluaci6n cultural de las mujeres» (1978: 254), llegando a calificarlas de utilizar «explicaciones simplistas de orden psicobiol6gico». Asi, considera un peligro Ia falta de analisis de «material etnohist6rico» en las investigaciones sobre las relaciones de genero. Justamente, en sus investigaciones sobre los nativos americanos de Ia Peninsula Labrador, Leacock seiial6 el impacto que supuso para Ia autonomia de las mujeres Ia influencia europea, por ejemplo, a traves de Ia presencia de los misioneros jesuitas, el desarrollo del comercio de pieles, Ia presencia de representantes del gobierno estadounidense, etc. (Leacock, 1 969). Por ejemplo, seiialan que, segun las cr6nicas de los jesuitas del siglo XVII, los naskapi no eran una coalici6n de familia sino que constituian coaliciones estacionales de pequeiios grupos que cazaban cooperativamente a lo largo del invierno, de manera que los grupos de 1 84 varias familias, y no las familias individuates, eran las unidades socio-economicas basicas (Leacock, 1 969). Por lo tanto, Leacock enfatiza la necesidad de utilizar una metodologia etnohistorica porque considera, sin menospreciar el trabajo de campo, que se ha ignorado excesivamente la perspectiva historica. En los comentarios incluidos al articulo de Leacock sobre el estatus de las mujeres en las sociedades igualitarias ( 1978), Marilyn Strathern replica que, en el caso australiano, es importante reconocer la contaminacion del colonialismo europeo, pero no esta de acuerdo en que algunos comportamientos, como la brutalidad contra las mujeres, sean productos de la experiencia colonial (Strathern, en Leacock, 1978: 267). No obstante, es muy probable que la dependencia de las mujeres respecto a los hombres aumente con el trabajo remunerado, minando los sistemas tradicionales en los que la mujer ej ercia un cierto control sobre la produccion y la reproduccion (Moore [ 1 991 ], 1 999: 48). En esta linea se situa tambien Ester Boserup ( 1 970), quien subrayo, en su estudio comparativo sobre el papel de las mujeres en la produccion agricola de subsistencia, el impacto negativo del colonialismo y el capitalismo en las mujeres. En algunos casos, las mujeres fueron desposeidas de sus derechos sobre la tierra, ya que, segun los parametros europeos de la division generizada del trabajo, los hombres son los cultivadores por excelencia. Por su parte, Verena Stolcke ( entonces Martinez-Alier) acentua el caracter provocativo de la reinterpretacion que Leacock hace de los roles de genero en las sociedades igualitarias, al tiempo que destaca las raices ideologicas de la interpretacion de la subordinacion femenina en relacion a los valores de la sociedad burguesa. En sus propias palabras: «En las sociedades de clases la valoracion del trabajo domestico no remunerado como una actividad socialmente improductiva e inferior, en comparacion con el trabajo salariado, constituye una divisa que enmascara la contribucion esencial de las mujeres a la produccion y la reproduccion social, al tiempo que legitima su subordinacion» (Mar- 185 tinez-Alier, en Leacock, 1 978: 266). Y, respecto a1 impacto del colonialismo en las sociedades sin clases, puntualiza que nadie puede negarlo, pero que seria interesante distinguir claramente, siempre que los datos etnograficos lo permitan, entre factores ex6genos y end6genos productores de transformaciones sociales. 1 86 4 Avanzar y mirar al futuro: tematicas de investigaci6n fundamentales y nuevas propuestas Este cuarto bloque pretende ofrecer un panorama de las lineas de investigaci6n mas actuales en el ambito de Ia Antropologia del Genero, desarrolladas esencialmente en tomo a los aii.os 80 y 90. Los primeros cuatro temas abordan importantes ambitos de investigaci6n antropol6gica -trabajo, etnicidad; simbolismo y desarrolb-, poniendo de relieve las constribuciones te6ricas y metodol6gicas de Ia Antropologia del Genero. Los tres ultimos temas -masculinidad, queer, ecofeminismo– constituyen campos de investigaci6n antropol6gica muy recientes, en plena ebullici6n intelectual y ampliamente conectados con cambios sociales contemporaneos. Uno de los objetivos de este modulo es ampliar los horizontes tematicos y poner de relieve Ia fertilidad cientifica de Ia Antropologia del Genero. TRABAJO, GENERO Y CULTURA El trabajo es un elemento crucial en el analisis de Ia construcci6n social del genero y, en general, en los debates acerca 187 de Ia condicion de las mujeres. Por ello, analizare diversas cuestiones relativas a las relaciones entre genero, trabajo y cultura como: a) la base cultural de la division generizada del trabajo en las diversas sociedades, b) el impacto de los modelos del hombre-cazador y la mujer-recolectora en las teorias sobre produccion y reproduccion, c) el reparto de actividades laborales en diferentes tipos de sociedades, d) el amilisis de Ia reproduccion como una forma de produccion social y la explotacion de los agentes reproductivos y e) las relaciones entre produccion y reproduccion en sociedades con esclavos y esclavas. La division generizada del trabajo Las investigaciones respecto a la division generizada del trabajo en las diferentes sociedades son esenciales para comprender Ia posicion social de los hombres y de las mujeres. La remota distancia entre la biologia y la asignacion generizada de actividades laborales no es un hallazgo reciente. Incluso autoras que se planteaban la posibilidad de la existencia de una base biologica de la division generizada del trabajo, como Margaret Mead, expresaban tambien ciertas dudas al comprobar etnognificamente que la complexion fisica no explicaba suficientemente la asignacion de las tareas: «En todas las sociedades conocidas, el hombre ha elaborado Ia division biologica del trabajo en formas que, a menudo, estan muy remotamente relacionadas con las diferencias biologicas naturales que constituyen su razon de sem (Mead [ 1 949], 1 994: 1 9). Los recelos de Mead llegan aun mas lejos cuando se pregunta por que no se han desarrollado instrumentos que suplan las diferencias en Ia constitucion de las personas: «Pero no tiene sentido excluir a las mujeres de actividades donde su fuerza fisica es solo ligeramente inferior a Ia de los hombres cuando algunos simples artilugios las volverian tan eficientes como los hombres» (Mead [ 1 949], 1 994: 27). Estas primeras hesitaciones planteadas en los aiios 40 estimularon Ia transformacion de ideas tradicionalmente arraigadas respecto a Ia 1 88 influencia de las diferencias fisicas en las actividades laborales consideradas socialmente como masculinas o femeninas. La separacion de roles de genero en el trabajo, asociada a las diferencias fisicas de fortaleza, ha sido contestada por numerosas investigadoras. Antropologas como O’Laughlin ( 1 979) han planteado que Ia interiorizacion del discurso dominante relativo a Ia division generizada del trabajo es Ia base de su rigida implementacion. Por ejemplo, las mujeres mbum del Chad cortan el cesped, mezclan el barro, moldean el adobe (para lo que se necesita considerable fuerza), pero creen que son incapaces de construir una pared lisa ( es decir, colocar los ladrillos y el mortero ), que no necesita gran esfuerzo fisico (O’Laughlin, 1 979). Si el fundamento biologico, como factor determinante de Ia division generizada del trabajo, ha sido rechazado por las ultimas investigaciones en Antropologia del Genero, Ia universalidad de Ia asignacion diferenciada de tareas a hombres y mujeres por razones de genero parece un hecho ampliamente aceptado. Dolors Comas lo expresa categoricamente: «La division sexual del trabajo es un rasgo universal, aunque varie Ia forma adoptada entre unas sociedades y otras» (Comas, 1 995 : 1 7). Si e1 genero es una construccion social, Ia division del trabajo tambien abraza diferentes formas y contenidos segiln las sociedades. Esto significa que las mismas actividades pueden ser asignadas a hombres o a mujeres en distintas sociedades dependiendo de diversos factores. Los datos etnognificos muestran gran diversidad de trabajos intercambiables entre ambos sexos. Ahora bien, aunque existen muchas actividades intercambiables, Ia mayoria de los trabajos son asignados de forma exclusiva a hombres o a mujeres en cada sociedad concreta. Esto implica una mayor dependencia entre hombres y mujeres, especialmente en sociedades con economias de subsistencia o «sociedades de Ia abundancia», de manera que, el matrimonio se convierte en una institucion muy conveniente para resolver Ia distribucion de bienes y servicios. En resumen, Ia division generizada del trabajo es universal, pero Ia forma que adopta varia significativamente de 1 89 una sociedad a otra. De manera que en todas las sociedades existen unos trabajos que realizan fundamentalmente los ,. hombres, otros que realizan mayoritariamente las mujeres y otros que realizan ambos indiferentemente, pero el tipo de trabajos que se asigna consensuadamente a cada categoria de genero varia de una sociedad a otra e incluso en una misma sociedad a lo largo de su historia. El amilisis comparativo de los trabajos de hombres y mujeres realizado por Boserup en un amplio abanico de sociedades (Women s Role in Economic Development, 1 970) puso de manifiesto que en todos los grupos analizados existia una repartici6n generizada de las tareas, pero los trabajos de las mujeres variaban considerablemente de una sociedad a otra. En consecuencia, Ia division generizada del trabajo no es el resultado de las diferencias fisiol6gicas, pero se presenta como un factor clave para Ia perpetuaci6n simb61ica de las relaciones de producci6n asimetricas, ya que las actividades femeninas suelen considerarse menos importantes que las masculinas. Por lo tanto, las relaciones de genero existentes se concretan en determinadas maneras de repartir el trabajo (Comas, 1 995 : 34). En nuestra sociedad existen colectivos de trabajadores masculinizados como los cuerpos del ejercito, los jueces, los directivos de empresas, los taxistas, los conductores de autobuses, Ia mineria, el sector de Ia construcci6n, etc. Pero en Ia mayoria de ellos podrian, al menos legalmente, trabajar mujeres, aunque tengan que soportar el hecho de constituir una minoria, con lo que ello implica. No obstante, existen ciertos colectivos en los que resulta inviable que una mujer acceda a ciertos puestos, como ocurre en el caso de Ia iglesia cat6- lica, con el sacerdocio y demas oficios en Ia amplia jerarquia eclesiastica. Sin embargo, empiezan a producirse iniciativas aisladas a favor del sacerdocio femenino por parte de grupos de cat6licos que consideran que las mujeres no deben quedar excluidas de ningful cargo o ministerio, como seiialaba recientemente un diario espaiiol bajo el titular: «7 1 curas de Girona piden el celibato optativo y el sacerdocio femenino» (El Pais, 8 de marzo de 2002). Esta iniciativa pone de mani- 1 90 fiesto que pueden producirse cambios respecto a Ia asignacion generizada de trabajos y recuerda que las relaciones de genero son construidas socialmente. Ademas, cuando un oficio tradicionalmente femenino se profesionaliza, los hombres sue len ocupar los puestos de mayor relevancia. Me refiero mas concretamente a actividades que han sido desempefiadas tradicionalmente en Europa por mujeres, como Ia cocina o Ia costura, cuyos puestos de mayor prestigio y mejor remuneracion suelen ocuparlos los varones: los grandes «modistos» o los conocidos chefs de cuisine de los grandes restaurantes. En parte, el origen de Ia imagen estereotipada de Ia division generizada del trabajo como algo estable con una base biologica esta marcado por las ideas evolucionistas que asociaban la caza exclusivamente al hombre, considerandola la principal actividad creadora de cultura en los remotos tiempos de la prehistoria. Legendariamente se ha creido que la caza «masculina» impulso la construccion de utensilios y fomento el desarrollo de tecnicas que marcaron definitivamente la evolucion cultural de los grupos humanos. En general, la mayoria de las teorias antropologicas tradicionales relativas al proceso evolutivo humano atribuyen a los varones los roles de cabeza de familia y proveedor economico (Martin y Voorhies [ 1 975], 1 978: 1 56). El empefio puesto en desmitificar Ia base biologica de la division generizada del trabajo ha llevado a plantearse el modelo tradicional del hombre cazador-proveedor. iMujeres recolectoras y hombres cazadores? El modelo de el hombre cazador-proveedor en Ia evolucion humana sostiene que Ia liberacion de las manos en el paso al bipedalismo humano habria permitido la fabricacion de instrumentos y armas para la caza (Harris, 1 980: 43). Esta habilidad especificamente humana habria influido en el comportamiento cultural y Ia organizacion social. Lionel Tiger llego a afirmar que los varones tenian capacidades innatas para asociarse y por ello desarrollaron esta actividad coope- 191 rativa (Tiger, 1 970). El lenguaje como sistema simb6lico se habria desarrollado a consecuencia de Ia necesidad de contar con un instrumento que permitiera Ia comunicaci6n entre los miembros de un grupo de cazadores. Del mismo modo, Ia manufactura de instrumentos para Ia caza contribuiria al crecimiento del cerebro y consecuentemente al desarrollo de formas simb6licas de expresi6n artistica (Washburn y Lancaster, 1 968: 296). La comparaci6n entre el area del cerebro asociada a las capacidades de manufactura seria 3 veces superior en los humanos que en los primates, lo que explica, para los defensores del modelo del hombre cazador como principal creador de cultura, Ia influencia de Ia fabricaci6n de instrumentos en el crecimiento del cerebro. Se lleg6 a argumentar que el hecho de que los varones cacen en el siglo XX constituia una supervivencia de su caracter masculino (Washburn y Lancaster, 1 968: 298), en Iugar de una actividad fruto del aprendizaje cultural. Los antrop6logos que defienden esta postura tienden a pensar que Ia caza es «Ia base de todo lo bueno que le ha ocurrido al Homo Sapiens desde el desarrollo intelectual, el reparto de comida y Ia fabricaci6n de herramientas basta el arte» (Martin y Voorhies [1975], 1 978 : 1 57). Seglin sus teorias, mientras los varones se dedicaban a Ia caza, las mujeres recogian plantas para Ia alimentaci6n y cuidaban de los niiios y niiias en edad dependiente. Esta genuina division generizada del trabajo esta intimamente relacionada con Ia infravaloraci6n del trabajo femenino. Es evidente que existen muchos puntos de oscuridad en este planteamiento y las criticas no se hicieron esperar. Jolly estableci6 que las pruebas arqueol6gicas, fundamentalmente Ia disminuci6n del tamaiio de los dientes, confirmaban Ia importancia de Ia alimentaci6n vegetariana, devaluando las aportaciones de Ia caza en Ia dieta de los primeros hominidos (Jolly, 1 970: 21 ). Posteriormente, Linton contest6 contundentemente Ia propuesta evolucionista del hombre cazador en un articulo titulado «La mujer recolectora: sesgos machistas en Antropologia» ([ 1 977], 1 979). Linton consideraba que las teorias sobre el hombre cazador respondian a un analisis an- 1 92 drocentrico de las relaciones humanas, que reservaba todas las cualidades consideradas «humanas» a los varones, cazadores por excelencia. Por consiguiente, segim estos argumentos, se podia concluir que las mujeres apenas son humanas porque no se dedicaban a Ia caza. Seglin ella, este modelo implicaba Ia pasividad de las mujeres en Ia evolucion de Ia especie. Sally Linton se cuestiona como construimos los postulados teoricos y demuestra que el conocimiento antropologico esta sesgado por el androcentrismo anticientifico, que ejerce una poderosa influencia en la eleccion del objeto de estudio, las formas de utilizar el lenguaje simbolico, la perspectiva empleada, etc. Esta antropologa expreso su desacuerdo con el modelo del hombre cazador-proveedor insistiendo en que existen pocos datos y muchas especulaciones en el estudio de la evolucion humana respecto a las teorias del papel de la caza como actividad exclusivamente masculina y creadora de cultura. Su escepticismo le llevo a explorar nuevas hipotesis que desestabilizaran el modelo del hombre cazador y que ofrecieran una vision altemativa. De este modo, desarrolla sus teorias sobre la mujer recolectora creadora de cultura. Primeramente, Linton seftalo que la distribucion de los alimentos no estaba ligada a que los hombres compartieran la caza con las mujeres: «Es sesgado, y totalmente irracional, creer en un primer o rapido desarrollo de un modelo en el cual un macho es responsable de “sus” hembra(s) e hijos» ([ 1 977], 1 979: 41 ). Para Linton, Ia relacion entre la madre y sus hijos e hijas (Ia familia matricentrica) era la celula social mas importante. El periodo de dependencia de los mas pequeftos se alargo de manera que las madres tuvieron que compartir su comida con los niftos y niftas para asegurar su supervivencia. Y, como Ia recoleccion es la base de la alimentacion de los primates, Ia alimentacion vegetariana tuvo que preceder a la caza. Los datos etnograficos referentes a sociedades de cazadores-recolectores contemporaneas analizados por Martin y Voorhies ([ 1 975], 1 978: 1 65) procedentes del Ethnographic Atlas (Murdock [1949], 1 972) ofrecen una informacion inestimable respecto a Ia importancia relativa de 1a caza y Ia re- 1 93 colecci6n para la subsistencia de las sociedades. El siguiente cuadro, elaborado por ambas antrop6logas, muestra los resultados de su analisis. La columna denominada «frecuencia» indica la principal actividad de subsistencia y el porcentaje se refiere al porcentaje medio ocupado en la dieta por las formas de alimentaci6n correspondiente. ACTIVIDAD PRIMARIA FRECUENCIA PORCENTAJE DE SUBSISTENCIA Recolecci6n 52 58% Caza 22 25% Pesca 7 8% Recolecci6n y pesca 3 3% Recolecci6n y caza 3 3% Caza y pesca 3 3% 90 100 Fuente: Martin y Voorhies [1975], 1978: 166. Actividades primarias de subsistencia en 90 sociedades recolectoras. Como sugiere la tabla, la caza no es el procedimiento fundamental de obtenci6n de alimentos; por el contrario, la recolecci6n es asombrosamente frecuente. En consecuencia, el porcentaje mayor de la dieta en las sociedades prehist6ricas quiza procedia de la recolecci6n, como ocurre en las sociedades contemporaneas de cazadores-recolectores. En resumen, no hay base alguna en el estudio de las bandas de cazadores-recolectores que apoye el modelo te6rico • de los varones como proveedores y las mujeres como seres dependientes e improductivos (Martin y Voorhies [ 1 975], 1 978: 1 67). 1 94 Igualmente, los datos etnognificos han revelado que los trabajos de recolecci6n los realizan fundamentalmente las mujeres, por lo que su trabajo resulta basico para Ia supervivencia del grupo. Por otra parte, como sefi.ala Dolors Comas: «La recolecci6n es una actividad cotidiana, mucho mas regular y segura que Ia caza, que es mas impredecible y esporadica» (Comas, 1 995 : 20). A lo largo de Ia evoluci6n humana, periodos mas largos de embarazo, mayores dificultades en el parto y Ia dilataci6n del periodo de dependencia de los nifi.os y las nifi.as habrian requerido mayores capacidades de organizaci6n social y comunicaci6n, lo que infiuiria en Ia evoluci6n del tamafi.o del cerebro. La necesidad de organizarse para alimentar a los nifi.os y nifi.as despues del destete constituiria otro punto fundamental en Ia tesis de Linton ( 1 974). Del mismo modo, otra actividad primordial cuya responsabilidad recaia directamente sobre las mujeres era Ia necesidad de ensefi.ar a los pequefi.os las costumbres, los peligros y el conocimiento del grupo. Ademas, los primeros instrumentos utilizados por los humanos no tendrian por que haber sido armas para la caza sino recipientes para Ia recolecci6n y almacenamiento de alimento, y utiles para cuidar y transportar a las crias ( atar a los bebes al cuerpo de sus madres, etc.). Estas herramientas habrian facilitado Ia eficacia de la recolecci6n y acumulaci6n de viveres. Del mismo modo, Linton apunt6 que Ia localizaci6n e identificaci6n de zonas productoras de plantas, bayas y frutos comestibles, asi como las variedades de cada temporada, requerian un conocimiento selectivo, que podria estar en el origen del lenguaje por parte de las mujeres. Por otra parte, tanto Slocum ( 1 97 5) como Linton ( 1 97 4) observaron que Ia hem bra inicia las relaciones sexuales en la mayoria de los grupos primates. Ambas antrop6logas defienden que se ha exagerado Ia competencia por las hembras y que, en realidad, elias decidian con quien se emparejaban. Slocum y Linton sostienen que la caza no explica numerosos aspectos de la evoluci6n humana, mientras que la recolecci6n ofrece respuestas mas coherentes. En definitiva, el modelo del hombre cazador parece, a la luz de las teorias actuales, el fruto de la mirada androcen- 1 95 trica y distorsionada de los origenes de la humanidad. Las ideas tradicionales sobre los roles de genero en la prehistoria han sido, por tanto, cuestionadas desde la Antropologia del Genero, poniendo enfasis en la alta probabilidad de verter estereotipos etno-androcentricos en el estudio de los grupos prehistoricos debido a la complejidad de reconstruir el pasado de estas sociedades. En la actualidad, la mayoria de los antropologos y antropologas no consideran que la caza fuese el Un.ico ni el principal motor de la evolucion humana (Comas, 1 995 : 20). Pero el campo de las investigaciones sobre la «evolucion humana» ha estado durante mucho tiempo estancado en el modelo del «hombre cazador», omitiendo los roles economicos de las mujeres tanto en el origen como en la evolucion de la especie humana. La idea, ampliamente asumida, de que la biologia determinaba la division del trabajo caracteristica de los primeros grupos humanos ha sido puesta en cuestion en los ultimos afios. Las nuevas teorias sugieren innovadoras respuestas a la genesis y el progreso de la division generizada del trabajo. Ademas, no existen razones para pensar que las mujeres no colaboraron en la caza en las primeras sociedades prehistoricas. De hecho, la participacion de las mujeres en la caza menor esta documentada etnograficamente en diversas sociedades de cazadores-recolectores, como los agta-negrito de Filipinas (Estioko-Griffin, 1 986). En conclusion, la relacion entre la division generizada del trabajo y los diferentes modos de produccion ha producido una importante literatura en el campo de la Antropologia del Genero, estudiando el papel de las mujeres y el trabajo en distintos tipos de sociedades. Reparto de tareas y sociedades igualitarias Durante decadas se ha planteado la division generizada del trabajo como parte del desarrollo cultural que tuvo sus raices en razones particulares relacionadas con condiciones historicas especificas. Las investigaciones sobre la variabilidad de los roles de las mujeres desde una perspectiva com- 1 96 parativa ha supuesto un nuevo examen de la division sexual del trabajo en las sociedades «simples» en las que el rol del hombre cazador se venia interpretando como el origen de la dominacion masculina. En las sociedades de cazadores-recolectores la estratificacion social no esta muy desarrollada y apenas existe el concepto de propiedad privada, aunque existen excepciones. Entre los forrajeros no hay una forma universal de division sexual del trabajo. La informacion etnografica recogida ha demostrado que existe variedad respecto a las actividades de subsistencia desarrolladas por hombres y mujeres. Hay grupos, como los mbuti de Ituri (Duffi, 1 996) en que las mujeres participan junto con los hombres en la captura de animales con redes y trampas, mientras que entre los tiwi de Australia (Goodale [1971], 1 994) los hombres recolectan un tipo de plantas y las mujeres otras, contribuyendo de manera global a la provision de alimentos para el grupo y, por tanto, a la supervivencia de la especie. Diversas etnografias han demostrado que, en muchas sociedades «simples», las mujeres han contribuido y contribuyen de manera importante en la provision de alimentos a traves de la recoleccion de vegetales y tambien se ha desvelado su participacion en la caza de animales pequeiios (Kaberry, 1 952; Leacock, 1 978; Weiner, 1 976). Ademas, aunque la contribucion de las mujeres a la subsistencia no garantice un mayor estatus social, parece que constituye uno de los requisitos fundamentales. Las aportaciones de las mujeres a la produccion, su papel en las relaciones de parentesco y las formas de residencia constituyen factores definitivos para aumentar o disminuir su prestigio en el grupo. Segun los datos etnograficos recopilados por diversos antropologos y antropologas, las mujeres parecen gozar de mayor reconocimiento social en sociedades de recolectores y horticultores, en las que sus aportaciones son fundamentales para cubrir las necesidades basicas del grupo, que en sociedades agrarias o pastorales, aunque existen variaciones. Esto podria estar relacionado con el hecho de que en estas sociedades la estratificacion social es muy debil. 1 97 Una mujer agta de Filipinas con los utensilios tipicos de Ia caza menor: flechas y lanzas. Tambien entre los agta de Sierra Madre (costa este de Luzon, provincia norte de Quezon) en Filipinas, las mujeres constituyen un elemento fundamental para Ia economia del grupo a traves de Ia caza menor. Ademas, mientras que los hombres tienen tendencia a cazar solos, acechando cerdos, ciervos o monos con sus arcos y flechas, las mujeres suelen cazar en grupo con hombres o con otras mujeres, utilizando perros de caza para conducir a los animates y matandolos con cuchillos, pero tambien con flechas y arcos (EstiokoGriffin, 1 986). Los hombres agta cazan mas frecuentemente que las mujeres y suelen cazar animales mas grandes. No obstante, el exito de los grupos de caza mixtos y de aquellos formados exclusivamente por mujeres es mayor que el de los grupos en los que unicamente participan hombres. Las actividades productivas de hombres y mujeres agta tambien se solapan en otros campos: ambos pescan, ambos (aunque mas las mujeres) recogen vegetales, mariscos, miel y otras materias utilizadas como medicamentos o para man- 1 98 tener sus campamentos. Este ejemplo pone de manifiesto que Ia contribucion de las mujeres a Ia economia del grupo es muy importante y recae de manera sustancial sobre elias. Por otra parte, Ia crianza de los niii.os y niii.as se encuentra perfectamente adaptada a las necesidades economicas del grupo. Las mujeres agta llevan a sus bebes en Ia espalda en sus salidas al bosque para cazar o recolectar alimentos y los niii.os y niii.as mas mayores se quedan en el campamento con las abuelas o con las hermanas mayores. Cabe seii.alar que los padres tambien pasan bastante parte de su tiempo con sus hijos e hijas. Los agta han sufrido numerosos abusos por parte de los extranjeros (asesinatos, raptos de niii.os, perdida de sus tierras) y se encuentran en verdadero peligro de extincion. Seria muy interesante hacer una investigacion desde la antropologia historica analizando las posibles noticias sobre los agta en los documentos producidos durante Ia colonizacion espanola de Filipinas. Por otra parte, los tlingit de Ia costa noroeste de Norteamerica (Alaska) constituyen una sociedad en que lajerarquia social es muy importante, pero las relaciones de genero son bastante igualitarias (Klein, 1 983). Tanto los hombres como las mujeres pueden adquirir prestigio a traves de su propio esfuerzo y sus relaciones de parentesco. Las relaciones de parentesco y riqueza estan intimamente relacionadas con el intercambio y el comercio con otras sociedades de la costa que constituyen la llave del estatus social, tanto para hombres como para muJeres. La division sexual del trabajo en esta sociedad es clara, pero no demasiado rigida, y los roles economicos no tienen tanta importancia para el poder y Ia influencia de las mujeres. La alimentacion del grupo depende fundamentalmente del salmon, generalmente capturado por los hombres, pero ahumado y secado por las mujeres. La variedad de productos que ofrece el mar y Ia tierra para el uso y el consumo humano constituye Ia base del comercio de larga distancia que incluye bienes calificados de «lujo» como pieles, grabados en madera o colchas tejidas que se distribuyen en festividades (pot/aches) como indicadores de riqueza. 1 99 A pesar de que el comercio de larga distancia estaba fundamentalmente centrado en los hombres, las mujeres a menudo los acompaftaban, actuando como negociadoras e incluso haciendose cargo del dinero, un hecho que fue incluso comentado por los misioneros y mercaderes europeos que estuvieron en Ia zona. Las mujeres tlingit miraban a los hombres de su grupo como si estuvieran «locos por el dinero», pero «trabajar, ahorrar y enriquecerse» se esperaba tanto de hombres como de mujeres (Klein, 1 983). Entre los horticultores, las mujeres desempe:iian un papel importante y activo en Ia subsistencia del grupo, aunque sus contribuciones no significan siempre un mayor estatus social, lo que implica que Ia contribucion de las mujeres a la subsistencia no es una razon determinante de su posicion social (Mascia-Lees y Johnson, 2000: 57). Segful Nielsen ( 1 990), el parentesco constituye un factor mas importante para determinar Ia valoracion social de las mujeres que sus contribuciones a Ia subsistencia del grupo. Para Nielsen, Ia matrilinealidad establece Ia posicion de las mujeres en las sociedades donde se practica Ia horticultura, aunque existe una cierta variedad relacionada con las formas de residencia, asi en las sociedades donde prima Ia matrilocalidad las mujeres gozan de un mejor estatus. Esto tiene que ver con el poder que representa para las mujeres el hecho de vivir proximas entre elias en Iugar de dispersas y las capacidades de toma de decision que se derivan de ello. En definitiva, se pone de manifiesto que el parentesco es un factor decisivo para comprender las relaciones de genero que debe ser tenido en cuenta al mismo nivel que Ia aportacion de las mujeres a Ia subsistencia del grupo. La combinacion de Ia residencia patrilocal con Ia estricta division sexual del trabajo supone un estatus de inferioridad en Ia mayoria de estas sociedades aunque existan oscilaciones (Mascia-Lees y Johnson, 2000: 57). Diversos autores coinciden en afirmar que el paso de Ia recoleccion a Ia agricultura corresponde al comienzo del declive del estatus social de las mujeres y sugieren que con Ia adopcion de tecnicas de cultivo intensivo, especialmente Ia irrigacion, los varones usurpan Ia posicion de las mujeres como 200 productoras (Martin y Voorhies [ 1 975], 1 978). Ambas antrop61ogas plantean que se requieren ausencias prolongadas del hogar, lo que resulta incompatible con la crianza y el cuidado de los hijos e hijas. Esto implicaria que las mujeres estuviesen marginadas de la producci6n y quedasen aisladas en el ambito domestico, donde su papel se centra en la reproducci6n, algo que no esta suficientemente documentado. No obstante, cuando las mujeres trabajan en el campo y estan directamente relacionadas con la producci6n, su estatus social aumenta considerablemente. Tambien Boserup ( 1 970) ha subrayado los efectos negativos de la adopci6n de la agricultura intensiva en la posicion social de las mujeres en sociedades con un pasado colonial. En el paso de la horticultura a la agricultura, las mujeres perdieron parte de su poder, perdiendo parte de su autonomia. Ademas, las politicas coloniales favorecian el control de los hombres sobre la agricultura, ya que ellos recibian la tecnologia necesaria para la producci6n. Produccion, reproduccion y fecundidad forzada Como hemos visto anteriormente, la linea de pensamiento antropo16gico que mas ha tenido en cuenta el caracter hist6rico y social de las relaciones de producci6n/reproducci6n ha sido el materialismo marxista. Marx y Engels plantearon que el proceso de reproducci6n esta intimamente ligado a la producci6n. En definitiva, proclamaron que no existe una «esfera reproductiva» separada de una «esfera productiva», precisamente porque la producci6n depende de su renovaci6n (Comas, 1 995: 26). Es decir, la producci6n depende directamente de la reproducci6n de la mano de obra. En consecuencia, ambas esferas, productiva y reproductiva, no pueden concebirse de manera aislada, porque la reproducci6n tambien es trabajo. Quiza uno de los grandes aciertos de Engels fue se:iialar que la opresi6n de las mujeres estaba ligada a la infravaloraci6n de la esfera reproductiva (familial domesticidad), en Iugar de considerarla un elemento clave de la producci6n (trabajo). 20 1 A partir de estas primeras intuiciones te6ricas, el debate en tomo al binomio producci6n/reproducci6n ha supuesto una de las lineas de investigaci6n mas fructiferas en Antropologia del Genero. Precisamente, la perspectiva de genero en Antropologia ha puesto de manifiesto que la asociaci6n entre producci6n y reproducci6n no es unicamente una cuesti6n econ6mica, sino que va mucho mas alla. Entre las primeras conjeturas relativas a la reproducci6n se encuentran las teorias de Meillassoux ( 1 983) basadas en el estudio etnografico de sociedades poligamicas africanas con economias de subsistencia, en las que la unidad domestica ejerce un papel preponderante. Como la propiedad es comunal y los utensilios para trabajar son faciles de fabricar, el control de la producci6n de mano de obra es fundamental para la economia de estas sociedades. Seg1ln Meillassoux, la poligamia permite, a traves de la explotaci6n de las capacidades reproductivas de varias mujeres, el acceso a uno de los recursos principales: contar con numerosos trabajadores, o lo que es lo mismo, linajes muy numerosos. Para Meillassoux, una de las preocupaciones fundamentales de la comunidad domestica es su propia reproducci6n, por lo que el control de las mujeres es fundamental. Aunque sus teorias son lucidas, Meillassoux no se plantea los origenes y la evoluci6n de la subordinaci6n de las mujeres, dando por hecho que se trata de un hecho inamovible e indiscutible, y nnicamente las relaciona con la esfera reproductora/domestica (Harris y Young, 1 981 ). Otra critica a sus teorias es que utiliza el concepto de «reproducci6n de la mano de obra» como sin6nimo de «reproducci6n humana» (Edholm [ 1 977], 1 979). Y que tampoco establece ninguna discus ion acerca de la naturaleza de la division generizada del trabajo (Moore [1991], 1 999). Ademas, por lo que respecta a la construcci6n te6rica en antropologia, Gonzalez Echeverria determina ciertos errores clave en las teorias de Meillassoux, como la negaci6n de la existencia de lazos de filiaci6n en las hordas de cazadores/recolectores o la identificaci6n del control sobre la capacidad reproductiva de las mujeres con la circulaci6n de mujeres (Gonzalez Echeverria, 1 987: 246-260). 202 Meillassoux no es el unico en presentar las funciones reproductivas femeninas como Ia raiz de Ia subordinaci6n de las mujeres, mas bien se trata de un t6pico en Ia tradici6n antropol6gica. Por ejemplo, Franz Boas ( 191 1) se refiere a Ia reproducci6n en los siguientes terminos: «En las simples condiciones de Ia vida primitiva Ia provision de alimentos para Ia familia es aportada por ambos sexos. Las mujeres proveen plantas y animates que son estacionarios o que no pueden moverse rapidamente, tales como las larvas y los gusanos. Esto se debe sin duda a los obstaculos que les crea Ia maternidad y Ia atenci6n de los hijos pequeiios» (Boas [191 1 ], 1 990: 1 77). Esta representaci6n fija y aparentemente no problematica de Ia actividad reproductiva, ha permitido que Ia reproducci6n se presente a menudo como un mero acontecimiento biol6gico, externo a las relaciones sociales. Precisamente, una de las conclusiones fundamentales de las teorias desarrolladas en Antropologia del Genero respecto a Ia reproducci6n es que las desigualdades de genero constituyen un factor primordial para Ia perpetuaci6n de las relaciones de producci6n (Harris y Young, 1 981; Collier y Yaganisako, 1 987). Olivia Harris y Kate Young ( 1 981) plantearon Ia diferenciaci6n entre reproducci6n humana o biol6gica, reproducci6n del trabajo y reproducci6n social, haciendo hincapie en que esta ultima categoria obvia las relaciones de genero. Collier y Yaganisako ( 1 987) profundizaron en Ia inoperatividad de Ia base dicot6mica producci6n/reproducci6n que perpetuaba oposiciones del tipo trabajo/familia. La antrop6loga Paola Tabet (1985) ha desarrollado tambien diversas teorias encaminadas a comprender las relaciones entre producci6n y reproducci6n. Segtin ella: «La procreaci6n ha sido representada como un proceso tan “natural” y automatico que se ha desprovisto de su caracter de trabajo e incluso de su caracter de actividad especificamente humana o social» (Tabet, 1 985: 121). Sus investigaciones se proponen, a traves de ejemplos etnograficos, desmitificar Ia pretendida «tendencia natural» de las mujeres a cuidar de sus hijos, a deconstruir las representaciones colectivas sobre el deseo «natural» de las mujeres de ser madres, a mostrar Ia imposici6n social de Ia 203 matemidad y, fundamentalmente, a establecer que las actividades reproductivas deben ser elevadas al estatus de trabajo. En primer Iugar, Tabet distingue entre Ia «capacidad» y el «hecho» de procrear, subrayando que este ultimo, en Iugar de interpretarse como el resultado de un proceso que necesita Ia participacion de ambos sexos, suele presentarse, en las teorias antropologicas, unido exclusivamente a Ia naturaleza de las mujeres. Esto supone que los hombres parecen, a priori, ajenos a Ia reproduccion. De este modo, entiende que aunque esta claro que el trabajo reproductivo es indispensable para Ia perpetuacion de la especie humana, no es asumido por los padres ni por la sociedad en su conjunto. La estrecha vinculacion de las mujeres con las actividades reproductivas facilita que el control y la apropiacion del cuerpo de las mujeres se traduzca en reproduccion, de manera que pasamos de una simple capacidad reproductiva a lo que Tabet denomina una «reproduccion forzada>> ( 1 985: 66). Por ello, esta antropologa reivindica el caracter completamente social, y totalmente integrado en las relaciones sociales-sexuales, de la reproduccion humana: una suerte de «imposicion de la reproduccion». Esta conceptualizacion del caracter social de la reproduccion exige preguntarse por el propio estatus de la actividad reproductiva y su clasificacion entre las actividades humanas: «i,Es un trabajo? £,Podemos aplicar a la reproduccion las nociones de trabajo alienado, de explotacion, de apropiacion o expropiacion del producto?» (Tabet, 1 985: 66). Es indudable que la gestion del trabajo reproductivo, libre u objeto de explotacion, supone una relacion muy particular con el cuerpo. En este sentido, Tabet ( 1 985: 1 20-121) seiiala que la explotacion de Ia reproduccion puede consistir no solo en imponer el embarazo, sino en: 204 • privar al agente reproductor de la gestion de las condiciones de trabajo, es decir, a) de la eleccion de la pareja, b) de la eleccion del tiempo de trabajo, c) de Ia eleccion del ritmo de trabajo; • imponer el tipo del producto final ( el sexo deseado, la legitimidad, las caracteristicas etnicas, etc.); • expropiar al agente productor del producto; • expropiar al agente reproductor en el plano simb6lico de su capacidad y su trabajo reproductivo (por ejemplo Ia imagen simb6lica de Ia mujer como Ia tierra fecunda y el hombre como labrador). Del mismo modo, Ia lactancia puede analizarse desde Ia perspectiva de Ia explotaci6n; por ejemplo, hay sociedades en que todas las madres amamantan a sus bebes y otras en que algunas madres son liberadas de parte o Ia totalidad de este trabajo (Maher [ 1 992], 1 995). Ademas, el periodo de lactancia varia enormemente segun las areas culturales. A ello hay que aiiadir el debate entre el valor social de la lactancia maternal y Ia lactancia artificial a partir de Ia introducci6n de diversos sucedaneos de leche materna comercializadas en el mercado intemacional (Balsamo, De Mari, Maher y Serini [ 1 992], 1 995). En resumen, Tabet intenta desestabilizar la idea de la procreaci6n como algo natural, instintivo y mecanico restituyendole el estatus de «trabajo», por tanto de producci6n, y reivindicando su caracter eminentemente social. Para ello, desarrolla diversas categorias analiticas como «explotaci6n de la reproducci6n», «fecundidad forzada», «imposici6n de la reproducci6n» y «domesticaci6n de la sexualidad femenina». Esclavitud, mujeres y producci6n Las teorias antropol6gicas sobre la esclavitud ofrecen un marco interesante para analizar algunas consecuencias de la asociaci6n indiscriminada «mujeres/reproducci6n» para explicar ciertos fen6menos sociales. Este abuso de Ia relaci6n entre mujeres y reproducci6n esta, ademas, intimamente relacionado con Ia infravaloraci6n de Ia productividad femenina. En primer Iugar, cabe subrayar que a pesar de que las representaciones mentales colectivas nos dicen que el grupo de personas esclavizadas esta mayoritariamente formado por varones en todos los periodos hist6ricos y Ia totalidad de los espacios 205 geognificos, diversos estudios realizados en los afios 80 y 90 han constatado que Ia demanda de mujeres en los mercados africanos (Klein, 1 983; Meillassoux, 1 983; Martin Casares, 1991) en diferentes periodos es muy superior a Ia demanda de hombres; del mismo modo, las mujeres son muy apreciadas en los paises arabes (Austen, 1 979), donde Ilegaban a traves de Ia trata musulmana, fundamentalmente constituida por mujeres y nifios desde sus comienzos. Ademas, las cr6nicas arabes de los tiempos modemos relatan expediciones armadas que realizaban los arma, los touareg o los peuls en tierras interiores con objeto de esclavizar a Ia poblaci6n femenina (Tymoski, 1 973) y muestran que el «modo de adquisici6n primario» de mujeres esclavas era durante las guerras contra grupos etnicos minoritarios y desprotegidos. A Ia demanda de mujeres esclavas por parte de las sociedades consumidoras de mano de obra esclava se afiade Ia frecuente mortalidad de los varones en las guerras, una actividad fundamentalmente masculina. En consecuencia, a pesar de Ia tradicional imagen mascuIinizada del colectivo de personas esclavizadas, las investigaciones recientes, que han tenido en cuenta Ia variable sexo en Ia contabilidad de Ia poblaci6n esclava, demostraron que las esclavas eran mas numerosas en Ia trata transahariana y en los mercados interiores del Africa subsahariana. Pero {.como incorporan las sociedades subsaharianas y arabes este excedente femenino en Ia estructura social? Debemos tener en cuenta que las sociedades poligamas tienen Ia capacidad de absorber un numero ilimitado de mujeres y que todos los estamentos sociales podian participar de esta superabundancia. Ademas, el trabajo esclavo femenino era esencial para numerosas economias africanas. Unjesuita espafiol del siglo XVII Ilamado Alonso de Sandoval, en su descripci6n de los habitantes de Guinea ( actualmente Ia parte central del Africa occidental subsahariana), insiste en que los guineos «se casan con cuantas mujeres quieren o pueden» y subraya que «la mujer no se puede apartar del marido porque, en cierto modo, se tiene por su esclava» (Sandoval [1612], 1 987). Precisamente, Ia mayor demanda de esclavas por parte de las sociedades africanas, arabes y subsaharianas obliga al mer- 206 cado esclavista europeo-cristiano a comprar fundamentalmente varones, que constituyen el excedente masculino de los mercados productores, para enviarlos principalmente a America (Martin Casares, 2000). En consecuencia, los hombres esclavos de origen africano se enviaban esencialmente a America, mientras que las esclavas se vendian tanto en el mundo musulman como en las diversas sociedades negroafricanas esclavistas. Por lo que respecta a Ia Peninsula Iberica, el porcentaje de hombres y mujeres negroafricanos vendidos como esclavos a lo largo del siglo XVI estaba bastante igualado; aunque, si aiiadimos al contingente esclavo negroafricano, los esclavos y esclavas norteafricanos y moriscos, capturados durante enfrentamientos belicos entre cristianos y musulmanes, Ia proporci6n femenina se dispara (en Ia Granada del siglo XVI, las esclavas constituyen mas del 65% de Ia poblaci6n esclava total, Martin Casares, 2000a: 237-238). En consecuencia, mi hip6tesis de partida es que existen , tres factores fundamentales que determinan el envio de varones a las colonias europeas en America: a) Ia posibilidad de vender los hombres a un precio mas elevado del que alcanzarian en los mercados africanos interiores, puesto que tanto arabes como subsaharianos prefieren adquirir mujeres; b) el modelo occidental que asocia productividad con masculinidad; y c) el tipo de trabajo requerido en las plantaciones que, seg(:m Ia division generizada del trabajo en las sociedades europeas, correspondia a los varones. A Ia mayor producci6n y demanda de mujeres esclavas se une su cotizaci6n mas elevada, constatada en los diversos mercados, a veces con una diferencia ins6lita en los precios (Martin Casares, 2000: 254). En el valle del Niger, el precio de un hombre esclavo era de 40.000 cauris, mientras que las mujeres valian el doble (Tymoski, 1 973). A consecuencia de los palmarios resultados, algunos antrop6logos (y casi ning(:m historiador) comenzaron un debate inacabado acerca de las posibles razones de Ia presencia mayoritaria de esclavas en los diversos mercados y su alta cotizaci6n. De este modo, se perfilaron dos corrientes fundamentales: una basada en Ia biologia, que primaria las capacidades reproductivas de las 207 mujeres, y otra de indole econ6mica, que situaria en un lugar privilegiado la productividad de las esclavas. La mayoria de los antrop6logos que abordaron cuestiones relativas a la esclavitud (Auge, 1 975 ; Piault, 1 975; Bourgeot, 1 975) se decantaron por esta primera linea, consecuencia evidente de la asociaci6n entre mujeres y reproducci6n, y afirmaron que la fuerte demanda de esclavas se debia a sus capacidades reproductoras. Marc Auge escribe: «Si los esclavos constituian una fuerza de trabajo, un medio de producci6n, las esclavas constituian un medio de reproducci6n» (Auge, 1 975). En lo tocante a la historiografia sobre la esclavitud en la Espana Moderna, los pocos historiadores conscientes de la mayoria femenina y el precio mas elevado de las mujeres se siruan en la misma linea que los antrop6logos citados; es decir, atribuyen la presencia de esclavas en los reinos castellanos a la facultad de las mujeres para la reproducci6n. La diferencia consiste en que estos historiadores ni siquiera consideran la reproducci6n como una «forma de producci6n», sino simplemente como una capacidad femenina. La imagen de improductividad de las mujeres, heredada y transmitida basta la saciedad, unida a la ausencia del enfoque de genero ha influido poderosamente en las investigaciones sobre la esclavitud, produciendo confusiones significativas. Es decir, la capacidad reproductiva de las mujeres se ha venido utilizando para explicar a) la subordinaci6n de las mujeres, pues estas se verian supuestamente impedidas para trabajar durante el embarazo y la crianza, y parajustificar b) la presencia mayoritaria de mujeres en el mundo del trabajo, es decir, la venta de esclavas en los mercados esclavistas. Existe, a mi parecer, una contradicci6n en ambos supuestos, asi como un abuso del biologicismo para explicar cualquier asunto relacionado con las mujeres (Martin Casares, 2000a: 236). Ademas, si la mayoria de las personas vendidas hubiesen sido hombres y su cotizaci6n hubiese sido mas elevada, la explicaci6n de este fen6meno seria, sin duda, su mayor capacidad productiva. Precisamente, los trabajos de Claude Meillassoux (1983) y Martin A. Klein ( 1 983) sostienen que la productividad ha determinado la importancia de las mujeres 208 Alberto Durero, Retrato de Katherina, 1521. en los mercados subsaharianos de personas esclavizadas; del mismo modo que mis investigaciones (Martin Casares, 2000) muestran que Ia mayor presencia de esclavas en los mercados peninsulares espaiioles estaba directamente relacionada con su productividad. Por ello, considero que las esclavas son estimadas fundamentalmente como trabajadoras, ya que Ia capacidad de trabajo es lo que hace que una persona esclavizada sea apreciada, y no su sexo. La imagen de Ia fragilidad de las mujeres, ampliamente desarrollada por el pensamiento cristiano y plasmada en Ia historiografia, se encuentra en Ia base de Ia construcci6n social de Ia debilidad femenina, Ia construcci6n social del cuerpo de las mujeres y Ia infravaloraci6n del trabajo femenino. Esta es Ia raz6n por Ia que err6neamente se ha interpretado a priori Ia presencia de mujeres esclavas en los diversos mercados, incluida Ia Espana del siglo XVI, mediante Ia «feminidad»; es decir, a traves de cualidades entendidas 209 como «especificamente femeninas»: Ia belleza o Ia fertilidad. Pero un detallado estudio de Ia natalidad de las esclavas muestra que es muy baja, que se venden poquisimos recien nacidos y que buena parte de los bebes nacidos en casa de los amos son liberados posteriormente. Por todo ello, podemos concluir que las esclavas de Ia Espana Moderna no eran una «factoria» de mano de obra (Martin Casares, 2000a). Justamente, en el siglo XIX, a raiz del debate sobre Ia abolici6n de Ia esclavitud en las colonias espaiiolas, encontramos de nuevo ecos de Ia extendida creencia en Ia fecundidad de las esclavas, fruto del desconocimiento del funcionamiento del sistema esclavista. Precisamente, Ia desaparici6n de Ia esclavitud en suelo peninsular espaiiol lleva a los abolicionistas a plantear err6neamente Ia situaci6n. Una de las propuestas clave de los abolicionistas espaiioles fue Ia manumisi6n de los hijos e hijas de las esclavas, algo que a los negreros cubanos no les preocupaba especialmente; para ellos, el problema era Ia prohibici6n del comercio porque Ia poblaci6n esclava no se reproducia naturalmente. Don Francisco Arango y Parreiio, uno de los principales representantes de Ia oligarquia cubana, lo expresa muy claramente: La esclava preii.ada y parida es inutil muchos meses, y en este largo periodo de inacci6n su alimento debe ser mayor y de mejor calidad. Esta privaci6n de trabajo y aumento de costo de las madres sale del bolsillo del amo. De el salen tambien los largos, y las mas de las veces esteriles gastos del mismo recien nacido, y a esto se unen los riesgos que corren las vidas de madre e hijo; y todo forma un desembolso de tanta consideraci6n para el dueii.o, que el negro que nace en casa ha costado mas, cuando puede trabajar, que el que de igual edad se compra en feria publica. De aqui se infiere que de parte de los amos no hay ni puede haber interes en promover los partos de sus esclavas (1815, citado en Martin Casares, 2000a: 467). En el caso de las esclavas, sabemos que su destino primordial era el trabajo domestico, pero tambien se emplearon en distintos momentos del proceso de producci6n textil, en Ia industria del cuero, desde luego en Ia hosteleria y, sin duda, en Ia agricultura y Ia horticultura, en gran medida depen- 210 diendo de las profesiones de sus propietarios (Martin Casares, 2000a: 252). He constatado que las esclavas trabajan tanto en el sector primario, como en el secundario, y tambien en los servicios en Ia Granada del siglo XVI, aunque evidentemente existia una repartici6n generizada de los trabajos. En Ia Espana del siglo XVI, las mujeres esclavas estaban mayoritariamente representadas y, a pesar de Ia monogamia imperante, Ia sociedad tenia capacidad suficiente para absorberlas, incluso cuando el excedente era muy amplio, como a raiz de Ia rebeli6n morisca de Granada ( 1 569-1571). Esto significa que las esclavas se incorporaban a distintos niveles del proceso productivo y en un amplio marco de actividades laborales, de otro modo, su precio no habria sido nunca mas elevado que el de los hombres. El silenciamiento, Ia in:fravaloraci6n y Ia indiferencia bacia el trabajo de las mujeres se halla en Ia base de Ia negaci6n de Ia productividad de las mujeres esclavas. Y, sin embargo, las esclavas eran valoradas como agentes productivos por encima o al mismo nivel que los hombres. De otro modo, j,que sentido tiene pagar un precio mas elevado por elias? Es mas, si hubiesen sido los varones los mejor cotizados en el mercado esclavista, nadie hubiese dudado de su capacidad productiva. BARRERAS ARTIFICIALES: SEXO, GENERO Y ETNICIDAD Si reconocemos que cada talento humano nos resulta necesario y que no podemos permitimos el lujo de desperdiciar ningU.n don a causa de barreras artificiales de sexo o raza o clase o nacionalidad, una de las cosas que debemos saber es si las supuestas diferencias entre los sexos son una mera elaboraci6n establecida sobre una disparidad natural intrascendente con Ia que podemos enfrentarnos facilmente en un mundo fertil en invenciones. MARGARET MEAD ([1949], 1994: 27]) A lo largo de este apartado analizare Ia evoluci6n de los conceptos raza/etnicidad y sexo/genero en los contextos politico-hist6ricos en que son producidos, reforzados y/o ob- 2 1 1 viados. El persistente discurso antropol6gico en tomo a la deconstrucci6n de los aspectos biol6gicos de la categoria raza y del propio concepto de raza me lleva a plantear un paralelismo con la evoluci6n de las teorias relativas al sexo, y mas concretamente al dualismo sexual, como dato biol6gico puro. Un enfoque hist6rico-antropol6gico del sexo y Ia raza Los sistemas sexo/genero y raza/etnicidad son nociones peculiarmente vinculadas al debate naturalezalcultura. Tanto el sexo como la raza son conceptos que hunden sus raices en la biologia y, por tanto, en la «naturaleza» (Davis, 1 981 ). Ambos conceptos pretendian una biologizaci6n de las diferencias sociales presentandolas como inmutables y estableciendo la imposibilidad de cambio por razones «naturales». En un magnifico articulo titulado «i,Es el sexo para el genero como la raza para la etnicidad?», Stolcke ( 1 992) analiza, a partir de un enfoque antropol6gico-hist6rico, las relaciones entre genero, clase y etnicidad como elementos constitutivos de la desigualdad social. Stolcke plantea que, en la Europa de finales del siglo XVII, los cientificos naturales establecieron una serie de tipologias humanas basadas en criterios fenotipicos. En el XVIII, el siglo de las luces y la raz6n, el interes por las diferencias raciales se convirti6 en «racismo cientifico», cuyos argumentos, poco o nada cientificos, establecian que las diferencias sociales tenian un origen biol6gico. En el siglo XIX, consolidada la sociedad de clases, aparece la ilusi6n de la igualdad de oportunidades y el espejismo de que cada persona es dueiia de su destino. Pero si todas y todos somos «iguales», i,C6mo mantener las desigualdades y el orden establecido? Verena Stolcke sugiere que la naturalizaci6n de las desigualdades sociales se revela necesaria para mantener el orden social imperante: «Es esta amenaza de contestaci6n del orden establecido lo que provoca a su vez que las desigualdades sociales sean “naturalizadas”» (Stolcke, 1 992: 1 03). De esta manera, se justifican las des- 212 igualdades economico-sociales en funcion de la construccion de maquiavelicos razonamientos como creer que los individuos discriminados no aprovechan las oportunidades que la sociedad les ofrece debido a su inferioridad, a deficiencias personales innatas, hereditarias, etc. Como seiiala Stolcke: «Es decir, el culpable es el propio individuo o colectivo, o mejor dicho aun, su dotacion biologica, su falta intrinseca de “talento” o de civilizacion mas que el orden socio-economico existente» (Stolcke, 1 992: 1 03). El siglo XX es deudor del XIX en cuanto a las razones del racismo, aunque con especificidades propias del contexto socio-historico. El holocausto judio ocasiono un aborrecimiento generalizado de las teorias racistas nazis y acelero la aparicion de nuevas categorias de analisis que repudiaban la biologia como explicacion de las diferencias. Precisamente el termino «etnicidad», que pone el acento en la dimension cultural de las diferencias, fue utilizado por primera vez en 1 953 (Stolcke, 1 992 : 94). En la actualidad, la mayor parte de las investigaciones coinciden en afirmar que no existen «razas» en terminos exclusivamente biologicos y que, por tanto, la desigualdad y la exclusion social atribuidas a diferencias raciales son construcciones culturales. Hay incluso antropologos que aspiran a eclipsar del lexico la palabra «raza», apoyandose en fa genetica y la sociobiologia. Sin embargo, aunque en la gestacion del concepto de genero probablemente tuvieron un fuerte impacto las nuevas teorias que pretendian acabar con el determinismo biologico como justificacion de la inferioridad, muy especialmente las relacionadas con los conceptos de raza y etnicidad, el nuevo contenido de la palabra «genero», ligado al ambito de lo «social», no aparece basta los aiios 80, aunque anteriormente existan trabajos en los que se diferencia el sexo social del sexo biologico (Beauvoir, 1 949; Mead, 1 935). En cualquier caso, la evolucion de las relaciones entre sexo y genero ha seguido el mismo curso que las relaciones entre raza y etnicidad, y aunque existen evidentes paralelismos, tambien hay divergencias. Una diferencia importante es que la raza se subdivide en varias categorias, permitiendo 213 mayor variabilidad, mientras que el sexo se presenta como dual, lo que quiza dificulta aun mas su deconstrucci6n. Actualmente, en Ia mayoria de las corrientes antropol6gicas, Ia raza, cuando menos, se debate, si no se niega, mientras que el sexo (y el dimorfismo sexual) apenas se discute como entidad estrictamente biol6gica y practicamente no se niega; desde luego, no existe ninguna intenci6n de suprimirlo del vocabulario (si exceptuamos Ia recientisima y minoritaria corriente de antropologia queer). Esta persistencia nos lleva a preguntamos: (.Son mas necesarias las diferencias de genero en las sociedades de clases para el mantenimiento del orden social y, por ello, mas dificiles de deconstruir? Probablemente, Ia deconstrucci6n del sexo sea mucho mas perturbadora que Ia deconstrucci6n de Ia raza. En este sentido, un analisis de las fronteras del sexo a partir de un enfoque antropol6gico-hist6rico es de gran utilidad, porque desde Ia Grecia clasica hasta Ia Europa Modema el sexo se representa como algo relativamente inestable y las descripciones de casos de hermafroditismo se suceden como algo perfectamente natural (Laqueur, 1 994). Los limites del sexo resultan difusos y complejos; ademas, no parece que constituyan un tema de preocupaci6n fundamental. Sabemos que Plat6n pensaba que los seres humanos se clasificaban en sus origenes en tres categorias: los varones que procedian del Sol, las hembras de Ia Tierra y los andr6ginos de Ia Luna. Jupiter los castig6, hendiendolos por Ia mitad «como un huevo», y desde entonces cada mitad busca su otra mitad, lo que explicaria el amor. En Ia Edad Modema existen casos de personas percibidas como hombres o como mujeres dependiendo de las circunstancias. Tomemos, por ejemplo, el conocido caso de Catalina de Erauso, Ia monja alferez, cuya partida de nacimiento hallada en Guipuzcoa, asi como otros documentos archivisticos y noticias relativas a su vida, ponen de manifiesto que fue un personaje real. La historia de Catalina de Erauso esta narrada en primera persona, ella misma ( o el mismo) escribi6 en 1 625 sus aventuras y desventuras, como hombre y como mujer. Durante Ia 214 parte del relato en que es un hombre se refiere a si misma en masculino. Catalina entro en el convento con su tia siendo aim niiia, pero no sintiendose comoda entre las monjas, tomo Ia decision de partir y alistarse como soldado de las tropas espaiiolas desplazadas a Peru y Mexico. Vivio como hombre, guerreando durante aiios contra los indigenas, rehusando propuestas de matrimonio con mujeres. Unicamente lloro, por primera y ultima vez, tras el fallecimiento de un soldado amigo. Cuando decidio descubrir publicamente que nacio mujer, el obispo de Guamanga, Peru, mando que Ia examinaran dos matronas que certificaron su «virginidad». Entro de nuevo en el convento con habito de monja, pero finalmente el Papa le dio licencia para proseguir su vida en habito de hombre y Felipe IV le concedio el titulo de alferez (llamandole «el alferez doiia Catalina de Erauso») y le concedio una pension con la que pudo establecerse en Mexico, dedicandose al comercio con el nombre de Antonio de Erauso. La monja alferez relata en su Historia que «todos, o los mas, me mostraron notable agrado» ([ 1 625], 2000: 101 ). Esta, y otras muchas historias europeas de Ia Edad Modema, ponen de manifiesto que las fronteras sexuales podian franquearse y no existian unas barreras sexuales tan rigidas en el imaginario colectivo de la epoca. En este sentido, Michel Foucault ( 1 976) y Thomas Laqueur ( 1 994) plantean que las ideas y representaciones del sexo en las teorias medicas eran bastante flexibles y fue a finales del siglo XVIII cuando Ia naturaleza de la sexualidad humana cambio radicalmente. Como seiiala Laqueur: «Ser hombre o mujer significaba tener un rango social, un Iugar en la sociedad, asumir un rol cultural, no ser organicamente de uno u otro de los dos sexos inconmensurables. En otras palabras, con anterioridad al siglo XVIII, el sexo era todavia una categoria sociologica y no ontologica» (Laqueur, 1 994: 27-28). Durante siglos se penso que hombres y mujeres tenian los mismos genitales, un cuerpo unisexo, pero ellos los tenian en el exterior y elias en el interior (Laqueur, 1 994: 1 46). El reconocimiento de Ia reproduccion bisexual humana no significaba Ia aceptacion de las diferencias genitales ni de la 215 dualidad sexual como unica representaci6n posible del sexo en los seres humanos desde el nacimiento hasta la muerte. Ademas, en aquellos periodos en que ni hombres ni mujeres eran fecundos -infancia, vejez- las diferencias de sexo y la bipolarizaci6n sexual se desdibujaban en la literatura medico-cientifica, perdiendo su sentido esencialista. ;,Nuevos valores del dualismo sexual en epocas de crisis? Hemos visto que la representaci6n de la dualidad sexual como algo inestable no constituye, en absoluto, un logro «progresista>> como podria serlo la deconstrucci6n de la «raza>> para los antrop6logos del siglo XX, sino que forma parte del pensamiento mas tradicional en la historia de la ciencia europea que, a su vez, recupera la herencia clasica. Es mas, las teorias de la sexualidad difusa, en realidad, nunca se abandonaron en la ciencia biomedica, incluso en las teorias del siglo xx. Para ilustrar las ideas expuestas, me parece interesante analizar el pensamiento de Gregorio Maraft6n ( 1 887-1 960), medico y profesor de endocrinologia, en tomo a la construcci6n del sexo. Maraft6n expone sus teorias respecto a la sexualidad humana fundamentalmente en un volumen titulado Tres ensayos sobre Ia vida sexual: Sexo trabajo y deporte. Maternidad y fominismo. Educaciim sexual y diferenciacion sexual, publicado en 1 934. Este libro, escrito desde la perspectiva humanista que caracteriza a su autor, integra aspectos medico-fisiol6gicos con aspectos culturales y recoge una serie de ideas respecto a la diferenciaci6n sexual que, en cierto modo, rompen con el dualismo sexual como algo rigido y limitado. Maraft6n conoce, entre otros autores, el trabajo de Jacob Bachofen sobre el matriarcado, al que cita en varias ocasiones, y esta al tanto de las demandas del movimiento feminista, al que tambien se refiere a menudo en el libro, aunque dando su vision particular. 1En cuanto a sus ideas sobre la dualidad sexual, las desarrolla fundamentalmente en un capitulo titulado «relatividad del sexo». Segtin Maraft6n, el sexo nunca ha sido un valor absolu- 216 to desde que hay recuerdo en Ia vida de los hombres: «Entre el var6n perfecto y Ia hembra perfecta se han encontrado siempre innfuneros tipos intermedios en los que Ia virilidad y Ia feminidad se ofrecen con caracteres menos netos, hasta llegar a una zona de conjunci6n intersexual, en Ia que Ia pureza y Ia diferenciaci6n de los tipos extremos se tom6 en ambigiiedad y confusi6m�(1934: 1 53). Para el, lo masculino y lo femenino se contin1lan y simb6licamente representa las diferencias y convergencias entre ambos a traves de la alegoria de una figura oriental en la que dos dragones se miran frente a frente con las fauces abiertas y las garras erizadas, pero cuyos cuerpos convergen y terminan en la misma cola. Maraii6n subraya que los mitos antiguos estan llenos de esta idea y que eVla andr6gino surge en el arte y en Ia literatura a cada instante; y ya en fabulas remotas se habla incluso del «tercer sexo» (1934: 1 53). Precisamente, sefiala que naturalistas, soci6logos y medicos han querido, en el siglo XX, considerar una aberraci6n monstruosa y una infracci6n de la «pureza de los tipos y los instintos sexuales» las categorias miticas tradicionales de seres medio hombre, medio mujer. Pero que, cuando este problema se ha planteado en el terreno experimental ( se refiere a los casos medicos de intersexualidad, principalmente los sindromes de Klinefelter y Turner, descritos en el apartado del capitulo primero dedicado a la genesis del concepto gender), hemos tenido que aceptar que los poetas y los hombres de ciencia tenian raz6n. De este modo, sentencia categ6ricamente: «Hoy, en efecto, sabemos que casi nadie es hombre absoluto, ni absoluta mujer. Es evidente, que todo ser es, en sus principios bisexuado, y que solo posteriormente se decide el sexo definitivo al que pertenecemos durante toda nuestra existencia. Pero este sexo definitivo no es casi nunca absoluto, como acabamos de decir: no es varonil sin mezcla de mujer, ni femenino sin mezcla de var6n. Es siempre una mixtura de los caracteres somaticos y funcionales de los dos sexos, si bien con predominio de uno sobre otro» (Marafi6n, 1 934: 1 53). Para Maraii6n existia una bisexualidad inicial en el organismo (1934: 1 55), que ilustra con el ejemplo del recien naci- 217 do que asoma por primera vez al mundo y no se acierta a saber si el rostro arrugado e inexpresivo pertenece a una hembra o un var6n basta que sale el hebe por completo. Posteriormente, en la infancia la imposici6n del sexo vencedor sobre el derrotado es aoo lenta y no hay una diferenciaci6n clara; mas adelante, durante la pubertad, venceria uno de los sexos, lo que se mantendria basta la madurez. Pero en la vejez se darla lo que Marafi6n llama «un retorno a la bisexualidad» porque, con los progresos de la edad, el vigor del sexo triunfante se debilitaria, acabando por extinguirse, adquiriendo las mujeres un matiz viriloide y viceversa. Para describir este ultimo periodo habla de «pseudo-hermafroditismo femenino o masculino», y en sus formas mas atenuadas, «virilismo y feminismo». Es mas, concluye este capitulo con la siguiente frase: «Puede, pues, aceptarse como exacta esta hip6tesis de la bisexualidad inicial de los organismos y de su permanencia, en estado latente, durante el resto de la vida» (Marafi6n, 1 934: 161 ). Mas contemporaneamente, en uno de los manuales de Medicina Legal y Toxicologia mas utilizados en Espafia, de hecho se trata de un texto de referenda en sexto curso de la licenciatura en Medicina, editado por el profesor J. A. Gisbert Calabuig, en el capitulo dedicado a definir el diagnostico legal del sexo, realizado por Jose Luis Romero Palanco, el autor se expresa en los siguientes terminos: «Desde el punto de vista practico, puede afirmarse que no existe ning1ln elemento que por si mismo defina el sexo a que pertenece una persona, resultando, por tanto, altamente arbitrario y falaz basar el diagn6stico del sexo sobre la morfologia de los genitales extemos o sobre el sexo cromatinico o el cromos6mico, tornados de forma aislada» (Gisbert Calabuig [ 1 977], 1 999: 554). De manera que el sexo bio16gico, desde el punto de vista biomedico, no puede dividirse tan rigidamente como se pretende ni se pueden establecer limitaciones estrictas basadas en las diferencias fisiol6gicas. Sin embargo, para el publico no especializado o sin formaci6n medica, el sexo se presenta como inmutable, dual y claramente diferenciado a lo largo de toda la vida y esta idea ha calado hondo en el imaginario colectivo, que percibe una distinci6n clarisima entre hombres 218 y mujeres, sin darnos cuenta de que las cualidades sociales y culturales contribuyen enormemente al aumento del dimorfismo sexual. Es posible que en epocas de crisis como Ia segunda mitad del siglo XX, con el avance del movimiento feminista cuestionando el orden sexual imperante, el dimorfismo sexual esencialista resulte aun mas necesario para legitimar Ia inferiorizaci6n de las mujeres. Cuando las mujeres se organizan para luchar contra Ia desigualdad social, i,Se acenrua Ia naturalizaci6n de las diferencias?, j,aparece renovado y fortalecido el modelo de «mujer mujer»? En definitiva, este nuevo sexismo del siglo XX i,Otorga mayor valor al dimorfismo sexual? La naturalizaci6n del discurso permite que se consoliden las diferencias porque existe un elemento material-corporal que lo recuerda constantemente. La deconstrucci6n de este poderoso simbolismo organico favorece Ia emergencia de cambios sociales encaminados hacia Ia igualdad de los grupos humanos. Esta es Ia raz6n de ser fundamental de Ia deconstrucci6n de Ia base biol6gica de Ia raza, pero tambien de Ia del sexo. Sexo, raza y manuales de Antropologia Sin embargo, los manuales de Antropologfa Social mas utilizados por el alumnado en el Estado espafiol (Ember, 1 997; Kottak, 1 997; Harris, 1 999; Bohanan, 1 996), que generalmente proclaman Ia deconstrucci6n de Ia base biol6gica de la raza, explican el «sexo» en terminos mucho mas infl.exibles que los textos medicos consultados. Mientras que se emplean a fondo en demostrar que Ia noci6n de «raza» como un concepto cientifico biol6gico no existe, Ia noci6n de «sexo» aparece vinculada de manera mucho mas fuerte a Ia biologia. El sexo se presenta como un concepto universal, bien delimitado y completamente objetivo, al tiempo que Ia raza se muestra practicamente vacia de contenido. El conocido manual de Marvin Harris subraya: «Las discrepancias entre las ideas populares acerca de Ia raza y los principios cientificos modernos de Ia 219 taxonomia y genetica son tan grandes que muchos antrop6logos quieren eliminar por completo Ia palabra raza de los manuales de antropologia (Littlefield, Lieberman y Reynolds, 1 982; Montagu, 1 974) y utilizar, en su Iugar, el termino poblaci6n» (Harris, 1 981: 1 34 ) . Como prueba de Ia flexibilidad del concepto de raza, algunos manuales incluyen fotos de personas dificilmente clasificables seglin las razas tradicionalmente aceptadas. Sin embargo, en ninglin momento se utilizan fotografias de seres humanos ambiguos sexualmente -personas que no podriamos definir como hombres o mujeres a simple vista- para mostrar Ia flexibilidad del sexo: adolescentes sin pecho, ancianos con formas redondeadas, mujeres musculosas con vello, varones barbilampifios, etc. Todo ello implica que, a veces, tengamos Ia impresi6n de que el sexo se reduce exclusivamente a los genitales y que estos constituirian el autentico o incluso el linico marcador sexual; pero, actualmente, con Ia evoluci6n de Ia medicina, j,no resulta mas facil cambiar de genitales que de color de piel? Y, de cualquier manera, el caso de los transexuales cuyos genitales no corresponden al sexo, j,exclusivamente social?, al que ellos y elias sienten pertenecer son manifestaciones de distintas formas de vivir Ia estricta dualidad sexual. Sin duda, Ia reproducci6n bisexual humana ha marcado enormemente las percepciones dualistas del sexo, pero Ia reproducci6n de Ia especie no es siempre Ia raz6n ultima de Ia vida, ni un sentimiento natural en todos los seres humanos. Seria interesante analizar en que momentos hist6ricos y en que sociedades se da mayor valor al dimorfismo sexual y si esta relacionado con un mayor sexismo o con una mayor rigidez en Ia percepci6n del sexo. Es evidente que raza y sexo no son terminos paralelos; sin embargo, es notable el esfuerzo realizado para deconstruir las implicaciones biol6gicas de Ia raza, llegando a su negaci6n, mientras que incluso el concepto de genero, que naci6 para romper con el determinismo biol6- gico, continua a veces ligado a concepciones naturalistas. Volviendo a los manuales de Antropologia Social que utilizan nuestros estudiantes, me detendre en el manual realizado 220 por Carol y Melvin Ember ( 1 997). En este caso, ni siquiera se establece una diferencia clara entre lo biol6gico y lo social, ya que el capitulo dedicado a estas cuestiones se titula «Diferencias de sexo y diferencias de genero». Segful estos antrop6logos, los machos y las hembras de muchas especies animales no pueden distinguirse con claridad porque «Unicamente» difieren en su estructura cromos6mica y en sus 6rganos extemos e intemos de reproducci6n y «en nada mas» (Ember y Ember, 1 997: 1 90). Pero, en el caso de la especie humana, el dimorfismo sexual muestra diferencias bastante marcadas en tamafio y aspecto. Veamos cuales son estas marcadas diferencias: «Las mujeres tienen la pelvis proporcionalmente mas ancha. Los hombres suelen ser mas altos y tienen esqueletos mas gruesos y fuertes que las mujeres. Las mujeres tienen mayor proporci6n de grasa en su peso corporal; los hombres, mayor proporci6n de musculos. Los hombres suelen tener mayor fuerza de agarre en la mano; coraz6n y pulmones proporcionalmente mayores y mas capacidad aer6bica de trabajo (mayor capacidad maxima de oxigeno durante el ejercicio)» (Ember y Ember, 1 997: 1 90). Las diferencias de tamafio entre los sexos no siempre estan tan marcadas, especialmente si comparamos poblaciones de distintas zonas; podriamos decir que los hombres mediterraneos suelen tener una estatura inferior a las mujeres n6rdicas o que en diversas poblaciones existe o se esta llegando a un equilibrio en el tamafio de hombres y mujeres. Es mas, probablemente, en todas las poblaciones hay ciertas mujeres mas altas que algunos hombres; pero los valores culturales obligan a formar parejas en escala de estatura (las mujeres mas bajas con los hombres mas bajos, etc.), lo que acenrua la impresi6n de que todos los varones tienen una altura mas elevada que todas las mujeres. Por otra parte, la capacidad de engendrar es exclusivamente una potencialidad, ya que no todas las mujeres tienen hijos y ni siquiera el hecho de tener genitales femeninos permite siempre ser madre ( esterilidad). Ademas, las diferencias entre hombres y mujeres mencionadas por Carol y Melvin Ember bien podrian estar influidas por adaptaciones climaticas, por el tipo de ejercicio 22 1 desarrollado por hombres y mujeres, por Ia alimentacion diferenciada, etc., es decir, por los valores culturales asociados a Ia construccion social del cuerpo. Lo mismo podriamos argumentar para los esqueletos o Ia masa muscular de hombres y mujeres y, por supuesto, para Ia fuerza de agarre en las manos y el tamaiio del corazon o los pulmones. En consecuencia, aunque pueden existir unos rasgos dominantes, como ocurre con Ia «raza» (me refiero, por ejemplo, al color de Ia piel como una categoria racial), l,por que ni siquiera nos permitimos dudar de las diferencias? Ya en el aiio 1 949, Simone de Beauvoir, en su brillante argumentacion de Ia construccion social de Ia mujer como alteridad, apunto que el cuerpo tambien se construye socialmente, moldeando el bagaje genetico. Igualmente hizo hincapie en que las condiciones de vida diferentes de las mujeres prehistoricas quiza se refiejaban en su musculatura o su aparato respiratorio, probablemente tan desarrollados como en el hombre. Y apunta que tal vez eran robustas y resistentes e incluso participaron en expediciones guerreras (Beauvoir [1949], 2000: 1 26). En cualquier caso, es conocida Ia posicion de numerosas antropologas que cuestionan las diferencias de tamaiio entre hombres y mujeres como un factor globalmente representativo. En este sentido, Ia antropologa sueca Britt-Marie Thuren plantea que hay sociedades donde Ia diferencia fisica no es muy grande: «En Bali parece que las mujeres y hombres son mas o menos del mismo tamaiio y ademas tienen formas mucho mas parecidas entre si que , por ejemplo, los europeos» (Thuren, 1 993 : 30). Es evidente que numerosos antropologos y antropologas defienden una base fisiologica y una definicion del sexo biologico bastante mas rigurosa y estricta que Ia que utilizan los propios cientificos. Especialmente teniendo en cuenta que no se trata de cuestiones medicas de reciente acuiiacion, sino que las fronteras del diagnostico de sexo vienen presentandose fiuidas desde muy antiguo. La estricta biologizacion de las diferencias afecta incluso a antropologas feministas como Moore, que considera «irrefutable» el dimorfismo sexual, aunque no de�ne en que consisten exactamente esas «diferen- 222 cias biologicas entre los dos sexos» (Moore [ 1 988], 1 999: 20), dando por hecho que todos y todas sabemos a que se refiere: l,los genitales, el volumen del pecho, Ia altura, Ia capacidad pulmonar, el tamaiio del cerebro? Pero es que Moore no persigue Ia deconstruccion de las diferencias biologicas, porque para ella lo importante es Ia deconstruccion de su significado social. En cualquier caso, lo que aqui nos interesa es el hecho de que esta imagen del dimorfismo sexual bipolar crea unos vinculos intrinsecos con Ia naturaleza que nos llevarian a pensar que las caracteristicas socioculturales de hombres y mujeres son inmutables, universales y, por tanto, imposibles de modificar, ya que tendrian su base en Ia naturaleza. La categoria genero ha significado un escalon importante para romper con el determinismo biologico y demostrar cientificamente que existen diferentes grados de dominacion masculina, diferentes sistemas de genero, diferentes formas de construir socialmente Ia masculinidad y Ia feminidad, etc. Pero las ideas sobre el dualismo sexual primigenio y esencialista, nos llevan a menudo a perpetuar Ia imagen de un genero dual -paralelo al dualismo sexual-, cuando el concepto de genero es una abstraccion aplicable a diversas y variadas formas de socializacion y de simbolismo sexual ( vease el apartado del capitulo primero consagrado a «Roles de genero multiples y altemativos» ). De hecho, Ia confusion entre sexo y genero es tan frecuente que Stolcke subraya que Ia nocion de genero se ha convertido en «una especie de termino academico sintetico que, aunque enfatice Ia construccion social de las identidades de mujeres y hombres, con frecuencia es simplemente mal utilizada como sinonimo culturalista de sexo, a tal punto que no es infrecuente oir hablar de dos “generos”, el genero masculino y el femenino» (Stolcke, 1 996: 341 ). En definitiva, seria deseable que Ia Antropologia Social avanzara aun mas en Ia comprension, Ia investigacion y 1a deconstruccion de Ia base biologica de Ia categoria «sexo», ya que resulta evidente, a Ia luz de las investigaciones actuates, que las caracteristicas culturales de genero (vestido, 223 gestos, colores, etc.) estan diseiiadas para destacar y acentuar el dimorfismo sexual desde Ia primera infancia. Las ultimas tendencias antropol6gicas en este sentido proceden de las teorias queer. Este refuerzo social del dualismo sexual a veces nos confunde y nos lleva a pensar que son rasgos sexuales lo que, en realidad, son cualidades de genero. No hay tantas diferencias cromatinicas ni cromos6micas respecto al sexo entre los seres humanos (como seiialan los especialistas en medicina legal respecto al diagn6stico del sexo ), pero existen numerosos mecanismos culturales cuyo prop6sito consiste en incrementar y exagerar estas disparidades. Genera, raza, filiacion y esclavitud El estudio de Ia esclavitud espanola en los tiempos modemos, asi como el analisis de Ia esclavitud en contextos subsaharianos, me permite plantear que Ia filiaci6n matrilineal, propia de los grupos esclavizados, esta intrinsecamente vinculada a Ia ausencia de poder de las mujeres en el marco de una relaci6n de dominaci6n extrema, en que las mujeres estan doblemente explotadas: por ser esclavas y por ser mujeres. En mis investigaciones sobre Ia esclavitud, he constatado que Ia transmisi6n matrilineal del estatus de persona esclavizada es una constante en Ia Espana Modema (Martin Casares, 2000a: 256-258). Los hijos e hijas de una mujer esclava nacian esclavos independientemente de Ia condici6n del padre. Pero, ademas, este postulado es valido para otras sociedades con personas esclavizadas, por ejemplo, diversos grupos de tradici6n esclavista en el Africa subsahariana, en Mauritania y en Sudan (Martin Casares, 1 991, 2002b ). Esta constataci6n pone de manifiesto que Ia transmisi6n matrilineal del estatus de esclavo responde precisamente a Ia exclusion de las esclavas, a su condici6n de explotadas, y a Ia inexistencia de un patrimonio que transmitir a los hijos e hijas. Empezare analizando las teorias de Evans-Pritchard ([ 1 940], 1 997: 238-242) sobre Ia esclavitud en Sudan, un mo- 224 delo aplicable a otras sociedades subsaharianas. Pritchard plante6 que los niiios y niiias dinka capturados por los nuer se incorporaban al linaje de sus amos ocupando una posicion de «hijos»; pero esta afirmaci6n es muy cuestionable, ya que los niiios y las niiias de origen esclavo nunca pasan a ser un miembro mas de Ia familia, como Pritchard pretende, sino que mantienen el estigma de servilidad y transmiten su estatus por via materna. Es mas, los esclavos nunca pasan a formar parte del linaje de sus propietarios en Sudan, segU.n el trabajo de campo realizado por Omeima Sheik-el-Din sobre la evoluci6n de las relaciones esclavistas en Sudan, cuya tesis dirijo actualmente. Probablemente, Evans-Pritchard entrevist6 exclusivamente a nuer propietarios de esclavos, quienes aun actualmente evitan aludir a la realidad de sus esclavos y esclavas, absorbi{mdolos en sus linajes, pero nunca en calidad de miembros de pleno derecho, como el antrop6logo cree, sino que se consideran «asociados», es decir, sirvientes del grupo con un rango claramente inferior. Lo mismo ocurre en Mauritania (Martin Casares, 1 991 ). De hecho, segU.n los datos etnograficos o hist6ricos que he recopilado sobre la esclavitud en el Africa subsahariana, los miembros de etnias minoritarias esclavizados por otras mas poderosas perdian su identidad con la captura y pasaban a definirse segun el grupo etnico al que pertenecian sus propietarios. Precisamente, cuando en la Peninsula Iberica encontramos una esclava que dice ser, por ejemplo, mandinga o wolof, no tenia por que ser de ascendencia mandinga, sino que bien podia tratarse de la esclava de un mandinga (Martin Casares, 2000a: 1 5 5); porque los mandinga y los wolof eran pueblos muy jerarquizados y poderosos en el siglo XVI que, generalmente, vendian a los comerciantes blancos los esclavos y esclavas que habian capturado entre las etnias vecinas mas desfavorecidas y que, a traves de la captura, habian perdido su identidad original al ser absorbidos por el linaje de sus propietarios. Aun en la actualidad, el estigma de servilidad persiste en los dinka cautivos que nunca dejan de ser «descendientes 225 de esclavos», reconocidos por todos como tales. De hecho, Evans-Pritchard nunca utiliza Ia palabra esclavitud, sino que habla de «cautividad» , «sujeci6n» o «aprehensi6n» y seiiala: «Es descortes preguntar a los forasteros si sus abuelos eran dinka cautivos y, aun en el caso de que fueran de origen dinka, no lo dirian facilmente» ([ 1 940], 1 997: 242). El problema subyacente es que los britanicos nunca quisieron reconocer abiertamente que existia esclavitud en sus colonias, algo que hubiera empaiiado su imagen de abolicionistas. Ademas, Evans-Pritchard trabajaba para el gobierno angloegipcio establecido en Sudan, por lo que resultaba sumamente conveniente «creerse» las figuraciones nuer respecto a Ia integraci6n de los niiios y niiias dinka, cautivados a lazo, como miembros de plena igualdad en sus linajes, a los que Pritchard II ega a calificar repetidas veces de «inmigrantes» ([ 1 940], 1 997: 239-243). Sin embargo, el antrop6logo es consciente de que los nuer los llaman rande, que el mismo traduce como «sirviente», pero que significa realmente «esclavo». Evans-Pritchard estaba determinado a justificar Ia presencia de relaciones de dominaci6n esclavista entre los nuer, llegando a veces a extremos insospechados, como el siguiente: «Me dijeron que incluso le darian (se refiere a un dinka cautivo) una hija de su casa en matrimonio sin necesidad de que satisficiera el pago que se hace por las esposas, en caso de que fuera ciega o invalida y ningful nuer tuviera intenci6n de pedirla por esposa» ([ 1 940], 1 997: 242). l. Como puede considerar Pritchard un privilegio que a los esclavos dinka unicamente se les permita casarse con mujeres libres enfermas, cuando es evidente que el objetivo de los nuer es deshacerse de lo que consideran una carga? Ademas, en las sociedades con poblaci6n esclavizada, el celibato suele ser Ia norma entre Ia poblaci6n esclava y el destino de Ia mayor parte de Ia servidumbre libre. La preferencia de sirvientes domesticos celibes que residan en las casas en las que tra�ajan es una constante en Ia historia, puesto que Ia solteria implica una mayor disponibilidad (Martin Casares, 2000a: 36 1 ). El paso por el matrimonio oficialmente instituido supone el reconocimiento de cierto grado de libertad e 226 implica que estas personas esclavizadas, o sometidas a servidumbre, dedicanin parte de su tiempo de trabajo a otra familia: la suya propia. La solteria oficial no implica, en absoluto, la ausencia de relaciones sexuales, siendo precisamente los nacimientos ilegitimos la norma entre las poblaciones esclavizadas. Por todo ello, la madre como transmisora del estatus de esclavo/a desempefia un papel fundamental. Como he sefialado anteriormente, la transmisi6n matrilineal del estatus de esclavo que encontramos en Mauritania y en Sudan en el siglo xx se puede rastrear igualmente en otras sociedades con esclavas y esclavos, e incluso en la Peninsula Iberica de los siglos XVI al XVII. Por lo que respecta al ambito espafiol, en los libros parroquiales de bautismo, los esclavillos y esclavillas aparecen siempre registrados como hijos o hijas «de madre esclava», acentuando la transmisi6n del estatus matrilineal. Pero l,por que se transmitiria el estatus de esclavo matrilinealmente en una sociedad que se regia por parametros patriarcales y, por tanto, siguiendo las reglas de la patrilinealidad? Para contestar a esta pregunta, es necesario preguntarse por los origenes del patriarcado y el propio concepto de patemidad. El vinculo entre la madre y su descendencia siempre ha sido tangible: ellas engendran; sin embargo, la patemidad, hasta hace muy pocos afios (con la investigaci6n genetica y las pruebas de ADN), no era un hecho verificable. Las etnografias sobre relaciones de parentesco demuestran que en numerosas sociedades no se establecia una relaci6n directa entre la introducci6n del esperma en el aparato genital femenino y el parto, entre otras razones, debido a los nueve meses de distancia que separan ambos eventos (Malinowski, 1 922). Estas sociedades no creian, por tanto, que el padre participara en la gestaci6n. A lo largo de la historia, los varones han ido apropiandose paulatinamente de la reproducci6n reivindicando su indemostrable papel de padres a traves de la consolidaci6n de la patrilinealidad y todo lo que ello conlleva ideol6gicamente. Para ello, era necesario controlar la sexualidad de las mujeres de manera que tuviesen relaciones sexuales con un solo 227 hombre, que seria, en consecuencia, el padre «verdadero» de su progenie. De ahi, una buena parte de la presion ideologica sobre la fidelidad femenina. {.Como podrian si no estar seguros los hombres de su paternidad? El cinturon de castidad, la reclusion de las mujeres, el acento puesto en la virginidad femenina, tienen que ver con esta «incapacidad de los hombres para engendram (Meillassoux, 1 983 : 50). La patrilinealidad forma parte de una estrategia de apropiacion de las capacidades reproductoras de las mujeres por parte de los hombres, pues ellos no pueden estar seguros de la veracidad de su paternidad. De hecho, las monarquias europeas han demostrado en diversos momentos historicos la inconsistencia de la patrilinealidad y siempre ha habido sectores sociales que han cuestionado la sucesion al trono y la consanguinidad del linaje real por las dudas suscitadas sobre la paternidad del rey. El caso de Juana, la Beltraneja, en Espaiia, por ejemplo, revela la fragilidad de la paternidad. Asimismo, era relativamente comful que los reyes tuviesen hijos fuera del matrimonio real, pero para estar seguros de su paternidad, sus amantes debian estar recluidas o bajo vigilancia. Los argumentos del rey Felipe IV en una carta al conde-duque de Olivares para asegurar que un tal Simon Rodriguez era su hijo resultan bastante inconsistentes al tiempo que denotan la reclusion y la vigilancia constante de su amante: «Y tengo entera satisfaccion de que no halla havido engaiio en su parto, ni su madre pudo tener trato con otro hombre ninguno en el tiempo que yo la trate, ni durante el preiiado, como me consta y vos lo sabeis» (citado por Dominguez Ortiz, 1 996: 428). Resulta evidente que la sociedad espaiiola de la Edad Moderna se sustentaba sobre unos lazos de consanguinidad patrilineales dificilmente demostrables, de no ser por la reclusion de las mujeres y el control de su sexualidad (de ahi el modelo de la fidelidad y el enclaustramiento propugnado por Luis Vives y Fray Luis de Leon). Las mujeres, en cambio, si podian estar seguras de su maternidad, pero lo que en realidad contaba era la linea paterna. Por lo que respecta a las personas esclavizadas, numerosos antropologos han querido ver un comportamiento similar al de 228 las personas libres y, al plasmar los parametros patriarcales al colectivo esclavizado, han creido constatar una patrilinealidad inexistente (Piault, 1 975; Auge, 1 975; Bourgeot, 1 975). Igualmente, ciertos historiadores que han tratado el tema consideran que «Ia condicion de esclavos de los padres era transferida al hijo». Algunos, como Phillips, llegan incluso mas lejos al afirmar que en Espana «los nifios nacidos de padres esclavos adquirian tal condicion, mientras que los hijos de padre libre y madre esclava eran legalmente libres, pero en Ia practica se les solia considerar como esclavos» (Phillips, 1 990: 71 ). La confusion que apreciamos respecto a Ia transmision del estatus de esclavo, erroneamente atribuida a Ia linea paterna, no existia, sin embargo, en Ia Espana de Ia epoca. Desde el codigo medieval de las Siete Partidas (siglo XIII) se reconoce muy claramente que se nace esclavo por vientre de madre esclava, es decir, «engendrado por mujer esclava». La realidad es que el padre poco o nada tenia que ver en ello, ya que, en Ia mayoria de los casos, se desconoce su identidad, y es, Ullicamente, Ia madre-esclava Ia transmisora de estatus, tanto a los hijos como a las hijas. Por tanto, Ia esclavitud pone de manifiesto las dificultades de saber quien es el padre de una criatura y, en consecuencia, revela que Ia patrilinealidad es una creacion social. Por consiguiente, el sistema esclavista vuelve, de alguna forma, a los valores «naturales»: solo podemos saber que seres humanos podemos vender o comprar por haber nacido esclavos si sabemos quienes son sus madres. Ademas, {.que sentido tendria reivindicar Ia patrilinealidad cuando no hay patrimonio que transmitir? Los sefiorios, el titulo de monarca y otros privilegios se transmitian de hombre a hombre en los tiempos modemos; sin embargo, en esclavitud no hay bienes que heredar, por lo que tampoco es necesario reclamar Ia patrilinealidad. Por otra parte, tampoco es necesario que las esclavas mantengan los parametros de «feminidad» que se les pedia a las mujeres libres. La reclusion y Ia fidelidad han perdido su sentido; a fin de cuentas, ;,a quien le importa quien es el padre de los hijos de una esclava? Es mas, en casos de abusos sexuales y violaciones de estas mujeres por parte de hombres libres de Ia casa, incluso seria 229 beneficioso para ellos ocultar una posible patemidad (Martin Casares, 2002b ). En definitiva, los ejemplos de relaciones de esclavitud analizados tanto en la Europa Modema como en el Africa subsahariana contemporanea ponen de manifiesto que el grado maximo de sujecion y explotacion de las esclavas conduce a la matrilinealidad, a pesar de que la sociedad en su con junto se rija por paramentros patrilineales. No hay patrimonio que transmitir, ya que los esclavos y las esclavas no tienen posesiones; los hijos, en si mismos, son la riqueza, ya que pueden ser vendidos como mano de obra esclava, por lo que la condicion del padre carece de importancia. ESPACIOS SIMBOLICOS, ESPACIOS DE GENERO Estudiar las relaciones de genero implica profundizar en el conocimiento del universo simbolico de las sociedades. Precisamente, una de las primeras antropologas que plantea que las relaciones entre los hombres y las mujeres dan Iugar a poderosos simbolos de oposicion y complementariedad es Marilyn Strathem. Asi, los estereotipos de genero, en tanto que categorias artificiales y culturales, exageran las diferencias fisicas que pasan a ser simbolicas, adquiriendo una dimension poderosa que condensa tambien emociones. Strathern y los universos simbolicos La eficacia de los simbolos es que parecen estar basados en Ia naturaleza, de manera que olvidamos su arbitrariedad y el hecho de que forman parte del aprendizaje cultural. En este sentido, Strathem seiiala que el poder de las simbolizaciones de genero tiene que ver precisamente con como Ia sociedad se ve o quiere verse a si misma. Asi argumenta que el objetivo de simbolizar el genero, y mas concretamente los estereotipos de genero, es que las desigualdades entre hombres y mujeres parezcan perfectamente naturales. 230 Ademas, el propio principio de simbolizacion favorece Ia utilizacion de los simbolos de genero para significados que van mas alia de las relaciones entre hombres y mujeres, porque una vez establecidos los estereotipos de genero, se utilizan para innumerables cuestiones que estan al margen de Ia relacion hombre/mujer (Strathem [ 1 977], 1 979: 1 43 ). · Como ejemplo de Ia simbolizacion al margen de los estereotipos de genero, Strathem sefiala el hecho de Hamar «mujer» a un enemigo varon para simbolizar que es docil o inferior. De hecho, el estudio de Ia manipulacion de las categorias y los valores asociados al genero a nivel simbolico proporciona elementos para Ia comprension de los procesos de pensamiento, ya que las nociones simbolicas permiten que estas sean utilizadas seg1ln el significado social que conviene a cada momento cultural. Precisamente, el poder de Ia simbolizacion del genero es que parece que los hombres estan «naturalmente» mejor dotados para determinados roles y las mujeres para otros. Por lo demas, una vez puesta en marcha Ia simbologia en tomo al genero, se establece un proceso de retroalimentacion (Strathem [ 1 977], 1 979: 13 7). En cualquier caso, las oposiciones binarias son formas de pensamiento simples y reductoras que tienen una clara funcion de control, ya que Ia simbolizacion dual permite establecer mas facilmente una oposicion en terminos de superior e inferior, aunque Strathem no lo plan tea claramente en estos terminos. En el caso de los estereotipos de genero, Ia simbolizacion de los sexos se convierte casi en un pensamiento normativo lleno de valores sobre <, ocultando por completo < .. Las simbolizaciones humanas persiguen generalmente Ia estabilidad de las jerarquias y del orden social imperante. Los simbolos de genero nacen con una intencion y un proposito determinados, que suscitan sentimientos y provocan comportamientos; no se trata de una mera forma de nombrar Ia realidad. Precisamente, Ia simbolizacion binaria, en forma de oposiciones, es una de las mas simples porque restringe, simplifica y oprime el pensamiento humano. En nuestra cultura, el elemento 23 1 simb6lico que informa sobre el estado civil de una persona es la arandela de oro que se porta en el dedo anular, denominado precisamente «alianza». Esta joya cumple una importante funci6n social, me refiero a que ofrece la posibilidad de conceptuar a las personas en funci6n de su estado civil a traves de una simple mirada. Ademas, antes de la recientisima entrada en vigor de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en Espana, tenia un significado aiiadido, ya que denotaba si la persona portadora era o no homosexual. Obviamente habia personas casadas que mantenian practicas sexuales homoer6ticas al margen de su matrimonio, pero la funci6n social del anillo matrimonial era tambien visualizar la orientaci6n sexual heteronormativa y, por supuesto, el estado civil. De manera que los elementos simb61icos rigen tambien nuestras vidas, aunque no siempre seamos conscientes de su alcance. Rituales para simbolizar Ia jerarquia de genero El estudio de los rituales constituye otra de las grandes areas de analisis antropol6gico del pensamiento simb6lico (Valle, 1 988). El registro ritual no es extensible al infinito, pero es universal, ya que todas las sociedades presentan cierta necesidad de simbolizaci6n. Entre las caracteristicas mas importantes del rito se encuentran la plasticidad, su capacidad de ser polisemico y de acomodarse a los cambios sociales. Las investigaciones sobre ritos y rituales nacieron ligadas al ambito religioso en sus origenes. Posteriormente, la ampliaci6n de los espacios estudiados y la apertura de la antropologia a las sociedades modemas ha orientado los estudios sobre rituales bacia aspectos mas profanos. Generalmente, los antrop6logos y antrop6logas que han trabajado sobre el fen6meno de los ritos lo han definido desde las concepciones propias de su campo de investigaci6n. Tambien la Antropologia del Genero ha contribuido al estudio de los roles de genero en el ambito del ritual. Los rituales de jerarquia de genero se presentan en numerosas sociedades y 232 cada vez se profundiza mas en el conocimiento del orden simb6lico subyacente en aquellos ritos que afectan directamente a las relaciones de genero. El nfunero de trabajos que analizan las representaciones simb6licas del genero en los rituales es muy amplio (Edholm, 1 979; O’Laughlin, 1 977; Valle, 1 988; Juliano, 1 992; Diemberger, 2000; Bell, 1 998; Bradford, 1 998), por lo que 1lnicamente me he permitido recoger dos ejemplos significativos. En un estudio sobre los funerales entre los antaisaka de Madagascar, Felicity Edholm ( 1 979) establece que los hombres, como grupo dominante, inevitablemente controlan los conceptos ideol6gicos al estructurar la representaci6n del ritual, mientras que, al grupo dominado, en este caso las mujeres, se les niega toda capacidad de solidaridad y de identidad de grupo al presentarlas divididas en categorias. Los antaisaka son un grupo de agricultores patrilineales y virilocales, cuya producci6n fundamental es el arroz. Viven en unidades domesticas nucleares y se entierran en tumbas seg1ln el patrilinaje. Los funerales son elementos clave de las representaciones simb61icas de Ia comunidad. En los rituales funerarios, los hombres distribuyen el alimento, negando simb61icamente: a) el trabajo de las mujeres en su producci6n, b) Ia relaci6n de estas con los grupos sociales, y c) ignorando que elias crean las relaciones sociales mas importantes a traves del casamiento. Por su parte, las mujeres estcin separadas por categorias: ancianas, solteras y esposas, en espacios diferentes, mientras que los hombres se concentran en un mismo Iugar, dando impresi6n de solidaridad. De esta forma, para Edholm, los funerales expresan de manera simb6lica el control de un grupo sobre otro, ya que los hombres se presentan como el grupo que organiza Ia producci6n y determina el destino de lo producido y a las mujeres, excluidas de Ia distribuci6n, no se les reconoce ning1ln papel en Ia producci6n. Seg1ln Edholm, la raz6n de ser de la negaci6n de la capacidad de solidaridad femenina tiene que ver con el control del grupo de mujeres, porque como dice el refran: «divide y venceras». Por ello, esta antrop6loga plantea que «es mas facil 233 controlar a Ia gente que no advierte que tiene intereses comunes porque, si llegasen a reconocer esos intereses, trabajarian en comun para transformar sus condiciones de existencia» (Edholm, 1 979: 223). En este sentido, los rituales de jerarquia de genero se convierten en un instrumento para aceptar las desigualdades estructurales porque constituyen una representacion simple y poderosa que sima ideologicamente a cada sexo en su Iugar. Independientemente de Ia realidad, los sima «mentalmente» en Ia subordinacion y el dominio. En el ambito del Estado espafiol, Margaret Bullen (2000) analiza Ia controvertida participacion de las mujeres en los alardes de Iron y Hondarribia desde Ia perspectiva de genero. A traves de un detallado analisis historico-antropologico de Ia presencia de hombres y mujeres en dicho ritual, Bullen llega a varias conclusiones: 234 a) el Alarde, entre otras cosas, es un espacio de reproduccion de una masculinidad hegemonica que depende de Ia exclusion de las mujeres, o de su inclusion que deriva de su relativa pasividad; es decir, de su participacion exclusivamente como espectadoras o representadas por una sola mujer: Ia cantinera; b) el caracter militar de Ia ceremonia refteja el establecimiento del orden jerarquico masculino y simboliza el poder que algunos hombres desearian ejercer en una sociedad que esta cambiando en terminos de igualdad en las relaciones de genero; c) el uso de simbolos biologos (Ia sangre y Ia leche, fundamentalmente) para simbolizar Ia transmision del ritual facilita Ia «naturalizacion de Ia desigualdad a traves de frases como: «lo he mamado» o «lo llevo en Ia sangre»; d) una vez rebatidos los argumentos basados en Ia tradicion y Ia historia, el discurso elaborado para negar a las mujeres su derecho a participar en el ritual en igualdad de condiciones se basa paradojicamente en el «derecho colectivo y democratico» de hacer respetar Ia «voluntad de Ia mayoria». Palabra publica, comunicacion sexista y mutismo El sentido etimologico Iatino de Ia palabra «comunicacion» es «hacer comun», de manera que comunicacion se refiere fundamentalmente a Ia negociacion de significados y solo tiene Iugar cuando existen experiencias comunes que permiten a las personas llegar a los mismos significados o, al menos, a significados muy similares. Por tanto, el genero es uno de los factores que facilita Ia creacion de una historia compartida entre los comunicantes y, por consiguiente, influye de forma determinante en el proceso de comunicacion (Pearson y Turner [ 1 985], 1 993 : 32). Los lenguajes, en tanto que sistemas simbolicos de comunicacion, constituyen uno de los mas poderosos modos de construccion de Ia realidad y pueden servimos de guia para comprender las percepciones y formas de pensar de una determinada ideologia a traves de Ia construccion de conceptos que procuran explicar Ia realidad (Davis, 1 971; Butler, 2004; Lakoff, 1 995). Las teorias antropologicas coinciden en subrayar que el lenguaje no es «aideologico», sino que construye y proyecta Ia realidad segun los valores sociales del pensamiento del grupo en el que se desarrolla. Queda claro que las lenguas no son realidades estables, sino que cambian segun el momento historico y cultural, ya que son un producto humano. De hecho, las lenguas se adaptan para comunicar lo que los/as hablantes quieren o necesitan decir. Sapir seiialo que el lenguaje establece una pantalla entre el mundo natural y Ia percepcion humana del mismo. Es decir, que el mundo real esta, en gran medida, construido sobre el sistema lingiiistico del grupo. Segun Ia famosa hipotesis de Sapir (El /enguaje, 1 921 ), no hay dos lenguas lo bastante similares como para ser consideradas representativas de 1a misma rea1idad social. Los mundos en los que viven sociedades diferentes son mundos diferentes, no solo el mismo mundo con diferentes etiquetas. De este modo, numerosos/as lingiiistas 235 piensan que algunos rasgos lingiiisticos pueden condicionar las estructuras de pensamiento. Asi, Robin Lakoff plan tea que el lenguaje nos utiliza tanto como lo utilizamos nosotros. Esto significa que, igual que los pensamientos que queremos expresar guian nuestra seleccion de formas de expresion, la forma en que percibimos el mundo real domina nuestra manera de expresarnos sobre las mismas cosas (Lakoff [ 1 975], 1 995 : 3 1). Las relaciones entre Ia lengua, Ia mentalidad y los comportamientos sociales de cada grupo humano constituyen preocupaciones antropologicas. Precisamente, se han realizado estudios etnolingiiisticos con ni:iios y ni:iias de diferentes culturas y lenguas para analizar si aquellos grupos cuyo idioma presta mayor atencion a las diferencias entre los sexos desarrollaban su identidad sexual antes (Guiora y Beit-Hallahami, 1 982: 283-304). Las tres lenguas seleccionadas para realizar uno de estos estudios fueron el hebreo, el ingles norteamericano y el finlandes. En hebreo, tanto los sustantivos como los pronombres se dividen en masculinos y femeninos; en ingles, hay una menor atencion a Ia diferenciacion sexual (solo Ia tercera persona singular), y, por ultimo, Ia lengua finlandesa apenas establece diferencias sexuales. El resultado fue que los ni:iios y ni:iias hebreos adquirian su identidad de genero muy pronto, mientras que los finlandeses Ia adquirian mas tardiamente. Cabe se:iialar que el espa:iiol, como sistema lingiiistico, presta bastante atencion a Ia diferenciacion sexual; es, por tanto, una lengua androcentrica, ya que presenta al varon como nucleo y punto de referenda del universo. M.8 Angeles Calero Fernandez ( 1 999), analizando el sexismo lingiiistico en el caso espa:iiol, considera que cuando los ni:iios y ni:iias abren su intelecto a Ia racionalizacion a traves de un sistema lingiiistico que en su estructura establece una vision no igualitaria de varones y mujeres, aprenden que Ia comunidad de Ia que forman parte distingue dos grupos sociales claramente jerarquizados. Podriamos afirmar que el grado de sexismo de cada lengua implicaria una forma diferente de valorar el mundo por 236 parte de sus hablantes y podria fomentar una manera de pensar sexista. En consecuencia, los cambios lingiiisticos (por ejemplo, la feminizaci6n de ciertos sustantivos como juez/ jueza, etc.) deberian ir acompaiiados de cambios culturales en lo que respecta a las desigualdades. La pregunta seria: l,la lengua es un mero reflejo de la desigualdad entre los sexos en cada sociedad o, por el contrario, los lenguajes mas sexistas producen sociedades mas desiguales entre hombres y mujeres? Lo cierto es que no podemos responder a esta pregunta porque las investigaciones comparativas realizadas basta el momento no son suficientes. No obstante, diversos trabajos recientes ponen de manifiesto que los grupos cuyas lenguas son mas «masculinas» suelen ser tambien mas machistas. Resulta evidente que las personas aprendemos a simbolizar siendo aful pequeiios/as, cuando apenas somos conscientes de la importancia de la capacidad de simbolizaci6n ni del significado de las palabras. Los niiios y las niiias utilizan patrones mentales para generar frases y significados que nunca han oido anteriormente, pero que son comprensibles para el resto de los/as hablantes y que ponen de manifiesto la interiorizaci6n de los valores dominantes. Bronwyn Davies estudi6 precisamente la influencia de los cuentos en la percepci6n de los roles de genero en niiios y niiias de preescolar ([ 1 989], 1 994). Todo ello implica que el lenguaje, como sistema simb6lico, no es neutro respecto al genero como tampoco lo es respecto a la etnicidad o la clase social, por lo que estas categorias tienen un claro impacto en los individuos. Precisamente, una de las criticas fundamentales de las feministas (Devaux, 1 994) a la obra de Foucault consiste en la falta de perspectiva de genero en su analisis del lenguaje. Las razones por las que unas lenguas son mas androcentricas que otras continuan siendo un enigma, pero no cabe duda de que en muchas sociedades los varones se han apropiado del idioma. De hecho, en el refranero espaiiol la misoginia es patente, mientras que apenas existen refranes que satiricen a los hombres. En consecuencia, el espaiiol, en tanto que lenguaje sexista, condiciona a los hispanohablaptes en su percepci6n y comprensi6n del universo. Para M.8 Angeles 237 Calero, el problema no radica en que Ia lengua sea sexista porque Ia comunidad tambien lo sea, sino en que el sistema lingiiistico contribuye a afianzar Ia desigualdad porque ejerce una influencia directa en el pensamiento individual y en el imaginario colectivo. La autora propone aprender estrategias lingiiisticas para neutralizar el sexismo del lenguaje y, aun siendo consciente de que limpiar el lenguaje de terminos discriminatorios para las mujeres no supondria Ia erradicacion de Ia desigualdad entre los sexos, afirma que las transformaciones lingiiisticas pueden influir sustancialmente en Ia forma de comprender e interpretar el mundo y pueden contribuir a restar influencia a los topicos sexistas. Como han argumentado numerosas feministas, una de las expresiones del «sexismo del lenguaje» en Ia mayoria de las lenguas europeas.. especialmente aquellas de origen Iatino, consiste en utilizar el masculino generico para hablar de mujeres y hombres, dando Iugar en ocasiones a frases ambivalentes donde no sabemos si realmente el interlocutor se refiere exclusivamente a los varones o en general a los seres humanos. Esta es Ia razon por Ia que en Espaiia se paso a hablar de «Derechos humanos» en Iugar de «Derechos del hombre», termino que continua siendo habitual en Francia (Droits de l ‘homme). Otras feministas plantean que el uso de adjetivos como «nena, pequefia, mufieca, etc.» para dirigirse a las mujeres son formas de expresion sexistas. De manera que numerosas investigaciones (Spender, 1 980; Calero Fernandez, 1 999; Pearson et a/. , 1 985) muestran no solo que las mujeres aparecen invisibilizadas en el lenguaje, sino que, ademas, los terminos utilizados para dirigirse a las mismas son a menudo degradantes. Precisamente, las mujeres han sido tradicionalmente clasificadas de «parlanchinas», cuando Ia evidencia etnografica muestra que los hombres hablan mas que las mujeres en conversaciones entre hombres y mujeres (Spender, 1 980). Para Dale Spender, esta contradiccion tiene que ver con el hecho de que las mujeres no son comparadas con los hombres en cuanto a su capacidad de comunicacion sino que el paralelismo se establece con el silencio, de manera que cualquier expresion femenina se interpreta como «hablar demasiado». Es mas, pare- 238 ce que los hombres no solo hablan mas, sino que interrumpen con mayor frecuencia, lo que puede considerarse como una muestra mas de Ia dominacion masculina (Spender, 1 980). El antropologo Edwin Ardener ( 1 975) propuso, justamente, Ia teoria de los «grupos silenciados», segun Ia cual los dominadores conciben y controlan los modos de expresion dominantes. Los grupos abocados al silencio, como las mujeres, constituyen los llamados grupos silenciados. Ardener pone de manifiesto que, incluso aunque las mujeres hablen y el antropologo o Ia antropologa estudie sus actividades, ello no impide que sigan «silenciadas», porque su vision de Ia realidad, sus modos de interpretar el mundo, no se expresan segun el modelo masculino dominante. No cabe duda de que el modelo de mujer parlanchina y cotilla esta ampliamente documentado en Ia historia de Europa. La Espana renacentista constituye una de sus epocas de esplendor, muy especialmente debido a las ideas de Fray Luis de Leon y Juan Luis Vives. Pero estos dos reconocidos pensadores no fueron los Unicos, Ia siguiente frase de Fray Juan de Ia Cerda pone de manifiesto el valor que toma el silencio de las mujeres; una construccion simbolica que se ha mantenido basta nuestros dias: «Por Ia mucha flaqueza de Ia mujer, le es como natural el pecado de Ia lengua, porque aunque todos los pecados son de flacos, el de Ia lengua es de flaquisimos. Asi una mujer muda es un milagro, porque todas son parleras» (De Ia Cerda, 1 599). El estereotipo del silencio como cualidad sumamente valorada en las mujeres se fmjo en Ia antigiiedad reforzando Ia imagen negativa de Ia mujer que osara tomar Ia palabra publica, considerada chismosa y murmuradora, imagen que, desgraciadamente, continua formando parte del imaginario colectivo en el mundo contemporaneo (Martin Casares, 2002b ). Metaforas del cuerpo etnico-sexual de las mujeres Desde los trabajos de Maurice Godelier ( 1 982) sobre el poder de los grandes hombres baruya de Nueva Guinea, en los que realizaba un analisis de las metaforas de los fluidos 239 corporales (Ia sangre contaminante y el esperma creador de fuerza) y el lenguaje del cuerpo, numerosas investigaciones antropol6gicas han profundizado en la construcci6n social del cuerpo desde la perspectiva de la Antropologia del Genero. Para ilustrar la preeminencia del lenguaje simb6lico del cuerpo sobre otras formas de lenguaje, Godelier escribe: «En ultimo termino, basta que una mujer baruya vea manar la sangre entre sus piemas para que no tenga nada que decir y para que acepte en silencio todas las opresiones econ6micas, politicas y psicol6gicas que sufre. En el lenguaje del cuerpo, en sus fantasmas, se lleva a cabo plenamente una de las funciones del pensamiento, que no consiste solamente en explicar, sino en convence > ([ 1 982], 1 986: 273). Paralelamente a as investigaciones de Maurice Godelier, en la decada de los 80, y tambien en el ambito frances, Franc;oise Heritier analiz6 los significados de la sangre y el esperma en relaci6n con el sistema de genero entre los samo de Burkina Faso. Las investigaciones de Heritier en los ultimos diez aiios han sido reeditadas en un volumen titulado Masculino/femenino. El pensamiento de Ia diferencia ([ 1 996], 2002). Seg1ln esta antrop6loga, el sistema ideol6gico samo sostiene que el cuerpo, el esqueleto y los 6rganos del nifio proceden del «agua del sexo» de la madre y de su «piedra» uterina, mientras que el padre proporciona la sangre. Asi, el esperma se transforma en sangre en el cuerpo de la mujer. La sangre, ademas, se asocia simb6licamente al calor. De esta forma se desarrolla un sistema de pensamiento simb6lico generizado que preconiza que ambos, hombres y mujeres, pertenecen al ambito de lo caliente basta la pubertad y con la llegada de la regia se inicia una perdida calorifica que convierte a las mujeres en seres frios que se recalientan con las relaciones sexuales. El sistema simb6lico samo en torno a las categorias frio/calor, materializado en los fluidos corporales, tiene por principal funci6n la apropiaci6n de la fecundidad femenina durante su periodo de fertilidad por parte de los hombres. Si bien es cierto que existian diversas investigaciones anteriores a los trabajos de Godelier y Heritier que analizaron 240 igualmente el papel de los fiuidos corporales -por ejemplo, la monografia de Goodale ( 1 980) sobre los kua1ong de Nueva Bretana, en que las mujeres eran consideradas elementos contaminantes durante la menstruaci6n y el parto-; podriamos decir que Ia etnografia sobre los baruya y las investigaciones sobre los samo supusieron un pistoletazo de salida para el debate en torno al lenguaje corporal como elemento simbolizador de la dominaci6n masculina. Las investigaciones sobre los significados sociales que toman los fiuidos corporales y, en general, el cuerpo en las diversas sociedades, se han sucedido en diversos ambitos del saber antropol6gico. La conceptualizaci6n de la intervenci6n de los fiuidos en Ia formaci6n de los seres humanos entre los khumbo de Nepal, analizada por Hildegard Diemberger, revela que, seg1ln las creencias de este grupo, la sangre de la madre configura la carne, Ia sangre y Ia forma del cuerpo de los bebes, mientras que el esperma del padre forma sus huesos y su cerebro (Diemberger; 2000: 1 00). Uno de los primeros libros que contribuyeron a desvelar la imagen negativa del cuerpo en el discurso medico desde un punto de vista antropol6gico fue The woman in the body: a cultural analysis of reproduction de Emily Martin ( 1 987). Martin comienza su amilisis preguntandose por que las mujeres norteamericanas interpretan su cuerpo como algo fragmentado, sin autonomia y dirigido por fuerzas que estan fuera de su control. Esta autora piensa que la autopercepci6n del cuerpo femenino esta muy infiuida por el discurso medico normativo. Por ejemplo, en Ia descripci6n del parto, los medicos toman el protagonismo procurando el nacimiento de un nino o una nina sanos mientras que las mujeres pasan a tomar un rol pasivo. Para Martin, las metaforas utilizadas en Ia descripci6n del parto, la menopausia y otras funciones biol6gicas femeninas se inspiran no tanto en el discurso medico, sino en el discurso cultural sobre las mujeres en las sociedades occidentales. A menudo, la sangre menstrual se interpreta como un producto de desecho debido al fallo en la reproducci6n de un embri6n util. Del mismo modo, la menopausia se inter- 24 1 preta como la falta de una vida hormonal femenina vigorosa, de manera que las mujeres se presentan como faltas de hormonas esenciales para la construcci6n de la feminidad. Para Martin ( 1 987), los discursos medico-cientificos afectan en mayor medida a las mujeres de clase burguesa, mientras que las de clase obrera presentan una mayor resistencia. Pero sus conclusiones podrian extenderse a otras sociedades occidentales, ya que no se trata de una cuesti6n especificamente norteamericana. En numerosas sociedades, la menstruaci6n se percibe como algo peligroso que contamina los objetos y a las personas que esten en contacto con ellas. No obstante, existen socieolades en que la menstruaci6n se percibe como una fuente de poder. Por otra parte, el estudio de Rayna Rapp ( 1 990) sobre la amniocentesis -tecnica que revela la presencia de malformaciones en el feto como, por ejemplo, el sindrome de Down- en Estados Unidos, concluye que esta conduce al aborto fundamentalmente en las mujeres de clases privilegiadas mientras que las mujeres latinas norteamericanas presentan una mayor resistencia a realizarse esta prueba por miedo al aborto, incluso a sabiendas de la presencia de malformaciones en el feto; segilll Rapp, debido a una conformaci6n del sistema conceptual cultural que valora la matemidad como un sacrificio. Con esto se aclararia que factores como la etnicidad o la clase tienen influencias manifiestas en la construecion social del cuerpo, puesto que la percepci6n del cuerpo femenino esta ampliamente marcada por cuestiones etnicas. En cuanto a las relaciones entre genero y etnicidad, el cuerpo simb6lico de las mulatas o de las mujeres asiaticas se presenta con frecuencia como un cuerpo ex6tico y erotizado en el discurso occidental sobre las mujeres de otras culturas. Todo ello esta intimamente ligado con la construcci6n occidental de la masculinidad y la virilidad que, en definitiva, considera a las mujeres de otras culturas como cuerpos accesibles y deseables, por tanto, er6ticos. Las investigaciones de Ribeiro Corossacz respecto a las representaciones de las mujeres africanas en la identidad brasileii.a, en la historia y la imagen de Brasil, ponen de manifies- 242 to Ia argumentaci6n anterior. Esta antrop6loga insiste en que las mujeres de origen africano entran en Ia historia de Brasil, en tanto que mulatas, a traves de Ia designaci6n de un unico atributo, su sexo, que las constriiie en una unica direcci6n: Ia sexualidad (Ribeiro, 2002: 75). Esta percepci6n del cuerpo de Ia mujer en sociedades coloniales esta muy ligada a Ia construcci6n del genero y Ia etnicidad. Las representaciones -fotografias, imagenes mentales, etc.- de las mujeres colonizadas presentan una constante: son mujeres susceptibles de deseo y fuertemente erotizadas, presentadas a menudo con los pechos desnudos como objetos claramente sexuales dentro de Ia 16gica de dominaci6n masculina. Estas mujeres se representaban como mas cercanas a Ia naturaleza, a Ia idea del salvaje y, por tanto, fuertemente sexualizadas. Mari Luz Esteban (2000: 239) tambien enfatiza Ia importancia de las relaciones de genero y etnicidad en tomo a Ia imagen corporal y Ia sexualizaci6n de las mujeres en el mundo de Ia moda. En conclusion, como seiiala Judith Butler, apoyandose en Freud, el yo es ante todo un yo corp6reo, y aiiade que el < a la mujer de enfermedades como la histeria o la masturbaci6n excesiva (Laqueur, 1 992). La idea de inhibir el deseo sexual femenino ha estado presente en un importante nUrn.ero de sociedades y continUa siendo actual. No se trata de un problema personal ni privado, como algunos pretenden, sino de un problema social y politico. Sin duda, se trata de prcicticas sobre las cuales ha existido un largo silencio y apenas han sido objeto de investigaci6n basta la actualidad, en que florece un interes relativamente timido. Pero no podemos achacar el silencio al desconocimiento de esta realidad. De hecho, en peliculas tan conocidas como Mogambo, Grace Kelly y Clark Gable hacen alusi6n directa al valor simb61ico de esta prcictica. El personaje que interpreta Clark Gable dice respecto a la clitoridectomia: «es una costumbre que garantiza a los africanos la fidelidad de sus mujeres, imposibilitando anat6micamente a las mujeres para el placem. De manera que, incluso en Hollywood, la ablaci6n era suficientemente conocida. Como subraya Benoite Groult: «Nos hemos preocupado mucho de las almas del Tercer Mundo … Los medicos han luchado contra la mortalidad infantil o las enfer- , medades endemicas. Los industriales se han ocupado de las materias primas como sabemos sin escn1pulos … Unicamente cuando se trata de reaccionar ante las mutilaciones sexuales esos 249 escrupulos emergen, en nombre de un respeto repentino por las tradiciones locales» (pr6logo al libro de Thiam, 1 978: 4). De hecho, los organismos que luchan contra la violaci6n de los Derechos Humanos han tenido en cuenta este tipo de violencia contra las mujeres muy recientemente. Solo en Ia ultima decada algunas instituciones, asociaciones y ONGs comienzan a proclamarse contrarias a esta pnictica que empiezan a considerar como una violaci6n de Ia integridad fisica de las mujeres. En Ia declaraci6n adoptada en Ia asamblea de Ia Asociaci6n Medica Mundial en Budapest en 1 993, se conden6 oficialmente Ia mutilaci6n genital de las mujeres. La Coalici6n Intemacional para Ia Salud de las Mujeres ( 1 991) las considera igualmente «pnicticas peligrosas para Ia salud de las mujeres». Actualmente, Ia OMS aborda las mutilaciones genitales femeninas como un problema de salud publica, enmarcado en el derecho de las mujeres y las niftas de disfrutar del mas alto grado de salud posible. El articulo nll.mero 4 de Ia Declaraci6n de Ia ONU sobre Ia Eliminacion de las formas de violencia contra las mujeres ( 1 993) subraya que «los Estados no deben invocar ninguna costumbre, tradici6n o consideraci6n religiosa para eludir su obligaci6n a eliminar Ia violencia contra las mujeres». De manera que los gobiemos tienen Ia clara obligaci6n, segll.n Ia legislaci6n intemacional, de tomar medidas eficaces para Ia erradicaci6n de Ia practica de las mutilaciones sexuales femeninas. A pesar de las directrices legislativas de las Naciones Unidas y a pesar de que numerosas legislaciones nacionales (Ghana, Burkina Faso, Nigeria, Costa de Marfil, Senegal, etc.) prohiban las mutilaciones, existen aun paises donde no existe ninguna ley en su contra, como Sudan o Kenia (Velasco, 2000). Pero, ademas, sabemos que el hecho de que exista una ley escrita no siempre significa que los Estados velen por su cumplimiento ni que Ia practica social se adecue a las normas. En este sentido, algunas antrop6logas como Nicole Claude Mathieu opinan que no existe verdadera voluntad de erradicar esta practica (Mathieu, 1 997: 93). Las mutilaciones genitales han obligado a algunas ONGs a plantearse el respeto a la tradici6n. Casilda Velasco, como por- 250 tavoz de la corriente de opinion mayoritaria de Medicus Mundi, escribe: «Las ONG no podemos seguir de brazos cruzados porque debemos respetar las costumbres de los paises donde desarrollamos nuestro trabajo. Cada vez mas exigimos de los paises en los que trabajamos, el respeto a los Derechos Humanos. No pensar en el derecho de la mujer a su integridad fisica nos parece una gran equivocacion» (Velasco, 2002: 24). Para Velasco, la realizacion de proyectos educativos dirigidos tanto a hombres como a mujeres, desde una perspectiva de genero, especialmente en las zonas rurales, es el camino para encontrar soluciones a este problema. No obstante, hay quienes opinan que las mujeres occidentales que luchan contra las mutilaciones se estan metiendo en un terreno que no es el suyo y, en este sentido, me parece importante traducir otro fragmento de la entrevista anteriormente seiialada que realice a una matrona de Burkina Faso, antiguo Alto Volta, cuando’ le pregunte que opinaba al respecto: «Creo que esa gente no ha comprendido el bien de la causa. Yo, como africana, lucho. Nosotras las africanas estamos contentas de saber que otras mujeres que no han sufrido las mutilaciones nos apoyan y comprenden nuestra lucha. Pero los que reaccionan negativamente es que no han comprendido que hay que abandonar esa practica. Rechazan el mensaje porque quieren que continue la subordinacion de las mujeres. Las personas que comparten nuestros problemas y luchan contra las mutilaciones genitales femeninas estan contentas del apoyo de los paises del Norte y gracias a ellos podemos financiar actividades de informacion. Ademas, la gente debe entender que hay tradiciones africanas que queremos conservar porque son muy buenas como la solidaridad entre las poblaciones, llevar los niiios a la espalda o el respeto a los mayores. No es una lucha contra las tradiciones, solo contra aquellas que no son buenas.» DESARROLLO, POTENCIACI6N Y EMPODERAMIENTO Las investigaciones antropologicas sobre desarrollo subrayan que la brecha entre paises ricos y paises pobres es cada vez mayor, alcanzando proporciones alarmantes en las ultimas 25 1 decadas. Existe un profundo desequilibrio entre los ricos, que nadan en la abundancia, y los pobres, que carecen de lo necesario. La Organizacion de Naciones Unidas asi lo reconoce en sus informes mas recientes sobre desarrollo. La realidad es que las desigualdades entre el Norte y el Sur se acentUan aceleradamente. La perspectiva de genero en el desarrollo Entre las zonas empobrecidas del planeta, el Africa subsahariana es una de las areas planetarias con mayores problemas de pobreza, salud y educacion. El Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (1995) seiialo que solo habia un medico por cada 1 8 .000 personas, en comparacion con uno por cada 390 en los paises industrializados. Del mismo modo, hay mas de 10 mill ones de mujeres y hombres seropositivos, y mas de 80 millones de niiios y niiias que no asisten a la escuela primaria ni secundaria. lgualmente, un tercio de la poblacion no tiene alimentos suficientes y cerca de 26 millones de niiios de la region estan desnutridos y mas del 1 5% de los lactantes no tienen peso suficiente (Balance del desarrollo humano, PNUD, 1 995 : 33). A la vista de los resultados, no es dificil concluir que la situacion actual de la mayoria de los paises africanos al sur del Sahara es dramatica. El escenario es desolador y la experiencia nos enseiia que en Iugar de poner freno a las desigualdades Norte-Sur, estamos contribuyendo a profundizar la zanja. Rene Dumont escribio hace aiios: «A menos que .Jos sistemas economicos y politicos dominantes sean cambiados fundamentalmente con una serie de reformas radicales y no violentas, apenas se puede prever algo mas que un escenario desolador. Todas las ideologias del desarrollo han fallado y las diferencias entre las clases y las naciones estan profundizandose constantemente» (Dumont, 1 974). Dumont pretendia con sus denuncias Hamar la atencion de los responsables, con el objetivo de que reflexionaran so- 252 bre las politicas de desarrollo para que surgieran nuevas ideologias. Igualmente, numerosas mujeres del Sur y del Norte han denunciado el sesgo capitalista y sexista del modelo de desarrollo mayoritario. La hindu Vandana Shiva considera a las mujeres «victimas de la violencia de las formas patriarcales de desarrollo» ([ 1 988], 1 995 : 23) y por «desarrollo» entiende un proceso que incumbe a los paises del Tercer Mundo y que constituye una prolongaci6n del colonialismo. Voces como las de Shiva fomentaron la inclusion de la perspectiva de genero en los proyectos de desarrollo como una nueva forma de entender las politicas de desarrollo y su aplicaci6n. No obstante, la introducci6n del enfoque de genero en los programas de desarrollo es un logro muy reciente, que, en buena medida, se debe al a\’ance cientifico de los Estudios de Genero, y muy especialmente, a los aportes realizados desde la Antropologia. Precisamente, la categoria «genero» resulta especialmente operativa en el desarrollo, ya que nos permite analizar el canicter social de las diferencias entre los sexos en las distintas sociedades y realizar proyectos que vayan dirigidos a corregir las desigualdades. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la investigaci6n sobre genero y desarrollo es ann minoritaria, a pesar de los esfuerzos de numerosos colectivos no gubernamentales y de las propias Naciones Unidas. La constataci6n practicamente unanime de la existencia de practicas discriminatorias contra las mujeres a nivel planetario, aunque en distinto grado y segun diversos factores, ha supuesto una revoluci6n en el ambito del desarrollo. Las mujeres han pasado de ser consideradas «improductivas» a ser las mas «productivas», si tenemos en cuenta que, sumando todo el tiempo de trabajo, incluidas las actividades dentro y fuera de la casa, las mujeres trabajan mas horas al dia que los hombres, en la mayoria de las sociedades. Segun Jordi Borja y Manuel Castells ( 1 999: 77), las mujeres, en todos los paises, trabajan un numero de horas superior al de los hombres si aiiadimos las tareas remuneradas a las tareas domesticas. 253 Los enfoques MED y GED En los aiios 70 se acuiio uno de los primeros enfoques de desarrollo que tenia en cuenta a las mujeres, el conocido en el ambito hispano con las siglas MED que corresponden a Mujeres En el Desarrollo y en el mundo anglosajon con las siglas WID, es decir, Women in Development. Una de las principales antropologas que contribuyeron al impulso de dicho enfoque fue Esther Boserup ( 1 970). Mas concretamente, en su estudio comparativo sobre los trabajos de las mujeres en diferentes culturas africanas, asiaticas y latinoamericanas, insistio en el caracter negativo del impacto del capitalismo en el estatus de las mujeres, especialmente en sociedades de subsistencia, en que eran despojadas de sus derechos sobre la tierra en virtud de la division sexual del trabajo en Occidente, ya que los hombres eran conceptuados por los colonizadores como los cultivadores por excelencia. El alcance de sus teorias viene determinado por su palmaria demostracion de los vinculos entre el estatus de las mujeres, la division sexual del trabajo, las formas de matrimonio y herencia, y las relaciones economicas de produccion (Moore [1988], 1 999: 63). En definitiva, Boserup puso en tela de juicio la idea de que el desarrollo era un proceso neutral respecto a la condicion de hombres y mujeres. Al igual que Boserup, la hindu Vandana Shiva planteo el androcentrismo de los programas de lo que ella denomina «maldesarrollo», como podemos comprobar por sus palabras: «Vistos desde las experiencias de las mujeres del Tercer Mundo, los modos de pensar y actuar que pasan por la ciencia y el desarrollo, respectivamente, no son universales, como se supone, ni abarcan a todos los seres humanos: la ciencia y el desarrollo modemos son proyectos de origen masculino y occidental, tanto desde el punto de vista historico como ideologico» ([ 1 988], 1 995 : 22). En definitiva, los programas de desarrollo que incluian la perspectiva MED estaban dirigidos exclusivamente a mujeres y promovian su acceso a necesidades basicas como alimenta- 254 cion, vivienda y vestido y tambien a Ia concesi6n de creditos y puestos de empleo remunerados. Estos proyectos no consideraban de manera especifica el contexto socio-politico en el que se producian las desigualdades de genero y su objetivo era favorecer directamente a las mujeres. Posteriormente, con Ia evoluci6n de los estudios sobre las relaciones sociales de genero y su nipida influencia en las investigaciones sociales, los expertos y expertas en politicas de desarrollo comenzaron a reconocer las limitaciones de centrarse exclusivamente en las mujeres. En este contexto germin6 el nuevo enfoque que seria conocido en el mundo hispanico bajo las siglas OED, es decir, Genera en el desarrollo y en el ambito anglosaj6n como GAD (Gender And Development). Caroline Moser, una de las mayores especialistas en genero y desarrollo, puntualiza el desplazamiento del objetivo «mujeres» al objetivo «desarrollo» en Ia planificaci6n y aplicaci6n de los programas de desarrollo. Moser (1993 : 1 08) subraya que las mujeres no debian ser percibidas en terminos de sexo -es decir, por sus diferencias biol6gicas con los hombres y, por tanto, centrandose en Ia matemidad como el rol mas importante de las mujeres- sino que deberian ser concebidas en terminos de genero -es decir, en funci6n de las relaciones sociales entre hombres y mujeres, donde las mujeres habian estado sistematicamente subordinadas. La nueva perspectiva vendria a poner de manifiesto que las relaciones entre hombres y mujeres se construyen socialmente y su meta fundamental seria Ia emancipaci6n de estas ultimas. El enfoque OED postula una nueva forma de entender el desarrollo, un proceso mas complejo y multideterminado que incluye el peso de diversos condicionantes (genero, clase, etnia, cultura y generaci6n) y que debe tener como objetivo el cambio de las relaciones de injusticia, a Ia vez que Ia mejora de los individuos y de Ia sociedad en terminos fisicos y materiales (Portocarrero y Bravo, 1 990). En definitiva, los programas de desarrollo y genero no se dirigen exclusivamente a mujeres, sino a corregir las desigualdades entre los generos. Ademas, como seftala Jacobson ( 1 993), aunque Ia discriminaci6n de genero es un fen6meno a nivel 255 mundial, resulta especialmente perjudicial en el Tercer Mundo. Por todo ello, Ia consecucion de la igualdad con los hombres se conseguiria, entre otras medidas, a traves del llamado empowerment femenino, termino que en espaiiol se ha venido traduciendo mayoritariamente por «empoderamiento», aunque prefiero hablar de «potenciacion». Este concepto, impulsado por las mujeres del Tercer Mundo, implica que estas ganen poder por y para si mismas, de forma individual y colectiva, favoreciendo acciones participativas que desemboquen en la presencia de mujeres en puestos de decision. No obstante, aunque la mayoria de las autoridades responsables del desarrollo reconocen la importancia de las mujeres en los procesos de desarrollo, eso no siempre se traduce en la inclusion del enfoque GED en dichos procesos. Es mas, los Estados de larga tradicion patriarcal se resisten a alteraciones de la rigida division sexual del trabajo o dificultan los intentos de transformar las tareas asignadas a hombres y mujeres en la familia y la sociedad. Y a pesar de que en la mayoria de las economias de subsistencia las mujeres realizan la parte mas dura del trabajo, trabajan un mayor nfunero de horas y aportan mas ingresos a la familia que sus parientes del sexo contrario, las estadisticas y los propios expertos en desarrollo y los maridos continuan considerandolas improductivas. La conciencia de subordinacion del colectivo femenino llevo a las Naciones Unidas a crear el Ano Internacional de Ia Mujer ( 1 975) y posteriormente la Decada de Ia Mujer ( 1 976- 1 985). Ambos eventos impulsaron la creacion de asociaciones de mujeres, ministerios de la mujer y otras instituciones cuya meta era modificar sustancialmente las desigualdades de genero. Los resultados no son del todo halagadores porque, a pesar de que las mujeres representan ll)as del 50% de la poblacion mundial, aportan una tercera parte de la fuerza laboral oficial y cumplen con dos tercios de todas las horas de trabajo, poseen menos del 1 por 1 00 de las propiedades del mundo y reciben solo una decima parte de los ingresos mundiales. La falta de acceso de las mujeres de los paises empobrecidos a los recursos, la tierra y el capital, asi como la discriminacion en el mercado laboral, revelaban la urgente necesidad 256 de integrarlas en los programas de desarrollo, entendiendo los derechos de las mujeres en el marco de los Derechos Humanos (Leon, 1 996). De este modo, el concepto de genero se ini consolidando en el proceso de complejizacion de los objetivos de los distintos proyectos de desarrollo y, por tanto, en la formacion de los tecnicos locales y extranjeros. Se trata de plantear un paradigma de desarrollo que tenga en cuenta la condicion de los sexos (Vargas Valente, 1 991) y que elabore estrategias concretas para corregir las desi_gualdades. En definitiva, Ia incorporacion del genero al desarrollo es fundamental para corregir los errores del pasado y, aunque se trata de una estrategia de investigacion de reciente creacion, cada vez esta dando mas y mejores frutos. No solo por Ia rapidez con que evolucionan los instrumentos metodologicos y Ia enorme aceptacion que esta teniendo a nivel intemacional, sino por lo que este enfoque tiene de revolucionario. indices de desarrollo y potenciacion de las mujeres Con Ia intencion de reflejar las disparidades en Ia condicion de hombres y mujeres se han desarrollado varios indicadores que pretenden ser operativos y complementarios del lndice de Desarrollo Humano (IDH). El IDH se viene utilizando desde 1 990 y es una de las medidas basicas de desarrollo humano que se refiere a la condicion media de todos los habitantes de un pais y refleja Ia longevidad, el nivel de educacion y el acceso a los recursos basicos. El problema fundamental es que el IDH no tiene en cuenta el factor sexo/ genero y, en consecuencia, no refleja las diferencias entre los hombres y las mujeres. En consecuencia, se diseiiaron dos indicadores esJ?ecificos para medir las desigualdades entre los sexos: el lndice de Desarrollo Mujer (IDM) y el lndice de Potenciacion de la Mujer (IPM). El primero mide las mismas capacidades basicas que el IDH, pero incorporando Ia variante sexo, es decir, analizando las desigualdades entre hombres y mujeres. Cuanto mayor sea la disparidad en la capacidad basica de 257 los sexos, tanto mas bajo sera el IDM de un pais en comparaci6n con su IDH. En cuanto al segundo, el IPM, mide Ia participaci6n de hombres y mujeres en Ia vida econ6mica y politica y en Ia toma de decisiones. Una de las primeras conclusiones derivadas de Ia introducci6n de estos indicadores es que ninguna sociedad trata a sus mujeres tan bien como a sus hombres. De los 1 30 paises recogidos en el Informe sobre Desarrollo de las Naciones Unidas, Ia mayoria de los que componen el Africa al sur del Sahara se concentran en Ia parte inferior de Ia escala de categorizaci6n seg\ln el IDM y en los 60 ultimos puestos seg\ln el IPM. Veamos un ejemplo, analizando Ia situaci6n de algunos paises segun el indice de Desarrollo relacionado con Ia Mujer (IDM) y el indice de Potenciaci6n de Ia Mujer (IPM): ESCANOS TASA PUESTO PARLAMENTARIOS PUESTO DE ALFABETIZACI6N SEGUN ELIPM DE MUJERES 1992 SEGUN EL IDM (%) DE ADULTOS 1990 (%) MUJERES HOMBRES Suecia: I 33,5 Suecia: I 99 99 Espana: 26 14,6 Espaiia: 34 98 98 Zimbabue: 43 12 Zimbabue: 82 27,4 72,6 Zaire: 107 4,2 Zaire: 102 29 71 Nigeria: I 08 2,1 Nigeria: 100 28,5 71,5 Burundi: 70 9,9 Burundi: 121 20,1 46,9 Mozambique: 61 15,7 Mozambique: 123 20,4 54,2 Burkina Faso: 82 8,4 Burkina Faso: 126 8 27,2 Mali: 97 2,2 Mali: 128 19,6 35,2 Afganistan: 116 1,9 Afganistan: 130 12,7 44,1 258 La tabla se ha realizado segun los datos del lnforme sobre desarrollo humano (PNUD, 1 995). La primera columna indica la categoria o el puesto que ocupa cada pais en relaci6n al total de los paises segun el IPM. La segunda columna expone el porcentaje de mujeres parlamentarias, que constituye uno de los valores que componen el IPM: L� tercera columna indica la categoria o el puesto que ocupa cada pais en relaci6n al total de los paises segiln el IDM. La ultima columna expone la tasa de alfabetizaci6n de hombres y mujeres adultos, que constituye uno de los valores que componen el IDM. Cabe seiialar que el PSOE implant6 por primera vez en Espana un gobierno paritario a raiz de las elecciones de 2003 , por lo que el puesto de Espana en relaci6n al IPM ha mejorado con seguridad en los ultimos aiios. Por otra parte, en la mayoria de los paises, las mujeres trasladan su situaci6n de sujetos subordinados en el hogar y en la sociedad al mercado laboral. Ademas, el ingreso de las mujeres en el mercado no supone necesariamente una mejora de su estatus. En cualquier caso, la conciencia de discriminaci6n de las mujeres no es una denuncia aislada del Norte, sino que tambien es una demanda del Sur. De hecho, uno de los objetivos principales es integrar los requerimientos y necesidades de las asociaciones locales de mujeres en los programas de genero y desarrollo. Mujeres subsaharianas, protagonistas del desarrollo Aunque buena parte de las propuestas de los programas de genero y desarrollo podrian aplicarse a nivel mundial, incluyendo por supuesto a los paises industrializados, donde no faltan mujeres victimas de malos tratos, discriminaciones laborales, violaciones de los derechos de las mujeres, etc., en los paises del Africa subsahariana existen retos especificos en cuanto a la aplicaci6n del enfoque de genero y desarrollo. En el Africa subsahariana, los proyectos de promoci6n de las mujeres surgieron impulsados por la Decada de la Mujer 259 de las Naciones Unidas, implementados con mayor o menor solidez dependiendo de los gobiemos de cada naci6n. De hecho, se estan experimentando numerosas transformaciones en los procesos de desarrollo y muchos mas proyectos tienen como destinatarios a mujeres a partir de la decada de los 80. Tambien el mimero de ONGs que trabajan desde Ia perspectiva de genero es mucho mayor. No cabe duda de que el porcentaje de asociaciones de mujeres ha aumentado progresivamente y sus propuestas son centrales en el disefto de los proyectos y en la planificaci6n conjunta. Las asociaciones han favorecido la toma de conciencia de grupo y sobre todo han permitido a las mujeres subsaharianas compartir sus experiencias. No obstante, como bien seiialan numerosas investigaciones es necesario desmitificar la imagen de las mujeres africanas como un todo homogeneo (Pereyra y Mora, 1 998; Relinque y Vidal, 2002). En este sentido, existen importantes diferencias entre las mujeres de distintos paises subsaharianos, es mas, existen grandes diferencias incluso dentro de un mismo pais (Mixinge, 2002). Por consiguiente, es fundamental eliminar del imaginario colectivo occidental la tendencia a ver los paises empobrecidos como mas similares de lo que realmente son, y tener en cuenta la heterogeneidad de las mujeres subsaharianas. Las razones que llevan a las subsaharianas, como a las occidentales, a unirse son muy variadas, unas estan relacionadas con partidos, otras funcionan como ONGs, otras son ramas de asociaciones mas amplias (por ejemplo, asociaciones pro derechos humanos), etc. Evidentemente, los objetivos no son los mismos, unas son mas reivindicativas y otras menos; las hay que giran en tomo a metas inmediatas y otras que se fijan objetivos a mas largo plazo. Pero m�chas pretenden ejercer presion para lograr igual trato y oportunidades en materia de educaci6n, salud, ocupaci6n, remuneraci6n y derechos juridicos. En cualquier caso, Ia medida de su peso social o incluso su influencia a nivel gubemamental es dificil de establecer. No pretendo hacer una exposi�i6n de todas las asociaciones de mujeres existentes en el Africa subsahariana, lo que probablemente seria irrealizable y tedioso. Si quisiera recor- 260 dar que se hallan repartidas por toda Ia geografia subsahariana, en paises tan distintos como Senegal, Sudan, Mali, Zaire, Costa de Marfil, Zimbabue, etc. Tampoco seria posible trazar el mapa del grado de adecuacion de cada una de elias a las directrices del enfoque de genero y desarrollo. Si conviene recordar que, en Africa como en Europa, no todas las asociaciones de mujeres tienen como objetivo ·Ia igualdad entre los generos, y que el fenomeno de colocar «mujeres de» en asociacione� gubemamentales e instituciones sobre Ia mujer se da en el Africa subsahariana tanto como en cualquier otro pais occidental. Pero lo que si queda claro es que numerosas mujeres subsaharianas tienen sus reivindicaciones bien claras (Ki-Zerbo, (2002). Ejemplo de ello son los testimonios de mujeres de cuatro paises africanos que analizan su situacion social respecto a las mutilaciones genitales femeninas, al matrimonio forzado o al problema del SIDA en Ia pelicula de Anne-Laure Folly ( 1 993), Femmes aux yeux ouvertes. Otra pelicula, Femmes du Niger, rodada en 1 992, centrada en este caso en Niger, muestra Ia movilizacion de las mujeres de este pais contra Ia poligamia. Precisamente, Ia eleccion del cine como medio de comunicacion entre las mujeres y el pueblo no es fortuita. En este sentido, en una entrevista aparecida en el Bulletin Images Nord/Sud (una guia de peliculas sobre desarrollo de Ia asociacion francesa Trois Monds) Ia directora senegalesa Safi Faye seiiala: «Como Ia poblacion es analfabeta al 70%, he hecho esta eleccion. Incluso si no saben leer, saben leer las imagenes. Es otra forma de lectura.» Los soportes para transmitir el mensaje son multiples y variados, desde el cine, al teatro, posters, publicaciones, etc. Por ejemplo, de los 8 programas del African Center for Democracy and Human Rights Studies, cuya sede se encuentra en Gambia, encontramos uno dirigido a temas especificos de genero, que parte del reconocimiento del importante papel que desempeiian las mujeres en los procesos sociales y culturales de las diferentes comunidades del continente. Entre los posters producidos por dicha organizacion y financiados con ayudas procedentes de Holanda, podemos encontrar los 261 siguientes esloganes: «Es hora de cambiar. Las mujeres no son bestias de carga», «La participacion de las mujeres en proyectos de desarrollo son fundamentales para su exito», «Hombres y mujeres son iguales en dignidad y derechos», «Pegar a las mujeres es un crimen», «Tengo derecho a elegir libremente a mi marido», «Las mujeres tambien tienen derecho a gobernar», «Eliminemos las mutilaciones sexuales femeninas» y «El trabajo domestico debe ser compartido por chicos y chicas». Vemos que algunas de sus reivindicaciones podrian trasladarse perfectamente al contexto intemacional, mientras que otras, como el problema de las mutilaciones genitales femeninas, son especificas de la zona. La Association pour la Promotion Feminine, asociada al Mouvement Bourkinabe des Droits de l’Homme et des Peuples, recoge entre sus principios la proteccion de los derechos de las mujeres, centrandose en proyectos de desarrollo en areas rurales. Para poner en practica estos principios, la asociacion ofrece facilidades de credito a mujeres que viven en areas rurales y lleva a cabo programas de sensibilizacion; asimismo realizan campaiias de alfabetizacion para mujeres iletradas. lgualmente, existe una red regional que integra a mujeres de Mali, Niger, Togo y Burkina Faso, Hamada Reseau Sous-Regional Femmes Africaines et Droits Humains (REF AD), constituida en 1 993 . Entre sus intereses se encuentra facilitar a las mujeres el acceso a informacion sobre los Derechos Humanos, promover investigaciones sobre los derechos de las mujeres, apoyar iniciativas de leyes para proteger los derechos de las mujeres, publicar material legal sobre mujeres en lenguas locales y sensibilizar al publico nacional e intemacional sobre los derechos de las mujeres. Estas mujeres han organizado diversas conferencias y seminarios relacionados con los derechos del colectivo femenino. En cualquier caso, los problemas de las mujeres al sur del Sahara son multiples y diversos; tengamos en cuenta, por ejemplo, que el Africa subsahariana es la region del mundo con el porcentaje mas alto de mortalidad de mujeres en el parto. Segtln el Informe de Medicus Mundi Andalucia realizado en 1 997, una mujer africana tiene probabilidades 1 80 262 veces superiores a las de una mujer de Europa occidental de perder la vida debido a complicaciones del embarazo. Ademas, las mujeres africanas corren ese riesgo con una frecuencia mayor que las europeas. Mujeres y SIDA en el .Africa subsahariana Por lo que respecta a las mujeres subsaharianas, estas se encuentran actualmente entre las principales productoras en el ambito rural pero apenas tienen acceso a la posesi6n de la tierra, de forma que, a menudo, trabajan como obreras en las tierras de sus maridos. Ademas, la desforestaci6n y la sequia afectan mas directamente a estas mujeres porque son ellas las que tienen que recorrer los kil6metros necesarios para recoger la leiia y el agua. No obstante, sin intenci6n de minimizar la importancia de cuestiones como las citadas, me centrare en tres problemas que considero fundamentales en cuanto al enfoque GED para las mujeres subsaharianas: la escolarizaci6n, el SIDA y las mutilaciones genitales femeninas. Existen asociaciones cuyas reivindicaciones esenciales giran en tomo a la educaci6n, como la Association Femmes Educatrices et Developpement (AFED) de Burkina Faso. Dicha organizaci6n realiz6 unas jomadas en Ouagadougou en 1 993 cuyo objetivo era «eliminer 1 ‘apartheid des sexes» como rezaba en el titular del peri6dico L’Observateur que informaba sobre dichas jomadas (22 de agosto de 1 993). Los objetivos de estas jomadas eran promover a nivel nacional la toma de conciencia en favor de la educaci6n de las niiias y reflexionar sobre Ia realizaci6n de acciones concretas para Ia escolarizaci6n de las niiias. Cito las palabras de la seiiora Rima Salah que aparecen recogidas en el texto del mencionado articulo: «Mas de un mi- 116n de niiias mueren cada aiio simplemente porque han nacido mujeres. Si el nuevo orden mundial debe abrir una nueva era de justicia, este apartheid de los sexos debe, en consecuencia, ser eliminado. Y para que esto se convierta en realidad, la educaci6n de las niiias debe ser considerada como un instrumento 263 para su eliminacion. La mayor condena de este siglo es que 1 30 millones de menores no escolarizados son nifias. Entre 1 986 y 1 989, la distancia entre niiias y p.iiios a nivel de la educacion primaria alcanzaba el 20% en el Africa subsahariana.» Por lo que se refiere a Burkina Faso, la tasa de analfabetismo femenino se situaba en torno al 82% en 1 992. Y el articulo termina con esta frase: «El aiio 2000 esta a la vuelta de la esquina y los actos de ben unirse a las palabras.» Desgraciadamente, en materia de educacion, las reivindicaciones de la asociacion de maestras de Burkina Faso estan aun lejos de ser alcanzadas, a pesar de que Naciones Unidas reconoce que existe una relacion directa entre la educacion de la niiia y la capacidad de la mujer para escapar de la pobreza (FNUAP, 1 995). Por lo que respecta a la salud, existen numerosas asociaciones subsaharianas dirigidas a mujeres. Entre elias, la Society for Women and Aids in Africa (ONG) con sede en 28 paises del continente, cuya preocupacion fundamental es la acelerada extension del SIDA entre las mujeres africanas (Grande Gascon, 2002), tragedia ante la que no podemos cerrar los ojos, porque es un problema de todos. El SIDA empezo siendo un rumor que pronto se convirtio en una enfermedad, en poco tiempo paso a ser una epidemia y ahora es una de las mayores tragedias del continente africano (Hassoum, 1 999). Seg’lln la Organizacion Mundial de Ia Salud (OMS), la cantidad total de adultos infectados por el VIH en el Africa subsahariana se elevaba a 11 millones de personas entre 1 980 y 1 994. Una cantidad astronomica si Ia comparamos con los 500.000 adultos infectados en Europa occidental, o los 2 mill ones de personas .infectadas en America Latina y el Caribe. Y una cantidad aun mas impresionante si pensamos que el total de infectados en el mundo durante el periodo mencionado es de 18 millones. Esto nos lleva a constatar que el 61% de las perso�as infectadas del VIH en el mundo estan concentradas en el Africa subsahariana, lo que supone casi dos tercios de todos los infectad9s del mundo. Sabemos, ademas, que el contagio, en Africa al sur del Sahara, se debe principalmente a relaciones heterosexuales. 264 Y que las mujeres corren un riesgo mas elevado que los hombres debido a que tienen menos control acerca del momento y Ia frecuen,cia de relaciones sexuales. Es mas, en algunas regiones del Africa subsahariana estan infectadas mas del 20% de las mujeres en edad de procrear (Elias, 1 994). En Ia actualidad, segun Ia OMS, hay mas mujeres que hombres viviendo con el virus, concretamente 6 mujeres infectadas por cada 4 hombres. El SIDA ha impedido que Ia esperanza de vida femenina aumente en paises como Uganda y retroceda parcialmente en Ruanda, Zambia y Zimbabue. Pero no solo hay mas mujeres seropositivas o que han desarrollado Ia enfermedad en el Africa subsahariana, sino que, ademas, Ia mayor parte del trabajo de cuidado a otros enfermos recae sobre elias debido a Ia tradicional division sexual del trabajo. Numerosas abuelas han quedado al cuidado de los huerfanos del SIDA. Asimismo, numerosos varones tienen relaciones sexuales multiples, incluyendo con prostitutas. Y lo que es peor, en el Africa meridional hay quienes se aprovechan de Ia desesperada necesidad que tiene Ia gente de creer que existe una solucion inmediata y, entre los hombres, se ha extendido Ia creencia de que el SIDA se cura teniendo relaciones sexuales con jovenes virgenes. Por todo ello, dar poder a las mujeres es fundamental para controlar Ia epidemia en Africa. Pero el miedo y Ia vergiienza a ser rechazada continuan siendo moneda de cambio entre las mujeres infectadas, como prueba el trabajo realizado en Costa de Marfil por Ia antropologa Judith Hassoum, que entrevisto a 95 mujeres seropositivas entre 1 995 y 1 996, dos tercios de las cuales no reconocian publicamente su enfermedad. En su investigacion, Hassoum denuncia que mientras Ia vida de las personas afectadas por el SIDA en paises occidentales ha sido objeto de bastantes estudios que tratan aspectos psico-sociales, el problema en Africa suele plantearse casi exclusivamente en terminos economicos (Hassoum, 1 999: 45). , La pregunta es: l,podria el SIDA paralizarse en Africa? Sabemos que existen zonas como Uganda, uno de los epicentros de Ia epidemia, donde el nivel de infecciones ha ba- 265 jado casi a Ia mitad. Desde luego, lo primero es aceptar Ia realidad y romper el silencio y numerosos lideres africanos y no africanos han tornado ya Ia palabra, como el presidente Thabo Mbeki de Sudafrica o el de Uganda, Yoweri Museveni. Pero, ademas de las medidas de prevenci6n oportunas, las ultimas investigaciones en Antropologia del Genero subrayan que es preciso ayudar a las mujeres africanas, tal y como elias reclaman (Miampika, 2002), porque ello podria ser decisivo en Ia interrupci6n de fen6menos generados o potenciados por Ia dominaci6n masculina con un impacto directo en Ia salud del grupo. ANTROPOLOGIA DE LA MASCULINIDAD Los estudios sobre masculinidad concentran sus esfuerzos fundamentalmente en el analisis de Ia construcci6n de lo que podriamos Hamar Ia «condici6n masculina» en las diferentes sociedades. En general, se trata de investigaciones muy incipientes que a menudo tienen como meta desarrollar un nuevo paradigma de lo masculino (Culbertson [1993], 1 996) y romper con ciertos fantasmas etnocentricos como: a) Ia incapacidad de los varones para expresar sentimientos, b) Ia incompetencia de los varones para ejercer una paternidad responsable, c) Ia tradicional asociaci6n entre masculinidad y agresividad, o d) las rigidas barreras fisicas entre varones. Expondre muy sinteticamente algunas lineas de investigaci6n recientemente argumentadas con gran potencial investigador y me servire de los desaciertos de Gilmore ([ 1 990], 1 994) para plantear algunos errores en los enfoques antropol6gicos sobre masculinidad realizados al margen de Ia Antropologia del Genero. Nuevas masculinidades Los trabajos sobre masculinidad comenzaron a aparecer en los alios 90, como reacci6n a Ia abundancia de investigaciones en que las mujeres eran protagonistas. La mayoria de 266 los estudios sobre masculinidad han sido realizados por investigadores varones, aunque hay bastantes antrop6logas que tambien han trabajado en esta linea. Desgraciadamente, parte de las investigaciones antropol6gicas sobre masculinidad han sido realizadas al margen de los estudios de genero, con un profundo desconocimiento de las teorias desarrolladas y, a veces, incluso con un cierto desprecio por las feministas, a quienes a veces II egan a considerar radicales, aunque, teniendo en cuenta que radical significa ir a Ia raiz de las cuestiones, no hay nada negativo en ello; precisamente las teorias de genero tratan de analizar y comprender Ia genesis y Ia evoluci6n de las relaciones entre las personas. No obstante, buena parte de los investigadores varones que trabajan sobre masculinidad se definen a si mismos como profeministas o antisexistas, precisamente porque se han formado en el seno de las teorias feministas de igualdad y en las teorias de genero. Aunque en los paises hispanoparlantes las investigaciones sobre Ia masculinidad no constituyen un ambito especialmente en auge en el marco de los estudios antropol6gicos, existen algunos textos y compilaciones sumamente interesantes (Carabi y Segarra, 2000; Frigole, 1 997 y 1 999; Lomas, 2003 y 2004; Montesinos, 2002, etc.). Cabe destacar Ia influencia de los planteamientos psicol6gicos y psicoanaliticos en las investigaciones sobre masculinidad realizadas en Hispanoamerica, especialmente en Argentina, donde se ha prestado un interes particular a Ia subjetividad masculina, Ia separaci6n del nifio de Ia madre, etc. Pero tambien en Norteamerica encontramos investigaciones sobre el machismo realizadas desde Ia psicologia, como el libro pionero del psicoterapeuta Herb Goldberg recientemente publicado en caste llano, donde el autor denuncia que los varones han perdido el contacto con sus emociones y su cuerpo. Por su parte, Sam Keen, en tanto que te6logo, tambien esta marcado por el mundo de lo simb6lico en sus investigaciones sobre nuevas masculinidades. Precisamente se trata de un colaborador de Joseph Campell, autor del conocido libro El heroe de las mil caras. Aunque en el Estado espafiol las investigaciones sobre Ia masculinidad no constituyen un ambito especialmente en auge 267 en el marco de los estudios antropologicos, existen algunos textos y compilaciones de articulos sumamente interesantes (Segarra y Carabi, 2000). No obstante, la mayoria de los estudios sobre la construecion de la masculinidad proceden del ambito anglosajon (Gilmore, 1 990; Miedzan, 1 991; Berger y Wallis, 1 995; Connell, 1 995 ; Macinnes, 1 998; Keen, 2000; Gardiner, 2002; Adams y Sabnin, 2002; Goldberg, 2005, siendo quiza el libro de Connell el mas conocido, pues constituyo un punto de inflexion en las investigaciones sobre masculinidades) o estan publicados en ingles aunque traten masculinidades en ambitos hispanoparlantes, como es el caso del libro de Eduardo Archetti ( 1 999) sobre la relacion entre masculinidad, rutbol, polo y tango en Argentina. La mayoria de estos trabajos estan realizados partiendo de la perspectiva de genero, preconizando la necesidad de deconstruir la masculinidad tradicional y, muy especialmente, su asociacion con comportamientos agresivos o su desvinculacion de las muestras de afectividad. Esta innovadora corriente de investigacion antropologica parte de la necesidad de construir nuevas masculinidades, libres, ricas y plurales, al tiempo que se plantean estrategias y se proponen nuevos modelos emergentes. En este sentido, Marina Subirats escribe: «Hay que mostrar que la forma actual de la masculinidad no es sino una forma historica, modificable y no necesaria y hay que encontrar caminos para proceder a esa modificacion. ( … ) lnstalados en una posicion social de dominio -en relacion a las mujeres- no les ha sido preciso, globalmente hablando, analizar sus formas de comportamiento, sus reacciones, sus problemas, y tienden a pensar que su forma de proceder es natural, espontanea, derivada de su personalidad, comportamientos y actitudes percibidos como intocables» (prologo de Subirats al libro de Miedzan, 1 995 : 9). Precisamente, Philip Culbertson, como estudioso del movimiento de varones, considera que muchos hombres toman muy en serio el movimiento feminista, del que han aprendido «muchas cosas sobre la identidad humana en principio, las personas en general y las diferencias entre hombres y mujeres en particular» ([ 1 993], 1 996: 289). 268 Un enfoque critico de Ia masculinidad tradicional Uno de los principales trabajos sobre las relaciones entre masculinidad y violencia es el libro de Myriam Miedzan titulado Chicos son, hombres seran. Como romper los lazos entre masculinidad y violencia ([ 1 991 ], 1 995). La autora es de origen judio, sufrio el holocausto nazi y se refugio posteriormente junto a su familia en Estados Unidos. Por este motivo, su padre odiaba las guerras e identificaba «macho» con «nazi», estableciendo un claro paralelismo entre machismo y comportamiento violento. De este modo, Miedzan, influida por sus vivencias, escribio su tratado sobre Ia construccion cultural de Ia masculinidad con Ia intencion de romper los lazos entre violencia y virilidad. Las teorias de Miedzan cuestionan Ia naturaleza de Ia agresividad masculina y establecen la necesidad de construir nuevos modelos de masculinidad: «Necesitamos urgentemente abandonar los modos destructivos de pensamiento y conducta inspirados en valores anticuados y superados historicamente, y desarrollar un modelo diferente de hombre» (Miedzan [1991], 1 995 : 24). Miedzan ha seiialado que las sociedades progresarian adecuadamente con hombres menos agresivos, pero hay sectores masculinos que no aceptan un cambio en los roles de genero ni una transformacion de los presupuestos ideologicos sobre la virilidad y Ia m�sculinidad porque no quieren perder su posicion dominadora, es decir, la ocupacion de los cargos politicos y de decision mas importantes, el privilegio de no compartir el trabajo domestico, etc. Precisamente, para construir este nuevo modelo de hombres, es necesario desestabilizar las ideas tradicionales que construyen a los varones como la esencia y romper con la imagen del hombre como primer sexo frente a la alteridad femenina. Siguiendo esta linea deconstructora, Luis Bonino (1991, 2000) establece que Ia psicologia tradicional esta pensada en masculino, y que, por ello, los valores masculinos constituyen el paradigma de Ia «normalidad» de Ia salud 269 mental, Ia madurez y la autonomia. En este sentido, el autor sentencia: «lndudablemente, el poder de la milenaria creencia en el var6n como modelo de la normalidad humana (y por tanto de salud) es tal que invisibiliza las “anormalidades” y psicopatologias masculinas que quedan casi asi innombradas e impensadas. Asi, la “anormalidad” sigue quedando del lado de las mujeres, la patologizaci6n-descalificaci6n psiquica de elias es la regia, y la invisibilizaci6n de lo “anormal”/patol6- gico masculino se perperua» (Bonino, 2000: 42). A partir de esta idea, desarrolla el impacto de las construcciones sociales de genero en la construcci6n de las formas de expresi6n de patologias como la depresi6n en los varones. Por su parte, Analiza Mirizio (2000) estudia el papel deconstructor de los roles de genero a traves del ejemplo de los drags. Seg\ln ella, mirando un drag subido en sus plataformas de veinte centimentros, se capta inmediatamente la distinci6n entre feminidad y masculinidad como categorias culturales. Es mas, para Mirizio, los drags deconstruyen el concepto de genero cada vez que se visten porque, en cierto modo, tienen la posibilidad de ir y volver de un genero al otro, de un cuerpo al otro, lo que ejerce una funci6n social perturbadora. Quiza, por ello, despiertan a menudo respuestas viscerales: «el drag obliga al espectador a interrogarse acerca de su propia identidad, sobre la consistencia, la estabilidad, la congruencia de su propio yo, sobre el caracter sustancial de su subjetividad y sexualidad» (Mirizio, 2000: 144). Del mismo modo, el mundo simb6lico de las imagenes, fundamentalmente la evoluci6n de los mode los de masculinidad en la publicidad y el cine, ha sido objeto de diversas investigaciones que muestran la extraordinaria influencia de los medios de comunicaci6n en la construcci6n de los roles de genero. En el ambito del estudio de las relaciones entre masculinidad y deporte, el libro de Eduardo Archetti titulado Masculinities: football, polo and the tango in Argentina ( 1 999) proporciona un marco de reflexi6n. Narrado en forma de etnografia autobiografica, Archetti transmite en cada pagina su entusiasmo y su relaci6n personal con el tema que investiga. Entre otras ideas, Archetti sostiene que el gaucho argentino, 270 como modelo de identidad masculina asociado a la libertad, fue un modelo recuperado por los intelectuales urbanos que buscaban un ideal de libertad en un momento en que el agricultor y el campo estaban en declive. Respecto al rutbol, Archetti es perfectamente consciente de que se trata de un espacio fundamentalmente masculino, algo que, aunque parece obvio, no siempre lo es. Por ejemplo, el antropologo Christian Bromberger, que analiza el rutbol en el contexto meditemineo en un articulo titulado «El rutbol como vision del mundo y como ritual» (2001a), no es consciente de que, en realidad, esta analizando un «mundo de hombres». Bromberger utiliza el masculino plural («los aficionados», «los grupos de hinchas», «Ia gente», «todos», etc.) dando la impresion de que estudia grupos formados por hombres y mujeres, algo que, evidentemente, no corresponde a Ia realidad. De esta manera, establece un falso paralelismo entre el punto de vista masculino y el de la sociedad en su conjunto: «A mi me parece, basandome en los comentarios de algunos hinchas, que si el rutbol fascina a Ia gente, se debe primero y principalmente, a su facultad de personificar los valores cardinales que configuran a las sociedades modemas» (200 1 a: 256). Desde mi punto de vista, la teoria antropologica de genero es un instrumento basico para analizar el rutbol como ritual simbolico. No podemos perder de vista que los jugadores, los entrenadores, los dirigentes de los clubs y la mayoria de los aficionados son varones, y que, en consecuencia, la construccion social de la masculinidad afecta al propio nucleo conceptual. Por lo que respecta a la recopilacion de trabajos sobre masculinidad compilada por Carlos Lomas (2003), bajo el acertado titulo «i., Todos los hombres son iguales? Identidades masculinas y cambios sociales», es importante subrayar el caracter innovador de dicho volumen, en el que diversos intelectuales como Mabel Burin, Luis Bonino y Juan Carlos Callirgos, entre otros, ponen de manifiesto la necesidad de deconstruir la masculinidad no solo por compromiso politico, sino tambien por el sufrimiento que conlleva para los propios los varones. No menos interes merecen las investigaciones del antropologo Joan Frigole (1997, 1999), que pone de manifiesto e1 impacto 271 de Ia educaci6n y el aprendizaje en Ia construcci6n de Ia masculinidad en el mundo obrero a traves de Ia historia oral de un trabajador nacido en 1 901 en Calasparra (Murcia). En el ambito de Ia antropologia y Ia sociologia, son igualmente relevantes los trabajos de Rafael Montesinos (2002) sobre Ia crisis de identidad de los varones a raiz de los recientes cambios en las relaciones de genero, asi como Ia emergencia de nuevos roles y Ia evoluci6n de Ia patemidad o Ia sexualidad. Desaciertos de David Gilmore Desgraciadamente, algunas publicaciones antropol6gicas sobre masculinidad carecen de rigor cientifico, y son fruto del deseo de abrirse paso en el mercado editorial utilizando como trampolin un tema de moda. La obra de David Gilmore titulada Hacerse hombre. Concepciones culturales de Ia masculinidad ([1 990], 1 994) es un claro ejemplo de lo expuesto anteriormente. El autor desconoce el alcance de las teorias de genero forj adas durante aiios en Antropologia y se aventura en un mar de confusiones. Sin embargo, se trata de un texto bastante conocido y traducido al castellano, por lo que considero necesario puntualizar algunos errores fundamentales en los planteamientos de Gilmore. Quiza el asunto mas relevante es que David Gilmore no muestra interes por conocer Ia teoria desarrollada durante decadas en el campo de Ia Antropologia del Genero, y Ia construecion cultural de Ia masculinidad no puede ser estudiada en Ia actualidad sin recurrir al enfoque de genero. Pero el desconocimiento de las bases te6ricas en tomo al genero no le impide criticar a las antrop6logas feministas por haber «descuidado» el estudio de Ia masculinidad ([ 1 990], 1 994: 15). Gilmore justifica su desconocimiento de Ia producci6n cientifica en tomo al genero alegando que su libro esta escrito desde una «perspectiva masculina», es decir, que utiliza datos reunidos principalmente por antrop6logos varones. Mas concretamente, el 86,5% de las personas citadas en Ia bibliografia son hombres. Si tenemos en cuenta que los 272 estudios sobre Antropologia del Genero han sido fundamentalmente desarrollados por antrop6logas, que tambien han analizado Ia construcci6n cultural de Ia masculinidad, el desconocimiento de Ia teoria generada es palmario. Ademas, el hecho de obviar a las mujeres y centrarse exclusivamente en los hombres no le permite darse cuenta de que existe un «sistema de genero» que se sitUa por encima de Ia masculinidad y que es necesario conocer para explicar el funcionamiento de las estructuras patriarcales. En este sentido, cae en los mismos errores que Ia primera etapa de las investigaciones de genero, denominada «Antropologia de Ia Mujeo>. No obstante, Gilmore Ianza preguntas muy sugerentes como: l,por que no puede una sociedad industrial moderna existir y progresar sin un rol masculino agresivo?, l,hay algo en las sociedades complejas que, en sentido general, requiera la existencia de estos roles masculinos?, pero no las contesta ni establece hipoteticas respuestas. Por otra parte, David Gilmore utiliza masculinidad como sin6nimo de virilidad a lo largo de su libro, aunque no se trata de conceptos equivalentes, por lo que un analisis del uso y los referentes simb6licos de ambos terminos hubiese sido muy pertinente. Ademas, creemos que no existe equivalencia en el caso de las mujeres, ya que U.nicamente contamos con el concepto de feminidad y no de «hembricidad» o «ginecidad». Quiza porque virilidad tiene que ver con potencia, heroicidad y tambien con poder, y una mujer fuerte, heroica o poderosa seria socialmente caracterizada precisamente de «viril» o «varonil» ( o incluso «masculina» ). Precisamente, Ia literatura espanola del Siglo de Oro (Lope de Vega, Cervantes, etc.) ofrece numerosos ejemplos de mujeres o actitudes femeninas calificadas de «varoniles». Los razonamientos de Gilmore giran en torno a varios puntos fundamentales que examinare detenidamente: a) Ia dureza de las pruebas de masculinidad rituales que constatan Ia relatividad de Ia dominaci6n masculina; b) las mujeres no tienen que demostrar su feminidad porque su anatomia habla por si misma; c) Ia dominaci6n masculina esta basada en Ia mayor fuerza fisica de los varones, y d) Ia existencia de un modelo «casi universal» de var6n preiiador, protector y proveedor. 273 En primer lugar, analizare su hipotesis de que los «agotadores rituales» y las «agonias» por las que tienen que pasar los hombres para demostrar su virilidad contradicen la preponderancia de la dominacion masculina. Gilmore opina que «los marxistas mas doctrinarios» (solo cita a Godelier) y las «feministas radicales» (unicamente cita a Ortner, que no es precisamente radical) consideran la «ideologia sexual» como una mistificacion de las relaciones de poder con una funcion explotadora y piensa que esta explicacion unicamente podria ser aplicable a contextos donde impera un patriarcado extremo y la dominacion masculina es muy fuerte. Al mismo tiempo considera que no quedan claros los casos en que los varones deben probar su masculinidad y existe una relativa «igualdad sexual». Pero no es consciente de que las pruebas de virilidad no estan refiidas con el privilegio de ostentar el poder y dominar, puesto que son expresiones de esa misma ideologia de genero. Para Gilmore, la existencia de «pruebas de virilidad» exime a los varones de su responsabilidad como dominadores y le lleva a afirmar que la concepcion de la masculinidad no tiene una funcion opresora. Sin embargo, la Antropologia del Genero ha demostrado que la dominacion «masculina» no solo se ejerce bacia las mujeres sino tambien bacia los hombres considerados «menos viriles» (Miedzan, 1 991 ). Pero Gilmore no interpreta «las pruebas de virilidad» como un poderoso instrumento simbolico que dota a los hombres de poder para dominar, y que les permite utilizar la violencia y la agresividad de forma socialmente aceptada y legitima. Tampoco se plantea por que los hombres no se rebelan contra la «agonia» de tener que demostrar la virilidad ni se pregunta si <<todos» los=”” hombres=”” encuentran=”” opresivo=”” reafirmar=”” su=”” masculinidad.=”” y=”” si=”” fuese=”” asi,=”” wor=”” que=”” no=”” intentan=”” cambiarlo?=”” l,no=”” potencian=”” ellos=”” mismos=”” valores=”” de=”” la=”” virilidad?=”” es=”” evidente=”” «inconvenientes»=”” tener=”” demostrar=”” virilidad=”” constituyen=”” razones=”” suficientemente=”” poderosas=”” para=”” reivindicar=”” una=”” posicion=”” social=”” consideran=”” menos=”” privilegiada.=”” en=”” segundo=”” iugar,=”” planteare=”” algunas=”” objeciones=”” a=”” afirmacion=”” gilmore,=”” segiln=”” cual=”” feminidad=”” algo=”” se=”” 274=”” desarrolla=”” naturalmente=”” sin=”” necesidad=”” intervencion=”” cultural=”” (gilmore=”” [1=”” 990],=”” 1=”” 994:=”” 27).=”” siguiendo=”” razonamiento,=”” tienen=”” independientemente=”” anatomia,=”” mientras=”” las=”” mujeres=”” les=”” exige=”” 23).=”” cuanto=”” pruebas=”” feminidad,=”” ampliamente=”” conocido=”” ia=”” depilacion=”” piemas,=”” ingles=”” axilas=”” cera=”” caliente=”” o=”” con=”” halawa=”” (una=”” especie=”” caramelo=”” obtiene=”” mezclando=”” a.zucar,=”” agua=”” limon=”” utiliza=”” el=”” mundo=”” arabe)=”” practicada=”” manera=”” muy=”” extendida=”” todos=”” estratos=”” sociales=”” sociedades=”” meditemineas=”” otras,=”” partir=”” pubertad,=”” constituye=”” prueba=”” cruel=”” dolorosa,=”” peculiaridad=”” solo=”” realiza=”” vez=”” vida=”” sino=”” mensualmente=”” bimensualmente=”” como=”” un=”” recuerdo=”” social.=”” lgualmente,=”” mutilaciones=”” genitales=”” femeninas=”” «alto=”” riesgo»,=”” puesto=”” tanto=”” jovenes=”” futuro=”” estan=”” peligro.=”” durante=”” ritual=”” mutilacion=”” nifias=”” deben=”” llorar,=”” portarse=”” «como=”” mujer».=”” del=”” mismo=”” modo,=”” ponerse=”” tacones=”” dafian=”” columna=”” vertebral=”” otros=”” accesorios=”” femeninos=”” son=”” formas=”” culturales=”” control=”” cuerpo=”” comportamiento=”” materializan=”” «pruebas=”” feminidad».=”” asimismo,=”” problema=”” cumplimiento=”” «sus=”” obligaciones»=”” arriesgan=”” perder=”” reputacion,=”” pero=”” consciente=”” ni=”” siquiera=”” pierden=”” reputacion=”” porque=”” han=”” adquirido=”” previamente.=”” tercer=”” gilmore=”” considera=”” reduccionista=”” explicacion=”” biologicista=”” evolucionista=”” segim=”” hombre=”” seria=”” geneticamente=”” innata=”” mas=”” agresivo=”” solidario,=”” afirmaban=”” principales=”” teorias=”” unilineales=”” modelo=”” hombre-cazador=”” creador=”” cultura.=”” embargo,=”” sexualidad=”” agresiva=”” masculina=”” tiene=”” «algo=”” natural»=”” puede=”” ser=”” invento=”” puramente=”” cultural.=”” «fuerza=”” fisica»=”” valor=”” primordial,=”” menudo=”” repite=”” «hombres=”” altos=”” fuertes=”” pueden=”” obligar=”” bien=”” por=”” fuerza,=”” amenazas=”” fuerza»=”” 216).=”” pero,=”” rea-=”” 275=”” lidad,=”” fuerza=”” clave=”” dominacion=”” mujeres,=”” sistema=”” ideologico=”” genero.=”” mas,=”” miedo=”” ocasiones=”” mucho=”” poderoso=”” fisica.=”” otra=”” parte,=”” rechaza=”” explicaciones=”” psicoanaliticas=”” clasicas=”” sobre=”” proyeccion=”” complejo=”” edipo=”” castracion=”” pasarian=”” nivel=”” individual=”” al=”” decir,=”” esta=”” acuerdo=”” ideales=”” masculinidad=”” serian=”” compensaciones=”” contra=”” ese=”” miedo.=”” este=”” antropologo,=”” acertada=”” procede=”” postfreudianas,=”” estudios=”” defiende=”” desarrollo=”” libro.=”” expone=”” importancia=”” unidad=”” simbiotica=”” originaria=”” madre=”” trauma=”” supone=”” separarse=”” convertirse=”” masculino=”” independiente.=”” buscar=”” consuelo=”” regazo=”” ante=”” peligro=”” tendencia=”” humana=”” «universal».=”” involucion=”” psiquica=”” regresion=”” etapa=”” anterior=”” placentera=”” quietud=”” es,=”” actitud=”” generalizada=”” mental.=”” consistiria=”” sustituir=”” principio=”” placer=”” realidad,=”” aceptando=”” responsabilidad=”” trabajo.=”” sentido,=”” escribe:=”” «la=”” barrera=”” erigir=”” frente=”” entropia,=”” enemigos=”” humanos,=”” fuerzas=”” naturaleza,=”” tiempo=”” todas=”” debilidades=”” humanas=”” hacen=”” peligrar=”” grupos»=”” [=”” 220).=”” y,=”” respecto=”” «varon=”” omnipresente»=”” -aunque=”” universal-=”” basicamente=”” preiiador,=”” protector=”” proveedor»,=”” propio=”” antropologo=”” victima=”” etnocentrismo=”” genero=”” imperante,=”” ya=”” llega=”” asumir=”” dominantes=”” imagen=”” proveedor=”” mujer=”” pasiva.=”” ning(m=”” caso=”” contribucion=”” reproduccion=”” especie,=”” desde=”” luego,=”” mayor=”” mujeres.=”” ideologia=”” patriarcal=”” valorara=”” obviamente=”” varones=”” estimen=”” potencia=”” sexual=”” adquieran=”” prestigio=”” queqarse=”” embarazadas.=”” todo=”” ello,=”” sociedad=”” sus=”” patriarcales=”” 276=”” multipliquen=”” necesario=”” nazcan=”” nifios=”” nifias;=”” ello=”” hay=”” convencer=”” identidad=”” realizaci6n=”” pasa=”” padres=”” madres.=”” var6n=”” proveedor,=”” habria=”” matizar=”” idea.=”” primer=”” lugar,=”” mayoria=”” tambien=”” proveedoras,=”” dedican=”” —o=”” parte=”” de-=”” familia=”” incluye=”” maridos,=”” hijos,=”” hijas,=”” frecuencia=”” parientes,=”” aunque=”” reconocidas=”” tales=”” ausencia=”” salario=”” convierten=”” trabajo=”” «obligaci6n=”” moral».=”” establece=”” curioso=”” paralelismo=”” entre=”” papel=”” varones:=”” forma=”” alimentar=”” difiere.=”” dan=”” comer=”” demas=”” directamente.=”” lo=”” cuerpo,=”” leche=”” amor.=”” esto=”” sacrificado=”” generoso.=”” sorprendentemente,=”” “verdad”=”” amamantan,=”” guste=”” diga=”” asi.=”” aportaci6n=”” indirecta,=”” tanto,=”” conceprua=”” facilmente.=”” cuidan=”” vertiendo=”” sangre,=”” sudor=”” semen;=”” llevando=”” casa=”” alimento=”” hijo=”” madre,=”” produciendo=”” muriendo=”” necesario,=”” lugar=”” lejano=”” proporcionar=”” refugio=”” seguro=”” gente.=”” eso=”” criar=”” sentido=”” dotar=”” aumentar=””>> (Gilmore [ 1 990], 1 994: 223). El libro de Gilmore termina con la siguiente frase: «Mientras haya batallas por librar, guerras por ganar y trabajo duro por hacer, algunos de nosotros tendremos que “actuar como hombres”» ([ 1 990], 1 994: 225). Pero el «trabajo duro» no lo hacen exclusivamente los hombres, como se desprende de esta frase. Ambos sexos trabajan duro y las actividades que realizan dependen de la division generizada del trabajo en cada una de las sociedades. Ademas, en el caso de las mujeres, su trabajo es duro, esta infravalorado y no remunerado. No obstante, Gilmore sostiene ideas asumibles desde el punto de vista de la teoria generada en Antropologia del Genero, como la siguiente: «Las ideologias de la virilidad obligan a los hombres a prepararse para la lucha bajo pena de verse despojados de su identidad» (Gilmore [ 1 990], 1 994: 2 1 5). 277 Hijras. (Foto: David Klammer). Aunque seria mucho mas correcto decir: «El sistema de genera obliga a hombres y mujeres a admitir los valores asociadas a la masculinidad y a la feminidad bajo pena de verse despojados de su identidad.» ANTROPOLOGiA «QUEER» Este apartado constituye una breve presentaci6n de las teorias desarrolladas en el ambito de la neonata Antropologia queer, una corriente antropol6gica de solo 15 afios de edad que floreci6 en los afios 90 marcada por el impacto del postmodemismo. Se trata de una corriente norteamericana cada vez mas reconocida, aunque atin muy minoritaria en el ambito hispano. Las nuevas propuestas te6ricas y metodol6gicas de la teoria queer han permitido profundizar en la critica al binarismo excluyente implicito en las categorias mas utilizadas en la 278 investigaci6n cientifica sobre sexualidad y genero tales como hombre/mujer y/o heterosexual/homosexual. Estos estudios han privilegiado conceptos como ambigiiedad y jluidez para describir y analizar los cuerpos sexuados (Butler, 1 990; Preciado, 2002), considerando fundamental Ia desestabilizaci6n de las normativas de genero imperantes, asi como Ia deconstrucci6n de las identidades genericas lineales. Estoy de acuerdo con Virginia Maqueira en que el desarrollo te6rico queer aun no ha avanzado lo suficiente y «aunque la queer theory ha aportado una mayor complejidad y un nuevo desafio te6rico-metodol6gico, ampliando los horizontes de los estudios de genero, la deriva idealista y voluntarista que constatamos a menudo en algunos trabajos desdibuja su potencial analitico» (Maqueira, 200 I : 173 ). No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de una construcci6n te6rica bastante fertil, si somos conscientes de sus pocos afios de vida. En Ia pnictica, Ia expresi6n queer, que originalmente significa extraiio o inusual, se utiliza para definir a un amplio grupo de personas: lesbianas, gays, bisexuales, transgenero, transexuales, homosexuales e intersexuales. Basicamente se • trata de personas, comportamientos o grupos que transgreden la heteronormatividad. El surgimiento de Ia teoria «queer» La teoria queer esta muy relacionada con los estudios de genero y, muy especialmente, con Ia Antropologia del Genero, I ya que entre sus objetivos mas inmediatos se encuentra la deconstrucci6n de las identidades sexuales aparentemente estables y, particularmente, Ia desestabilizaci6n del binomio heterosexual/homosexual. Pero el movimiento queer no se detiene en Ia critica de Ia construcci6n de las identidades sexuales, sino que amplia su radio de acci6n a entramados sociales de nuevo calado como Ia etnicidad, Ia religion, Ia ecologia y, en general, los grupos marginados por el capitalismo globalizado de fines del siglo xx (Merida Jimenez, 2002: 21 ). De hecho, los estudios queer desarrollados por investigadores afroamericanos/as 279 Manifestantes del movimiento queer en Estados Unidos. y/o latinoamericanos consideran esencial la articulaci6n de estos factores. Se trata de una perspectiva de investigaci6n muy actual que refule esfuerzos desde ambitos muy diferentes. Esta linea de investigaci6n surge en Ia segunda mitad de los afios 80 y esta muy vinculada al movimiento social 1 desarrollado a partir del impacto del SIDA, pero tambien estrechamente ligada al movimiento feminista y a Ia izquierda politica. En Ia actualidad, contamos con una producci6n cada vez mas fertil en torno a los Queer Studies fundamentalmente en el ambito anglosaj6n, y aunque existen algunos textos publicados en castellano, continua siendo un ambito de investigaci6n muy minoritario en el Estado espafiol. Entre los te6ricos y te6ricas fundamentales del movimiento queer aglosaj6n, podemos citar a Eve Kosofsky Sedgwick (2002), Nicholas Bradford ( 1 998) y Judith Butler, cuyo libro Gender Trouble ( 1990) supuso una intervenci6n provocativa en las investigaciones de genero, ademas de ser considerado uno de los textos fundadores de Ia teoria queer. En el ambito franc6fono destaca Marie-Helene Bourcier (200 1), y en el mundo hispano Beatriz Preciado (2002), Jose Antonio Nieto ( 1998) y Ra- 280 fael Merida Jimenez (2002). En cuanto a Ia Antropologia queer, sobresalen investigadores como Ellen Lewin (2002), William L. Leap (2003), Will Roscoe ( 1 998), o Serena Nanda (2000). Por su parte, Robert Goss y Amy Adams ( 1 997) compilaron un volumen de articulos sobre parentesco queer titulado Our families, our values. Snapshots of queer kinship, que incluye aportaciones desde distintos ambitos de conocimiento. Asimismo, Evelyn Blakwood y Saskia Wieringa ( 1 999) editaron un libro sobre relaciones homosexuales y deseo femenino desde una perspectiva cross-cultural. Pero ;.que significa «queen>? Pero i,que significa queer ? Y i,por que se ha optado por mantener en castellano el vocablo original anglosaj6n? Rafael Merida Jimenez explica que el concepto queer implica rareza y extraiiamiento y que, a nivel coloquial, puede convertirse en un insulto sexual dirigido a hombres y mujeres (2002: 1 9). Se podria decir que «queen> hace referencia a formas de vida e identidades «diferentes», que se salen de Ia norma establecida por la ideologia y los estereotipos dominantes. Ademas, «queen> tiene un caracter muy polisemico y esta estrechamente relacionado con el activismo politico. Asimismo, Ia palabra queer , como gender , puede tomar forma de adjetivo o de verbo, algo que resulta relativamente forzado en espaiiol. Quiza Ia explicaci6n mas acertada del vocablo nos Ia ofrezca precisamente Ia traductora de Ia monografia titulada Sexualidades transgresoras. Una anto/ogia de estudios queer , editada por Rafael Merida, en su esfuerzo para explicar a los lectores y lectoras profanos su significado mas profundo: «El termino queer seiiala formas de comportamiento, relativas o no a Ia sexualidad, que son reprensibles o sospechosas desde Ia moral dominante. Utilizado de forma peyorativa con relaci6n a Ia sexualidad, queer ha designado y, para muchos, sigue designando Ia falta de decoro y Ia anormalidad de las practicas y orientaciones de los gays y las lesbianas. Los discursos politicos del activismo gay y lesbiano 28 1 recuperan y reincorporan este termino reprobado en defensa de Ia diferencia sexual y su cuestionamiento de las categorias basadas en las identidades sexuales y de genero convencionales. Las pnicticas queer (queerness) consisten, por tanto, en desestabilizar (to queer) normas que son solo aparentemente fijas» (Oliver-Rotger, en Merida Jimenez, 2002: 27). Romper con los codigos heteronormativos En definitiva, una de las maximas de la Antropologia queer es romper coli los codigos duales de los comportamientos heteronormativos. En este sentido, Butler planteo que cualquier teoria feminista que restringiera el significado del genero a las presuposiciones de sus propias practicas heteronormativas establecia normas exclusivistas, generalmente de caracter homofobico (Butler [ 1 990], 2001: 8). Por ello, plantea la necesidad de legitimar practicas genericas y sexuales minoritarias, apoyandose a menudo en proposiciones postestructuralistas. La pregunta que Butler se hace es: (,COmo pueden las practicas sexuales no normativas cuestionar la estabilidad del genero en tanto que categoria de analisis? Para Butler, la inclusion de todos los discursos sobre el sexo, las identidades sexuales y las practicas sexuales resulta fundamental para el avance de las teorias de genero porque contribuye a desestabilizar esta categoria. Los investigadores queer denuncian que la heterosexualidad se homologue en la ideologia dominante a la identidad sexual «natural». Kosofsky considera, por ejemplo, que esta creencia lleva al suicidio a personas que no se identifican con estas formas simbolicas de expresion de la identidad personal. Sostiene que los adolescentes queer tienen dos o tres veces mas probabilidades de intentar suicidarse y de conseguirlo que otros jovenes, y que, en Estados Unidos, casi un 30% de los jovenes que se suicidan son gays y lesbianas (Kosofsky, 2002:29). La idea expresada por Kosofsky se podria resumir en la maxima de la autora que expone: «nuestra cultura niega y destruye energias y vidas queen>. Precisamente, el conocimiento antropologico ha contribuido enormemente al desarrollo de 282 planteamientos homof6bicos al estudiar otras culturas desde presupuestos etnocentristas que asocian heterosexualidad a normalidad. Este es el caso de Malinowski, quien censura claramente las pnicticas homosexuales entre los trobriands, calificandolas de «aberraciones y/o perversiones sexuales» ([ 1 929], 1 975 : 335, 336), e interpretandolas como una consecuencia de Ia administraci6n colonial, ya que numerosos indigenas se encontraban concentrados en centros de misioneros, prisiones o barracas de plantaciones separados por sexos. Malinowski llega a escribir que algunos informadores le comunicaron que Ia homosexualidad era practicada antaiio, pero tinicamente por individuos «deficientes mentales» ([ 1 929], 1 975 : 336). La lucha contra las posiciones homof6bicas en Ia construcci6n cientifica ha contribuido a que, en general, los estudios queer esten marcados por el humanismo de los hombres y mujeres que utilizan este enfoque metodol6gico. Llama Ia atenci6n Ia implicaci6n personal de quienes investigan desde Ia perspectiva queer en Ia elecci6n de las tematicas, Ia ideologia y Ia metodologia empleada. Algunos autores, como en el caso de Michael Lynch, uno de los pioneros de los estudios queer en Toronto, que falleci6 a causa del SIDA, introduce en sus trabajos de investigaci6n sus propias experiencias personates con la enfermedad a modo de etnografia autobiografica. Asimismo, Arlene Stein ( 1 997) analiza el activismo del lesbian movement en Estados Unidos. En cuanto a Ia ideologia politica, Ia mayoria se definen abiertamente como «gente de izquierdas». Por ejemplo, Eve Kosofsky relaciona Ia direcci6n critica y el posicionamiento politico subversivo que tomaron sus investigaciones queer con el hecho de que le diagnosticaran un cancer de mama, relacionandolo con la construc<;i6n de su identidad generica: «A pesar de que se ha divulgado ampliamente que ser una paciente de cancer de mama desafia de manera singular el propio sentido de “feminidad”, Ia experiencia acaba siendo arquetipica del hecho de “Ser mujer”» (Kosofsky: 2002: 44). Por todo ello, para Merida Jimenez, una persona queer rechaza clasificaciones sexuales y, sobre todo, promueve un cambio social individual y colectivo desde muy diversas instancias, incluida Ia universi- 283 dad, en contra de toda censura (2002: 22). No obstante, en mi opinion, algunas investigaciones queer acaban reduciendo esta terminologia a un sin6nimo culturalista de «gays y lesbianas», aunque pongan de manifiesto que Ia orientaci6n sexual no siempre es estable en las vidas de las personas. De ahi, que la introducci6n del concepto pansexual, que rompe tambien con el binarismo explicito en los terminos homolhetero/bisexual, resulte oportuna. Por otra parte, querer obviar en cierta medida el genero como categoria de analisis debido a su pretendido caracter dualista y, por tanto, conservador (una malinterpretaci6n comprensible) para volver a Ia idea de «sexo/sexualidad», me parece que podria conducir a obviar uno de los nucleos centrales de Ia construcci6n de Ia identidad generica, me refiero a Ia rigida percepci6n de las personas como cuerpos sexuados duales («hombres» por oposici6n a «mujeres») con todo lo que ello supone, especialmente para el movimiento transexual o transgenero. En este sentido, considero mas coherente hablar de «identidad de genero» que de «identidad sexual», como hacen Ia mayoria de las investigaciones queer. El claro posicionamiento de este grupo de intelectuales les ha valido descalificaciones, criticas y acusaciones -en algunos casos sin fundamento y, en otros, fundamentadas. La juventud del proyecto te6rico queer y el caracter voluntarista y marcadamente politico de los intelectuales implicados en el mismo podria conducirlo por caminos poco operativos, especialmente en el mundo academico. AI mismo tiempo, sus oportunos y novedosos planteamientos amplian los horizontes de Ia Antropologia del Genero. Pero quiza lo mas notorio sea el silenciamiento de los estudios queer en numerosos ambitos universitarios. En el caso espaftol, creemos que no existe ninglin curso o asignatura de «Estudios queen> o mas especificamente «Antropologia queen> en las universidades. La etnografia «queer» y su aplicaci6n social La introducci6n de Ia Antropologia queer como un ambito de investigaci6n cada vez mas afianzado, aunque a1ln minorita- 284 rio, tiene que ver con Ia creaci6n de Ia Society of Lesbian and Gay Anthropologist (SOLGA) como una secci6n de Ia American Anthropological Association (AAA). SOLGA se fund6 en el afio 1 988 para promover Ia comunicaci6n, apoyar investigaciones y desarrollar materiales de ensefi.anza y, en definitiva, servir a los intereses de antrop6logos y antrop6logas. Investigaciones antropol6gicas sobre el travestismo en Brasil, las drag queens en Estados Unidos o el parentesco en relaciones gays y lesbicas constituyen nuevos polos de atracci6n para las teorias contemponineas sobre sexo, sexualidad y genero que no pueden obviar Ia producci6n te6rica en el marco de los estudios queer. En Antropologia, los estudios sobre genero y sexualidad han concurrido con preocupaciones antropol6gicas chisicas como Ia construcci6n de Ia persona, el parentesco, Ia familia y Ia comunidad y las formas en que las teorias occidentales sobre sexualidad y genero pueden ser discutibles al describir sociedades no occidentales. Gracias a Ia relevancia que esta adquiriendo Ia teoria queer en el mundo academico, en los ultimos afios han surgido diversas publicaciones en el ambito de Ia Antropologia Queer. Los dos volumenes editados por Ellen Lewin y William L. Leap, titulados Out in the field: Reflections of lesbian and gay anthropologist (2002) y Out in theory: the emergence of gay and lesbian anthropology (2002), constituyen una muestra de ello. Ellen Lewin es profesora de Antropologia del Genero en Ia Universidad de Iowa y sus investigaciones se habian centrado en Ia experiencia de las madres lesbianas en Ia cultura norteamericana (Lesbian mothers: accounts of gender in American culture) y en las ceremonias de compromiso entre parejas homosexuales (Recognizing ourselves: ceremonies of lesbian and gay commitment). En cuanto a William Leap, tambien profesor de Antropologia en Ia American University, habia trabajado fundamentalmente en el campo de 1� lingiiistica, Ia construcci6n de Ia masculinidad y Ia identidad gay (Word s out: Gay men s English). El primero de estos libros, Out in the field, mas centrado en el proceso etnografico, es una investigaci6n en Ia que diferentes antrop6logos y antrop6logas hablan de sus experiencias estu- 285 diando diferentes culturas desde una perspectiva gay o lesbica. Los distintos articulos recopilados en este volumen exploran como los antropologos y antropologas plantean temas sobre Ia identidad y Ia sexualidad durante Ia realizacion del trabajo de campo, asi como en su vida profesional. Se abordan temas relacionados con el impacto que puede tener Ia explicitacion de Ia orientacion sexual del antropologo o Ia antropologa durante el trabajo de campo y se estudia como se perciben sus investigaciones en relacion con su identidad generica. En definitiva, Ia personalidad del antropologo/a, considerada critica para Ia investigacion etnognifica, constituye el fundamento del libro. Dilemas eticos, intimos e intelectuales que se presentan al estudiar poblaciones gays y lesbianas y el impacto que en sus carreras ha tenido decantarse por una perspectiva queer. AI mismo tiempo, Lewin y Leap subrayan Ia falta de conocimiento e informacion etnognifica sobre «culturas homosexuales» y «perspectivas homosexuales». En cuanto al segundo volumen, Out in theory, el objetivo es profundizar en los aspectos teoricos que definen este campo de investigacion emergente, asi como reflexionar sobre las direcciones que puede ir tomando Ia perspectiva queer en antropologia. Ellen Lewin considera que Ia Antropologia Feminista ha contribuido enormemente a definir y desarrollar Ia teoria queer en Antropologia y a promover las investigaciones sobre raza, sexo-sexualidad y genero. Otras obras fundamentales en Ia construccion de Ia etnografia queer son los trabajos de Will Roscoe sobre el tercer y cuarto genero entre los nativos de America del Norte ([ 1 998], 2000) y Ia obra conjunta de Roscoe y Stephen 0. Murray sobre homosexualidades africanas ([ 1 998], 200 1 ). El primer volumen documenta Ia presencia de roles de genero alternativos en 1 50 grupos de amerindios. A traves del trabajo de campo y los estudios de casos concretos, Roscoe ofrece una vision global de Ia diversidad de genero y su papel en Ia historia y Ia actualidad de ciertas comunidades amerindias. Sus presupuestos desafian las concepciones chisicas de Ia identidad sexual e incluso de las primeras investigaciones en Antropologia del Genero. 286 Uno de los problemas metodologicos que Roscoe se plantea es si Ia denominacion tradicional de estas personas en ingles, llamadas berdaches, es pertinente a pesar de su etimologia (se trata de una palabra persa para describir a los jovenes amantes homosexuales masculinos que los espaiioles utilizaron peyorativamente en el siglo XVI para designar a los amerindios y que, finalmente, se adopto en ingles con connotaciones igualmente negativas). Iniciativas recientes propusieron el uso del termino «Two spirits», pero Roscoe, como otros antropologos, opto por continuar utilizando el termino «berdache» porque consideraba que el neologismo tampoco solucionaba los problemas al presentar una vision dualista (Roscoe [ 1 998], 2000: 1 6- 1 8). En algunos casos, los berdaches disfrutan de respeto y privilegios especiales; en otros les tienen miedo por sus supuestos «poderes sobrenaturales». Los casos de exclusion, segt!n Roscoe, se presentan individualmente y no debido al rol de genero alternativo, al menos en todos los casos que ha documentado hasta el siglo XX (Roscoe [ 1 998], 2000: 1 1 ). Por lo que respecta al volumen sobre homosexualidades africanas, titulado Boy-wives and female husbands. Studies on African homosexualities ( 1 998), se trata de diversas contribuciones de antrop6logos y antrop6logas (Haberlandt, Davidson, Gaudio, Ajen, Tessman, Cavassi, etc.) que pretenden romper con el mito de la «virilidad» africana y explorar los matrimonios entre personas del mismo sexo, asi como analizar otras formas de construcci6n de Ia identidad sexual y de genero a traves de datos etnognificos recopilados en diversas areas culturales subsaharianas. Roscoe y Murray subrayan en el pr6logo que numerosos/as antropologos/as han negado la existencia de relaciones homosexuales en el Africa negra debido a Ia construcci6n social de las relaciones entre negritud y virilidad durante el periodo colonial. Del mismo modo, subrayan que los antrop6logos que observaron Ia presencia de homosexualidades africanas, haciendo gala de cierta homofobia, interpretaron que se debia fundamentalmente a Ia falta de mujeres (o de hombres), a una fase adolescente, etc., descartando el deseo homoer6tico (Roscoe y Murray [ 1 998], 2001: 14 ). El libro esta organizado geogra- 287 ficamente y cubre diversos grupos etnicos subsaharianos: a) Cuemo de Africa, Sudan y Africa del este: kikuyu, azande, amhara y ny�sa; b) Africa occidental: wolof, dagara, hausa y yoruba; c) Africa central: bafia, fang, basongye, kongo, mbundu y ambo; d) Africa del sur: herero. Los estudios sobre religiosidad y sexualidad estan igualmente muy presentes en el ambito de los estudios queer , como pone de manifiesto el libro de Nelson y Longfellow ( 1 996) titulado La sexualidad y lo sagrado, en el que diversos autores y autoras se plantean como superar el esencialismo sexual a traves de argumentaciones procedentes del ambito de la espiritualidad relativos al deseo lesbiano, la etica sexual o el heterosexismo y la practica pastoral. Asimismo, buena parte de las aportaciones al estudio del parentesco queer compiladas en Our families, our values ( 1 997) proceden del ambito de la teo1ogia. No obstante, quiero recordar que la especificidad de la Antropologia Queer no es que el objeto de estudio sea la homosexualidad ni que los antrop6logos/as que la realicen sean gays o lesbianas, sino que utilicen una perspectiva queer para deconstruir las identidades genericas estables en la ideologia dominante y reflexionar en tomo a las relaciones entre sexo/sexualidad y genero. Precisamente, porque: «La legitimaci6n de los homosexuales como minoria normalizada no es entendida como una victoria sino como una perpetuaci6n del regimen social que sustenta dominaciones, jerarquias y exclusiones» (Merida Jimenez, 2002: 1 8). De hecho, existen numerosos trabajos antropol6gicos sobre travestismo, transexualidad, etc., en otras culturas que no estan realizados desde el enfoque queer , sino que, al contrario, contribuyen al mantenimiento de la percepci6n de Ia estabilidad de las identidades genericas, presentando a estas personas como diferentes o incluso an6malas desde un claro sesgo homof6bico. En definitiva, se pueden abordar y se han abordado temas de investigaci6n antropol6gica desde perspectivas homof6bicas a lo largo de Ia historia de Ia disciplina, y estas posiciones serian precisamente contrarias y opuestas a los presupuestos de la teoria queer. 288 En conclusion, estoy de acuerdo con Virginia Maqueira (200 1 : 1 73) en que el desarrollo te6rico queer atin no ha avanzado lo suficiente y aunque Ia queer theory ha aportado una mayor complejidad y un nuevo desafio te6rico-metodol6gico, ampliando los horizontes de los estudios de genero, Ia deriva idealista y voluntarista que constatamos a menudo en algunos trabajos desdibuja su potencial analitico. No obstante considero que para Ia Antropologia del Genero resulta fundamental analizar e incorporar Ia teoria queer al corpus de Ia disciplina. MUJERES, ESPIRITUALIDAD Y ECOSISTEMA Las investigaciones ecofeministas se encuentran estrechamente vinculadas a Ia nueva Antropologia Ecol6gica y/o Ia llamada Etnoecologia, cuyo objeto de estudio son las relaciones entre los seres humanos y el medio ambiente. Marvin Harris, entre otros, ha contribuido al desarrollo de este enfoque antropol6gico con sus investigaciones sobre las vacas sagradas en Ia India (Harris, 1 980). Aunque Harris pone el enfasis en Ia distancia entre el discurso espiritual y Ia cultura material, otros autores y autoras (Boff, 2001; Shiva, 1 988) argumentan que Ia religiosidad puede ser un elemento importante para Ia construcci6n de un ecosistema mundial eticamente sostenible. La Antropologia del Genero tambien se ha hecho eco de esta perspectiva de investigaci6n a traves de las aportaciones de diversas te6ricas (Shiva, 1 988; Gebara, 2000; Sorj, 1 992). El objetivo de este apartado es ofrecer algunas pinceladas sobre las contribuciones de las investigadoras ecofeministas a Ia Antropologia del Genero. Mujeres del mundo y ecofeminismo Ecologismo y feminismo son movimientos sociales representativos de los intereses politicos, intelectuales y sociales del siglo XXI. Ambas corrientes simbolizan Ia busqueda de condiciones de vida mas igualitarias entre los seres hu- 289 manos que, al mismo tiempo, sean respetuosas con el medio ambiente y todas las formas de vida. Son movimientos cargados de pensamientos ut6picos que proponen cambios para una mejor convivencia futura y que entrafian una clara conciencia politica. El ecofeminismo reune las ideologias de ambos movimientos oponiendose a Ia doble explotaci6n del ecosistema y de las mujeres en los sistemas patriarcales (Mies y Shiva, 1 997). El objetivo es transformar el mundo para convertirlo en un espacio de convivencia mas justo. Las investigaciones ecofeministas comenzaron en los afios 70 y el termino fue introducido por Ia soci6loga feminista Fran9oise D’Eaubonne para explicitar Ia lucha por una transformaci6n de las relaciones entre las mujeres, los hombres y el ecosistema ante el desastre medioambiental contemporaneo (Gebara, 2000: 1 7). El contenido expresamente politico de este movimiento de mujeres ha favorecido su estudio desde el ambito de Ia antropologia econ6mica y politica (Comas, 1 998: 1 50- 1 62). En sus etapas iniciales, el ecofeminismo estuvo asociado a Ia corriente esencialista del feminismo, es decir, al feminismo de Ia diferencia. Posteriormente, el movimiento avanz6 hacia una linea constructivista alejandose del esencialismo original. Este primer ecofeminismo estuvo claramente marcado por Ia espiritualidad: Ia teologia constituia el tel6n de fondo. Posteriormente, con el auge del ecofeminismo constructivista, muchas te6ricas se mostraron partidarias de posiciones mas escepticas. Por otra parte, el ecofeminismo esta asociado desde sus origenes a los paises del hemisferio Sur; de hecho, Ia mayoria de las investigadoras ecofeministas proceden de paises surenos y muchas han convivido con mujeres rurales y mujeres pobres, compartiendo sus preocupaciones. Su experiencia con Ia exclusion, Ia marginaci6n y Ia pobreza de las mujeres de los paises empobrecidos constituye uno de los sellos del ecofeminismo. En denitiva, espiritualidad, mujeres y sur son las tres palabras claves de Ia corriente ecofeminista en Ia actualidad. El hinduismo y el cristianismo ecumenico son las principales escuelas espirituales, fuentes de inspiraci6n de las investigadoras ecofeministas. La hindu Van dana Shiva ( 1 988), 290 La hindu Vandana Shiva, una de las te6ricas mas importantes del ecofeminismo. seguidora de las teorias de Gandhi, es una de las fundadoras y mas prolificas representantes del primer ecofeminismo espiritualista y esencialista. Por otra parte, en el ambito latinonamericano, cabe destacar a la religiosa brasileiia Yvone Gebara (2000), que ha aportado novedosas perspectivas desde la teologia cristiana de la liberaci6n. Gebara, no obstante, no suscribe la perspectiva esencialista. Asimismo, la hindu Bina Agarwal se aleja de la espiritualidad aproximandose al 29 1 ecofeminismo desde una posicion teorica mas cercana al materialismo y, en ocasiones, se opone a las ideas de su compatriota Vandana Shiva. En consecuencia, no existe una unica linea de pensamiento ecofeminista, sino distintas tendencias ecofeministas con sus lideres correspondientes. Esto ha permitido un fructifero debate, asi como la critica y la construecion de las diversas posiciones. Las principales criticas hacia las diversas tendencias ecofeministas se pueden resumir asi: a) las criticas al caracter reduccionista del primer ecofeminismo aludian a la excesiva sublimacion de la relacion entre mujer y naturaleza; b) asimismo, algunas intelectuales feministas se opusieron a la asociacion de ideales ecologistas y feministas alegando que la dominacion masculina era muy anterior a la destruccion sistematica del ecosistema que consideraban propia de la modemidad; c) por su parte, hubo mujeres que consideraban que la union de ambas corrientes –ecologia y feminismo- suponia una ampliacion excesiva de objetivos y reivindicaciones (Gebara, 2000: 20). La corriente esencialista-espiritualista La hindu Vandana Shiva es una de las representantes mas conocidas del ecofeminismo espiritualista. Shiva ( 1 988) plantea que Ia ideologia patriarcal y el capitalismo industrial amenazan con aniquilar Ia naturaleza y todo el genero humano. Vandana sostiene que Ia naturaleza no debe ser considerada y utilizada como un simple recurso a disposicion de los seres humanos. Los cimientos de su pensamiento se encuentran en la obra de Gandhi, de donde toma el concepto de ahimsa, que podemos traducir como «no violencia activa» o «no violencia creativa». Asimismo, su obra se caracteriza por el holismo y la observacion participante. Por ello, dedica su obra a «las mujeres, los campesinos y pueblos tribales de la India» que le enseiiaron a pensar desde la ecologia. De hecho, su convivencia con las mujeres chipko ( campesinas de Uttar Pradesh en la India) constituye uno de los motores de su pensamiento y la base de sus investigaciones. 292 Las mujeres chipko paralizaron Ia desforestacion en el Himalaya en Ia decada de los 70 atandose a los arboles para impedir su tala. Guiadas por Mira Bhen, una de las discipulas mas directas de Gandhi, y por seguidoras de esta como SaraJa Bhen, estas mujeres rurales participaron activamente en las politicas de desarrollo. La base organizativa se establecio a partir de Ia creacion de un ashram (centro de reuniones y meditacion) coordinado por las lideres que reclamaban el derecho a utilizar los productos forestales de Ia region. Las mujeres del movimiento chipko consiguieron que los comerciantes de Ia region se unieran a su causa y expulsaron a los contratistas forasteros; pero una vez lograda Ia expulsion, los contratistas y miembros de las cooperativas locales, fundamentalmente hombres, las abandonaron y se organizaron para explotar los bosques a traves de un organismo oficial para el «desarrollo forestal». A pesar de ello, se enfrentaron a sus parientes y vecinos para impedir Ia venta de los bosques cornunates y consiguieron derrotarlos. Las canciones desempeiiaron un papel fundamental como elemento simbolico de union del grupo, y las entonaban cada vez que realizaban acciones protesta. La toma de conciencia respecto al problema forestal condujo a las mujeres chipko a una mayor solidaridad de grupo, alimentando su autoestima, de manera que continuaron con su lucha politica denunciando Ia violencia de genera. Vandana Shiva, marcada por su experiencia con el movimiento chipko, critico el colonialismo y el modelo de desarrollo capitalista, responsabilizando a Occidente de Ia imposicion de paradigmas cientificos y economicos fuertemente patriarcales en el Tercer Mundo. Asi, sefiala que Ia destruccion ecologica y Ia marginacion de las mujeres eran el resultado de los programas y proyectos de desarrollo basados en paradigmas capitalistas occidentales que violan Ia integridad ecologica y destruyen Ia productividad de las mujeres (Shiva [ 1 988], 1 995 : 23). Del mismo modo, sostiene que las mujeres hindues han impugnado el concepto occidental de economia como produccion de ganancias y acumulacion de capital y han defendido su propio concepto de economia como produccion de sustento y satisfaccion de necesidades. 293 Shiva ha sido catalogada de «feminista de la diferencia», aunque esta etiqueta le ha sido impuesta desde Occidente porque su pensamiento se basa en una percepcion esencialista de las mujeres. El esencialismo que rezuma su obra esta ligado a la concepcion hinduista del «principio femenino» y creador del cosmos, denominado Shakti en sanscrito. En las concepciones hinduistas, las mujeres estan intimamente integradas en Ia naturaleza, tanto en la imaginacion como en la pnictica. Ademas, todas las sociedades ecologicas de habitantes de los bosques y campesinos, cuya vida se organiza en tomo al principio de la sustentabilidad y la reproduccion de la vida en toda su riqueza, tambien encaman el principio femenino (Shiva [ 1 988], 1 995 : 82). Por un lado, la naturaleza es simbolizada como la encamacion del principio femenino, y por otro, es alimentada por lo femenino para producir vida y proporcionar medios de subsistencia. La filosofia hinduista entiende que persona y naturaleza son complementos inseparables, es decir, que constituyen una dualidad en la unidad. En este sentido, Vandana utiliza el simbolismo de la Terra mater, creativa y protectora, fuente de todas las formas de vida, que aparece en numerosas culturas. Asi, el concepto de «principio femeninm> esta relacionado con la reproduccion y la produccion, pero tambien con el respeto por la naturaleza, con la ecologia. En definitiva, la mujer produce y reproduce la vida no solo biologicamente, sino tambien a traves de su funcion social de proporcionar sustento. Vandana sostiene que las mujeres son fuente de produccion y reproduccion de vida, y denuncia que el reduccionismo occidental identifica «productividad» con «acumulacion de capital», convirtiendo a los hombres en Ia unica categoria concebida como «productiva/productora». El reconocimiento del papel que la mujer (y el principio femenino) desempeiia en Ia naturaleza y la sociedad llevaria a Ia valoracion de su capacidad productiva/reproductiva y, en definitiva, a lo que Vandana entiende por un buen modelo de desarrollo. Segun esta filosofa hindu, las mujeres def Tercer Mundo se encuentran especialmente bien emplazadas para 294 rebelarse contra las condiciones de rna/desarrollo (termino – acuiiado por Vandana) y oponerse a los modelos economicos basados fundamentalmente en Ia obtencion del maximo beneficio. El protagonismo otorgado a las mujeres del Tercer Mundo en el proceso de desarrollo sostenible queda patente en su obra. Shiva no las considera simples victimas, sino creadoras de nuevos paradigmas intelectuales ecologicos en los que resultan centrales para superar las crisis ecologicas (Shiva [1988], 1 995 : 87). Shiva defiende que las mujeres del Tercer Mundo, que arm no han sido «mentalmente» colonizadas, estan en una situacion privilegiada para hacer visible su oposicion al sistema. Antropocentrismo, teologia y defensa de Ia naturaleza Otra teorica hindu, BinaAgarwal, planteo los peligros de Ia naturalizacion de las mujeres. Su formacion como economista y su talante antiespiritualista Ia distanciaban de los presupuestos fundamentales de Ia obra de su compatriota. Para ella, el principio femenino en Ia mistica hindu se basa en presupuestos patriarcales que pretenden asociar a las mujeres con Ia familia y el ambito domestico. Agarwal considera que Ia conciencia ecologica de las mujeres rurales esta articulada fundamentalmente por Ia relacion que establecen con el medio material en que se encuentran inmersas y no con una sensibilidad femenina especifica. Seglin sus teorias, Ia relacion de las mujeres rurales con el ecosistema hunde sus raices en Ia division generizada del trabajo y las relaciones de poder y dominacion existentes. En Ia misma linea, Ia brasileiia Bila Sorj sostiene que Ia implicacion de las mujeres y de las feministas en Ia lucha ecologica se debe mucho menos a Ia vivencia femenina del hogar y Ia familia que a su acceso al mundo publico, donde ganaron experiencia politica, lograron una vision mas amplia y diversificada de los problemas humanos, y adquirieron confianza para criticar el sistema imperante y proponer cambios (Sorj, 1 992 : 1 49). 295 Por otra parte, la brasileiia Yvonne Gebara, ligada a la teologia de la liberacion, critica lo que denomina «antropocentrismo», es decir, el paradigma que establece que los seres humanos son el centro de todo lo existente. Su libro Intuiciones ecofeministas: ensayo para repensar el conocimiento y Ia religion (2000) constituye una importante reflexion filosofico-teologica con una notable carga politica. Para Gebara, una postura ecofeminista es «una postura politica critica, que tiene que ver con la lucha antirracista, antisexista y antielitista» (Gebara, 2000: 25). Precisamente, su adhesion a la corriente ecofeminista comenzo a partir de su experiencia de vida con las mujeres pobres del nordeste brasileiio. En cuanto a sus posiciones teoricas, Gebara se opone a las corrientes reduccionistas del ecofeminismo que asocian mujeres y naturaleza, ya que considera que tanto el esencialismo como la victimizacion oscurecen los esfuerzos del analisis feminista (2000: 23). De este modo, plantea su linea de trabajo en los siguientes terminos: «La linea ecofeminista en la cual trabajo en filosofia y teologia no suscribe la perspectiva esencialista, ni la supremacia de la diferencia. Quiere ser una tentativa de pensar la dimension religiosa de la vida humana, y particularmente la teologia cristiana, a partir de referentes mas amplios o diferentes de aquellos que caracterizan el mundo patriarcal» (Gebara, 2000: 25). Como seiiala Alicia Puleo (2000b ), en esta teologia latinoamericana, el ecofeminismo es una postura politica critica de la dominacion, una lucha antisexista, antirracista, antielitista y antiantropocentrica, cuyos presupuestos giran en tomo al respeto de todas las criaturas, y no solo del ser humano. Otra destacada teorica del movimiento ecofeminista es Val Plumwood (1993), tambien enmarcada en Ia corriente constructivista. Esta australiana pone el enfasis en el caracter historicamente construido de Ia racionalidad androcentrica occidental. Para Plumwood, las enraizadas oposiciones binarias (naturaleza/cultura, mujer/hombre, afectividad/racionalidad, cuerpo/mente) obstaculizan la construccion de formas de pensamiento mas fructiferas. A traves del analisis de la historia de la filosofia occidental, analiza la evolucion de la construccion 296 de un yo masculino dominador, hiperseparado de su propio cuerpo, de sus afectos, de las mujeres, de los demas seres vivos y de la Tierra que lo sustenta (Puleo, 2000b ). Planwood sostiene que este vanidoso espejismo de la identidad humana ha servido para legitimar la capacidad destructiva de la civilizaci6n contemporanea. En conclusion, las elaboraciones te6ricas y los debates planteados por la corriente ecofeminista ofrecen a la Antropologia del Genero una nueva via de investigaci6n. Se trata de una corriente a1ln minoritaria e incipiente, pero con un importante futuro. 297 Bibliografia ADAMS, Rachel y SABRAN, David {eds.) (2002}, The Masculinity Studies Reader, Malden, Massachusetts, Blackwell Publishers. AGUIRRE BAZTAN, Angel ([ 1 988], 1 993), Diccionario tematico de Antropologia, 2.8 ed. , Barcelona, Boixareu Universitaria. AIT SABBAH, Fatna (2000), La mujer en el inconsciente musulman, Madrid, Ediciones del Oriente y del Mediternineo. ALFARACHE LORENZO, Angela Guadalupe (2003), Identidades lesbicas y cultura feminista: una investigacion antropo/Ogica, Mexico D. F., Plaza y Janes. AL-SAADAWI, Nawal ([ 1 977], 200 1 }, La cara desnuda de Ia mujer arabe, Madrid, Horas y horas. ALSINA, Cristina y BoRRAs CASTANYER, Laura {2000), «Masculinidad y violencia», en SEGARRA, Marta y CARABf, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, Icaria, pags. 83-1 02. AMOR6s, Celia ( 1 985}, Hacia una critica de Ia razon patriarcal, Barcelona, Anthropos. – ( ed. 1 987), Mujeres, ciencia y practica politica, Madrid, Debate. – ( dir.) ( 1 995a ), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino. – ( 1 995b), «Division sexual del trabajo», en AMOR6s, Celia (dir.), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 257-296. – ( ed.) (2000), Feminismo y .filosofia, Madrid, Sintesis. 299 _ (2005), La gran diferencia y sus pequefias grandes consecuencias para Ia lucha de las mujeres, Madrid, Catedra, col. Feminismos. ANDERSON, B. S. y ZINSSER J. P. (eds.) (1991), Historia de las mujeres en Occidente de Ia antigiiedad a/ siglo XX, 2 vols., Barcelona, Critica. ANDRES, Rodrigo (2000), «La homosexualidad masculina, el espacio cultural entre masculinidad y feminidad y preguntas ante una “crisis”», en SEGARRA, Marta y CARABi, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, Icaria, pags. 121-132. ARANZADI MARTiNEZ, Juan (2004 ), Introduccion y guia a/ estudio de laAntropologia del parentesco, Madrid, Universidad Nacional de Educaci6n a Distancia. ARCHETTI, Eduardo ( 1 999), Masculinities: football, polo and the tango in Argentina, Oxford, Berg. ARDENER, Edwin ( 1 975), «Belief and the problem of women», en ARDENER Shirley ( ed. ), Perceiving women, Londres, Dent, pags. 1-17. ASHLEY-MONTAGU, M. F. ( 1 937), Coming into being among the Australian aborigines, Londres, Routledge. ASTELARRA, Judith ( 1 990), Participacion politica de las mujeres, Madrid, CIS, Siglo XXI. AUGE, Marc ( 1 974), La construction du Monde, Paris, Editions de l’EHESS-Maspero. – (1975), «Les faiseurs d’ombre. Servitude et estructure lignagere dans la societe alladian», en MEILLASSOUX, Claude (ed.), L’esclavage en Afrique precoloniale, Paris, Maspero, pags. 455-476. – AUSTEN, R. A. ( 1 979), «The transatlantic slave trade: a tentative census», en The Uncommon Maket, Nueva York. AzCONA ( 1 992), Para comprender Ia Antropologia; vol. 1: La historia, vol. 2: La cultura, Estella, Verbo Divino. BACHOFEN, Johann Jacob ([ 1 861 ], 1 992), El matriarcado. Una investigacion sobre ginecocracia en el mundo antiguo seg{tn su naturaleza religiosa y juridica, Madrid, Akal. BALSAMO, Franca, DE MARl, Gisella et a/. ([1 992], 1 995) (eds.), «Production and pleasure: research on breast-feeding Turin», en MAHER, Vanesa, The Anthropology of breast-foeding, Oxford, Berg, pags. 59-90. BAMBERGER, Joan ([ 1 977], 1 979), «El mito del matriarcado: i,por que gobieman los hombres en las sociedades primitivas?», en 300 HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 35-46. BARFIELD, Thomas ([ 1 997], 2000), The Dictionary of Anthropology, Oxford, Blackwell. BARNARD, A. y SPENCER, J. (eds.) ( 1 998), Encic/opedia of Social and Cultural Anthropology, Londres, Routledge. BEAUVOIR, Simone de ([ 1 949], 2000), El segundo sexo, 2 vols., Madrid, Catedra, col. Feminismos. BELL, Diane, CAPLAN, Pat y WAZIR, Karim (eds.) ( 1 993 ), Gendered fields: women, men and etnography, Londres, Routledge. BELL, Hannah Rachel ( 1 998), Men s business, Women s business. The spiritual role of gender in the worlds oldest .culture, Vermont, Inner Traditions. BENERiA, Lourdes ( 1 987), «l,Patriarcado o sistema economico? Una discusion sobre dualismos metodologicos», en AMOR6S, Celia et al., Mujeres, ciencia y practica politica, Madrid, Debate, pags. 39-54. BENHABIB, Sheila ( 1 992), «Una revision del debate sobre las mujeres y la teoria moral», Isegoria, mim. 6. BENHABIB, Sheila y CORNELL, Drucilla (coords.) ( 1 990), Teoria feminista y teoria critica: ensayos sobre politica de genero en las sociedades de capitalismo tardio, Valencia, Alfons el Magnanim. BENNUNA, Janata (1991), El espejo acusador. Retrato de una mujer marroqui, Granada, Universidad de Granada, col. Feminae. BERGER, Maurice, WALLIS, Brian y WATSON, Simon (eds.) (1995), Constructing Masculinity, Nueva York-Londres, Routledge. BERGERO, Trinidad y CANO 0NCALA, Guadalupe et al. (200 1 ), «Evaluacion diagnostica y seguimiento psicologico en la Unidad de Trastomos de Identidad de Genero de Andalucia (Malaga)», Cirugia plastica ibero-latinoamericana, vol. 27, nfun. 4, pags. 263-272. BILLINGS, Dwight y URBAN, Thomas ( 1 998), «La construccion socio-medica de la transexualidad: interpretacion y critica», en NIETO, Jose Antonio (comp.), Transexualidad, transgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 91-1 1 6. BLAKWOOD, Evelyn y WIERINGA, Saskia (eds.) ( 1 999), Same sexe relations and female desires. Transgender practices across cultures, Nueva York, Columbia Unive!sity Press. 30 1 BoAS, Franz ([ 191 1 ], 1 990), Cuestiones fundamentales de Antropologia cultural (The mind of primitive man), Barcelona, Circulo de Lectores. BOFF, Leonardo (200 1 ), Etica planetaria desde el Gran Sur, Madrid, Trotta. BOHANAN, Laura (Eleonore Smith Bowen) ([1 954], 1 964), Return to /augther. An anthropological novel, Nueva York, Doubleday and company. BOHANAN, Paul ( 1 996), Para raros nosotros. Introduccion a la Antropo/ogia Cultural, Madrid, Akal. II Parte, capitulo 3: «Hombres, mujeres, sexo y bebes». BONINO, Luis ( 1 991 ), «Asistencia en Ia salud mental y problematica del genero», en VV. AA., Aetas de las VIII Jornadas de Investigacion Interdisciplinaria, Universidad Aut6noma de Madrid, pags. 43-53. – (2000), «Varones, genero y salud mental: deconstruyendo la”normalidad” masculina», en SEGARRA, Marta y CARABi, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, lcaria, pags. 41 -64. BONTE, Michel e IZARD, Pierre ([ 1 991 ], 2000), Dictionnaire de I ‘ethnologie et de I ‘anthropologie, Paris, Presses Universitaires de France. Existe una traducci6n al espafiol publicada por Akal en 1 997, pero he utilizado la version francesa mas reciente. BORDERiAS, Cristina (2002), «Feminist studies and research in Spain», en VV. AA., The making of European Women s Studies, vol. IV, Utrecht, Athena. BORDERiAS, Cristina, CARRASCO, Cristina y ALEMANY, Carmen ( 1 994), Las mujeres y e/ trabajo. Rupturas conceptuales, Barcelona, Icaria. BOSER UP, Esther ( 1 970), Women s Role in Economic Development, Londres, Allen and Unwin. BOURCIER, Marie-Helene (200 1 ), Queer zones. Politiques des identites sexuel/es, des representations et des savoirs, Paris, Balland. BOURDIEU, Pierre (2000), La dominacion masculina, Barcelona, Anagrama. BOURGEOT, Andre ( 1 975), «Rapports esclavagistes et conditions d’affranchissement chez les lmuhag», en MEILLASSOUX, Claude (ed.), L’esc/avage en Afrique preco/oniale, Paris, Maspero, pags. 77-98. BOWLES, G. y DUELLI KLEIN, R. (eds.) ( 1 983), Theories ofWomen s Studies, Londres, Routledge. 302 BRADFORD, Nicholas ( 1 998), «Transgenerismo y el culto de Yellamma: calor, sexo y enfermedad en un ritual del sur de Ia India», en NIETO, Jose Antonio (comp.), Transexua/idad, transgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 297-322. BRAIDOTTI, Rosi (2004), Feminismo, diferencia sexual y subjetividad nomada, Barcelona, Gedisa. BRANCATO, Sabrina (2000), «Masculinidad y etnicidad: las representaciones racistas y el mito del violador negro», en SEGARRA, Marta y CARABi, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, Icaria, pags. 1 03-1 20. BRETTELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F. ( 1 993), Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall. BROMBERGER, Christian (200 l a), «El rutbol como vision del mundo y como ritual», Lecturas: educacionfisica y deporte. Revista digital, Buenos Aires, aiio 8, nlim. 4 7. – (200 1 b), Signi.ficaciones de Ia pasion popular por los clubes de futbo/, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires. BULLEN, Margaret (2000), «Hombres, mujeres, ritos y mitos: los alardes de bun y Hondarribia», en VALLE, Teresa del (ed.), Perspectivas feministas desde Ia- antropologia social, Barcelona, Ariel, pags. 45-78. BULLOUGH, Vern L. ( 1 998), «L:l transexualidad en Ia historia», en NIETO, Jose Antonio (comp.), Transexualidad, transgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 63-78. BURIN, Mabel ( 1 996), «Genero y psicoanalisis: subjetividades femeninas vulnerables», en BURiN, Mabel y DIO BLEICHMAR, E., Genero, psicoantilisis y subjetividad, Barcelona, Paidos, pags. 61-95 . BURTON, Clare ( 1 985), Subordination: Feminism and social theory, Sidney, George Allen & Unwin. BUTLER, Judith ([ 1 990], 200 1 ), El genero en disputa: el feminismo y Ia subversion de Ia identidad, Barcelona, Paidos. – ([ 1 993], 2002), Cuerpos que importan. Sobre los limites materiales y discursivos del sexo, Buenos Aires, Paidos. – ([ 1 997], 200 1 ), Mecanismos psiquicos del poder. Teorias sobre Ia sujecion, Madrid, Catedra, col. Feminismos. -(2002), «Criticamente subversiva», en MERIDA JIMENEZ, Rafael (ed.), Sexua/idades transgresoras. Una antologia de estudios queer, Barcelona, Icaria, pags. 29-54. – (2004), Lenguaje, poder e identidad, Madrid, Sintesis. 303 Buxo REY, M.a Jesus ([1 978], 1 988), Antropologia de Ia Mujer. Cognicion, /engua e ideologia cultural, Barcelona, Anthropos. BUZZATTI, Gabriella y SALVO, Anna ([1 998], 200 1 ), E/ cuerpopa/abra de las mujeres. Los vinculos ocu/tos entre e/ cuerpo y los afectos, Madrid, Catedra, col. Feminismos. CALERO FERNANDEZ, M.a Angeles ( 1 999), Sexismo lingiiistico. Ami/isis y propuestas ante Ia discriminacion sexual en el lenguaje, Madrid, Narcea. CAMPS, Victoria ( 1 998), El sig/o de las mujeres, Madrid, Catedra, col. Feminismos. CARABf, Angels y SEGARRA, Marta (2000), Nuevas masculinidades, Barcelona, lcaria. CARRIER, Joseph M. y MURRAY, Stephen 0. ([ 1 998] 2001) «Womanwoman marriage in Africa», en MURRAY, Stephen 0. y RoscoE, Will, Boy-wives and female husbands. Studies in African homosexualities, Nueva York, Palgrave, pags. 253-266. CAS TELLS, Manuel y Borja, Jordi ( 1 999), Local y global. La gestion de las ciudades en Ia era de Ia informacion, Madrid, Taurus. CAVANA, Maria Luisa ( 1 995), «Diferencia», en AMOROS, Celia ( dir. ), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, paginas 85- 1 1 8 . · CHADWICK, Whitney ([1 990], 1 999), Mujer, arte y sociedad, Barcelona, Destino. CHODOROW, Nancy ( 1 978), The reproduction of mothering. Psychoanalysis and the sociology of gender, Berkeley, University of California Press. Coso BEDIA, Rosa ( 1 995), «Genero», en AMOROS, Celia (dir.), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 55-84. COHEN, Josua, HOWARD, Matthew y NUSSBAUM, Martha S. (eds.) ( 1 999), Is multiculturalism bad for women ?, Princeton, Princeton University. COLLEYN, Jean Paul ( 1 988), Elements d ‘Anthropo/ogie sociale et culture lie, Bruselas, Editions de 1 ‘Universite de Bruxelles. COLLIER, J. F. y YANAGISAKO, S. J. ( 1 987), Gender and kinship. Essays towards a unified analysis, Stanford, Stanford University Press. COMAROFF, J. L. ( 1 987), «Feminist kinship theory and structural domains», en COLLIER, J. F. y YAGANISAKO, S. J. (eds.), Gender and kinship. Essays toward a unified analysis, Stanford, Stanford University Press, pags. 53-85. 304 COMAS D’ ARGEMIR, Dolors ( I 995), Trabajo, genero y cultura, Barcelona, Icaria. – (I998), Antropologia economica, Barcelona, Ariel. – (2000), «Mujeres, familia y Estado de Bienestar», en VALLE, Teresa del, Perspectivas feministas desde Ia Antropologia Social, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. I 87-204. CONNEL, Robert. W. ( I 987), Gender and power. Society, the person and sexual politics, Cambridge-Oxford, Polity Press y Blackwells. – (I995), Masculinities, Berkeley, University of California Press. COQUERY-VIDROVITCH, Catherine (coord.) ( I 987), «l.:histoire des femmes en Afrique», Cahier nfun. I I , Paris, Universidad de Paris VII-CNRS y I.:Harmattan. CowARD, Rosalind ( I 983 ), Patriarchal Precedents: Sexuality and Social Relations, Londres, Routledge and Kegan Paul. CRUCES ROLDAN, Cristina, PALENZUELA, Pablo y JORDI, Mario, Mujeres empresarias y mujeres politicas en el medio rural andaluz, Junta de Andalucia y Universidad de Sevilla, 2002. CULBERTSON, Philip ([I993], I 996), «Explicar Ia masculinidad», en NELSON, B. James y LONGFELLOW, Sandra P. ( I 996), La sexualidad y lo sagrado. Fuentes para una re.flexion teo/Ogica, Bilbao, Desclee de Brouwer, pags. 287-305 . DAVIS, Angela ([ 1 98 I ], 1 994), Women, race and class, Londres, The Women Press Classic. DAVIS, Bronwyn ([ I 989], I 994), Sapos, culebras y cuentos feministas. Los nifios de preescolar y el genero, Madrid, Catedra, col. Feminismos. DAVIS, Elizabeth Gould (197I), The .first sex, Nueva York, Penguin Books. DAVIS, Flora ([ I 971], I 998), La comunicacion no verbal, Madrid, Alianza. DAWKINS, Richard ( 1 976), The selfish gene, Oxford University Press. DELANEY, Carol ( I 986), «The meaning of paternity and the virgin birth debate», Man, vol. 2I, nfun. 3, pags. 494-5 13. DELPHY, Christine ( I 985), Por un feminismo materialista, Barcelona, La Sal. DERRIDA, Jacques ([ I 967a], I 989), La escritura y Ia diferencia, Barcelona, Anthropos. – ([ I 967b], I 97I), De Ia gramatologia, Madrid, Siglo XXI. DEVAUX, Monique ( I 994 ), «Feminism and empowerment: a 305 critical reading of Foucault», Feminist Studies, vol . 20, paginas 223-242 . 01 LEONARDO, Micaela ( 1 993 ), «The female world of cards and holidays: Women, families and the work of kinship», en BREITELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall, pags. 322-330. DIEMBERGER, Hildegard (2000), «Sangre, esperma, alma y montana. Relaciones de genero, parentesco y cosmovisi6n en Nepal», en VALLE, Teresa del, Perspectivas feministas desde Ia A ntropologia Social, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. 79- 1 24. DiEZ, Carmen (2000), «Maternidad y orden social. Vivencias del cambia>>, en VALLE, Teresa del, Perspectivas foministas desde Ia Antropologia Social, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. 1 55-1 86. DIEZ MINTEGUI, M.a Carmen ( 1 993a), Relaciones de genero en Donostialdea y en Ia Rivera de Navarra, San Sebastian, Editorial Universidad del Pais Vasco. – ( 1 993b ), Relaciones de genero en Donostialdea y en Ia Ribera de Navarra. Actividad /aboral y cambio, Leioa, Servicio Editorial Universidad del Pais Vasco. – ( 1 999), «Sistemas de genero, desigualdad e identidad nacional», en ALBITE, Pedro (coord.), Sociedad vasca y construccion nacional, San Sebastian, Gakoa, pags. 1 47-174. – (2003 ), «Tradiciones culturales y legitimaci6n del poder masculino», Gazeta deAntropologia, nfun. 1 9, pags. 1 5-29. DoMiNGUEZ ORTIZ, Antonio ( 1 996), Los extranjeros en Ia vida espanola del siglo XVII y otros articulos, Sevilla, Diputaci6n provincial. DUBY, George y PERROT, Michelle ( eds.) ( 1 992-1 993 ), Historia de las mujeres en Occidente (de Ia antigiiedad a/ siglo XX), 5 vols., Madrid, Taurus. DUFFY, Kevin ( 1 996), Children of the forest. Africa s Mbuti Pygmies, Prospect Heights, Illinois, Waveland Press. DUMONT, Rene ( 1 974), Utopia o muerte. Elfin de Ia sociedad del despilfarro, Caracas, Monte Avila. – ( 1 986), En favor de Africa, yo acuso, Madrid, Jucar Universidad, Serie Antropolo,gia. – ( 1 989), En favor de Africa, yo acuso: diario de un agronomo en el Sahel en vias de destruccion, Madrid, Jucar. DUPIRE, Margarite ( 1 993 ), «The position of women in a pastoral society. The Fulani WoDaaBe, Nomads of the Niger», en BRET- 306 TELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, �ew Jersey, Prentice Hall, pags. 235-244. DuRAN HERAS, M.8 Angeles (ed.) ( 1 982), Liberacion y Utopia, Madrid, Akal. – ( 1 986), Lajornada interminable, Barcelona, lcaria. – ( dir.) ( 1 988), De puertas adentro, Madrid, lnstituto de Ia MujerMinisterio de Cultura. – (1991), «La conceptualizaci6n del trabajo en Ia sociedad contemporanea», Revista de economia y sociologia del trabajo, nfun. 1 3-14, septiembre-diciembre, pags. 8- 1 9. – (coord.) ( 1 993), Mujeres y hombres. La formacion del pensamiento igualitario, Madrid, Castalia. – – (2000), Si Aristoteles levantara Ia cabeza, Madrid, Catedra, col. Feminismos. DURKHEIM, Emile ([ 1912], 2003), Las formas elementales de Ia vida religiosa, Madrid, Alianza. ECHARD, Nicole ( 1 985), «Meme Ia viande est vendue avec le sang. De Ia sexualite des femmes, un example», en MATHIEU, NicoleClaude (ed.), L’arraisonnement des fommes. Essais en anthropologie des sexes, Paris, Editions de Ia EHESS, pags. 38-60. ED HOLM, Felicity ([ 1 977], 1 979), «Las mujeres como personas antisociales: Ia representaci6n ideol6gica de las muj eres entre los antaisaka de Madagascar», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 205-224. EHREMBERG, Margaret ( 1 993), «The Role of Women in Human Evolution», en BRETTELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall, pags. 2 1 6-224. EKINS, Richard ( 1 998), «Sobre el var6n feminizante: una aproximaci6n de Ia “teoria razonada” sobre el hecho de vestirse de mujer y el cambio de sexo», en NIETO, Jose Antonio (comp.), Transexualidad, transgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 1 59-1 92. ELIAS, C. ( 1 994), «AIDS: An Agenda for population and policy», en MAZUR, Laurie Anne (ed.), Beyond the numbers: A reader on population, consumption and the environment, Washington D. C., Island Press. EMAKUNDE, INSTITUTO VASCO DE LA MUJER ( 1 997), Manual para Ia integracion de Ia perspectiva de genero en el desarrollo local y regional, Vitoria, Emakunde. 307 EMBER, Carol R. y EMBER, Melvin ( 1 997), Antropologia cultural, 8.8 ed., Madrid, Prentice Hall. Capitulo «Sexo, genero y cultura». ENGELS, Friedrich ([1 884], 1 970), El origen de lafamilia, la propiedad privada y el estado, Madrid, Fundamentos. ERAUSO, Catalina ([ 1 625], 2000), Historia de Ia monja alferez escrita por ella misma, edici6n de Jesus Mumirriz, Madrid, Hiperi6n. , ESPINA BARRIO, Angel ( 1 997), Manual de Antropologia cultural, Salamanca, Amaro. ESTEBAN, Mari Luz (2000), «Promoci6n social y exhibici6n del cuerpo», en VALLE, Teresa del, Perspectivas feministas desde Ia Antropologia Social, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. 205-242. – (2004), Antropologia del cuerpo: genero, itinerarios corporales, identidad y cambio, Barcelona, Bellaterra. ESTEBAN, M.a Luz y DiAZ MINTEGUI, Carmen (coords.) ( 1 999), Antropologiafeminista: desafios teoricos y metodo/Ogicos, San Sebastian, CSIC, Ankulegui. ESTIOKO-GRIFFIN, Agnes ( 1 986), «Daugthers of the forest», Natural history, nlim. 95, mayo, pags. 36-43 . EVANS-PRITCHARD, Edward E. ([ 1 940], 1997), Los Nuer, Barcelona, Anagrama. -([ 1 955], 1 975), «Situaci6n de Ia mujer en las sociedades primitivas y en Ia nuestra», en La mujer en las sociedades primitivas y otros ensayos, Barcelona, Peninsula, pags. 35-55. – ([ 1 974], 1987), Historia del pensamiento antropo/Ogico, Madrid, Catedra. FAIZANG, Sylvie y JOURNET, Odile ( 1 988), La femme de mon mari. Anthropologie du mariage polygame en Afrique et en France, Paris, I.:Harmattan. FALUDI, Susan (1993), Reaccion. La guerra no declarada contra Ia mujer moderna, Barcelona, Anagrama. FAUSTO-STERLING, Anne ( 1 997), «How to build a man», en LANCASTER, Roger N. y DI LEONARDO, Micaela (eds.), The gender/sexuality reader: culture, history, political economy, Nueva York-Londres, Routledge, pags. 244-248. – (1998), «Los cinco sexos», en NIETO, Jose Antonio (comp.), Transexualidad, transgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 79-90. FERRARO, Gary ( 1998), Cultural Anthropology. An Applied Perspective, (3 .8 ed.), Belmont, Wadsworth Publishing Company. Capitulo 1 1 : «Gender». 308 FLETCHER, Alice C. ( 1 892), «Hae-thu-ska Society of the Omaha Tribe», Journal of American Folklore, nlun. 5, pags. 1 35- 1 44. – ( 1 893), «A Study of Omaha Indian Music», Archaeological and Ethnological Papers of the Peabody Museum, vol. 1, num. 5, Cambridge, Mass., Peabody Museum of Archaeology and Ethnology. – ( 1 894), «Love Songs among the Omaha Indians», Memoirs of the International Congress of Anthropology, ed. de C. Staniland Wake, Chicago, The Schulte Publishing Co., pags. 1 53-1 57. – ( 1902), «Star cult among the pawnee», American Anthropologist, octubre-diciembre, vol. 4 (4), pags. 730-736. FNUAP, lnforme 1995, Nueva York, Fondo de Poblaci6n de Naciones Unidas. FORTES, Meyer ( 1 969), Kinship and the social order, Chicago, Aldin e. FOUCAULT, Michel ([ 1969], 1999), Arqueologia del saber, Madrid, Siglo XXI. – ([1976], 1977), Historia de Ia sexualidad; tomo 1: «La voluntad del sabem, tomo 2: «El uso de los placeres», tomo 3: «La inquietud de si», Mexico, Siglo XXI . FRAzER, James ([ 1 890], 1996), La rama dorada, Mexico, Fondo de Cultura Econ6mica. FRIGOLE REIXACH, Joan (1 978), «Ser cacique y ser hombre: dos simbolos y dos modelos de relaci6n en un pueblo de Ia Vega Alta del Segura», en CARREIRA, Antonio, GUTIERREZ ESTEVA, Manuel y CID, Jesus Antonio (coords.), Homenaje a Julio Caro Baroja, Madrid, Centro de Investigaciones Sociol6gicas, pags. 371 -390. – ( 1 997), Un hombre. Genero, clase y cultura en el relato de un trabajador, Barcelona, Muchnik Editores. – ( 1 999) «Ser hombre: aspectos morales y politicos de la identidad de un embajadoD>, Anales del Museo Nacional de Antropologia, nt1m. 6, pags. 73-82. GACS, Ute et a/. (eds.) ( 1 988), Women Anthropologist: A Biographical Dictionary, Nueva York, Greenwood Press. GALSTER, Ingrid (dir.) (2004), Simone de Beauvoir: le deuxieme sexe, Paris, Honore Champion. GAMBLE, Sarah (ed.) ([1 998], 200 1 ), The Routledge Companion to Feminism and Postfeminism, Londres-Nueva York, Routledge. GAMELLA, Juan (2000), Mujeres gitanas: matrimonio y genero en Ia cultura gitana, Sevilla, Consej eria de Asuntos Sociales. 309 GARAIZABAL, Cristina ( 1 998), «La transgresi6n de genero. Transexualidades, un reto apasionante», en NIETO, Jose Antonio ( comp. ), Transexualidad, transgenerismo y cu/tura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 39-62. GARDINER, Judith Kegan (ed.) (2002), Masculinity Studies and Feminist Theory: New Directions, Columbia University Press. GEBARA, Ivone (2000), Intuiciones ecofeministas: ensayo para repensar e/ conocimiento y Ia religion, Madrid, Trotta. GILLISON, Gillian ( 1 980), «Images of nature in Gimi thought», en MacCORMACK, Carol y STRATHERN, Marilyn, Nature, Culture and Gender, Cambridge University Press, pags. 1 43-1 73. GILMORE, David D. ([ 1 990], 1 994), Hacerse hombre. Concepciones culturales de Ia masculinidad, Barcelona, Paid6s. GISBERT CALABUIG, J. A. ([ 1 977], 1 999), Medicina Legal y toxico­ /ogia, Barcelona, Masson. GLUCKMAN, Max ( 1 950) «Kinship and marriage among the Lozi of northern Rodhesia and the Zulu of Natal», en RADCLIFFEBROWN, A. R. y FORDE, D. , African systems of kinship and marriage, Nueva York, Oxford University Press. GO DELlER, Maurice ([ 1 982], 1 986), La produccion de Grandes hombres. Poder y dominacion masculina entre los Baruya de Nueva Guinea, Madrid, Akal. GOLDBERG, Herb (2005), Los pe/igros de ser varon: sobreviviendo a/ mito de Ia supremacia masculina, Madrid, Letra Clara. G6MEZ GARCiA, Pedro ( 1 993), «Las razas: una ilusi6n deleterea», Gazeta de Antropologia, num. 1 0, pags. 5-1 1. – ( 1 999), «El espejismo de las “identidades etnicas”», Proyeccion, num. 46, pags. 22 1 -23 8. G6MEZ GIL, Esther y ESTEVA DE ANTONIO, Isabel (eds.) (2006), Ser transexual. Dirigido a/ paciente, a su familia y a/ entorno sanitario, judicial y social, Barcelona, Glosa. GONZALEZ ECHEVERRiA, Aurora (1991), «Del estatuto cientifico de Ia Antropologia», en CONTRERAS, J. et a/. (dirs.), Antropologia de los pueblos de Espana, Madrid, Taurus, paginas I 71-191. – ( 1 993 ), «”Endogamia!Exogamia”, “J;'”amilia”, “Metodo antropol6gico”», en AGUIRRE BAZTAN, Angel, Diccionario tematico de Antropologia, 2.a ed. , Barcelona, Boixareu Universitaria. – (2000), Tesis para una critica de Ia singularidad cultural, Barcelona, UAB, col. Documents. 3 1 0 GONZALEZ ECHEVERRIA, Aurora, VALDES, Ramon y SAN ROMAN, Teresa ( 1 983 ), Tres escritos introductorios a/ estudio del parentesco y una bibliografia general, Barcelona, Publicaciones de Antropologia Cultural, Bellaterra-UAM. GOODALE, Jane ([ 1 97 1 ], 1 994), Tiwi wifes. A study of the women in Melville Island, North Australia, Prospect Heights, Illinois, Waveland Press. – ( 1 980), «Gender, sexuality and marriage: a Kualong model of nature and culture», en MACCORMACK, C. y STRATHERN, M. ( eds. ), Nature, Culture and Gender, Cambridge, Cambridge University Press, pags. 1 1 9-142. Goss, Robert, E. y ADAMS, Amy ( eds.) ( 1 997), Our families, our values. Snapshots of queer kinship, Nueva York, Harington Park Press. GRANDE GASCON, Maria Luisa (2002), «Genero y salud: division sexual del trabajo, educacion y cooperacion sanitaria>>, en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCIA GIL, Fernanda (eds.), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Planeta, pags. 33 1 -35 1. GREER, Germaine ([ 1 996], 2000), La mujer incompleta, Barcelona, Kairos. GRUENBAUM, Ellen ( 1 993 ), «The movement against clitoridectomy and infibulation in Sudan: Public Health Policy and women’s movement», en BRETTELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall, pags. 4 1 1 -422. GUILLAUMIN, Colette ( 1 992), Sexe, race et pratique du pouvoir. L’idee de Nature, Paris, Cote-Femmes. – (2002), L’ideologie raciste. Genese et langage actuel, Paris, Gallimard, col. Folio Essais. GUIORA, Alexandre, BEIT-HALLAHMI, Benjamin y FRIED, Risto ( 1 982), «Language environment and gender identity attaintment», Language Learning, mim. 32,2, pags. 283-304. GYATSO, Janet (2003), «One plus one makes three: Buddhist Gender conceptions and the law of the non-excluded middle», History of Religions, vol. 43 , University of Chicago Press, pags. 89- 1 15. HARDING, Sandra ([ 1 993], 1 996), Ciencia y feminismo, Madrid, Morata. HARE, Peter ( 1 985), A woman s quest for Science: Portrait of Anthropologist Elsie Clews Parsons, Nueva York, Prometheus Books. 3 1 1 HARRIS, Marvin ([ 1 980], 1 991), Vacas, cerdos, guerras y brujas. Los enigmas de Ia cultura, Madrid, A1ianza. – ([ 1 980], 1 998), Antropo/ogia cultural, Madrid, Alianza. – ( 1 999), Introduccion a Ia Antropo/ogia general, 1 9.8 ed., Madrid, A1ianza. Capitulo «Genero y jerarquia» y capitulo «Sexualidad». HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate ( comps.) ([ 1 977], 1 979), Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama. – (1981), «Engendered structures: some problems in the analysis of reproduction», en KAHN, J. S. y LLOBERA, J. R. (eds.), The Anthropology of pre-capitalist societies, Londres, MacMillan, pags. 1 09-1 47. HART, C. W M. y PILLING, Arnold ( 1 960), The tiwi of North Australia, Nueva York, Holt, Rinehart and Winston. HASSOUM, Judith ( 1 999), «La souffrance ignoree. Quelques silences sur Ia douleur des femmes malades du SIDA en Cote d’lvoire», Socio-Anthropologie, nfun. 5, primer trimestre, pags. 35-45. HELLER, Agnes ([ 1 982], 1 998), La revolucion en Ia vida cotidiana, Barcelona, Peninsula. HERDT, Gilbert ( 1 981 ), «Semen depletion and the sense of maleness», Ethnopsychiatrica, num. 3, pags. 79- 1 1 6. HERITIER, Fran�oise ( 1 975), «Des cauris et des hommes: production d’ esclaves et accumulation de cauris chez les Sarno (Haute Volta)», en MEILLASSOUX, Claude (ed.), L’esclavage en Afrique precoloniale, Paris, Maspero, pags. 477-508. – ([ 1 996], 2002), Masculino/femenino. El pensamiento de Ia diferencia, Barcelona, Ariel. – (2004), «Les communautes agricoles primitives», en GALSTER, Ingrid ( dir. ) , Simone de Beauvoir: le deu:xieme sexe, Paris, Honore Champion. Historia de Ia monja alferez, Catalina de Erauso, escrita por ella misma, ([ 1 625], 2002), Madrid, Catedra. HESTER, David (2005), «Eunuchs and postgender Jesus: Matthew 1 9: 12 and transgressive sexualities», Journal of the study of the new testament, 28 (1), pags. 1 3-40. HUMM, Maggie ([ 1 989], 1 999), The Dictionary of Feminist Theory, Londres, Prentice Hall. INGOLD, Tim ( ed.) ( 1 994 ), Companion encyclopedia of anthropology, Londres, Routledge. IRIGARAY, Luce ([ 1 974], 1 978), Speculum. Especulo de Ia otra mujer, Madrid, Saltes. 3 1 2 – ( 1 995), «La question de l’autre», en MANASSEIN, Michel de (ed.), De / ‘egalite des sexes, Paris, Centre National de Documentation Pedagogique, pags. 39-48. JACOBSON, Jodi L. ([ 1 993], 1 994), Discriminaciim de genero. Un obstaculo para e/ desarrollo sostenib/e, Bilbao, Bakeaz. JIMENEZ PERONA, Angela ( 1 995), «lgualdad», en AMOR6s, Celia (dir.), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 1 1 9-1 50. JOLLY, C. ( 1 970), «The seed-eaters: a new model of hominid differentiation based on baboon analogy», Man, nfun. 5, pags. 5-26. JONG, Erika ( 1 999), i Que queremos las mujeres?, Madrid, Aguilar. JOURNET, Odile ( 1 985), «Les hyper-meres n’ont plus d’enfant. Matemite et ordre social chez les Jolla de Basse-Casamance», en MATHIEU, Nicole-Claude (ed.), L’arraisonnement des femmes. Essais en anthropo/ogie des sexes, Paris, Editions de la EHESS, pags. 1 7-36. JULIANO, Dolores ( 1 992), El juego de las astucias: mujer y construccion de modelos sociales alternativos, Madrid, Horas y horas, col. Cuademos inacabados. – ( 1 997), «Mujer y familia en Espafia y America>>, en Una exploracion de Ia diversidad humana con temas de Ia cultura hispana, Madrid, McGraw-Hill. – ( 1 998), Las que saben … subculturas de mujeres, Madrid, Horas y horas, col. Cuademos inacabados. – ( 1 999), La causa saharaui y las mujeres, Barcelona, lcaria. – (2002), La prostitucion: el «espejo oscuro», Barcelona, Icaria. – (2004), Exc/uidas y marginales: una aproximacion antropo/ogica, Madrid, Catedra, col. Feminismos. KABERRY, Phyllis (1939), Aboriginal woman: sacred and profane, Londres, Routledge. – ( 1 952), Women on the grassfields. A study of the economic position of women in Bamenda, British Cameroons, Londres, Colonial Research Publications, num. 1 4. El texto completo de este libro se puede consultar en Internet en la siguiente pagina web: http:/ /www.era.anthropo1ogy.ac. uk/ Kaberry /Kaberry _text/ KAPLAN, David y MANNERS, RobertA. ( 1 979), Introduccion critica a Ia teoria antropo/Ogica, Mexico, Editorial Nueva Imagen. KELLY, Joan ( 1 990), «i,Tuvieron las mujeres Renacimiento?», en NASH, Mary y AMELANG, James S. (eds.), Historia y genero: 313 las mujeres en Ia Europa Moderna y Contemporimea, Valencia, Alfons el Magminim, pags. 93- 1 25. KEEN, Sam (2000), Ser hombre. Mitos y Claves de Ia masculinidad, Madrid, Gaia. KI-ZERBO, Jacqueline (2002), «La promoci6n social y econ6mica de las mujeres en Burkina Faso», en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCiA Gil, Fernanda ( eds. ), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Planeta, pags. 50-59. KLEIN, Martin A. ( 1 983), «Women and slavery in Soudan», en KLEIN, Martin A., Women and slavery in Africa, Madison, The University of Wisconsin Press, pags. 67-88. KOSOFSKY SEDGWICK, Eve ( 1 993), «ldentidades, minorias, comunidades. Construir signi:ficados queer», Non grata, num. 3, Madrid. – (2002), «A(queer) y ahora», en MERIDA JIMENEZ, Rafael (ed.), Sexualidades transgresoras. Una antologia de estudios queer, Barcelona, Icaria, pags. 29-54. KOTTAK, Phillip Conrad ( 1 997), Una exploracion de Ia diversidad humana con temas de Ia cultura hispana, Madrid, McGraw-Hill. Capitulo «Genero». La octava edici6n en ingles (Anthropology. The exploration of human diversity, 2000) esta actualizada. KRISTEVA, Julia ( 1 995), «Le temps des femmes», en MANASSEIN, Michel de (ed.), De l ‘egalite des sexes, Paris, Centre National de Documentation Pedagogique, pags. 23-3 8. – (2003), El genio femenino, Madrid, Paid6s. KRISTEVA, Julia y CLEMENT, Catherine (2000), Lo femenino y lo sagrado, Madrid, Catedra, col. Feminismos. KULLICK, Don ( 1 997), «Gender of brazilian transgendered prostitutes», American Anthropologist, num. 99 (3), pags. 574-585. LABOURTHE-TOLRA, Philippe y W ARNIER, Jean-Pierre ([ 1 993], 1 998), Etnologia y Antropologia, Madrid, Akal. LACOSTE-DUJARDIN, Camille (1993), Las madres contra las mujeres. Patriarcado y maternidad en el mundo arabe, Madrid, Catedra, col. Feminismos. LA FLESCHE, Francis (191 1 ), «The Omaha Tribe», Twenty-seventh Annual Report of the Smithsonian Institution Bureau of American Ethnology, Washington D. C., United States Government Printing Office. LAGARDE, Marcela ([ 1 996], 1 997), Desarrollo humano y democracia, Madrid, Horas y horas, col. Cuadernos inacabados. 3 14 LAKOFF, Robin ([ 1 975], 1 995), El lenguaje y el /ugar de Ia mujer, Barcelona, Hacer. LAMPHERE, Louise ( 1 987), «Feminism and Anthropology. The struggle to reshape our thinking about gender», en FARNHAM, C. (ed.), The Impact of Feminism Research in the Academy, Indianapolis, Indiana University Press. LANCASTER, Roger N. y DI LEONARDO, Micaela ( eds.) ( 1 997), The gender/sexuality reader: culture, history, political economy, Nueva York-Londres, Routledge. LAQUEUR, Thomas ( 1 992), «Amor veneris>>, en Fragmentos para una historia del cuerpo humano, Madrid, Taurus. – ( 1 994 ), La construccion del sexo. Cuerpo y genero desde los griegos hasta Freud, Madrid, Catedra, col. Feminismos. – ( 1 997), «Orgasm, generation and the politics of reproductive biologie», en LANCASTER, Roger y DI LEONARDO, Micaela, The gender sexuality reader, Nueva York-Londres, Routledge, pags. 2 1 9-239. LAURETIS, Teresa de (2000), «La tecnologia del genero», en Diferencias: Etapas de un camino a traves delfeminismo, Madrid, Horas y horas. LEACOCK, Eleanor ( 1 963 ), «Introduction», en LEACOCK, Eleanor (ed.), Lewis Henry Morgan, Ancient Society, Nueva York, Meridian Books. – ( 1 968), Teaching and learning in city schools, Nueva York, Basic Books. – ( 1 969), «The Naskapi band», en DAMAS, David, Contributions to anthropology: band societies», Boletin nfun. 228 del National Museum of Canada. – ( 1 978), «Women’s status in egalitarian society: implications for social evolution», Current Anthropology, vol. 1 9, num. 2, junio, pags. 247-275 . Este articulo, basado en otro del aiio 1 974, contiene comentarios de diversas antrop6logas, entre elias, Marilyn Strathem y Verena Stolcke, asi como una replica final de Leacock. – (1981), Myths of male dominance: collected articles on women cross-culturally, Nueva York, Monthly Review. – ( 1 982), «Interpreting gender inequality: conceptual and historical problems», Dialectica/Anthropology, num. 7, pags. 263-284. LEACOCK, Eleanor y LEE, Richards (eds.) ( 1 982), Politics and history in band societies, Nueva York, Cambridge University Press. 3 1 5 LEACOCK, Eleanor y MONA, Etienne (eds.) ( 1 980), Women and colonization, Nueva York, Bergin and Garvey. LEACOCK, Eleanor, SAFA, Helen et a/. ( 1 986), Women s work: Development and the division of labor by gender, Nueva York, Bergin and Garvey. LEAP, William (ed.) ( 1 999a), Public Sex/Gay Space, Nueva York, Columbia University Press. – ( 1 999b), «Language, Socialization and Silence in Gay Adolescence», BUCHOLZ, Mary, LIANG, A. L. y SUTION, Laurel A. ( eds. ), Reinventing Identities, Nueva York, Oxford University Press, pags. 259-272. – (2002a), «Not Entirely in Support of a Queer Linguistics», CAMPBELL-KIBLER, Kathryn, PODESVA, Robert J. , ROBERTS, Sarah J. y WONG, Andrew (eds.), Language and Sexuality: Contesting Meanings in Theory and Practice, Stanford, CSLI, pags. 45-64. -(2002b ), «Strangers on a Train: Sexual Citizenship and the Politics of Public Transportation in Apartheid Cape Town», CRUZMALAVE, Amaldo y MANNALANSAN IV, Martin (eds.), Queer G/obalizations: Citizenship and the Afterlife of Colonialism, Nueva York, New York University Press, pags. 219-235. – (2002c ), «Studying Lesbian and Gay Languages: Vocabulary, Text-Making and Beyond», en LEWIN, Ellen y LEAP, William L. (eds.), Out in Theory: The Emergence of Lesbian and Gay Anthropology, Urbana, University of Illinois Press, pags. 1 28-1 54. – (2003), Speaking in Queer Tongues: Globalization and Gay Language, Urbana, University of Illinois Press. LEFEUVRE-DEOTTE, Martine ( 1 997), L’excision en proces: un differend culture/?, Paris, I.:Harmattan. LEIBOWITZ, Lila ( 1 993 ), «Perspectives on the evolution of sex differences», en BRETTELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall, pags. 5-1 4. LE6N, Magdalena ( 1 996), «Mujer, genero y desarrollo», en GuzMAN STEIN, Laura y PACHECO OREAMUNO, Gilda (comps.), Estudios Basicos de Derechos Humanos, tomo IV, San Jose (Costa Rica). LERNER, Gerda ( 1 990), La creacion del patriarcado, Barcelona, Critica. LEVI- STRAUSS, Claude ([ 1 949], 1 998), Las estructuras elementales del parentesco, Barcelona, Paid6s. 3 1 6 – ([ 1 958], 2000), Antropologia estructural, Barcelona, Paid6s. LEVY-BRUHL, Lucien ([1 922], 1 945), La mentalidad primitiva, Buenos Aires, Lautaro. LEWIN, Ellen y LEAP, William L. (2002), Out in theory: the emergence of gay and lesbian anthropology, Urbana, University of Illinois Press. LEWIS, Oscar (1941), «Manly-hearted women among the north piegam>, American Anthropologist, nfun. 43, pags. 1 73-1 87. LINTON, Sally ([ 1 977], 1 979), «La mujer recolectora: sesgos machistas en Antropologia», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 35-46. LITTLEFIELD, Alice, LIEBERMAN, Leonard y REYNOLDS, Larry ( 1 982), «Redefining race. The potencial demise of a concept in physical anthropology», Current Anthropology, num. 23, pags. 64 1 -647. LLOBERA, Joseph R. ([1 990], 1 999), La identidad de la Antropologia, Barcelona, Anagrama. LOMAS, Carlos (2003) «Masculino, femenino y plural», en LOMAS (coord.), 1, Todos los hombres son iguales?: identidades masculinas y cambios sociales, Barcelona, Paid6s, pags. 1 1 -30. – (coord.) (2004), Los chicos tambien /loran: identidades masculinas, igualdad entre los sexos y coeducacion, Barcelona, Paid6s. LOMAS, Carlos y ARCONADA, Miguel Angel (2003), «La construcci6n de Ia masculinidad en el lenguaje y en Ia publicidad», en LOMAS, Carlos (coord.), 1, Todos los hombres son iguales?: identidades masculinas y cambios sociales, Barcelona, Paid6s, pags. 1 45-204. LOMBARD, Jacques (1997), Introduccion a Ia etnologia, Madrid, Alianza. LOPEZ PARDINA, Teresa ( 1 995), «Autonomia», en AMOROS, Celia ( dir. ), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 151-188. LOWI, Robert ([ 1 920], 1 935), Traite de sociologie primitive, Paris, Payot. LUBBOCK, Sir John ([ 1912], 2000), Los origenes de Ia civilizacion y Ia condicion primitiva del hombre: estado intelectual y social de los salvajes, 4.8 ed. , Madrid, Nueva Edici6n. LUQUE BAENA, Enrique ( 1 990), Del conocimiento antropo/Ogico, Madrid, Centro de Investigaciones Sociol6gicas. – ( 1991 ), «La invenci6n del otro y Ia alienaci6n del antrop6logo en Ia etnografia hispana», en CATEDRA, Maria (ed.), Los espaiioles vistos por los antropologos, Madrid, Jucar, pags. 69-79. 317 _ ( 1 996), Antropo/ogia politica: ensayos criticos, Barcelona, Ariel. MACCORMACK, Carol ( 1 989), «Nature, culture and gender: a critique», en MACCORMACK, Carol y STRATHERN, Marilyn (eds.) ( 1 980), Nature, culture and gender, Cambridge, Cambridge University Press, pags. 1 -24. MACCORMACK, Carol y STRATHERN, Marilyn (eds.) ( 1 980), Nature, culture and gender, Cambridge, Cambridge University Press. MACINNES, John ( 1 998), The End of Masculinity: the Confusion of Sexual Genesis and Sexual Diff erence in Modern Society, Boston, McGraw-Hill. MCLENNAN, John Ferguson ([ 1 865], 1 970), Primitive marriage, Chicago, Chicago University Press. MAHER, Vanessa ( 1 974), Women and property in Morocco. Their changing relation to the process of social stratification in the Middle Atlas, Cambridge, Cambridge University Press. – ([ 1 992], 1 995), «Breast-feeding in Cross-Cultural Perspective: Paradoxes and Proposals», in MAHER, Vanessa (ed.), The Anthropology of breast-feeding, Oxford, Berg, pags. 1 -35. MAINE, Henry ( 1 861 ), Ancient Law. Its connection with the early history of society and its relations to modern ideas, Londres, John Murray. MALINOWSKI, Bronislaw (1913), The Family among the Australian Aborigines. A Sociological Study, Londres, London University Press. – ([1 922], 200 1 ), Los argonautas del Pacifico occidental, Barcelona, Peninsula. – ([ 1 929], 1 975), La vida sexual de los salvajes del noroeste de Melanesia: Descripciim etnogra.fica de las relaciones eroticas y conyugales de Ia vida de Ia familia entre los indigenas de las Trobiands (Nueva Guinea Britanica), Madrid, Morata. MANRESA, Kim ( 1 999), El dia que Kadi perdio parte de su vida, Barcelona, Blume. MAQUEIRA D’ANGELO, Virginia ( 1 989), «Antropologia y movimiento de reforma sexual en las primeras decadas del siglo XX : una redefinici6n de Ia ideologia patriarcal», en MAQUEIRA, V., ORTEGA, M. y GOMEZ FERRER, G., Mujeres y hombres en Ia formacion del pensamiento occidental, vol. II, Madrid, Universidad Aut6noma, pags. 89-99. – ( 1 997), Revisiones criticas feministas desde Ia Antropo/ogia social, Madrid, Universidad Aut6noma. 318 – ( 1 998), «Cultura y Derechos Humanos de las Mujeres», en PEREZ CANTO, B. ( ed. ), Las mujeres del Caribe en el umbra/ del 2000, Madrid, Comunidad de Madrid, pags. 171-203 . – (200 1 ), «Genero, diferencia e igualdad», en MAQUEIRA, Virginia y BELTRAN, Elena, Feminismos. Debates teoricos contemporaneos, Madrid, Alianza, pags. 1 27-1 84. MAQUEIRA D’ANGELO, Virginia y BELTRAN, Elena ( eds.) (200 I ), Feminismos. Debates teoricos contemporaneos, Madrid, Alianza. MAQUEIRA D’ANGELO, Virginia y SANCHEZ, Cristina ( comps.) ( 1991 ), Violencia y sociedad patriarca/, Madrid, Pablo Iglesias. MARANON, Gregorio ( 1 934), Tres ensayos sobre Ia vida sexual: Sexo trabajo y deporte. Maternidad y feminismo. Educacion sexual y diferenciacion sexual, Madrid, Biblioteca Nueva. MARTENS, Ludo ( 1 995), Abo, une femme du Congo, Paris, I.:Harmattan. MARTIN, Emily ( 1 987), The woman in the body: a cultural analysis of reproduction, Boston, Beacon Press. – ( 1 997), «The end of the body?», en LANCASTER, Roger y DI LEONARDO, Micaela, The gender sexuality reader, Nueva YorkLondres, Routledge, pags. 543-558. MARTIN, M. Kay y VOORHIES, Barbara ([ 1 975], 1 978), La mujer: un enfoque antropo/Ogico, Barcelona, Anagrama. Titulo original: Female of the Species. MARTiN CASARES, Aurelia ( 1 99 1 ), Aspects de Ia situation statutaire des femmes des estrates serviles (affranchies «hartaneyat» et esc/aves «hdem») en Mauritanie, !vfemoria de DEA en Antropologia Social, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociates. – (2000a), La esclavitud en Ia Granada del sig/o XVI: genero, raza y religion, Granada, Universidad de Granada y Area de Mujer de Ia Diputacion provincial. – (2000b ), «Esc1avage feminin: femmes maghrebines a Grenade au xvneme siecle», en LARGUECHE, Da1enda (dir.), Histoire des femmes au Maghreb. Culture materielle et vie quotidienne, Tt1nez, Centre de Publication Universitaire, pags. 77-89. – (200 1 ), «Genero y desarrollo en Africa subsahariana: bacia el fin del apartheid de los sexos», en LOPEZ, Marta Sofia (ed.), I Jornadas de £studios Africanos, Leon, Publicaciones de Ia Universidad de Leon, pags. 71-98. – (2002a), «Antropologia, genere e schiavitim, Genesis. Rivista della Societa italiana delle Storiche, V2, Roma, Vi ella, pags. 1 57-172. 3 1 9 _ (2002b ), «Las mujeres y Ia paz en Ia casa en el discurso renacentista», Chronica nova. Revista de Historia moderna, nfun. 29, pags. 2 1 7-244. – (2003a), «De pasivas a beligerantes: las mujeres en Ia guerra de las Alpujarras», en NASH, Mary y TAVERA, Susanna (eds.), Las mujeres y las gue”as. El papel de las mujeres en las guerras de Ia Edad Antigua a Ia Contemportinea, Barcelona, lcaria, col. Antrazyt, pags. 1 32-1 46. – (2003b ), «Esclavage et rapports sociaux de sexe: une contribution methodologique», Cahiers des Anneux de Ia Memoire, nfun. 5, Nantes, pags. 83-98. – (2004), «Domestic Service in Spain. Legislation, gender and social practice», en FAUVE-CHAMOUX, Antoinette (ed.), Domestic service and the formation of European identity. Understanding globalization of domestic work 1 6th-21st centuries, Londres-Oxford-Bema, Peter Lang, pags. 1 89-209. – (2005a), «Mujeres an6nimas del pueblo llano: heterodoxas y excluidas», en MoRANT, Isabel (dir.), Historia de las mujeres en Espana y America Latina, vol. II, Madrid, Catedra, pags. 353-377. – (2005b ), «Free and freed black Africans in Granada at the time of the Spanish Renaissance», en LOWE, Kate y EARLE, Thomas (eds.), BlackAfricans in Renaissance Europe, Cambridge-Londres-Nueva York, Cambridge University Press, pags. 247-260. – (2006), «Genero, trabajo y marginaci6n: Estereotipos explorados desde Ia Antropologia hist6rica», en CASTILLO, Santiago y OLIVER, Pedro (coord.): Heterodoxos, proscritos y marginados, Madrid, Siglo XXI, pags. 1 67-196. MARTiN CASARES, Aurelia y GARCiA BARRANCO, Margarita (2007), «Popular literary depictions of black African weddings in seventeenth and eighteenth century Spain», Renaissance and Reformation/Renaissance et Reforme, Toronto, University of Toronto. MARTiN CASARES, Aurelia y GARCiA PEDRAZA, Amalia (2004 ), «Les actes notaries, source pour I ‘histoire sociale en Espagne», en Liens sociaux et actes notaries dans le monde urbain en France et en Europe, Presses de Ia Universite Paris-Sorbonne, pags. 1 09-125. MARTiN CASARES, Aurelia y SHIAKH EL DIN, Omaima (en prensa): «An aproximation to the study of slavery in the Islamic Republics of Mauritania and Sudan from a gender perspective», en CAMPBELL, Gwyn, Sex, Power and Slavery: The Dynamics 320 of Carnal Relations under Enslavement in the Indian Ocean World, Montreal, McGuill University. MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCiA GIL, Fernanda (eds.) (2002), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Ediciones del Bronce. MARTiN CASARES, Aurelia y VINCENT, Bernard (2006), «Esclavage et domesticite dans l’Espagne Moderne», en COTTIAS, Myriam y STELLA, Alessandro ( eds. ), Esclavage et dependances serviles, Paris, I.:Harmattan, pags. 1 27-1 39. MARTiNEZ, Candida y Mtniloz, Francisco ( 1 998), «Conflictos, violencia y genero en Ia historia», en FISAS, Vicen� (ed.), El sexo de Ia violencia. Genero y cultura de Ia violencia, Barcelona, Icaria, pags. 1 35-15 1. MARTiNEz L6PEZ, Candida ( ed.) ( 1 995), Feminismo, ciencia y transformaci(m social, Granada, Universidad de Granada, col. Feminae. – ( 1 998), «Eirene y Pax. Conceptualizacion y practicas pacificas femeninas en las sociedades antiguas», Arena/. Revista de Historia de las Mujeres, vol. 5, nfun. 2, julio-diciembre, pags. 239-26 1. – (2000), «Mujeres esc lavas en Ia antigiiedad: produccion y reproduccion en las unidades domesticas», Arena/. Revista de His toria de las Mujeres, vol. 7, nfun. 1, enero-junio, pags. 5-40. MARTiNEZ VEIGA, Ubaldo ( 1 995), Mujer, trabajo y domicilio. Los origenes de Ia discriminacion, Barcelona, Icaria. MASCIA-LEES, Frances y JOHNSON BLACK, Nancy (2000), Gender and Anthropology, Prospect Heights, Illinois, Waveland Press. MASCIA-LEES, Frances, RELETHFORD, John y SORGER, Tom ( 1 986), «Evolutionary Perspectives on Permanent Breast Enlargement in Human Females», American Anthropologist, nfun. 88-2, pags. 423-428. MASCIA-LEES, Frances y SHARPE, Pat ( 1 992), «The marked body and the un(re)marked: Tatoo and gender in Theory and Narrative», en MASCIA-LEES, Frances y SHARPE, Pat, Tatoo, torture, mutilation and adornment: The denaturalization of the body in culture and text, Nueva York, Sunny Press. MASCIA-LEES, Frances y TIERSON, F. ( 1 989), «Investigating the Biocultural Dimensions of Human Sexual Behavior», Medical Anthropology, nfun. 1 1-2, pags. 367-384. MATHIEU, Nicole-Claude ( 1 985), «Quand ceder n’est pas consentir. Des determinants materiels et psychiques de Ia conscience dominee des femmes, et de quelques-unes de leurs inter- 32 1 pretations en ethnologie», en MATHIEU, Nicole-Claude (ed.), L’arraisonnement des femmes. Essais en anthropologie des sexes, Paris, Editions de Ia EHESS, pags. 1 69-245 . – ([ 1 991], 2000), «Feministes (etudes) et Anthropologie», en IZARD, Michel y BONTE, Pierre, Dictionnaire de /’ethnologie et de l ‘anthropologie, Paris, Presses Universitaires de France, pags. 275-278. – (1991), L’anatomie politique. Categorisations et ideologies du sexe, Paris, Cote-femmes. – ( 1 997), «Relativismo cultural, ablacion del clitoris y violencia contra las mujeres», en MARTiN CASARES, Aurelia (coord.), Arena/. Revista de Historia de las Mujeres, monognifico «Mujeres, cuerpo e identidades», vol. 4, niun. 1, enero-junio, pags. 77-94. – ( 1 998), «Remarques sur Ia personne, le sexe et le genre», Gradhiva. Revue d ‘histoire et d ‘Archives de l ‘Anthropologie, num. 23, pags. 47-60. – ( 1 999), «Bourdieu ou le pouvoir auto-hypnotique de Ia domination masculine», Les Temps Modernes, num. 604, mayo-juniojulio, pags. 287-324. – (2004), «Les hordres primitives», en GALSTER, Ingrid, Simone de Beauvoir: le deuxieme sexe, Paris, Honore Champion. MATHIEU, Nicole-Claude y ECHARD, Nicole ( 1 984 ), «V anthropologie des sexes en France», en Actes du colloque national des Femmes, feminisme et recherches, Toulouse, AFER, pags. 1 76-1 79. MEAD, Margaret ([ 1 929], 1 995), Adolescencia y cultura en Samoa, Barcelona, Paidos. – ([ 1 930], 1 985), Educacion y cultura en Nueva Guinea. Titulo original: Growing up in Guinea. A comparative study of primitive education, Barcelona, Paidos. – ([ 1 935], 1 999), Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas, Barcelona, Paidos. – ([ 1 949], 1994 ), Masculino y femenino, Madrid, Minerva. Titulo original: Male and female. A study on the sexes in a changing world. – ( 1 959), «Ruth Fulton Benedict 1 887-1 984», American Anthropologist, Washington, 1 949, vol. 51, pags. 457-468. – ([1 972], 1 994), Experiencias personales y cientificas de una antropologa, Barcelona, Paidos. MEDICUS MUNDI ( 1 997), Jnforme Medicus Mundi La mujer del Sur, Granada, Medicus Mundi Andalucia. MEILLASSOUX, Claude ([ 1 975], 1 987), Mujeres, graneros y capitales, Mexico, Siglo XXI. 322 – ( 1 983), «Female slavery» en KLEIN, Martin A., Women and slavery in Africa, Madison, The University of Wisconsin Press, pags. 49-66. – ( 1 988), Anthropologie de / ‘esclavage. Le ventre de for et d ‘argent, Paris, Presses Universitaires de France. Edici6n espafiola: Antropologia de Ia esc/avitud. El vientre de hierro y dinero, Mexico, Siglo XXI, 1 990. – ( 1 998), «Du bon usage des classes sociales», en SCHLEMMER (ed.), Terrains et engagements de Claude Meillassoux, Paris, Khartala. – (2000), «Mujeres esclavas en Africa subsahariana», en MARTiN CASARES, Aurelia (coord.), «Genero y esclavitud», Arena!. Revista de Historia de las Mujeres, vol. 7, num. 1, enero-junio, pags. 1 23-145. MELIS MAYNAR, Ana, FEIXA PAMPOLS, Carles y AGUILAR CRIADO, Encarnacion ( 1 997), «Anthropology in Spain: past and present», Journal of Mediterranean Studies, nllm. 7, 2, pags. 1 69-1 72. MELIS MAYNAR, Ana, MARTiN DiAZ, Emma y SANZ CASAS, Gonzalo (2000), Mercados de trabajo e inmigracion extracomunitaria en Ia agricultura mediterrimea, Consejeria de Gobernaci6n, Junta de Andalucia. MENDEZ, Lourdes ( 1 988), Cousas de Mulleres: Campesinas, poder y vida cotidiana: Lugo 1 940-1980, Barcelona, Anthropos. – ( 1 999), «Las excluidas del genio. Artistas mujeres e ideologia carismatica», Anais. Serie socio/Ogica, vol. II, pags. 24 1-248. – (2000), «Globalizaci6n y “glocalizaci6n” en los mundos del arte actual», Zehar, nllm. 42, pags. 28-3 1. – (2002), «Construir jerarquias: el entramado del poder, del sexo y de la etnicidad en los mundos del arte contermporaneo», en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCiA GIL, Fernanda ( eds. ), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, /iteratura, arte y medicina, Barcelona, Ediciones del . Bronce, pags. 20 1 -235. – (2005), «Una convivencia implicita: perspectiva de genero, empoderamiento y feminismo institucional», en ANDRIEU, R. y Mozo, C., Antropo/ogiafeminista ylo del genero. Legitimidad, poder y usos politicos, Sevilla,Fundaci6n El Monte-FAAEE, pags. 203-226. MERCHANT, Carolyn ( 1 980), The death of nature: women, ecology and scientific revolution, Nueva York, Harper & Row. 323 MERIDA JIMENEZ, Rafael (ed.) (2002), Sexualidades transgresoras. Una antologia de estudios queer, Barcelona, Icaria. MERNISSI, Fatima ([ 1 987], 1 999), El haren politico. El profeta y las mujeres, Madrid, Ediciones del Oriente y del Mediternineo. MIAMPIKA, Landry-Wilfrid (2002), <>, en NIETO, Jose Antonio ( comp. ), Transexualidad, tr’tmsgenerismo y cultura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 323-336. PoRTOCARRERO, Patricia y RUIZ BRAVO, P. (1990), Mujeres y desarrollo. Recorridos y propuestas, Madrid, Iepala. POSADA KUBISSA, Luisa ( 1995), «Pactos entre mujeres», en AMOROS, Celia ( dir. ), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 331-365. – (1998), Sexo y esencia: de esencialismos encubiertos y esencialismos heredados: desde un feminismo nominalista, Madrid, Horas y horas. – (2000), «De discursos esteticos, sustituciones categoria1es y otras operaciones simb6licas: en tomo a la filosofia del femi- 329 nismo de Ia diferencia», en AMOR6S, Celia, Feminismo y filosojia, Madrid, Sintesis. PRECIADO, Beatriz (2002), Mani.fiesto contra-sexual. Practicas subversivas de identidad sexual, Madrid, Pensamiento-Opera prima. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) (1995), Informe sobre Desarrollo Humano, Nueva York. PULEO, Alicia H. ( ed.) ( 1993 ), La ilustraci(m olvidada. La po/emica de los sexos en el siglo XVlll, Barcelona, Anthropos. – ( 1995), «Patriarcado», en AMOR6s, Celia ( dir. ), 10 palabras clave sobre mujer, Estella, Verbo Divino, pags. 21-54. – (2000a), «De “eterna ironia de Ia comunidad” a sujeto de discurso: mujeres y creaci6n cultural» en SEGARRA, Marta y CARABi, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, Icaria, pags. 65-82. – (2000b ), «Ecofeminismo: hacia una redefinici6n filos6ficopolitica de “Naturaleza” y “ser humano”», en AMOR6S, Celia, Feminismo y filosojia, Madrid, Sintesis. QUINN, Naomi (1977), «Anthropological Studies on Women’s Status», American Review of Anthropology, nfun. 6, pags. 181-225. RADCLIFFE-BROWN, A. R. ( 1996), Estructura y funci(m en Ia sociedad primitiva, 3.a ed., Barcelona, Peninsula. RAPP, Rayna (1990), «Constructing amniocentesis: Maternal and medical discourses», en GINSBURG, Faye y TSING, Anna, Uncertain terms: negociating gender in american culture, Boston, Beacon Press, pags. 28-42. – (1993), «Gender and class: An archaelogy of Knowledge concerning the origin of the State», en BRETIELL, Caroline B. y SARGENT, Carolyn F., Gender in crosscultural perspective, New Jersey, Prentice Hall, pags. 250-257. – ( 1997), «Sex and society. A reseaech note from social historyand anthropology», en LANCASTER, Roger y DI LEONARDO, Micaela, The gender sexuality reader, Nueva York y Londres, Routledge, pags. 153-168. REITER, Rayna R. (ed.) (1975), Toward an Anthropology of Women, Nueva York-Londres, Monthly Review Press. (Rayna Rapp es Ia misma persona que Rayna Reiter, cambi6 de apellido al casarse.) RELINQUE, Alicia y VIDAL, Francisco (2002), «La mujer en Mali: situaci6n general. El factor del Islam», en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCiA GIL, Fernanda (eds.), Las 330 mujeres en el A/rica Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Ediciones del Bronce, pags. 81-99. RHODE, Deborah L. (ed.) (1990), Theoretical perspectives on sexual difference, New Haven, Yale University Press. RIBEIRO COROSSACZ, Valeria (2002), «Genero, raza y mestizaje: las mujeres africanas en la construcci6n de la identidad nacional brasileiia», en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASC07 Casilda y GARCiA GIL, Fernanda ( eds. ), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Ediciones del Bronce, pags. 59-81. RICH, Adrienne ([ 1986], 1996), Nacemos de mujer. La maternidad como experiencia e institucion, Madrid, Catedra, col. Feminismos. RIVERA GARRETAS, M.8 Milagros (1994), Nombrar el mundo en femenino. Pensamiento de las mujeres y teoria feminista, Barcelona, Icaria. – (2001), Mujeres en relacion: feminismo 1970-2000, Barcelona, Icaria. RIVIERE, Claude ([ 1995], 1999), Introduction a I ‘Anthropologie, Paris, Hachette. ROHRLICH-LEAVITT, Ruby, S YKES, Barbara y WEATHERFORD, Elisabeth ([ 1977], 1979), «La mujer aborigen: el hombre y la mujer. Perspectivas antropol6gicas», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 47-62. ROMO AVILES, Nuria (2001), Mujeres y drogas de sintesis. Genero y riesgo en Ia cultura del baile, San Sebastian, Gakoa Libuak. – (2004), «Genero y uso de drogas: la invisibilidad de las mujeres», Fundacion medicina y humanidades medicas, Barcelona, nUr.n. 5, pags. 69-85. ROSALDO, Michelle (1974), «Women, culture and society: theoretical overview», en ROSALDO, Michelle y LAMPHERE, Louise (1974), Women, culture and society, Standford, Standford University Press, pags. 153-180. – ([ 1977], 1979), «Mujer, cultura y sociedad: una vision te6rica», en HARRIS, Oliva y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 153-180. – ( 1980), «The use and abuse of Anthropology: Reflections on Feminism and cross-cultural understanding», Signs. A journal of women in culture and society, vol. 5, num. 3, pags. 389-417. 331 RoscoE, Will ([1998], 2000), Changing ones. Third and fourth genders in Native North America, Nueva York, St. Martin Press. ROSCOE, Will y MURRAY, Stephen ([1998], 2001), Boy-wives and female husbands. Studies on African homosexualities, Nueva York, Palgrave. RUBIN, Gayle (1975), «The traffic of women: notes on the political economy of sex», en REITER, Rayna (ed.), Toward an Anthropology of Women, Londres, Monthly Review Press. – (1984), «Thinking Sex: Notes for a Radical T heory of the Politics of Sexuality», en VANCE, Carole ( ed. ), Pleasure and Danger, Londres, Routledge. SACKS, Karen ([ 1977], 1979), «Engels revisitado: las mujeres, Ia organizaci6n de Ia producci6n y Ia propiedad privada», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 247-266. – ( 1979), Sisters and wives: The past and future of sexual equality, Westport, Greenwood Press. SAIZ LOPEZ, Amelia (200 I ), Utopia y genero. Las mujeres chinas en el siglo XX, Barcelona, Bellaterra. SALADIN D’ ANGLURE, Bernard ( 1978), «lqallijuq ou les reminiscences d’une arne-nom inuit», Etudes inuits, num. 1, paginas 33-63. SAN RoMAN, Teresa ( 1996), «lnterdisciplinaridad, interprofesionalidad e intervenci6n social», en PRAT, Joan y MARTiNEZ, Angel (eds.), Ensayos de Antropologia cultural. Homenaje a Claudio Esteva-Fabregat, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. 407-414. – ( 1997), La diferencia inquietante: viejas y nuevas estrategias culturales de los gitanos, Madrid, Siglo XXI, Serie Antropologia y Etnologia. SANDOVAL, Alonso ([1612], 1987), Un tratado sobre esclavitud, Madrid, Alianza. SARTI, Rafaela (2000), «Esclavitud y religion en Ia Italia de Ia Edad Moderna», en MARTiN CASARES, Aurelia (coord.), Genero y esclavitud, Arena/. Revista de Historia de las Mujeres, vol. 7, n6m. 1, enero-junio, pags. 63-122. – (2002), Vida en familia: casa, comida y vestido en Ia Europa Moderna, Barcelona, Critica. SAU, Victoria (1989), Diccionario Ideo/Ogico Feminista, Barcelona, Icaria. – (2000), «De Ia facultad de ver al derecho de mirar», en SEGARRA, 332 Marta y CARABt, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, Icaria, pags. 29-40. SCANLON, Geraldine M. ( 1986), La po/emica feminista en Ia Espana contemporanea 1868-1974, Madrid, Akal. SCOTT, Joan ([1986], 1990), «El genero: una categoria util para el analisis cientifico», en NASH, Mary y AMELANG, James S. ( eds. ), Historia y genero: las mujeres en Ia Europa Moderna y Contemporanea, Valencia, Alfons el Magm\nim, pags. 24- 56. Este articulo fue publicado por primera vez en 1986, en American Historical Review, num. 91, paginas 1053-1075. SEGALEN, Martine ([1981], 2000), Antropo/ogia historica de /a familia, Madrid, Taurus. SEGALEN, Martine et a/. ( 1986), Cote femmes: Aproches ethnologiques, Paris, VHarmattan. SEGARRA, Marta (2000), «Modelos de masculinidad y medios de comunicaci6n», en SEGARRA, Marta y CARABt, Angels, Nuevas masculinidades, Barcelona, lcaria, pags. 151-176. SHAPIRO, Judith (1981 ), «Anthropology and the study of gender», en LANGLAND, E. ( ed. ), A feminist perspective in the Academy, Chicago, University of Chicago Press, pags. 110-129. SHIV A, Vandana ([ 1988], 1995), Abrazar Ia vida. Mujer, ecologia y desarrollo, Madrid, Horas y horas. SHOSTAK, Maijorie (1990), Nisa. The life and words of a !kung woman, Londres, Earthscan. SHWANITZ, Dietrich ([1999], 2002), «Historia del debate entre los sexos», en La cu/tura. Todo /o que hay que saber, Madrid, Taurus-Santillana, pags. 381-394. SISKIND, Janet (1975), To hunt in the morning, Pero, Londres, Oxford University Press. SLADE, Doren ([1977], 1979), «Status marital e identidad sexual. La posicion de Ia mujer en Ia sociedad campesina mexicana», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 181-201. SLOCUM, Sally (1975), «Woman the gatherer: Male bias in Anthropology», en REYTER, Rayna (ed.), Toward an Anthropology of Women, Nueva York, Monthly Review. SMITH, Mary ([1954], 2005), Baba of Karo. A woman of muslim Hausa, Yale University Press. SMITH, Valerie ( 1998), Not just race, not just gender. Black feminist readings, Londres, Routledge. 333 SMUTS, Barbara (1985), Sex and friendship in Baboons, Nueva York, AI dine. SoRJ, Bila (1992), «0 feminismo como metafora de Ia naturaleza», Revista de Estudios Feministas, num. 0. SPARGO, Tamsin (2004 ), Foucault y Ia teoria queer, Barcelona, Gedisa. SPENCER, Herbert ( 1862), First principles, Londres, William and Norgate. – (1875), The principles of sociology, Londres, William and Norgate. SPENDER, Dale ( 1980), Man made language, Londres, Routledge. STEIN, Arlene (1997), «Sisters and queers. The decentering of lesbian feminism», en LANCASTER, Roger y DI LEONARDO, Micaela, The gender sexuality reader, Nueva York-Londres, Routledge, pags. 378-391. STOLCKE (MARTiNEZ-ALlER), Verena ( 1978), «Comentarios a las teorias de Eleanor Leacock en Leacock, Eleanor, “Women’s status in egalitarian society: implications for social evolution”», Current Anthropology, vol. 19, num. 2, junio, paginas 264-266. – ( 1986), «New reproductive technologies, same old fatherhood», Critique of Anthropology, vol. 6, nllm. 3, pags. 5-31. – (1988a), «New reproductive technologies: the old quest for fatherhood», Reproductive and Genetic Engineering, vol. 1, num. 1, pags. 5-19. – (1988b), «l,Que revoluci6n feminista en Ia enseiianza de estudios de Ia mujer o Ia integraci6n curricular?», Papers. – (1992), Sexualidad y racismo en Ia Cuba Colonial, Madrid, Alianza. – ( 1993a), «Mujeres invadidas. La sangre en Ia conquista de America», en STOLCKE, Verena (ed.), Mujeres invadidas. La sangre en Ia conquista de America, Madrid, Cuademos Inacabados num. 12, pags. 29-46. – (1993b), «De padres, filiaciones y malas memorias. l,Que historias de que Antropologias», en BESTARD I CAMPS, Joan (coord.), Despues de Malinowski, Tenerife, FFAA de Antropologia del Estado Espaiiol, pags. 147-198. – (1996),. «Antropologia del genero», en PRAT, Joan y MARTiNEZ, Angel (eds.), Ensayos de Antropologia cultural. Homenaje a Claudio Esteva-Fabregat, Barcelona, Ariel Antropologia, pags. 335-343. 334 – ( 1999a), «i,Es el sexo para el genero como Ia raza para Ia etnicidad?», Cuadernos para el debate, num. 6, pags. 87-111. – ( 1999b ), «New rhetorics of exclusion in Europe», International Social Science Journal, num. 51:159, pags. 25-35. – (2004), «A new world engendered, the making of the Iberian transatlantic empires», en MEADE, Teresa (ed.), Companion to gender history, Lincoln, University of Nebraska. STRATHERN, Marilyn ([ 1977], 1979), «Una perspectiva antropol6- gica», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 133-152. – ( 1981 ), «Culture in a netbag: the manufacture of a subdiscipline in anthropology», Man, nt1m. 16 (4), pags. 665-688. – (1984), «Domesticity and the denigration of women», en O’BRYEN, D. y TIFFANY, S. (eds.}, Rethinking women s roles: perspectives from the Pacific, Berkeley, University of California Press, pags. 13-31. STUART MILL, John y TAYLOR MILL, Harriet ([1861], 1973), La igualdad de los sexos, Madrid, Guadarrama. SULLEROT, Evelyne ([1968], 1988}, Historia y sociologia del trabajo femenino, Barcelona, Peninsula. SUTTON, Constance R. (ed.) (1993), From Labrador to Samoa: The theory and practice of Eleanor Burke Leacock, Arlington, Association for feminist Anthropology/ American Anthropological Association. TABET, Paola (1985), «Fertilite naturelle, reproduction forcee», en MATHIEU, Nicole-Claude (ed.), L’arraisonnement des femmes. Essais en anthropologie des sexes, Paris, Editions de Ia EHESS, pags. 61-146. TALLE, Aud ( 1988), Women at a Loss. Changes in Maassai pastoralism and their e.ffoct on gender relations, Estocolmo, Stockholm Studies in Social Anthropology. TANNER, Nancy y ZIHLMAN, Adrienne (1976), «Women in evolution», Signs, num. 3-1, pags. 585-608. TAVERA, Susanna (2005}, Federica Montseny, Ia indomable (1905- 1994), Madrid, Temas de Hoy. THIAM, Awa (1978), La parole aux negresses, Paris, DenoelGonthier. THOMPSON, James y THOMPSON, Margaret ([1968], 1975}, «Cromosomas sexuales», en THOMPSON, James y THOMPSON, Margaret, Genetica medica, Barcelona, Salvat, paginas 163-185. 335 THUREN, Britt-Marie (1988a), «Desarrollo y genero en un barrio de Valencia», en Antropologia. Estudis i propostes, Alicante, Institut valencia de Ia dona. – ( 1988b ), Left Hand left Behind. The changing gender system of a barrio in Valencia, Spain, Estocolmo, Stockholm Studies in Social Anthropology. – ( 1992), «Del sexo al genero. Un desarrollo teorico 1970-1990», Antropologia. Revista de pensamiento antropo/Ogico y estudios etnograficos, mim. 2, marzo, pags. 31-55. – (1993), El poder generalizado. El desarrollo de laAntropologia feminista, Madrid, Instituto de Investigaciones Feministas. TIGER, Lionel (1970), Men in groups, Nueva York, Vintage Books. TOUSSAINT, Sandy (1999), Phyllis Kaberry and me. Anthropology, History and Aboriginal Australia, Carlton South, Victoria, Melbourne University Press. TUBERT, Silvia (ed.) (2003), Del sexo a/ genero. Los equivocos de un concepto, Madrid, Catedra. l’YLOR, Edward Burnett ( 1865), Researches into the early history of mankind, Londres, Murray. – ([ 1871 ], 1976), Los origenes de Ia cultura, Madrid, Ayuso. Titulo original: Primitive culture: researches into the development of mythology, philosophy, religion, art and custom. – ([1881], 1987), Antropo/ogia: introduccion a/ estudio del hombre y Ia civilizacion, Barcelona, Alta Fulla. TYMOSKI, Michael (1973), «Veconomie et Ia societe dans le bassin du moyen Niger. Fin du Xle-xvne siecles», African Bulletin, num. 18, pags. 9-64. VALCARCEL, Amelia ( 1991 ), Sexo y filosofia. Sobre «mujer» y «poder>> , Barcelona, Anthropos. – (1998), La politica de las mujeres, Madrid, Catedra, col. Feminismos. – (2000a), Rebeldes. Hacia Ia paridad, Barcelona, Plaza y Janes. – (2000b ), «Las filosofias politicas en presencia del feminismo», en AMOR6S, Celia, Feminismo y filosofia, Madrid, Sintesis. VALDES, Maria (1998), El pensamiento antropologico de Lewis H. Morgan, Bellaterra, Universidad Autonoma de Barcelona. VALENTINE, G. H. (1971), «Cromosomas sexuales», en VALENTINE, G. H., Trastornos cromosomicos. lntroduccion para e/ clinico, Madrid, Sa1vat, pags. 128-135. 336 VALLE, Teresa del (dir.) (1985), Mujer vasca. Imagen y realidad, Barcelona, Anthropos. – (1988), Korrika. Rituales de Ia lengua en el espacio, Barcelona, Anthropos. – (1989), «El momento actual en Ia Antropologia de Ia Mujer. Modelos y paradigmas. El sexo se hereda, se cambia y el genero se construye», en MAQUEIRA, Virginia, Mujeres y hombres en Ia formaci on del pensamiento occidental, Aetas de las V II Jomadas de Investigaci6n lnterdisciplinaria de Ia Mujer, vol. 2, Madrid, Universidad Aut6noma. – (1996), «El espacio y el tiempo en las relaciones de genero», en La ventana. Revista de estudios de genero, Guadalajara (Mexico), vol. 3, 1996, pags. 93-133. – ( 1997a), «La memoria del cuerpo», Arena/. Revista de Historia de las Mujeres, vol. 4, nfun. 1, enero-junio, pags. 59-74. – (1997b), Andamios para una nueva ciudad. Lecturas desde Ia Antropologia, Madrid, Catedra, col. Feminismos. – (1999), «La importancia del espacio en relaci6n a Ia identidad individual y grupal: limites, contenidos y significados desde el enfoque antropol6gico», en Trabalhos de Antropologia e Etnologia, vol. 39 (1-2), Sociedad Portuguesa de Antropologia e Etnologia, pags. 33-44. – (2000a), «Procesos de Ia memoria: cronotipos genericos», en VALLE, Teresa del, Perspectivas feministas desde Ia Antropologia Social, Barcelona, Ariel Antropologia, paginas 243-265. – ( ed.) (2000b ), Perspectivas feministas des de Ia Antropo/ogia Social, Barcelona, Ariel. VARGAS VALENTE, Virginia ( 1991 ), «lmportancia de Ia categoria genero e implicaciones sociales del concepto. Aspectos y enfoques a revisar en los proyectos de desarrollo», en VV.AA., Mujeres y desarrollo. Estrategias y proyectos, Madrid, Coordinadora Espanola de ONGs para el Desarrollo, Colecci6n Temas de Cooperaci6n, vol. 3. VELASCO JUEZ, Casilda (2002), «La mutilaci6n genital femenina», en MARTiN CASARES, Aurelia, VELASCO, Casilda y GARCiA GIL, Fernanda ( eds. ), Las mujeres en el Africa Subsahariana: Antropologia, literatura, arte y medicina, Barcelona, Ediciones del Bronce, pags. 289-312. VV.AA. (1989), Categorisation de sexe et constructions scientifiques, Aix-en-Provence, Universite de Provence. 337 VV.AA. (1993), 500 aiios de patriarcado en e/ Nuevo Mundo, Santo Domingo, Republica Dominicana, Centro de Investigaciones para Ia acci6n femenina (CIPAF). WALLERSTEIN, Immanuel y BALIBAR, Etienne (1991), Razg, nacion y clase, Madrid, Iepala. WASHBURN, Sherwood y LANCASTER, C. S. ( 1968), «The evolution of hunting», en DE YoRE, Irven (ed.), Man the hunter, Chicago, Aldine Press, pags. 293-303. WEBSTER, Paula y NEWTON, Esther ([ 1977], 1979), «Matriarcado: enigma y paradigma», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, pags. 83-108. WEEKS, Jeffrey ([1985], 1993), El malestar de Ia sexualidad. Significados, mitos y sexualidades modemas, Madrid, Talasa. – ([ 1986], 1998), Sexua/idad, Barcelona-Buenos Aires-Mexico D. F., Paid6s. WEINER, Anette. B (1976), Women of value, men of renown. New perspectives on Trobiand Exchange, University of Texas Press. – ( 1988), The trobiands of Papua New Guinea, Nueva York, Holt, Rinehart and Winston Inc. WERERE LIKING (1983), Elle sera de jaspe et de corail. Journal d’un misovire, Paris, L’Harmattan, 1983. WESTON, Kath (1993), «Lesbian/gay studies in the house of Anthropology», Annual Review of Anthropology, num. 22, pags. 339-369. WIKAN, Unni ( 1998), «El hombre se convierte en mujer: la transexualidad en Oman como clave de los roles de genero», en NIETO, Jose Antonio ( comp. ), Transexualidad, transgenerismo y cu/tura. Antropologia, identidad y genero, Madrid, Talasa, pags. 271-296. WILHELM, Amara Das (2004), Tritiya Prakriti (People of the Third Sex): Understanding homosexuality, transgender identity and intersex conditions through Hinduism, Filadelfia, X Libris Corporation. WILSON, Edward (1975), Sociobiology: The New Synthesis, Cambridge, Mass., Harvard University Press. WOLLSTONECRAFT, Mary ([1867], 1998), Vindicacion de los derechos de Ia mujer, Madrid, Debate. WONG, Renita Yuk-Lin ( 1997), «Dispersing the “public” and the “private”. Gender and the State in the Birth planning policy in China», Gender and society, vol. 11, num. 4, agosto, pags. 509-525. 338 YOUNG, Kate ([1977], 1979), «Modos de apropiaci6n y trabajo femenino: Oaxaca, Mexico», en HARRIS, Olivia y YOUNG, Kate, Antropologia y feminismo, Barcelona, Anagrama, paginas 267-299. ZWILLING, Leonard y SWEET, Michel (1996), «Like a city ablaze: The third sex and the creation of sexuality in jain religious Literature», Journal of the History of Sexuality, 6(3), pags. 359-384. 339 in dice INTRODUCCI6N ……………………………………………………………… 9 1. TRANSFORMAR EL CONOCIMIENTO: LA PERSPECTIVA DE GENERO EN ANTROPOLOGfA ………………………………………. 19 Genesis y primeros avances………………………………………. 19 El etno-androcentrismo en Antropologia. .. … . … .. … … . . 20 Hombres y mujeres en Ia construcci6n teo rica. .. … … . . 24 Cuando los movimientos sociales influyen en el saber: Feminismo y Antropologia… … … . .. . .. . .. . …… .. . . . 29 Antropologia de Ia Mujer, Antropologia Feminista y Antropologia del Genero. .. … ….. ……. .. ……. … …. …….. … 32 Claves conceptuales: el universo del genero……………….. 36 Sexo )L geu� una relaci6n conflictiva …………………. 37 i,Dos o mas generos? El genero como meta-abstracci6n. 4 7 Derivados y componentes conceptuales del genero…. 50 Roles de genero multiples y altemativos ……….. ……… 55 Sexualidad y genero: Ia complejizaci6n del discurso . 62 2. RECUPERAR LA MEMORIA: ANTROP6LOGAS PIONERAS…. 71 Antropologas y feministas …………………………………………. 72 Voces de mujeres .. . … .. . . …… … .. … . .. .. . … …. … … … … … … . 72 341 Alice Fletcher y los omaha ………………………………….. 74 Elsie Clews Parsons entre los indios pueblo…………… 78 Phyllis Kaberry y las aborigenes australianas …. ….. … 79 La construccion social de Ia mujer como alteridad . . .. …. 83 – Simone de Beauvoir y el «sexo social)) … .. …………….. 84 El segundo sexo: una lectura antropol6gica……………. 86 La impronta de Margaret Mead………………………………….. 97 Cultura, sexo social y personalidad.. ….. .. . ….. … . ….. ….. .. 98 Las mujeres, sujetos relevantes para Ia etnografia…… I 0 I Sexualidad, virilidad y dominaci6n masculina . . …… … 104 Temperamentos sexuales socialmente determinados.. I 07 El debate en tomo a Ia etnografia de Mead … . . . . . . . . . . .. II 0 Mas alia del ambito academico.. .. . ………………….. ……. 113 3. PENSAR A LAS MUJERES: RELACIONES DE GENERO EN LAS CORRIENTES CLASICAS DEL PENSAMIEN1D ANI’ROPOLOOICO 117 Evolucionismo, matriarcado y mujeres.. . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . 118 Filiaci6n y matrimonio en las etapas evolucionistas… 118 Supervivencias, pero no evidencias .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . … 123 Las teorias de Jacob Bachofen sobre el matriarcado primitivo . . .. … . .. . . . .. . . .. . .. . . .. . . . . . . . .. . … .. . . . . . . . . . .. . .. . … .. . .. . 125 El impacto de las teorias sobre el matriarcado en el movimiento feminista…………………….. .. . . .. . . . . . .. . . . . . . . .. . . 128 Las tesis naturalistas persisten . . . . ….. . … ………….. ……… 132 Mujeres primitivas versus mujeres civilizadas ……… …….. 133 Los funcionalistas: l,Correctores de que defectos? . ….. 134 Una relectura de Malinowski desde el genero .. . . .. . .. … 135 Anette Weiner y Ia distribuci6n sexual de Ia riqueza.. 141 Evans-Pritchard no se resigna …… …. … .. . .. . .. … …. …. ….. 145 Naturaleza, cu/tura y mujeres …………………………… ………. 150 Encajar piezas de un puzle previamente construido: Claude Levi-Strauss………………………………………… 151 Mujeres disponibles, mujeres deseables .. . …… ………… 153 Oposiciones binarias que justifican Ia dominaci6n mascu1ina ……. …. .. .. .. .. … . .. .. … .. ….. .. .. …… …… ……….. 155 Sherry Ortner y Ia universalidad de Ia subordinaci6n femenina ……………………………………….. . …………….. 158 342 Michelle Rosaldo y Ia oposici6n domestico/publico . . 165 Criticas al esencialismo feminista…………………………. 168 Materialismo y relaciones de genero …… ….. .. ……… ………. 170 Sistemas clasificatorios y explotaci6n de las mujeres 170 Engels y el origen de Ia familia .. . . .. . .. … . . . …. … .. . .. … …. 173 Acuerdos y desacuerdos: criticas al materialismo …… 175 Karen Sacks: los lazos entre familia y sociedad … …. .. 179 Eleanor B. Leacock y las mujeres en las sociedades sin clases .. . . . .. . . . . .. …. .. . .. . . . . . . . . . . .. … . .. . .. . … … . …… .. .. . . . . 181 4. AVANZAR Y MIRAR AL FUTURO: TEMATICAS DE INVESTIGACI6N FUNDAMENTALES Y NUEVAS PROPUESTAS …….. .. ….. . 187 Trabajo, genero y cultura … .. …. .. ……….. … ……. .. . … …. .. . . …. 187 La division generizada del trabajo . . . . . . . .. . .. . .. . . . . . . . . . .. . .. . 188 t,Mujeres recolectoras y hombres cazadores? ………. … 191 Reparto de tareas y sociedades igualitarias . . . . .. . . . . . . . .. . 196 Producci6n, reproducci6n y fecundidad forzada .. . . . .. . 20 I Esclavitud, mujeres y producci6n ………………………… . 205 Barreras arti.ficiales: sexo, genero y etnicidad …………….. 211 Un enfoque hist6rico-antropol6gico del sexo y Ia raza.. 212 t,Nuevos valores del dualismo sexual en epocas de crisis? 216 Sexo, raza y manuales de Antropologia …………………. 219 Genero, raza, filiaci6n y esclavitud ……………. ………. … 224 Espacios simbO/icos, espacios de genero . . . .. . .. . .. . . . .. . .. . . . . . . 230 Strathern Rituales y los universos simb6licos …. …………………. 230 para sjmbolizar Ia jerargyia de genero ………. 232 Palabra publica, comunicaci6n sexista y mutismo . . … 235 Metaforas del cuerpo etnico-sexual de las mujeres … 239 Cuerpos discapacitados, cuerpos tatuados ……………… 243 Construcciones simb6licas y mutilaciones genitales femeninas ………………………………………………………. 245 Desarrollo, potenciacion y empoderamiento . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . 251 La perspectiva de genero en el desarrollo ………………. 252 Los enfoques MED y OED ……………………….. .. ………. 254 indices de desarrollo y potenciaci6n de las mujeres … 257 Mujeres subsaharianas, protagonistas del desarrollo .. 259 Mujere299s y SIDA en el Africa subsahariana ……….. …… 263 343 Antropologia de Ia masculinidad ………. ………………………. 266 Nuevas mas�u’ieii,Jades ……………….. .. ……………………. 266 Un enfoque critico de Ia masculinidad tradicional ….. 269 Desaciertos de David Gilmore . ………………………….. … 272 f Antropologia queer ………………. ……………………………… ….. 278 Surgimiento de Ia teoria queer …… ………………………… 279 Pero l,que significa queer? …… …….. …… …………………. 281 Romper con los c6digos heteronormativos ……….. …… 282 La etnografla queer y su aplicaci6n social… …………… 284 . Mujeres, espiritua/idad y ecosistema ………………………….. 289 Mujeres del mundo y ecofeminismo ……. … ………. ……. 289 La corriente esencialista-espiritualista ………………….. 292 Antropocentrismo, teologia y defensa de Ia naturaleza. 295 BIBLIOGRAFiA …………